Capítulo 226 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capitulo Patrocinado por Juan Manuel 2/8..  Enjoy!!!


El suelo que ella pisó se estaba derrumbando. Todo estaba desapareciendo. Viento, olor, agua, tiempo, espacio, todo… se alejaba como si se hundiera en un mar lejano. El vigésimo primer intento, que era desconocido y extraño. Al igual que el fenómeno mágico de la regresión, era incómodo y dudoso, pero la sensación de llegada era sorprendentemente clara.

Tak—

El sonido de algo rompiéndose, la pulsera que ya no era suyo. El dolor que llenaba cada momento y la asfixiaba.

“Uf…”

Después de calmarse con una respiración profunda, Epherene abrió lentamente los ojos. Lo primero que hizo fue buscar la pulsera en su muñeca.

“…”

El punto de conexión había sido cortado por completo, y ahora ya no era una pulsera sino un simple liner, pero era muy importante, así que lo guardó en su bolsillo.

— Él odiaba a tu madre, y te odiaba a ti también. Ya que te pareces a su esposa.

La voz de Decalane se demoró en sus oídos; esa escena aparecía cada vez que dormía como una pesadilla.

‘… No quiero creerlo.’

En el rincón de su corazón, todavía no lo creía. Ella cree en su padre, no en Decalane.

“¿Estás despierta?”

Una voz la llamó cuando estaba a punto de ahogarse en la emoción. Tan pronto como miró, Epherene sonrió brillantemente.

“¡Caballero Julie!”

Gritando, saltó y se precipitó a sus brazos.

“Aagh…”

La desconcertada Julie simplemente la dejó en paz, pero parecía bastante nerviosa. Epherene habló.

“Estoy de regreso otra vez.”

“…¿Qué?”

Julie parpadeó confundida. Pero, aun así, Epherene sonrió.

“Ya estoy de vuelta.”

“Hmm… sí, ¿de dónde regresaste?”

“…¿Qué?”

“¿Qué?”

“¿Qué?”

“¿Qué?”

Preguntándose repetidamente el uno al otro, el paisaje que los rodeaba de repente llamó la atención de Epherene.

“…¿Oh?”

Esto no era Reccordak. En lugar de ser frío, era más bien templado. Estaba rodeada por una habitación llena de muebles, incluido un cómodo sofá y una bonita mesa.

“¿Dónde estoy?”

“Esta es una habitación en el Palacio Imperial.”

“¿Qué? Como es eso…”

‘Es posible.’ fue lo que Epherene estuvo a punto de preguntar cuando de repente se le erizaron los pelos.

¡Hwak—!

Epherene giró la cabeza a derecha e izquierda.

¡Hwak—! ¡Hwak—!

Giró tanto la cabeza que se mareó.

“…De ninguna forma.”

Y, un pensamiento vino a su mente tardíamente. Rápidamente buscó a su alrededor y se golpeó el pecho con la palma de la mano.

“…”

No estaba allí. La carta de Deculein. La carta que la consolaba cada vez que regresaba.

No estaba.

“…¡Caballero!”

Epherene miró a Julie con urgencia. Sorprendida, Julie se echó hacia atrás.

“Sí.”

“Por casualidad, el Profesor…”

Kiiiiiiiiii—

En ese momento, la puerta se abrió, trayendo aire nuevo y el sonido de zapatos pavoneándose contra el piso de madera.

“…Ah.”

La boca de Epherene se abrió. Vio a una persona con un peinado hacia atrás, vestido con un elegante traje negro y con ojos excepcionalmente agudos. Indiferente, de corazón frio, insensible…

“¿Estás despierta?”

…Deculein. Epherene, mirándolo fijamente, se movió antes de que pudiera pensar o siquiera saludarlo. Sus piernas la impulsaron hacia adelante. Y…

“…”

Ella cargó contra sus brazos y envolvió sus manos fuertemente alrededor de él. Epherene hundió la cara en su pecho, llorando.

“…¿Huh?”

Ella podía escuchar la sorpresa de Julie desde atrás, pero el maná furioso de Deculein la estaba ahogando, y podía escuchar un gemido saliendo de su boca, pero no importaba. En este momento, este momento era muy importante.

 

*****

 

…Deculein estaba vivo. Ese hecho hizo que Epherene perdiera el conocimiento por un momento. Era tan agradable, estaba emocionada después de verlo de nuevo, y como era de esperar, no había tal emoción en Deculein, ni siquiera un poco. Epherene se liberó de la enorme carga que pesaba sobre su mente. Cuando la presa de su corazón se rompió, se derramó una sensación de agotamiento.

“…Profesor.”

De todos modos, se quedó dormida así en la cama del Palacio Imperial. Acostada en la cama, Epherene miró a Deculein sentado a su lado. Él estaba pasando las páginas de un libro.

“Entonces, Su Majestad aún está…”

“Tienes que retroceder más. Tampoco lo he superado por completo.”

Ante las palabras de Deculein, Epherene dejó escapar un suspiro. El pasado había cambiado drásticamente. Deculein superó la regresión y no murió, pero Su Majestad aún estaba…

“Pero ¿cómo?”

“Yo me encargaré del resto. No tienes que preocuparte por eso.”

Deculein habló con calma. Epherene lo miró en silencio. De repente, pensamientos oscuros vinieron a su mente. Ella se levantó, sus manos retorciéndose contra sus muslos.

“…Profesor, tengo algo que quiero preguntarle.”

Pero su voz sonaba inusual. Deculein cerró su libro y levantó la cabeza, esperando que ella hablara.

“Profesor, ¿qué tipo de persona era mi padre?”

“…”

Deculein permaneció en silencio. Se tomó el tiempo como si estuviera pensando en ello. Epherene no lo molestó.

“No estoy seguro.”

Continuó lentamente en voz baja.

“Él debe haber sido la persona que pensabas que era.”

“…”

Deculein no dijo la verdad. Ni siquiera se defendió. Tampoco habló mal de su padre. Si su objetivo no era lastimarla, entonces respondió correctamente. La tez de Epherene palideció, pero fue solo por un momento. Apretó los dientes y miró a Deculein.

“Profesor, ¿Puedo ir a algún lado por un tiempo?”

“…¿Ir a algún lugar?”

“Sí, aún tengo algo que hacer. Tengo que comprobar algo.”

Deculein la miró sin decir una palabra. Mirándolo a los ojos, añadió Epherene.

“Si está preocupado… oh.”

Espera, esto era ridículo solo pensar en eso. ¿Preocuparse? ¿Deculein? Epherene sonrió y sacudió la cabeza.

“No hay forma de que esté preocupado…”

Ella murmuró para sí misma como una idiota, luego de repente.

“Preocupado.”

Deculein habló. Epherene agitó la mano.

“No es nada~. Eso era-”

“Lo estoy.”

“No…”

Ella se quedó en silencio por un momento y agudizo el oído para confirmar lo que acababa de escuchar. Ella parpadeó.

“…¿Qué?”

“Estoy preocupado.”

Deculein lo confirmó.

“Porque tú estás retrocediendo en este momento.”

“…”

*Gulp*

Epherene tragó. Cualquiera que haya sido la razón, dijo que estaba preocupado. Se rascó el cuello y volvió a preguntar.

“Entonces… ¿no debería ir?”

Deculein no respondió. Preguntó una vez más, cautelosa.

“¿No debería ir? ¿No debería ir? ¿Porque está preocupado?”

“No, está bien.”

Él sacudió la cabeza.

“De todos modos, en este momento es tu tiempo libre. Para salvar a Su Majestad, debe tomarse en serio tu próximo regreso y seguir adelante.”

“Oh… okey.”

Deculein se levantó de la silla.

“Bueno, entonces, dile a Ahan cuando te vayas.”

“…Sí.”

Epherene asintió y salió de la habitación.

“… Tsk.”

Estaba decepcionada por alguna razón, pero poco después se puso de pie.

“Hmm… ¿Debería comprar un boleto de tren?”

Algo que ella tenía que hacer. Pensando en ese lugar al que no podía ir porque estaba ocupada huyendo, Epherene se preparó para moverse de nuevo.

 

*****

 

El destino de Epherene, ‘ese lugar’, estaba en el territorio de Iliade, Haylech. La pequeña aldea donde antes se hospedaba la familia Luna. En su ciudad natal donde verías un arroyo si caminabas cinco minutos y te perderías en la montaña si caminabas diez.

La montaña donde fue enterrado su padre. El cementerio de la aldea.

“…”

Mientras miraba en silencio el nombre de Kagan Luna grabado en la lápida, Epherene miró hacia atrás.

“Abuela.”

“¿Huh~? Mi nieta, ¿estás aquí?”

Su linda abuela sonrió. Epherene le devolvió la sonrisa.

“Bueno.”

“Sí, pero ¿por qué no estas llorando hoy? Siempre lloras cada vez que vienes aquí.”

“…bueno.”

Su voz se volvió grave y las arrugas de su abuela se hundieron en interrogación. Epherene preguntó cuidadosamente.

“Mi papá, me odiaba, ¿no?”

“…”

Una pregunta que nunca había hecho antes, una pregunta que no tenía que hacer antes. En ese momento, el rostro de su abuela se endureció. Fue un cambio pequeño pero letal. De su abuela, que no sabía mentir, era una prueba clara. Solo con eso, Epherene lo supo.

“Tú, de qué estás hablando… no, nunca, absolutamente no~.”

Su abuela lo negó con naturalidad, y Epherene deliberadamente sonrió ampliamente.

“Jeje~, solo estoy bromeando. ¿Por qué papá me odiaría~?”

Ella comenzó a reír. Estaba bien si ella era la única herida; no quería hacer sufrir a su abuela.

“¡Esta niña! ¿Qué clase de broma es esa?”

El rostro de su abuela enrojecido como una manzana. Incluso cuando fue golpeada por la mano pesada de su abuela, Epherene sonrió.

“Lo siento.”

“¡Así es! ¡A tu papá… le gustabas mucho!”

“…Sí claro.”

Cuando Epherene respondió en voz baja…

— Epherene~.

La llamada de su abuelo vino de lejos.

“Oh, es el abuelo.”

Su abuelo caminó rápido con las manos detrás de la espalda. Podría ser una característica de las personas que viven en las montañas, pero tenían un método mágico para acortar distancias al escalar.

“¿Por qué esta el abuelo…”

“Oh~, eso es lo que estoy diciendo.”

Su abuelo señaló detrás del cementerio y a la entrada de la montaña.

“¿Regresarás inmediatamente hoy?”

“¿Por qué?”

“Bueno~. Parece que alguien te está esperando allí.”

“…¿Qué?”

Los ojos de Epherene se agrandaron. Ella inclinó la cabeza y preguntó de vuelta.

“¿Quién me está esperando?”

“No lo conozco. Le pregunté, y es un profesor.”

“…¿Profesor?”

“Sí. Él se ve deslumbrante. Casi se me cae la cabeza cuando lo miré a la cara.”

Una persona vino a su mente en el momento en que escuchó. Epherene se dio la vuelta rápidamente.

“¿Lo conoces?”

“¡Sí! Abuela, abuelo, ¡ya me voy!”

“¡Hey niña! ¡Ten cuidado! ¡Te caerás!”

En caso de que Deculein pudiera escapar, más rápido… no había necesidad de correr rápido. Bajo la sombra de un árbol en la entrada de la montaña, no muy lejos, estaba Deculein.

“…Profesor.”

Epherene lo llamó y se acercó. Él estaba mirando hacia el cielo por alguna razón.

“Tu ciudad natal está limpia.”

Era lo único bueno del campo. Cielo despejado, buena tierra y hierba, y naturaleza virgen. La gente de la ciudad generalmente lo encontraba agradable durante unos dos días.

“Sí, pero ¿por qué vino aquí?”

“…Porque el Altar podría venir por ti. Un caballero también te está protegiendo no muy lejos.”

“Ajaja. ¿Es tal vez el Caballero Delric?”

Deculein enarcó las cejas.

“¿Cómo lo supiste?”

“Jeje. Bueno… oh, por cierto, profesor, Delric es una gran persona.”

“¿Gran persona?”

“Sí, es leal. Así que confía en él. Déjalo a mi lado.

“…”

Entonces, la expresión de Deculein se volvió distante.

“… Te creeré porque has experimentado el futuro, pero es sorprendente que Delric sea así.”

“Yo también era así al principio, pero puedes confiar en él.”

Epherene se acercó lentamente a Deculein.

“Es un caballero que siempre se preocupa por el Profesor.”

Cada vez que intercambiaban palabras, un paso, un paso, un paso. Cuando faltaban unos tres pasos, Epherene miró a Deculein.

“Pero, Profesor.”

Con calma miró hacia atrás.

“Eso…”

“Dilo.”

Mirándolo a los ojos que eran más azules que el cielo sobre el campo, Epherene dijo.

“¿Puedo abrazarle una vez más?”

“…”

En ese momento, el espacio entre las cejas de Deculein se estrechó bruscamente. Esto es ridículo, esta chica loca, que le pasó a su cabeza, le falta cerebro… su rostro estaba lleno de tales pensamientos, pero…

“Creo que me voy a suicidar ahora.”

La verdad era que ella estaba igual de desesperada.

“Lo digo en serio.”

Ahora, ella no pudo evitar sentirse desconsolada. Él era indiferente y ella no podía estar bien como siempre. Ella no se deterioró, pero no pudo evitar estar ansiosa porque su papá era su universo.

“No estoy bromeando.”

Una maga genio que podía hacer cualquier cosa, que podía hacer cualquier cosa, que siempre le decía que la amaba, que ella era la única. El papá orgulloso y amoroso.

“Solo una vez más… creo que me sentiré mejor si le abrazo una vez más.”

‘Porque me odiaba. Porque trató de venderme.’

“…Por favor.”

Epherene bajó la cabeza y las lágrimas cayeron al suelo. No fue hasta que se dio cuenta de que ella estaba llorando.

“Deja de decir locuras. Es patético, Epherene.”

En ese momento, los hombros de Epherene se crisparon. Deculein le entregó un pañuelo en lugar de permiso.

“Tsk.”

Ella frunció los labios, fingiendo estar de mal humor, mientras tomaba el pañuelo y se secaba las lágrimas. Fingiendo que no era nada, sacudió la cabeza mientras murmuraba que era vergonzoso.

Deculein habló.

“Pronto tendrás otra oportunidad.”

“… ¿Cuándo sería eso?”

“Algún día.”

Luego, se dio la vuelta y se dirigió hacia la montaña.

“…Oh.”

Epherene sonrió mientras lo observaba irse, sus zapatos en particular. Zapatos tan lujosos incluso en el camino de la montaña en el campo. Su carácter era demasiado consistente; ¿No estaba incómodo?

Trudge— (Caminanta)

Deculein, deteniéndose de repente, la miró. Epherene instintivamente se enderezó.

“Epherene.”

“¿S… Si?”

“Sígueme si no tienes nada que hacer. Quiero escuchar tus recuerdos del futuro.”

“…Ah, okey.”

Epherene lo siguió. Pateó un guijarro con sus desgastadas zapatillas, manteniendo un paso de tres pasos.

Chirp, chirp… chirp, chirp…

En el camino de la montaña donde el tiempo seguía siendo el mismo, el canto de los pájaros resonaba abundantemente entre los árboles. Tal vez fue porque se acercaba la primavera, pero estaban bastante animados.

Whiiiiiiiiiiiiiiiiing—

El viento le revolvió el pelo. El olor de la montaña y la tierra impregnaba su nariz. Y…

“Epherene.”

Deculein la llamó por su nombre.

“¿Sí? ¿Qué es esta vez?”

Caminando por el mismo camino, compartiendo el tiempo, habló.

“¿Fueron soportables las regresiones?”

Una pregunta a la que ya estaba acostumbrada. Julie, Allen, Delric e incluso Sylvia alguna vez hicieron esa pregunta.

“Mmm…”

Epherene pensó detenidamente y negó con la cabeza.

“…No.”

Ella respondió mientras hinchaba sus mejillas.

“Fue tan duro que casi me muero. Creo que voy a llorar solo de pensarlo. Simplemente creí en sus palabras de esperar, así que hui y esperé. Eso fue durante dos años. Dos años. Fue tan difícil durante esos dos años que pensé en suicidarme, pero no solo es esto patético, el consuelo…”

Fue un largo tiempo de sufrimiento del que no pudo hablarle a nadie hasta ahora.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente