Capítulo 243 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

A la mañana siguiente. Deculein e Idnik caminaban juntos por el bosque de la isla.

“Es peligroso incluso para mí deambular por más de doce horas.”

El límite de erosión era de doce horas. Después de eso, ellos olvidarían lentamente. Para cualquiera, incluido Idnik.

“Si es posible, muévete. No sabemos qué pasará.”

“¿Cuántas horas duró mi yo anterior?”

“Él se creó a las cuatro de la tarde y desapareció a las seis de la mañana, así que solo catorce horas.”

Idnik omitió que Sylvia lo había destruido. Deculein asintió.

“Okey. Es la forma más correcta moverse en el territorio enemigo como una dune.”

“¿Qué… una dune?”

“Como las dunes en el desierto que se mueven sin que nadie se dé cuenta.”

“No finjas que sabes de lo que estás hablando.”

Rustle—Rustle—

Deculein caminaba en silencio. Idnik, quien lo observaba, se le ocurrió una pregunta.

“¿Puedo preguntarte una cosa?”

“Siéntate libre.”

“… ¿No tienes que ir a ver a tu ex prometida?”

El viento sopló junto a ellos, haciendo que las ramas de arriba se balancearan. Deculein negó con la cabeza.

“Debería verla.”

“Oh. ¿Qué vas a hacer cuando—”

“Tengo que matarla.”

“…”

Swooosh—

Un viento más fuerte empujó a través de los árboles, enviando a las hojas como lluvia. Idnik se rascó la nuca.

“¿Puedes matarla tan fácilmente?”

Deculein asintió.

“Es una falsificación de todos modos. No es diferente a matar a un demonio.”

“… ¿Incluso si se parece a la persona que amabas?”

“Voy a matarla porque la amo.”

Ante eso, los ojos de Idnik se abrieron un poco más. Deculein se sacudió las hojas que cayeron en sus hombros.

“Ella es quien mi alma más ama.”

“…”

Solo así. Con solo eso, Idnik conoció a su amor. Ella entendió la gran emoción bajo la superficie.

“Es un demonio que imita a esa persona.”

Sus ojos azules brillaron con intenciones asesinas.

“No hay forma de que no pueda matarlo.”

Una voz verdaderamente enojada resonó a través del bosque, haciendo eco. Idnik frunció el ceño.

“…Entonces, sígueme. Vamos a Zukaken.”

“Zukaken. ¿Él aún está aquí?”

“Sí. Ese pobre bastardo. Él está atrapado. ¿También has conocido a Zukaken?”

“Muy a menudo. Incluso me pidió un favor.”

Zukaken, el líder de las Seis Serpientes. Él fue quien le dio a Deculein la quest de matar a Sierra y Yuli.

 

*****

 

— …Ella es quien mi alma más ama.

En el centro de la isla había un faro alargado que vigilaba todas las direcciones. Las palabras de Deculein a través del viento mágico llegaron a los oídos de la dueña de ese lugar, Sylvia. Cerró los ojos y susurró.

“Ella es quien mi alma más ama.”

‘Desearía ser yo. Desearía ser yo.’

Sylvia lo esperaba desesperadamente. Para encarnar completamente a Deculein, esta isla también se volvió más real para que ella pudiera vivir de nuevo. Con Deculein, compartiendo su amor con él…

“¡Sylvia!”

Sierra le tocó el hombro. Sylvia se sobresaltó.

“¿En qué es lo que piensas?”

“En nada.”

Sierra sonrió ampliamente y le ofreció manzanas cortadas en forma de conejos. Sylvia sonrió.

“Gracias.”

“Sí. Estudia mucho.”

Sierra se fue de nuevo, y Sylvia miró el libro de hechizos sobre su escritorio. Ella tomó la pluma con una cara ligeramente agria. Quería ver a Deculein por más tiempo, pero aún necesitaba estudiar. Para perfeccionar esta isla y dibujar un nuevo Deculein, se necesitaba una teoría mágica más certera. El Deculein actual se derretiría pronto de todos modos.

Scratch— Scratch—

Mientras Sylvia escribía fórmulas complicadas en un papel mágico en blanco, sintió la felicidad que llenó un rincón de su corazón. Deculein estaba aquí. Sierra también estaba aquí. Las dos personas que amaba estaban con ella. Solo ese hecho hizo que sus emociones se desbordaran…

 

*****

 

“Esa es una favela.”

Esa era la mejor manera de describirlo.

“Así es. Ya te dije. Nadie vive como yo.”

Idnik respondió. Estas eran las afueras de la isla donde se reunían los aventureros restantes. La mayoría dormía en el suelo como vagabundos o en construcciones de varias tablas.

“Aun así, no hay erosión aquí. El suelo y la ciudad son reales… oi, Zukaken.”

Idnik pateó a alguien entre los que estaban en el suelo. Se reclinó y nos miró.

“Ahora que….”

Era Zukaken. Recordé que solía ser bastante guapo, pero ahora su barba se había vuelto larga y sucia, y su rostro estaba cubierto con trozos de sopa seca.

“… ¡¿Deculein?!”

Cuando gritó mi nombre, los ojos a nuestro alrededor se enfocaron… en realidad; ellos no se enfocaron. La mayoría de los aventureros ya habían renunciado a la vida, por lo que todos estaban dormidos o inactivos.

“¿Cómo hiciste… oh. Es falso, ¿verdad?”

Zukaken miró a Idnik y preguntó. Idnik no respondió, pero murmuró.

“Oye, escuché que las habilidades de la per**ra loca en el faro están mejorando día a día. Esa per**ra psicópata finalmente pintó un Deculein de tan alta calidad…”

Idnik le pinchó los ojos mientras Zukaken me miraba de arriba abajo.

“¡Ugh!”

Zukaken agarró sus ojos. La forma en que estaba temblando era hilarante.

“Maldita sea, ¡qué estás haciendo! ¡Duele!”

“Este tipo no es falso. Él es real.”

“Cara**jo, ¿Por qué viniste hasta aquí de…”

Zukaken fue interrumpido. El hombre de ojos rojos se aclaró los oídos y volvió a preguntar.

“…¿Qué? ¿Q-Qué? ¿Es real o falso?”

“Él es real. Este Deculein.”

“…”

Zukaken tragó saliva. Miró a su alrededor y me preguntó en voz baja.

— ¿Eres real?

“Cree si quieres. Aparta esa cara sucia. Es un trabajo duro solo mirarlo.”

“¡Es real!”

El cabello de Zukaken se erizó.

“Entonces, si viniste, significa que hay una salida—”

“Vine a hacer uno.”

“…¡genial!”

Apretó los puños con fuerza y ​​luego se dio la vuelta como si estuviera bailando. Ese fue un movimiento realmente extraño.

“Sabía que un día el sol brillaría. Sabía que podía salir de esta loca isla de horror.”

“Necesito a alguien a quien pueda usar. ¿Conoces a alguien?”

“¡Oh por supuesto! Sígueme. ¡Hay una sala de gremios!”

Zukaken corrió adelante con una cara brillante. Observé su espalda e Idnik se encogió de hombros.

“Eso es lo mucho que quiere salir de esta isla, supongo.”

Cinco minutos después, llegamos a la Sala del Gremio. También era una choza. Las personas debieron haber vivido así cuando eran más pobres justo después de la Guerra de Corea.

“¡Oigan! ¡Aquí está el verdadero Deculein! ¡El Profesor de Magia! ¡Un genio en la interpretación de fórmulas mágicas! ¡La lanza de Yukline que derrotará al demonio!”

Solo había tres personas en la sala del gremio. Miré sus caras. Sin embargo, uno de ellos se destacó. Era tan especial que no pude evitar sentir curiosidad. Mirando esa cara, incliné la cabeza.

“…¡Profesor Deculein! Este es Arlos. Se ve un poco diferente al Arlos que conoce, pero yo le aseguro que es. Por favor, dale su nombre completo de inmediato.”

Nombre falso Arlos, nombre real Cynthia. Ese era su cuerpo real.

“¡Oigan, todos! ¡Contemplen a Deculein!”

La apariencia como joya de Arlos, su característica, era perfecta para mi sentido estético. Era brillante. Hermosa. Mi mirada siguió moviéndose hacia ella, y ella también me miró. Pero su rostro se contrajo terriblemente. Apretó los dientes y sacudió la cabeza antes de hablar.

“Este mal**dito idiota. ¿Por qué traes una falsificación aquí? Car**ajo, este maldito bastardo. Este desperdicio de comida para perros, debería haberle arrancado los intestinos esta vez, jo**der.”

“…”

Fruncí el ceño. Zukaken la reprendió.

“¿Oye, espera? Aguarda, maldita, no sabes de quién estas habla….”

“Tranquilo. Su personalidad se arruinó al quedarse en un lugar como este durante cinco años, la puedo entender.”

Negué con la cabeza y la interrumpí.

“¿Por qué tienes la boca tan sucia?”

“…¿Qué?”

“¿Es ese realmente tu cuerpo real?”

Por un momento, la expresión de Arlos se endureció. Miró entre Idnik y yo hasta que Zukaken respondió, jugueteando con el lóbulo de su oreja.

“…Te lo dije, él es real. El verdadero Deculein. Vino aquí desde el continente. Para matar a la Voz.”

“¿El verdadero Deculein?”

“Correcto. Este Deculein es real.”

Idnik afirmó. Sin embargo, la expresión de Arlos vaciló.

“Entonces con mayor razón no deberías estar aquí. Deberías huir…”

En el momento en que Arlos gritó a que huyera, primero me cortaron la cabeza. Rodo y rodo…

Mi vista estaba rodando mientras mi cabeza se elevaba por el aire. En ese breve momento, vi el rostro de cierto hombre y sonreí.

Gerek. Uno de los candidatos más fuertes y lamentables cuyo pueblo entero fue arrasado por Deculein. Nuestro encuentro, después de mucho tiempo, terminó en un instante.

 

*****

 

“¿Pasó algo así?”

….Así es como me convertí en el tercer Deculein. Después de la muerte del segundo Deculein, Idnik, enfurecida, volteó la Sala del Gremio y luego explicó mi existencia.

“Oh… y creo que es correcto no mentir. Mentí porque lo sentía. Tú ni siquiera eres el tercero.”

Fruncí el ceño a Idnik.

“Qué.”

“Eres el quinto. Gerek te mató dos veces más. Traté de detenerlo, pero dijo que no podía soportarlo.”

“… ¿Dónde está esa bestia ahora?”

“Simplemente me enojé. No una vez, sino tres. Ese bastardo se pasó de la raya.” explicó Arlos.

“Gerek está encerrado.”

“Pero no importa si mueres o no, ¿verdad? Eres un falso que admite ser falso.”

Miré a Zukaken y asentí.

“Real o falso, tengo trabajo que hacer. Para destruir este lugar, también necesito la ayuda de gusanos como tú.”

Puse el mapa sobre el escritorio. A través del tercer, cuarto y quinto Deculeins, el círculo mágico se completó en aproximadamente un 10%.

“Ustedes necesitan dibujar este círculo mágico bajo tierra.”

“¿Bajo tierra? ¿Cómo?”

A la pregunta de Zukaken, le expliqué brevemente.

“Como un topo cavando un túnel.”

“Un túnel… Si es así, es sorprendentemente fácil. Los vigilantes no van bajo tierra.”

“Y Idnik, vigila a Sylvia.”

Idnik se encogió de hombros.

“A ella no le importa lo que hagamos de todos modos. A ella solo le importa hacer el perfecto tú.”

“Dios~, qué loca psicópata. ¿Por qué esa per**ra loca está tan obsesionada con un hombre?”

El rostro de Idnik se contrajo ante la diatriba de Zukaken.

Ignorando a los dos discutiendo, miré a Arlos.

“Arlos.”

“…Oye. Mucho tiempo sin verte.”

“Es bastante nuevo verte aquí.”

“Ha. Yo también me estoy volviendo loca, maldita sea. La Voz es mi enemigo natural, viene a mí sin importar si es un títere o un cuerpo real. Estuve encerrada durante cinco años.”

Arlos negó con la cabeza.

“Gerek y tú, es bastante afortunado encontrarlos aquí.”

“…De hecho, tú sentirías eso. Si nos hubiéramos encontrado afuera, Gerek ya te habría matado. De todos modos, ¿Cuál es mi papel?”

“Es simple. Escoltarme.”

“…¿Escoltarte?”

“Correcto. Serás mi escolta.”

Me quité los guantes y le tendí la mano desnuda. Estaba sugiriendo que nos diéramos la mano. Arlos me miró con recelo.

“¿Por qué? ¿Qué hay de Idnik?”

“La razón y una misión más detallada probablemente serán explicadas por el próximo yo. No hay forma de que yo pueda hacer lo que estoy pensando ahora. ¿No me das la mano?”

“…Olvídalo.”

Arlos volvió a quedarse inexpresiva. Mirando esa cara, sonreí. Arlos se sobresaltó y echó la cabeza hacia atrás. Por otro lado, relajé mi postura con bastante suavidad.

“Profesor, ¿por qué se ríe?”

“…Bueno.”

Mi voz naturalmente bajó. Mis ojos no se desviaron ni un centímetro de ella.

“Eres repugnante. Muévete.”

“…”

Ahora, la personalidad de Deculein estaba en función, como un interruptor encendido de la nada. Este fue un ejemplo muy raro en el que esta maldita personalidad actuó positivamente.

“Arlos.”

“…¿Qué?”

La apariencia de Arlos ahora era la misma que la ambientación y el diseño. Más bien, con el paso de los años, la versión actual, que había madurado un poco, fue más perfecta.

“¿Es esta la primera vez que veo tu verdadera forma tan brillante y cercana? ¿O es la primera vez que nos vemos así?”

“… Debe haber sido un par de veces.”

Por supuesto, Sylvia y Julie también eran una gran belleza, pero no era tan tonto como para juzgar a alguien por su apariencia en primer lugar. Sin embargo, algunos humanos en este mundo tienen una apariencia artística.

“Amo el arte. Puedo estar orgulloso de que mi sentido de la belleza sea superior al de cualquier noble o realeza en el mundo.”

“… ¿De qué estás hablando de repente?”

Extendí la mano y lo pasé por el cabello de Arlos. En un instante, todo su cuerpo se puso rígido cuando se sobresaltó.

“…Es impecable.”

Su cabello revoloteando estaba demasiado limpio. ¿Quizás fue por su característica?

“Uh…”

Su boca estaba entreabierta. Ni siquiera parpadeó, como si nunca hubiera imaginado esto.

“Puedo asegurarte que amo y apoyo el arte más que nadie.”

La característica de Arlos registrada por el sistema, Arte Humano.

“Arlos.”

No significa que ella fuera la más hermosa de este mundo. No fue como amor a primera vista o algo así; no fue un desarrollo ignorante. Esta apariencia surrealista simplemente se parecía al arte noble y misterioso de este mundo.

“La obra de arte más noble y hermosa del mundo, si algo así existiera, tú serías un poco más hermosa.”

El exterior artístico de Arlos estimuló el sentido estético de Deculein más que nadie…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente