Capítulo 25 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

…Hace dos horas.

Sylvia se fue a las 7 PM, llevándose el coche con ella. Llevaba un montón de notas, flores y un bolígrafo, pero no se sentía muy bien. Sentada en silencio en el asiento trasero, murmuró para sí misma.

“¿Por qué él dio tantos trabajos de manera tan indiferente? A pesar de que existía la condición de que solo tenían que hacer dos de las tres actividades y él no exigía un trabajo de alta calidad como solía hacer, no podían simplemente cumplir con el mínimo, ya que esto solo equivaldría a cinco créditos …”

“Hemos llegado.”

Ella había llegado a su destino mientras se preocupaba por los trabajos (tareas). El aire de la tarde que la recibió era frío. El sol se estaba poniendo en el horizonte hacia el oeste, esparciendo luz naranja por todo el cielo. Se adaptaba a su destino.

Sylvia caminaba con las flores en la mano, sus elegantes zapatos tintineaban silenciosamente sobre el camino pulcramente pulido. La esperaba en su destino una lápida adornada con ramos de flores.

 

[Sierra von Ellemin Iliade]

 

[Maga orgullosa, esposa de Glitheon y madre de Sylvia, una hermosa hija.]

 

El lugar donde su madre dormía eternamente. Su madre quería ser enterrada en su ciudad natal y Sylvia siguió sus pasos hasta la institución.

“Estoy aquí.” Sylvia se arrodilló mientras depositaba las flores con cuidado sobre la lápida. “Hoy en la tierra santa, mi hermanito tuvo su prueba de aptitud.”

Habían pasado cinco años desde que su padre se volvió a casar. Su hermano pequeño, que de repente apareció en su vida, acababa de cumplir cuatro años.

“Mi hermano no tiene talento para la magia. También parece una patata, una asada además. No creo que esté completamente desarrollado todavía. No, ¿quizás nació sin nada?”

Las quejas de hoy continuaron suavemente.

“El Profesor Deculein no es menos que un villano. Él parece pensar que la única responsabilidad que tengo son sus lecciones.”

Ya no podía recordar la voz de su madre. Incluso su dolor por el destino de su madre se sintió un poco vago. Pero, aun así, una vez al mes, llegó un día especial cuando Sylvia, la niña que normalmente no hablaba, le contaba a su mamá historias sobre su vida. La excusa de hoy fue el bombardeo de trabajos de Deculein, pero fuera lo que fuera, se sintió mucho más ligera después de dejarlo salir aquí.

“… Me pondré en marcha, entonces. Cuídate.”

Sylvia volvió a ponerse de pie, le dolían las rodillas, y se dio la vuelta sin dudarlo para salir del cementerio, solo para tropezar con una vista inesperada. Bajo la tenue luz de la luna estaba una persona que nunca esperó encontrar en un lugar así.

Deculein. El mismo ser que la llenaba de estrés hoy estaba ahora no muy lejos de ella, mirando una lápida en profundo silencio. Una presencia más llamó su atención. De pie cerca de él había una caballero bellamente armada con el pelo tan blanco que parecía desterrar la oscuridad que la rodeaba.

Ella pensó que estaban juntos, pero pronto se dio cuenta de que ese no era el caso. La caballero observó la espalda de Deculein desde la distancia, colocándose en un ángulo donde él no podía verla.

“…”

Deculein también estaba demasiado concentrado en la tumba ante él para notarla. Por un tiempo, pareció que estaba leyendo inmóvil el nombre, perdido en los viejos recuerdos que evocaba. No mucho después, se arrodilló y pasó suavemente la mano desnuda por la lápida. Sus ojos, aun mirando la lápida, pronto se quedaron en blanco, sus pupilas vacías reflejando la luz de la luna. Las lágrimas rodaron suavemente por sus mejillas.

“…!”

Sylvia, experimentando la mayor sorpresa del año, sin saberlo, jadeó y dio un paso atrás, lo que la hizo pisar hojas secas. Deculein se estremeció e inmediatamente se levantó de un salto, mirándola con los ojos enrojecidos.

“…Tú.”

“No quise entrometerme.”

Sylvia habló tan claramente como siempre. Inconscientemente, miró hacia donde estaba parada la caballero de cabello blanco, pero ella ya no estaba allí, casi como si desapareciera en el aire. Él siguió su mirada.

“¿Quién más estaba aquí?”

Ella negó con la cabeza, manteniendo los labios cerrados con fuerza.

“Nadie.”

Luego cerró los ojos y exhaló profundamente.

“Haaa …”

Sylvia estaba preocupada por ser regañada, pero Deculein estaba bastante agradecido. Gracias a ella, pudo escapar de la corriente de sus emociones, cuyas olas bramaban mucho más fuerte que cualquier tormenta. Sin previo aviso, se lo tragó en segundos. Si lo hubieran atrapado más profundamente, definitivamente se habría perdido, a la deriva.

“Ya veo. Puedes volver ahora.”

Él caminó en dirección opuesta a la entrada. Sylvia vaciló, pero decidió caminar con él, aunque sin saber a dónde iba.

“No te enojes.” Ella pronunció ansiosamente, pero no hubo respuesta. Simplemente siguió caminando, adentrándose cada vez más en el cementerio. Sylvia se inquietaba cada vez más. “No le diré a nadie lo que vi hoy.”

Él seguía en silencio. Ella pensó en huir ahora, pero no sabría qué hacer si él la castigaba con una acción disciplinaria por eso. Ni siquiera estaba segura de sí podría ser sancionada por un castigo basado en asuntos personales. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que eso no importaba.

Podría darle un castigo tardío por el último incidente.

“Sylvia.”

Deculein se detuvo.

“¿Sí?”

Miró a su alrededor hacia la tierra y el cielo circundantes.

“…¿Dónde estamos?”

Sylvia parpadeó con curiosidad. Al darse cuenta de que estaba un poco fuera de sí mismo, ella le señaló en la dirección correcta, guardando silencio sobre sus lágrimas.

“La salida está al otro lado.”

“…Ya veo. Guíame.”

Se dieron la vuelta, pero antes de que ellos pudieran dar un paso hacia adelante, notaron a un individuo encapuchado dudoso parado en las esquinas profundas del cementerio, bloqueando el camino forestal confinado que conducía a la salida. Aparentemente apareciendo de la nada, emitió una obvia intención asesina.

Con ojos cansados, Deculein lo miró.

“¿Quién eres?”

El individuo no respondió, pero a Deculein no le importó. Usando su psicoquinesis, él bajó su capucha. A medida que su piel desnuda quedó expuesta, su nerviosismo creció. Tenía el pelo largo y cicatrices alrededor de los ojos, que parecían similares a las de un ave de presa, solo exageradas por su delgada línea de la mandíbula. Aunque era la primera vez que Sylvia lo veía, conocía su rostro.

Rock Hark, el Mago Asesino.

“Sylvia.”

“¿Sí?”

“Corre. Si pasas por la parte de atrás, podrás salir, ¿verdad?”

Deculein vio [El Destino del Villano] emergiendo de su temible carne, manchándolo con una niebla roja. Dio un paso adelante, colocando a Sylvia detrás de él.

“¿Está seguro?”

Sylvia preguntó con cautela.

“Sí. Tú no puedes con él.”

Sabía muy bien que los magos normales no eran rival para Rock Hark. Su [Invalidación Mágica] era algo que cualquier jugador llamaría fraudulento. Ni siquiera tuvo que tocar su objetivo para que funcionara; mientras estuvieran dentro de su radio, no podrían usar magia. Incluso la magia disparada desde más allá de su alcance se extinguiría en el momento en que entrara en su habilidad.

Sin embargo, para obtener un rasgo de personalidad tan abrumador, tuvo que sacrificar su maná.

“Ve, Sylvia.” Sylvia no respondió, lo que hizo que la mandíbula de Deculein se apretara más. “Si te quedas aquí, te interpondrás en mi camino. ¿No hagas algo estúpido …?”

Cuando se dio la vuelta, perdió el hilo de sus pensamientos, aparentemente desconcertado. Sylvia había desaparecido. No, ella ya estaba muy lejos.

Tatatatatatatatata—

Tatatatatatata—

Esa fue una carrera muy dinámica.

“…”

Bueno, era mejor que ella holgazaneando y estorbando su camino. Deculein sonrió torpemente antes de voltearse hacia Rock Hark, quien no parecía tener ninguna intención de dejar ir a Sylvia. Necesitaba una solución rápida a este problema. Sostenía una daga en una mano, que parecía algo más que un arma inusual. Emitía un aura espeluznante y aterradora.

Deculein se quedó en silencio mientras se ponía los guantes. Luego se ajustó el cuello y se arregló el traje.

“… No podrás usar magia frente a mí.”

Rock Hark habló con calma antes de lanzar rápidamente un ataque blandiendo su daga hacia él. Deculein no hizo nada más que quedarse quieto en el mismo lugar. Era como si esperara que llegara a sus brazos sin defensa ni contramedidas.

Al mirar al noble arrogante, la idea de que los magos siempre eran un grupo de bestias salvajes arrogantes y orgullosas pasó por la mente de Rock Hark. A menudo confiaban en su magia y pensaban erróneamente que eran superiores a él, solo para ser despertados a la realidad de que no eran más que seres sin valor al darse cuenta de que la magia no existía en su reino. Su distinguida confianza y orgullo se perderían en ese momento, y comenzarían a llorar y suplicar por sus vidas.

El profesor que tenía ante él no sería diferente. No, él era el pináculo de los magos. Con la puesta de sol y la salida de la luna, el paisaje parecía estar preparado para su muerte.

Rock Hark se acercó a Deculein y blandió su daga sin dudarlo.

“…….Kukh.”

Sin embargo, fue empujado por un impacto desconocido que se estrelló contra su abdomen. Rock Hark cayó al suelo, pero se levantó rápidamente y miró a Deculein. Seguía de pie en el mismo lugar, ni siquiera se movió un centímetro.

“Cough—”

Se limpió la sangre que tosió, dándose cuenta de la posibilidad de que su oponente tuviera un arma escondida en su persona.

“¡Hmmph!”

Rock Hark corrió y estiró el brazo, fingiendo apuñalar con la daga, luego retrocedió y lanzó una finta para averiguar qué tipo de arma tenía. Sin embargo, en lugar de un arma blanca o un objeto contundente, la pierna larga de Deculein golpeó su nariz.

“¡Kh!”

Rock Hark se lanzó hacia atrás, agarrándose la cara.

“… Rock Hark.”

Los ojos de Deculein permanecieron tranquilos mientras lo miraba, pero su mirada se sentía helada.

“¿Cuánto mis puños y pies duelen?”

Deculein preguntó con genuina curiosidad. La calidad de Mana no se limitó a la magia. Puede que sea una exageración, pero no es diferente de ser la Calidad de Humano. La Calidad de Maná se aplica a todo lo relacionado con el maná, concretamente a, [Características]. Por lo tanto, [Hombre de Hierro], que le permitió a uno usar su cuerpo de manera más eficiente mientras hacía que sus ataques fueran más destructivos, había subido de nivel en uno.

Por eso tenía curiosidad.

“No me hagas preguntarte dos veces.”

Rock Hark lo fulminó con la mirada mientras bloqueaba la sangre que fluía de sus fosas nasales.

“¿Cuánto duelen?”

Lo miró desde la distancia. Se mantuvo erguido y arrogante, dando la impresión de que Rock Hark, que estaba al borde de las lágrimas, estaba muy por debajo de él.

“Respóndeme.”

Rock Hark se dio la vuelta y corrió, pero antes de que pudiera llegar lejos, una patada lo golpeó en la parte posterior de la cabeza y lo hizo caer al suelo.

¡Dooong—!

Cuando sintió un tremendo impacto, su visión se derrumbó. Uno de sus ojos parecía estar mirando directamente al cielo en espiral y lleno de estrellas. Los cristales azules brillaban más allá de la oscuridad como si anunciaran la presencia de un demonio.

Los ojos de Yukline.

“Respóndeme.”

Rock Hark estiró las piernas, haciendo que las puntas de las dagas aparecieran en las suelas de sus zapatos. Luego giró uno hacia el cuello de Deculein, quien lo evitó fácilmente simplemente dando un paso atrás. Sus movimientos eran elegantes, casi como si estuviera viendo bailar la luz de la luna.

Rock Hark se puso en pie tambaleándose.

“… Admito que eres fuerte. Eres diferente de los magos a los que me he enfrentado. Sin embargo, hay ciertas formas de matarte.”

Ninguna magia podía materializarse dentro del territorio de Rock Hark, aunque el principio de su habilidad no podía explicarse mágicamente. En cierto sentido, era más el principio del odio. Sin embargo, eso solo era cierto si su víctima estaba dentro del alcance.

Deculein solo necesitaba estar un paso por delante de él. Sus defensas estaban llenas de agujeros, pero sabía que no debería dejarse engañar por eso. Ya sabía por experiencia que era una trampa, pero podía nivelar fácilmente el campo de juego usando una trampa propia.

Rock Hark corrió una vez más. Deculein rompió rápidamente la distancia que había creado y le lanzó el puño, pero rápidamente se agachó. Rock Hark pensó que esta vez lo tenía. Su puño estaba al aire libre, completamente capturado a su vista. Tan rápido como pudo, lanzó otra patada, y aunque fue solo un ataque, fue suficiente para cortar a su oponente.

Slash—

Escuchó el sonido de su daga clavándose en su piel, haciendo que Rock Hark lo mirara con una sonrisa. Sin embargo, su expresión pronto se oscureció una vez más.

“Usas una técnica bastante interesante.”

Deculein, con una daga clavada en el costado, miraba a Rock Hark sin alterar su compostura.

“A este ritmo…”

Más bien, su rostro parecía estar calculando algo. Rock Hark giró la daga hacia un lado y un leve atisbo de temblor apareció en las cejas de Deculein, pero pronto se calmó.

“Es bastante soportable.”

Su codo chocó con la frente de Rock Hark.

¡Bang—!

Su otro puño subió un momento después para chocar con su barbilla.

¡Bam—!

Su barbilla se rompió como si se rompiera una sandía con las manos desnudas. Rock Hark fue arrojado al suelo, incapaz de pararse.

“… Rock Hark.”

Deculein se acercó lentamente al hombre.

Te lo preguntaré una última vez. Cuánto—”

“… ¡Loco bastardo, se sintió como un golpe de excavadora! ¡¿Estás satisfecho ahora?!”

Deculein asintió mientras miraba a Rock Hark.

“Una cosa más. ¿Por qué estás apuntando a los magos?”

Tenía curiosidad. Este tipo no tenía nada que ver con la historia principal, pero quería saberlo de todos modos.

“¡Porque los magos son parientes malditos! ¡Son apóstatas que traicionaron a Dios!”

Gritó con sangre.

“La Isla de Wizard’s Wealth, Bercht, la Torre, no son más que bastardos podridos. Perros que no pueden hacer nada sin magia, locos que disfrutan de la matanza.”

“…”

“¡Pero tú … tú  …!”

Rock Hark intentó mover su cuerpo, pero no pudo sentir nada desde el cuello hacia abajo.

“¿Quién mier**da piensa que te crees que eres—?”

Deculein pensó en matarlo, pero no estaba sediento de sangre de alguien que acaba de admitir la derrota. [El Destino del Villano] fue fácilmente superado. Sobre todo, aprendió una cosa de sus palabras.

“Lo sé. Eres el enemigo de la Red Box.”

En ese momento, los ojos inyectados en sangre de Rock Hark se agrandaron cuando miró a Deculein.

“¿Como lo sabes? ¿Yukline aun recuerdas la Red Box?”

“Por lo menos, lo recuerdo.”

Durante el nacimiento, los parientes sanguíneos podrían nacer con magia similar a la de sus parientes al colocar sus cuerpos en la Red box, un demonio que otorgó y fortaleció la magia de la familia de la persona a la siguiente generación. Sin embargo, la magia se inventó para aniquilar a los demonios, por lo que los magos y la Red Box estaban destinados a entrar en conflicto.

Su feroz guerra fue uno de los pilares principales en la historia del juego.

“Entiendo cómo te sientes. Simpatizo con los años y años de opresión que has sufrido.”

“…”

La Red Box vivía en algún lugar del continente, pero su destino estaba en juego. La gente temía que esto transmitiera su magia en nombre de la condena. Si el emperador adoptaba una postura diferente en un futuro no muy lejano, podría ocurrir una masacre en toda regla porque la Red Box no era más que un demonio.

No, incluso ahora, la ‘limpieza’ estaba en curso sin que nadie se diera cuenta.

“… Mátame.”

Rock Hark parecía extrañamente resignado.

“No te mataré. Si te mato, solo perderé la cara.”

En ese momento, los ruidos llegaron desde la distancia. Se acercaban los refuerzos. Sylvia debe haber tenido éxito en encontrar ayuda.

“¡Deja de hablar y mátame! ¡Ahora!”

Deculein negó con la cabeza.

“Sé que la Red Box no tiene pecado.”

“…¿Qué? ¿Qué hace un mago como tú—?”

Rock Hark estaba furioso, lo que le hizo gritar como si tuviera un ataque. Los pasos en la distancia se acercaban rápidamente a ellos.

“Soy Deculein de Yukline.”

Cuando Deculein dijo eso, se agarró las mangas arrugadas y se apretó la corbata suelta. Se arregló el cuello y se alisó la camisa y la chaqueta.

“Nuestra magia se origina en la Dinastía Goryeo y la sangre del cazador que luchó contra el diablo.”

Rock Hark permaneció inmóvil mientras lo miraba.

“Rock Hark.”

El viento frío le arrastró el pelo hacia un lado.

“¿Perdí mi dignidad frente a ti?”

El Asesino de Magos simplemente disfrutaba de su elegancia.

“¿O mis provocaciones te sacudieron?”

Su imponente presencia no vaciló, ni siquiera una vez.

“De cualquier manera, puedes creer lo que dije. Eres humano, no un demonio.”

Solo una frase vino a la mente de Rock Hark en ese momento: noble. Mostró clase real, a diferencia de los falsos que dominaban el mundo.

“…”

La ira que ardía en los ojos de Rock Hark se apagó, y una tristeza desconocida llenó rápidamente el vacío que dejó atrás. Los sentimientos líricos molestaron a Deculein, y golpeó su frente con su pie.

“¡Kgggh!”

El golpeado Rock Hark se desmayó inmediatamente antes de que llegara la fuerza policial.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente