Capítulo 236 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Es este.”

En la mansión de Yukline. Betan me visitó con el denunciante, quien llevaba una máscara que cubría su rostro.

“Él vino a mí desde el desierto…”

“Betan, dirígete primero. Si lo que dice es cierto, no hay tiempo que perder.”

“…Está bien.”

“Tus logros también se transmitirán a Su Majestad.”

“¡Sí!”

Betan saltó y saludó, caminando afuera. Tenía una sonrisa en su rostro cuando se fue.

“…”

Pronto todos los asistentes se fueron y el lugar quedó en calma. Le quité la máscara al hombre con Psicoquinesis.

“¡Ugh!”

Piel blanca, pelo largo y rubio, ojos azules. El rostro de un hombre imperial ordinario sin ninguna de las características de un Sangre Demonio. Era indistinguible de cualquier otro que pudiera pasar por la calle.

“Tu nombre.”

Pregunté en voz baja. Respondió en un tono nervioso.

“… Soy Lumenil.”

“¿Es ese tu verdadero nombre?”

“Sí. Es mi verdadero nombre.”

Su voz tembló. Por otro lado, sus oídos permanecieron despejados. Él estaba diciendo la verdad. Asentí.

“Dijiste que Primienne es una Sangre Demonio.”

“Sí. Así es.”

“Basado en que.”

“El verdadero nombre de Lilia es Yurine. Ella es una Sangre Demonio de las mismas tierras del norte que yo. Nos conocemos desde hace quince años.”

“…”

Lo miré a los ojos y me burlé.

“¿La estás traicionando después de quince años?”

“…No es traición. No hay futuro para la Sangre Demonio ahora. Además, no tengo fe en el clan Sangre Demonio. Así que, ¿No debería al menos vivir?”

Fue entonces cuando se alivió la tensión de Lumenil. Parecía que realmente odiaba a su raza.

“Desperdicié diez años en el desierto. Como dijo, la Sangre Demonio es basura. Tú no puede confiar en nadie. Los bastardos.”

“…”

Me quedé sin palabras por un momento. Parpadeé y lo miré, notando los músculos tensos alrededor de su cuello.

“Quería irme lo antes posible. Sin embargo, la base del desierto es un infierno. Una vez que entras, no puedes escapar. Es por eso que he estado fingiendo ser fiel.”

Lumenil se llevó una mano al pecho. Luego, produjo una pequeña cápsula.

“Esta es una lista de la Sangre Demonio y un mapa del desierto.”

Él rompió la cápsula. Salió una gruesa hoja de papel y un gran mapa.

“¿Ese es tu talento?”

“Sí. Puedo miniaturizar y almacenar cualquier cosa dentro de estas cápsulas. En primer lugar, esta lista es de la Sangre Demonio que ha impregnado el Imperio. Me estaba quedando sin tiempo y mi autoridad es baja, así que solo transcribí a 5000 personas, pero ¿No es el arresto de 5000 personas del clan Sangre Demonio un gran logro?”

Asentí. Su rostro se hinchó de confianza.

“Sí. Y, sobre todo, este mapa. Solo con esto, puede romper todo el clan Sangre Demonio. Puede capturar al Elder y matarlo.”

“Mmm. ¿Es así?”

“… Solo deme una isla.”

Ante la repentina y extraña petición, mi ceño se torció. Sin embargo, Lumenil siguió hablando en serio.

“Una isla y unos doscientos asistentes. Ojalá fueran todas mujeres, pero algunos chicos guapos también están bien. Estaré satisfecho si me da suficiente Elnes para construir una mansión allí y pasar el resto de mi vida en comodidad. Oh, por supuesto, mantener mi identidad segura.”

“…”

“Profesor. Míreme. No me veo como un Sangre Demonio. Además, un denunciante como yo debería ser tratado bien para destruir a la Sangre Demonio lo antes posible. ¿El destino del clan? Dígales que se vayan a la mie**rda. No soy un Sangre Demonio; Soy una persona que quiere vivir.”

… ¿Había alguien así en la lista de Elegidos? ¿O era solo un tipo que huyó desesperadamente para sobrevivir? Era francamente un tipo nuevo, así que sonreí. Era la primera vez que alguien me había hecho reír tan puramente.

“Jaja.”

El rostro de Lumenil ya no estaba pálido. Él empezó a reír también.

“Jajaja. Jajaja.”

“Eres gracioso.”

“¿Sí? Oh… oh~, jajajaja. Gracias, jajajajaja. Estos Sangre Demonio deberían ser destrozados y asesinados. ¡Jajajaja—!”

Moví el acero de madera mientras lo veía reír.

 

*****

 

Oficina de la Vice Directora de la Seguridad Pública. Primienne corrió suavemente las cortinas de la ventana. Muchas personas estaban paradas en las sombras afuera.

“…Mmm.”

¿Era hora?

Primienne se organizó tranquilamente. No había mucho que tomar. Escrituras de acciones y bonos, dinero en efectivo, documentos que contengan los secretos de la agencia. Ella puso todo en su bolso. De ahora en adelante, solo tenía que seguir adelante como había ensayado.

Primienne no era tonta. Como Sangre Demonio, era natural estar preparado.

“…”

Por supuesto, ella se sentía deprimida. Perdió un poco más de tiempo por eso. Primienne volvió a mirar por la ventana, capturando el paisaje de las vastas islas.

“… ¿No podemos vivir juntos?”

Surgió la pregunta más fundamental. La isla era una buena ciudad. Para Primienne, que odiaba el frío y prefería la comodidad, e incluso para los Sangre Demonio, que seguían muriendo en el desierto o en los campos de concentración, la isla era un hermoso lugar para vivir.

Había trabajos en los que podían ganar mucho dinero, carreras de caballos y billetes de lotería. Si tuvieran un cuerpo saludable, podrían convertirse en soldados, o si fueran inteligentes, podrían tomar el examen de servicio civil. A Primienne le gustaba esa isla, y el Imperio también era bueno. La tierra no tenía pecado.

Solo la gente.

“…”

Cogió la bolsa, se puso un abrigo y luego, con su magia, levantó el suelo.

Click—

Apareció un pasaje bajo las tejas abiertas. Era un respiradero que conducía a detrás de la oficina de seguridad. Después de verter maná en el, ella bajó.

Swiiish—

En segundos llegó al jardín detrás de la oficina. Primienne se levantó, sacudió el polvo de su maletín y levantó la tapa de una alcantarilla que conducía a la alcantarilla.

“…Uf.”

Antes de bajar, Primienne volvió a mirar hacia el edificio de la Oficina de Seguridad. Tomó una gran bocanada de aire del Imperio.

“Adiós. Ya ni siquiera quiero vivir aquí.”

El continente aún tenía que aceptar a la Sangre Demonio. Puede ser bastante natural. En este momento, ni siquiera había una forma de distinguir la Sangre Demonio del Altar. El terrorismo demoníaco en todo el Imperio se atribuyó a los pecados de la Sangre Demonio, y Primienne sabía que no sería capaz de resistir el flujo de la historia.

Nadie podría, no con el mandato del Emperador Sophien siendo la aniquilación del clan Sangre Demonio.

“Pu**ta.”

Tan pronto como descendió a la alcantarilla, Primienne maldijo. El olor era terrible. Rápidamente se tapó la nariz.

Stomp— Stomp—

El sonido de sus pasos resonó con fuerza a su alrededor, pero los sonidos de arriba eran más fuertes.

— ¡Primienne! ¡¿Adónde fuiste, Primienne?!

— Por favor, dime qué está pasando primero.

— ¡Dime tú qué sabes, te pregunto adónde fue! ¡Soy de la Guardia Real, Betan! Quítense del camino, estos sucios bastardos de la Sangre Demonio…

¿Era una redada en la oficina de seguridad? Primienne sacudió la cabeza y caminó por la alcantarilla.

Stomp— Stomp—

El punto que prometió con Elesol no estaba lejos de aquí. Allí la estaría esperando un compatriota que le preparó una nueva identidad. Huir de aquí al desierto era una estupidez. Más bien, Primienne planeaba comenzar de nuevo con una nueva identidad, esta vez en una ciudad portuaria…

“¿Mmm?”

Al otro lado de la alcantarilla, una silueta se destacaba bajo la brumosa oscuridad. Primienne gritó mientras se acercaba.

“¿Llegaste temprano?”

No hubo respuesta. Pero a primera vista, la cara era familiar.

“Oi, Lumenil.”

Lumenil, uno de los pocos compatriotas de la Sangre Demonio que conocía Primienne. Primienne preguntó, acercándose.

“¿Dónde están los artículos…”

Mientras hablaba, Lumenil se derrumbó. Cayó como un trozo de madera podrida.

“…”

Primienne confirmó el estado de Lumenil. Color pálido, carne rígida, ojos rojos a punto de estallar. Lumenil ya estaba muerto, y no recientemente tampoco.

“…¿Quién está ahí?”

Primienne calentó su maná y miró hacia la oscuridad. Entonces…

El tintineo de tacones y un lujoso aroma la alcanzaron. El olor de la cloaca desapareció en un instante.

“…”

Primienne se puso rígida mientras miraba hacia adelante.

“Primienne.”

Llamándola por su nombre, él era el enemigo de la Sangre Demonio. La cabeza de Yukline, los hijos del desierto, le temía más que a los tigres o a los escorpiones. Deculein.

“¿Adónde vas?”

Una voz como una escarcha. Primienne lo miró con ojos indiferentes mientras él preguntaba con calma.

“¿No me escuchaste? ¿Adónde vas?”

“…”

Los ojos de Primienne se hundieron en Lumenil, el mensajero del desierto. Lo conocía desde hacía quince años.

“Oh, ¿Te preguntas por este tipo?”

Deculein, siguiendo esos ojos, torció los labios en una mueca. Luego, sacudió la cabeza.

“Me dijo algunas cosas extrañas.”

Dio un paso adelante. Una gota de sudor caía por la frente de Primienne.

“Que tú, Primienne, eres una Sangre Demonio.”

“…”

“El que informó eso a Betan fue… Lumenil.”

Deculein pateó su cadáver con odio en los ojos. Aunque no lo demostró, el corazón de Primienne latía con fuerza como si estuviera a punto de explotar.

“Él pidió una isla a cambio. Dijo que, si le daba cientos de sirvientas, sirvientes y tesoros de oro y plata con esa isla, revelaría la lista con cinco mil nombres de Sangre Demonio y la ubicación de su base en el desierto.”

Volvió a mirar a Primienne. Primienne lo miró a los ojos, tragándose el miedo.

“… Pero, ¿por qué te negaste?”

“No me negué.”

“…”

En ese momento, un peso oprimió el pecho de Primienne cuando Deculein sacó una lista de su bolsillo.

“Escuché que hay cinco mil Sangre Demonio aquí.”

Tap—

Casualmente tiró la lista.

“Y. Este es el mapa.”

Swoosh—

Esta vez se lo arrojó. Primienne estudió el contenido cuidadosamente. Era un plano temprano que documentó tanto la estructura interna como la entrada del desierto subterráneo. Primienne apretó los puños.

…Lumenil, ese maldito bastardo.

“¿Por qué me estás mostrando esto?”

Primienne logró mantener su expresión despreocupada. Sin embargo, sus ojos temblaban.

“Primienne. Puedo o no creer que eres un Sangre Demonio.”

Sin embargo, las palabras del profesor fueron bastante extrañas.

“Es posible que haya sabido de antemano que eras un Sangre Demonio, o puede que aún no lo haya sabido.”

Stomp— Stomp—

Se acercó y golpeó su varita contra su hombro.

“Primienne. Mi propósito no es la Sangre Demonio. El continente no va a mejorar matando a unas pocas personas que viven como hormigas en el desierto.”

“…”

Primienne levantó lentamente la cabeza. Como un cristal en el cielo nocturno, cuanto más se oscurecía, más brillaban sus ojos azules. Él le ofreció una profunda sonrisa.

“Tampoco quiero que la Sangre Demonio sea aniquilada.”

“…Política.”

En ese momento, Primienne se dio cuenta…

“¿Es por la política?”

El significado detrás de las acciones ambiguas que Deculein le había mostrado hasta ahora.

“Si se erradican a los Sangres Demonio, ya no será posible fortalecer tu posición usándolos como excusa. El clan Sangre Demonio es un mal necesario para ti… es un medio que debe existir.”

Deculein no respondió ni reaccionó. Sin embargo, Primienne sintió un brillo que surgió desde el interior de su corazón. Se le puso la piel de gallina por todo el cuerpo.

“¿Siempre has querido eso?”

Desde el principio hasta ahora, ¿Deculein anticipó todo esto? Desde el momento en que se dispuso a aniquilar a la Sangre Demonio, ¿Previó un futuro que devoraría al Imperio? No, aun así, ¿él lo diseñó para que fuera así?

“…Veo que eres muy inteligente.”

“…Te dejaré esa lista y el mapa.”

Deculein ignoró ligeramente su pregunta.

“Primienne. Ahora es tu elección.”

“…”

Primienne miró los dos papeles sin decir una palabra. Estaba contemplando lo que haría a continuación.

…Ella no tenía nada de qué preocuparse.

¡Whoosh—!

Quemó el mapa y copió la lista con su talento.

“…Esta es la lista.”

La lista original se guardó en su bolsillo y el duplicado se devolvió a Deculein.

“Tómalo. El contenido está en blanco.”

Peor que peor. Sin embargo, en este momento, Deculein era el mal menor que debía ser agarrado.

“Ahora, cualquier nombre que le ponga, depende de usted, profesor.”

Deculein sonrió mientras aceptaba la lista.

“Primienne. Me gusta tu inteligencia.”

“…Sí. Entonces, me iré.”

Ahora el trabajo estaba hecho. Conociendo los objetivos de Deculein, sería lo correcto abandonar el Imperio por completo…

Deculein atrapó a Primienne mientras se alejaba.

“¿Adónde vas?”

“…”

Primienne miró a Deculein en silencio. Como era de esperar, no tenía la intención de dejarla ir tan fácilmente. La equivocada Primienne preparó su maná, pero Deculein continuó con una sonrisa.

“Sigues siendo la Vice Directora de la Seguridad Pública.”

“¿…?”

“Además, te necesito para la Voz. Ven conmigo.”

¿Ven conmigo? Primienne se sintió mareada.

 

*****

 

…Mientras tanto, la mansión de Hadekain estaba llena de aventureros. Todos querían participar en la Prueba de Deculein.

“¡¿Cuándo va a empezar?!”

Pero habían estado esperando durante casi una semana, por lo que incluso Lia estaba agitada. Para los aventureros, el tiempo era dinero.

“¡Si no, quiero que me devuelva mi ID de inmediato!”

Gritó Lia, golpeando la puerta de hierro de la mansión de Hadekain. Algunos aventureros intervinieron de acuerdo.

“Eres tan linda. Lia es linda cuando se enoja.”

Ganesha murmuró con alegría.

Whoong—

Finalmente, la puerta de hierro se abrió. Lia se cruzó de brazos con las mejillas hinchadas y se apoyó en un pie. Más allá de la apertura, un mayordomo hizo una reverencia a los cientos de aventureros reunidos.

“Perdón por llegar tarde. Adelante. Comenzaremos la prueba pronto. Pero antes de eso, habrá una cena—”

— ¡Cena, culo trasero! ¡Solo déjanos tomar la prueba!

Los aventureros gritaron, pero ante las palabras que siguieron, quedaron estupefactos.

“El cabeza de familia también asistirá, así que tengan paciencia.”

“…”

Se quedaron muy callados. Después de todo, eso significaba que el Profesor Deculein aparecería.

¡Ajem—! ¡Ajem—!

Los aventureros soltaron toses insatisfechas, pero entraron a la mansión sin más quejas.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente