Capítulo 256 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Preparado para el evento—!

Un grito llenó el aire de la mañana que rodeaba el Palacio Imperial. El sonido de herraduras golpeando alrededor del exterior del palacio anunció los preparativos para el evento. Sin embargo, Sophien estaba sentada en su dormitorio, luciendo disgustada.

“Ahan.”

“¿Si, su Majestad?”

Ahan respondió rápidamente y Sophien miró por la ventana.

“Tuve un sueño.”

“¿Un sueño?”

“Así es. Rohakan estaba en él.”

“…Oh.”

Rohakan, el Black Beast, aunque murió hace mucho tiempo, se quedó aquí para atormentar a Su Majestad. Ahan negó con la cabeza.

“No considere lo que dijo ese traidor…”

“No. Es algo que vale la pena considerar.”

Sophien tuvo un sueño. Sin embargo, era un sueño que no se sentía como un sueño; más precisamente, era un recuerdo que fluía a través de un hueco.

“De todos modos, parece que ese maldito bastardo me hizo algo en la cabeza.”

Sophien tenía vagos recuerdos de hace mucho tiempo. Antes de repetir su envenenamiento, cuando Rohakan asesinó a su madre y se fue, el día que no podía recordar por mucho que lo intentara.

“Tal vez sea un bloqueo de memoria. Rohakan me puso este dispositivo cuando era muy joven, así que es como si la cerradura creciera conmigo. No puede ser desmantelado por mi magia.”

“¿Qué tal si le pregunta al Profesor?”

“…”

Sophien miró a Ahan sin decir una palabra. Ahan negó con la cabeza.

“Me disculpo. Debería saber cuál es mi lugar.”

“No. Tienes razón. Es muy extraño. Necesito preguntarle a Deculein.”

“Extraño…”

“Hace dos días, Deculein visitó el viñedo de Rohakan. Al principio, pensé que era solo para ofrecer un tributo.”

La frente de Sophien se arrugó ligeramente.

“… No fue coincidencia que tuviera un sueño tan repentino.”

“Ah… ¿es así?”

“Sí. Entonces, cambiaré la forma en que conduciré el evento.”

En un instante, los ojos de Ahan se abrieron como platos.

“¿Sí? Pero—”

“Está bien. Después de todo, ¿No es esta información la que Deculein ya ha captado? Estoy pensando en cambiar un poco el orden y el número de invitados.”

Sophien lo dijo con una suave sonrisa.

Estaba bastante desconcertada, pero Ahan hizo una reverencia.

“Si, su Majestad. Es el imperio de Su Majestad. Sea lo que sea, es por voluntad de Su Majestad…”

 

*****

 

“…Ahora~, eso es todo.”

Rohalak. Construido en el desierto donde la diferencia de temperatura diaria excedía los 60 grados, el campamento funcionaba como un muro humano que bloqueaba a los monstruos más allá del territorio. Ajeno a la realidad, el continente pensó que era mejor morir que estar confinado en Rohalak, pero su líder Carixel no lo creía así.

“¿Qué opinas? Esto sería menos doloroso.”

Durante su único tiempo libre en el campamento, Carixel vendó la cara de Lucy.

“…”

Lucy temblaba sin hablar. El impacto de perder la vista debe haber sido significativo. Peor aún si los ojos fueran excavados por el acero de Deculein…

La Sangre Demonio sentado a su lado parecía preocupado.

“Carixel.”

“Sí. Mucho tiempo sin verte, señorita Lucy. Pero ¿sabes? Los ojos son diferentes de nuestra fuente de poder, por lo que se pueden recuperar si te encuentras con un titiritero con buenas habilidades. Así que esperemos hasta que salgamos. Cubriremos el costo.”

“…”

Lucy se mordió el labio, pero Carixel forzó un tono alegre.

“Está bien. Le debo mucho al Elder, así que eso es gratis—”

“Yo.”

Ella levantó la cabeza.

“…Y estábamos bajo la custodia del Abuelo. Tratábamos de escondernos y vivir en paz sin dañar a nadie. Pero el Imperio y Deculein…”

“Está bien. Podemos sobrevivir; No moriremos aquí. Todos los habitantes de Padahal han llegado sanos y salvos a Rohalak.”

“Escuché que se está construyendo una cámara de gas.”

La voz de Lucy era áspera como si estuviera llorando. Carixel respondió suavemente.

“Está bien con la cámara de gas también. Planeamos excavar bajo tierra en la cámara de gas para crear un refugio. Ya hemos preparado todo…”

“¡Si estás tan preparado!”

Lucy negó con la cabeza a derecha e izquierda. Sin embargo, no podía ver nada y, desesperada, siguió hablando como si gritara.

“¡Puedes huir, fuera de Rohalak! ¡Basta de mentiras! ¿Crees que soy una imbécil?”

“Por supuesto que no. Es verdad. No estamos huyendo porque Rohalak es el lugar más seguro del continente.”

“Qué mier**da, ven aquí. ¡Ven aquí!”

Lucy agitó su mano en el aire. Carixel sonrió con amargura mientras le ponía la mano en el hombro.

“El Emperador odia a la Sangre Demonio. Es por eso que debemos escondernos aquí por ahora.”

“¡Es..Escóndernos, mi cu**lo!”

Tap—!

Lucy quitó su mano de encima.

“Necesitamos tu ayuda, un descendiente del Elder.”

“¿Qué ayuda le estás pidiendo a una ciega—”

“En este lugar, eres la única a la que no le quitaron la fuente de poder. Estoy más bien agradecido. Es egoísta, pero estoy agradecido con el Profesor Deculein. Le estoy agradecido por sacarte los ojos. Necesitábamos uno.”

“Qué…”

Para Lucy, esto no tenía sentido. El Profesor le tomó los ojos, pero ¿Ella estaría Agradecida? ¿Agradecida?

“¿Agradecida? ¿Agradecida? Dilo otra vez. ¿Agradecida?”

“Si te quedas aquí por un tiempo, estarás agradecida con el Profesor una vez que te acostumbres a la vida sin visión.”

“… Escuché que el abuelo te enseñó. Pagas el bien con el mal, Carixel. ¡Tu psicópata!”

Lucy de repente extendió la mano y agarró el cabello de alguien.

“Este eres tú, ¿verdad?”

Respondió Carixel.

“No.”

“…Mmm.”

Lucy le soltó.

“¿Entonces quién es? Date prisa y entrégate a mí.”

Entonces Carixel se aclaró la garganta con fuerza.

“Estabas en lo correcto. Fui yo a quien acabas de atrapar.”

“… Este bastardo-”

— Se acabó el tiempo de ejercicio.

En ese momento, una mujer gritó desde la torre de vigilancia que se cernía sobre ellos. Carixel la miró y fingió estar calmado.

— Todos, regresen.

Subjefe de Rohalak, Primienne. A su orden, todos entraron mientras Primienne leía un periódico.

“Hace mucha calor aquí.”

Ahora estaba acostada en una silla larga. A su alrededor, sus subordinados se reunieron para abanicarla.

“¿Debería traer más hielo?”

“Mmm. Bueno. Tráelo.”

“¡Sí!”

Justo cuando Primienne los estaba usando hábilmente, un pequeño pájaro voló sobre su periódico.

“…¿Qué?”

“¡Oh! ¡¿No es ese el halcón imperial?!”

“…”

Primienne se enderezó en silencio y desenvolvió la nota de su pierna.

[Invitación al Evento del Emperador: Lilia Primienne]

“¿…?”

‘¿Por qué vino esto a mí?’

Primienne estaba más confundida que desconcertada.

“¡Como se esperaba! ¡Como se esperaba de la subjefa Primienne!”

“¡Ser invitada directamente por Su Majestad!”

Sus subordinados, que no conocían la situación, se concentraron en elogiarla, pero Primienne solo se aclaró la garganta.

“Correcto. Esto es lo que soy. Ya que esta soy yo, regresen por ahora. Necesito tiempo para pensar por mi cuenta.”

“¡Sí!”

 

*****

 

Drip, drip—

Una noche lluviosa.

Julie miraba por la ventana de su habitación en el Hotel Imperial. Ella estaba admirando en silencio el paisaje de las islas empapadas por el agua de lluvia.

“…¿Por qué solo hay una cama?”

Reylie dio una breve respuesta a su pregunta.

“No tenemos dinero.”

Había pasado mucho tiempo desde que la casa que había comprado se vendió al banco durante la crisis de Freyhem, y entre el 70% y el 80% de su salario mensual se retuvo para pagar las deudas.

Julie era pobre. Extremadamente pobre.

“¿Pero en qué estás pensando? ¿La carne costo 3.000 Elnes?

“…”

Julie negó con la cabeza. Eso le vino a la mente, pero ese no era el punto principal. No, en cambio, era el pequeño trozo de papel en su mano.

[Invitación al Evento del Emperador: Julie von Deya Freyden]

“Evento.”

“Oh~. La Audiencia del Emperador, ¿verdad?”

“Sí.”

“¿Estás nerviosa?”

La Audiencia del Emperador. Resultaría ser un caso en el que la vida de las personas estaba en juego.

“…Estoy más preocupada que nerviosa.”

“¿Sobre quién? ¿El Profesor o nosotras?”

“Ambos.”

Julie sabía que una parte de Deculein era una persona ligeramente cambiada. Una persona que mostró la debida cortesía a su discípula Epherene y su padre, Kagan. Sin embargo, él aun así ignoró sus pecados y mató a innumerables personas…

“Decidiste ser determinada.”

“…”

Ante las palabras de Reylie, Julie miró por la ventana en silencio.

Drip, drip…

Se olvidó de sí misma ante el sonido de la lluvia que caía y lentamente dejó de pensar.

 

*****

 

Por otro lado, Deculein invocó un espacio mágico. En la Isla de Sylvia, que los aventureros llaman el Campo, Lia estaba subiendo de nivel. Dado que este lugar tenía una concentración de maná increíblemente alta, y había bastantes tesoros dejados por la Voz, ella ya se había llenado de equipos de alta gama.

“A mí también me llegó.”

Después de regresar a una pequeña cueva en la isla, mostró una pequeña nota a sus compañeros aventureros.

[Invitación al Evento del Emperador: Aventurera Lia]

“…Lia, ¿para ti?”

“Wow. Eso es increíble.”

“Eso es sospechoso.”

Estas fueron las palabras de Ganesha, Leo y Carlos, respectivamente. Lia se rascó la nuca.

“¿Verdad? ¿No debería ir?”

“No.”

Ganesha negó con la cabeza.

“Es más peligroso no ir. No sé por qué, pero el Emperador te conoce, ¿verdad? Es mejor ir.”

“Um, está bien.”

El evento del Emperador. Por supuesto, Lia sabía lo que era. Había leído el guión una y otra vez. Pero, la razón era por qué. Por supuesto, había realizado misiones para el Palacio Imperial varias veces como parte del Equipo Aventurero Red Garnet, pero por esa razón, Ganesha sería la mejor invitada.

“Entonces, ¿tengo que ir sola?”

Peor aún, Lia era la única invitada. Ganesha asintió con una mirada ligeramente renuente.

“…Sí. Tienes que ir sola. La invitación es solo para ti. Ha, aunque… ¡Estoy un poco preocupada!”

Hizo una pausa por un momento, sonrió y colocó la invitación en la mano de Lia.

“Es hora de que te prepares para aprender a estar sola ahora, ¿verdad?”

“…”

Entonces, una sonrisa triste apareció en los labios de Lia por un momento.

“…Sí.”

Su objetivo no era ser la mejor aventurera, ni siquiera seguir siendo una aventurera.

“Por supuesto. Supongo que ahora soy muy famosa.”

Solo había un objetivo: completar la quest principal y regresar a casa. Volver a cambiar de Lia a Ara. Y…

Después reunirse con ese chico, para transmitir los sentimientos que solo ahora se había dado cuenta.

“Creo que capté su atención hasta cierto punto porque solo estábamos persiguiendo misiones importantes, no quests.”

“Ffufu. Lo sé ~. Entonces, practiquemos duro hasta la hora que te vayas.”

“¡Sí!”

Lia exclamó en voz alta.

 

*****

 

…¡Mandato Real—!

Un grito que hizo temblar la tierra anunció el inicio del evento. Llamado el ‘cantor’, era un sirviente cuyo trabajo consistía en gritar. La voz del cantor se extendió por las islas.

“Oh. Debo haber tenido un sueño, Profesor. Esto es muy diferente de lo que vi.”

Estaba sentado con Epherene en el jardín del Palacio Imperial. Cerca de 1.000 personas asistieron al evento. En la superficie, había muchos, pero menos del 10% de ellos se enfrentarían directamente al Emperador.

“¿Cómo podría una tonta como tú tener un sueño precognitivo?”

“…¿Le ruego me disculpe?”

Ante el comentario irrespetuoso, Epherene entrecerró los ojos, pero no pude evitarlo. Su talento era una desgracia. Ser consciente del tiempo, y no estar atado por el tiempo, era una maldición para un humano.

¡Mandato Real—!

Segunda llamada. ¡Al mismo tiempo—!

¡Boom—! ¡Boom—!

Las vibraciones de un tambor resonante. Después de eso, el cantante gritó por tercera vez.

¡Mandato Real—!

En ese momento, Sophien, que nos había estado observando desde el podio en el jardín, se puso de pie. Miró a su alrededor y asintió.

“Comenzaremos el evento. Que todos lo disfruten.”

Y luego se dio la vuelta. Era muy propio de Sophien, que odiaba las presentaciones y las molestas formalidades.

“Profesor. ¿Qué estamos haciendo ahora?”

Epherene preguntó inocentemente. Sus ojos ya estaban fijos en la comida.

“Tú—”

“Oh, este es un pastel.”

Antes de que pudiera decir algo, fue seducida por un mesero con una bandeja de comida y lo siguió.

“…”

Miré alrededor del área con un vaso de whisky en la mano. Julie, Lawaine, Primienne, Betan, Louina, Ihelm, Adrienne, Maho y la realeza de muchos otros países. Estaba lleno de nombres famosos dentro y fuera del imperio. Pero.

“¿…?”

Fruncí el ceño cuando noté que una niña saltaba como un conejito a través de los coloridos alimentos en el jardín.

“¿Por qué esta esa…”

“Lia. Tú ya la conoces. La chica que vimos en Reccordak ahora es una famosa aventurera.”

Primienne, que salió de la nada, explicó en su lugar.

“El incidente del Ladrón de Brahon. Escuché que esa niña lo resolvió. Su Majestad le dio las joyas que robaron.”

“…”

Miré a Primienne. Ella se encogió de hombros.

“Qué. Esa es la explicación.”

“Eres valiente al venir aquí.”

“Son las órdenes del Emperador. Por supuesto, prefiero vivir escondida, pero si evito este evento, moriré antes.”

¡Mandato Real—!

Entonces, el cuarto grito resonó. Todos los que estaban disfrutando de la cena se dieron la vuelta.

“Atención por favor.”

Un eunuco estaba de pie junto al cantor.

“Este es el eunuco Jolang. De ahora en adelante, antes de que comience el evento en toda regla, hay invitados aquí que han recibido invitaciones especiales, selladas por Su Majestad misma.”

Primienne me mostró una invitación.

“¿Es este?”

“Correcto.”

También saqué mi invitación.

[Invitación al Evento del Emperador: Deculein von Grahan Yukline]

“Solo aquellos con un sello, por favor vengan y síganme.”

Algunos de los miles se movieron para seguir a Jolang.

 

*****

El lugar al que Jolang los condujo fue el patio trasero del Palacio Imperial, a una casa antigua.

“Ja ja. El Palacio Imperial es muy grande, ¿verdad? El interior de esta vieja casa es más grande. Por supuesto, Su Majestad también está aquí.”

Jolang dijo con una sonrisa frente a la puerta.

“De ahora en adelante, ustedes se quedarán aquí durante ocho semanas.”

Ocho semanas. Eso era bastante tiempo. Incluso Epherene, que estaba comiendo pan a mi lado, se sobresaltó.

“Oh, por supuesto, el trabajo externo a través de la bola de cristal o el radio walkie-talkie siempre está disponible. Pero es un evento, ¿verdad? Por favor, sean comprensivos.”

Jolang aplaudió dos veces. Los guardias reales se acercaron y entregaron un montón de tarjetas/cartas.

“Primero, Su Majestad quiere que este evento traiga armonía entre diferentes familias. Las 58 personas reunidas aquí son verdaderos representantes de la familia imperial.”

Observé a Jolang en silencio, observando incluso el más mínimo cambio en su expresión.

“Además, esta antigua casa es uno de los espacios mágicos del Palacio Imperial. No sé cuándo se creó, pero es un subproducto de una maldición. Nadie sabe lo que podría pasar en este lugar.”

“Pero, Su Majestad también está allí…”

Julie intervino.

“Su Majestad está bien, por supuesto. Está siendo escoltada por caballeros.”

“…”

Julie se aclaró la garganta.

“De todos modos. Su Majestad presentará el concepto de unidad como su ángel guardián y les dará la oportunidad de conocerse aún más.”

Ángel guardián. Tan pronto como lo escuché, me vino a la mente una palabra moderna.

‘Manito.’

NOta: Similar al Secreto Papá Noel.

“Mira esta tarjeta.”

Jolang levantó una tarjeta.

“Estas tarjetas tienen sus nombres escritos en ellas.”

Miré a Epherene a mi lado. Estaba comiendo pan otra vez. Había una gran bolsa llena de comida en sus brazos.

“Cuando saquen esta tarjeta, tienen que ayudar en secreto a la persona cuyo nombre está escrito en la tarjeta. La forma en que ayuden es arbitraria, y como quieran.”

Al escucharlo, fue realmente como manito.

“Este es un lugar muy peligroso, pero al mismo tiempo, es una tradición muy importante del Palacio Imperial. También es una prueba de que el Primer Majestad derrotó al demonio y purgó el reino.”

Jolang les dio una gran sonrisa. Parecía siniestro.

“Así que, por favor participen sin causar un daño excesivo. Ahora, una vez que entren, habrá una explicación más detallada.”

Se fue, y los caballeros abrieron la puerta.

Creeeeek—

Entré primero.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente