Capítulo 24 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Los Caballeros del continente estaban divididos en tres grupos principales, el primero de los cuales era la Orden Nacional de Caballeros de la Familia Imperial o Familia Real.

La Orden Nacional de los Caballeros era una organización colosal. No solo tenía caballeros; magos graduados universitarios e investigadores de mazmorras formaban la mayor parte de su personal. Los caballeros pertenecientes a este grupo fueron llamados ejecutivos de la nación durante las emergencias, razón por la cual solo aquellos con el más alto nivel de talento entre los cadetes de la Academia de Caballeros podía unirse.

La segunda era las Órdenes de Caballeros administradas por familias. Por supuesto, a menos que ellos tuvieran un gran territorio, ni siquiera podrían soñar con dirigir una Orden de Caballeros. Solo las familias con vastos dominios con una alta posibilidad de formar múltiples mazmorras podrían administrar tal división. Entre ellos, los Caballeros Hadekain del Hogar Yukline eran los más preferidos por los cadetes de la Academia de Caballeros debido a sus condiciones territoriales especiales y al hecho de que estarían estacionados en una ciudad importante.

Finalmente, los Caballeros Privados. Más de la mitad de los 108 caballeros del reino eran caballeros privados. Si la mayoría de los Caballeros Nacionales y Familiares estaban conectados a su región, los Caballeros Privados generalmente se quedaban en las principales ciudades y realizaban viajes dos o tres veces al mes. Llevaban a cabo deberes locales como suprimir el mal, incursiones/asaltos en mazmorras y otras tareas similares, lo que les hacía ganar mucho dinero con el botín y las donaciones.

Sin embargo, dado que las condiciones para establecer una Orden de Caballeros eran muy estrictas y complejas, la formación de una nueva solo ocurría una o dos veces al año.

“…Qué alivio.”

Por lo tanto, un grupo de caballeros privados se asoció con el edificio principal de Freyden. Julie suspiró aliviada mientras miraba el libro de cuentas, encontrando un superávit en la primera mitad de este año. La buena suerte parecía haberla alcanzado finalmente, considerando la cantidad de maldad que habían reprimido de los atacantes de aldeas y la cantidad de mazmorras que habían asaltado con éxito.

“Así es. Solo tenemos que trabajar tan duro en el futuro también….”

Julie se reclinó en su silla y disfrutó de su desganada felicidad.

Toc, toc—

“Comandante Julie.”

Rockfell, el caballero senior de Julie y el actual vice-capitán de Freyhem, abrió la puerta.

“Si, ¿Lord Rockfell? ¿Qué sucede?”

“Una compañía en Brecht solicita un escolta en el tren expreso.”

Él jugueteó con su barba desaliñada y le tendió un documento.

“¿Estás hablando de la Cumbre de Bercht?”

“Sí.”

Los caballeros privados a veces recibían misiones más adecuadas que los aventureros. Sin embargo, la credibilidad requerida por los caballeros era diferente a la de los equipos de aventureros. Los caballeros solo aceptaban tareas de organizaciones verificadas o de la propia nación si servían al interés público.

“Han pasado quince años desde la última convocatoria de Bercht. No pensé que recibiríamos una solicitud.”

El tren expreso Bercht. Era un tren de ingeniería mágica que pasaba por el borde de las montañas y servía como el único medio de transporte que podía acercar a la gente a la cima de la cordillera de Bercht.

“No sé ni por qué nos llegó esto de repente,” dijo Rockfell con repugnancia.

Esto no era culpa de Deculein, pero como él también iba a asistir a la conferencia, sus caballeros charlaron como si fuera de todos modos.

“Está bien. Puedes aceptar la solicitud.”

“¿Qué?”

Los ojos de Rockfell se abrieron y Julie simplemente negó con la cabeza en respuesta.

“¿Está realmente bien? Veron dijo que él quería hacer esto, pero …”

“¿Veron?”

El tono de Julie sonaba severo, inflexible. En público, se la conocía por ser una jefa firme e inflexible.

“Sí. El deber vino designándolo. Se ha distinguido así mismo estos días como escolta VIP.”

Veron era un plebeyo que ni siquiera había ido a la universidad. Sin embargo, con su mentalidad de caballero y sus tremendos esfuerzos, había alcanzado el mismo calibre que los caballeros de la Familia Imperial. Tenía la tendencia a meditar solo la mayoría de las veces, pero mostró un gran valor y cariño por sus colegas en la mazmorra Gracken. Julie presenció sus hazañas en persona.

“Eso es bueno, entonces. Hará un gran trabajo. Te autorizo ​​a que continues.”

Veron era el caballero de mayor confianza en Freyhem, incluso con Julie incluida. Incluso el meticuloso Zeit lo felicitó diciendo: “Huele a los caballeros de la vieja escuela, lo cual es muy raro en estos días.”

“Pero … ¿estará bien?”

“Sí.”

“¿En serio? Veron se ha criado cabalgando sobre nuestros faldones.”

“… Lord Rockfell. Si dudas más de mí, pronto provocarás mi ira.”

Los ojos de Julie se entrecerraron. No podía soportar sus preguntas si estaba bien a pesar de que ella ya había dicho varias veces que estaría bien.

“¿Acoso no lo sabes tan bien como yo? Las misiones de escolta de tren expresos son una de las más difíciles que existen. Si a Veron le va bien, será beneficioso para la reputación de nuestra Orden de Caballeros y, por supuesto, su carrera.”

“Si, lo sé, pero…”

Rockfell pensó en voz baja.

‘De ninguna manera. ¿Ella se reconcilió con Deculein? ¿Fue ayer cuando escuché que tuvieron una reunión? ¡No, simplemente no puede ser posible!’

“Deja de pensar en cosas raras.”

Julie, mirándolo directamente, cortó sus pensamientos por completo.

“Ah, sí. Ajem. Por cierto, Comandante, ¿Qué está haciendo hoy?”

“Tengo que pasar por algún lugar hoy.”

“Bueno, estaba pensando en una cena de negocio, pero si tiene algo que hacer, no se puede evitar. Voy a estar en mi camino.”

Rockfell salió de la habitación, rascándose la nuca.

“… Haaa.”

Julie suspiró y miró debajo de su escritorio. A sus pies había un ramo que iba a regalar a alguien. Nunca había visto la cara de esa persona ni siquiera sabía su nombre, pero lo compró de todos modos, pensando que era moralmente correcto mostrar su cara al menos una vez.

“Aun no puedo creerle …”

No confiaba en Deculein en absoluto, pero si realmente cumplía su palabra y cambiaba así, entonces, un día, si confesaba sus pecados y se disculpaba …

Julie miró a su alrededor, pero no encontró ningún espejo. No había prestado atención a su apariencia hasta ahora. A falta de algo más eficaz, usó la plaqueta de identificación en la parte superior de su escritorio, que, aunque solo un poco, reflejaba su belleza. Julie levantó las mejillas una vez y sonrió. Las comisuras de sus labios temblaron mientras los estiraba.

Fue incómodo. Pero, una vez más, no había disfrutado de una buena sonrisa en casi tres años.

“Ah, por cierto, Comandante …?”

Rockfell entró una vez más. Julie, sonriendo extrañamente a la plaqueta de identificación, lo miró.

“…”

“…”

Después de un breve momento de mirarse el uno al otro, Rockfell se fue apresuradamente sin decir una palabra. Julie dejó la plaqueta de identificación con suavidad y, con los brazos cruzados, pensó con calma como si no hubiera pasado nada.

Las misiones de escolta de tren expresos fueron grandes oportunidades. Si Veron pudiera protegerlo adecuadamente, podría dar a conocer sus habilidades. Si él alguna vez fuera buscado por los Caballeros de la Familia Imperial, ella tenía la intención de dejarlo ir.

Toc, toc—

Esta vez con un golpe adecuado, Rockfell regresó.

“Comandante, tengo una cosa más que informar.”

“Puedes proceder.”

Rockfell habló como si nada hubiera pasado, y Julie respondió con indiferencia, pero con sus caras enrojecidas.

 

*****

 

La atmósfera del cementerio me recordó inesperadamente a viejos sentimientos medio olvidados a pesar de que solo era un campo de hierba con lápidas. El viento que me acariciaba se sentía como la mano de alguien, y el sonido de insectos en la distancia sonaba como gritos de un mundo lejano.

Vine a este lugar con una emoción en mi corazón: la soledad. Sin embargo, mientras caminaba por la calle, mis ojos se fijaron en la tumba de la prometida fallecida de Deculein. No sabía cuál era su nombre. Sin embargo, considerando su personalidad, pensé que ella llamaría la atención.

Pisé la hierba mientras mis ojos recorrían las tumbas. Tumbas elegantes, placas de cobre simples, una lápida en buen estado, lápidas enterradas detrás de enredaderas … no importaba dónde aterrizaran mis ojos. Siempre encontraría la historia de alguien que se fue hace mucho tiempo.

“¿Mmm?”

El resplandor del atardecer cayó lentamente a medida que se asentaba el anochecer, creando un cielo teñido de naranja.

“….Como se esperaba. Yeriel vino y se fue.”

Destacaba un ramo recién colocado, con cierto aroma que me recordaba al rocío matinal en la cima de las montañas. Era el perfume de Yeriel.

Me paré frente a la lápida sosteniendo un ramo con una sonrisa amarga, gotas de agua golpeando el suelo a mi alrededor. ¿Por qué estaba lloviendo tan tarde en el atardecer?

“…”

Miré el nombre grabado en la pequeña lápida durante un largo tiempo. No me atreví a apartar la mirada de este nombre.

“Dios, eres …”

¿Debo decir extraordinario o demasiado? Solo pensé que estaba agravándose.

“…¿Por qué?”

Las emociones que sentí no eran de Deculein. No era de nadie más que mío. El nombre hizo que mi corazón temblara, enviando temblores a todo mi cuerpo. Sentí un dolor similar a que me rasparan la carne cuando se me cortó la respiración, casi como si mis vías respiratorias estuvieran siendo aplastadas …

Todo por el nombre grabado en la lápida.

 

[Yoo Ara von Vergiss Meinnicht.]

 

[La persona quien siempre te estará agradecida.]

 

Quizás esto fue uno de sus huevos de pascua. Al igual que Kim Woo Jin era el modelo de Deculein, ella coló su nombre en secreto. Me quedé estupefacto.

Fue extraño. Estaba enojado, pero al mismo tiempo, sentía curiosidad. ¿Por qué diablos le dio su nombre a la prometida fallecida de Deculein? ¿Por qué me estaba agradeciendo?

“…Gracias. ¿Fue esto antes de que rompiéramos?”

Traté de murmurar una broma, pero mi voz no sonó tan firme como esperaba. No podía dejar de temblar. Podía escucharla susurrar en mi oído, sacando los recuerdos de días pasados ​​por siempre.

Cuando cerré los ojos, cobraron vida como si acabaran de suceder ayer. Me acordé de la pérdida de su familia, sus sonrisas tímidas y la forma en que elogiaba mis cuadros, cómo se puso mi abrigo azul en una noche de invierno. Con cuánta frecuencia me tomaba en sus brazos y me decía que me amaba, me levantaba cada vez que me caía y lloraba, se enojaba y sonrío conmigo durante siete años.

Incluso ahora, mientras pensaba en ella, con mi pecho temblando, se sentía como una nevada tardía …

No, era como la nieve que se había acumulado durante un tiempo, cubriendo mi corazón por completo.

Me arrodillé, me quité los guantes y limpié la humedad de la lápida, permitiendo que su nombre saliera a la vista con más claridad. Ella no lo sabría. Era solo su nombre, grabado allí como una broma cruel. El peso era demasiado para mí.

“…”

Estaba sin aliento y mi visión se volvió borrosa. Nunca me había sentido así antes. Ahora, como Kim Woo Ji, y no como Deculein… todavía la amaba. En ese momento, escuché el sonido agudo de las hojas susurrando y crujiendo detrás de mí.

Volví a mis sentidos y rápidamente me puse de pie, las lágrimas fluían por mi mejilla. Mi cabello todavía estaba desordenado y asomando alrededor de mis ojos, pero tenía que averiguar quién era la persona que se me acercaba. Cuando me di la vuelta, vi a alguien mirándome.

“…tú.”

Instintivamente fruncí el ceño. Ella se quedó allí en silencio, la conmoción visible en su rostro. Regresé al mundo sintiéndome más avergonzado de lo que me había sentido antes.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente