Capítulo 224 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

— …ha pasado un tiempo, hija de Luna.

En la oscuridad de los sueños, apareció Decalane.

“…”

Epherene se asustó, pero eso sólo duró un momento. Ahora, ya no temblaba. Ella ni siquiera dio un paso atrás. Esto fue gracias a la oportuna autorrealización que adquirió con los atributos de objeto y origen. Era difícil para una persona normal tener alguno de esos dos talentos, pero ella tenía ambos.

Epherene sabía que sería un desperdicio de su potencial si huía asustada.

“Adelante.”

Epherene lo provocó y se preparó, el maná brotó de ella. Entonces, Decalane sonrió un poco.

— Has cambiado. Pero niña, no tengo intención de pelear contigo.

“Qué mie**rda…”

— ¿Deberíamos sentarnos?

Dos sillas y una mesa aparecieron en la oscuridad. Decalane se acercó arrastrando los pies y se sentó, luego señaló el que estaba vacío.

— Siéntate.

“…¿Qué?”

Epherene se puso nerviosa por un momento. Pero, Decalane asintió con calma para asegurarle.

“…¿Qué clase de truco es este?”

— Este no es un truco. Solo quiero hablar.

“¿Hablar?”

— Así es. Ven y siéntate, y te diré todo lo que no sabes. No solo sobre mi hijo, sino también cosas sobre tu padre.

“…”

Deculein y su padre, y la relación entre ambos. Decalane sospechaba, pero su propuesta era tentadora. Epherene preguntó de vuelta con un tono espinoso.

“…¿Por qué tan de la nada?”

— No es repentino. Quería decírtelo hasta ahora. Pero había un obstáculo.

Decalane sonrió antes de sacar la silla con Psicoquinesis para que le fuera más fácil sentarse.

— ¿Vas a escuchar o te iras? Respetaré lo que quieras.

“…”

La curiosidad y la duda surgían del fondo de su pecho. Había una pequeña chispa de resentimiento en el rincón de su corazón hacia su padre y Deculein. Incapaz de soportarlo más, Epherene se sentó y miró a Decalane. Él sonrió brillantemente.

— ¿Qué quieres saber, niña?

“Tu objetivo. ¿Por qué, cómo, por qué motivo te metes en mi cabeza?”

— Es simple. Traté de implantarme en tu cuerpo.

“¿Mi… mi cuerpo?”

— Sí. Probablemente no lo sabías, pero el subproducto permanece en ti, y puedo seguir visitándote así.

“…¡Estás loco!”

Epherene miró a Decalane con absoluta repugnancia en los ojos.

“Tan sucio…”

Con una sonrisa, Decalane continuó.

— Esa fue sugerencia de tu padre.

Epherene frunció el ceño.

“…¿Qué?”

— Te lo dije, niña. Kagan Luna no te amaba.

“…”

Su expresión se endureció; Decalane mantuvo una sonrisa en su rostro, luego golpeó la mesa entre ellos.

— En un pasado lejano, tu madre te dio a luz y huyo.

“…¿Madre? ¿Mi mamá?”

— Así es.

Epherene no sabía cómo era su madre. No había cuadro ni retratos de ella; solo su nombre existía en una lápida en su ciudad natal.

“¿De qué estás hablando?”

— Esa fue la conciliación de Iliade. Si abandonaba a la familia Luna, ellos le darían dinero. Tu madre aceptó gustosa.

“…”

La boca de Epherene quedó abierta.

— Como resultado, Kagan se resintió con los Iliade. Odiaba a tu madre, y también a ti quien te pareces a ella. Lo único que le quedaba en la vida era la magia, y vivía como un loco obsesionado con teorías mágicas… pero.

Tak—

Un caballo de ajedrez apareció encima de la mesa. Luego un soldado, un peón.

— Tu padre, Kagan, vivía en la ilusión.

Detrás de sus filas, un gran rey se sentó en la mesa.

— Él me conoció.

Epherene apretó los puños.

— Él te ofreció a mí, quien estaba preocupado por cuestiones de sucesión. Me entregó para que lo ayudara a vengarse. Destruir a Iliade y encontrar a su esposa y matarla.

Una sonrisa apareció en el rostro de Decalane.

— Ese tipo no era normal.

“Esa es una completa mie**rda. ¡Mier**da, deja de decir tonterías—!”

Epherene rugió. Su fuerte grito derribó al rey y los peones sobre la mesa.

“¡No tienes ninguna evidencia! Mi papá—”

— Evidencia.

“¡Sí—!”

Epherene se levantó de un salto, casi volcando la mesa, y miró a Decalane.

“¡¿Cómo puede mi papá odiarme?! ¿Cómo puede él…”

— Él te lo hubiera dicho.

La voz de Decalane era fría. Sus ojos que se parecían a los de Deculein se endurecieron.

— Ese subproducto siempre ha estado contigo.

“Qué…”

De repente, Epherene miró a Decalane a los ojos y los siguió.

— Hija de Luna.

…A su muñeca. La pulsera/brazalete en su muñeca, lo que dejó su padre. Conociendo sus atributos.

— Eso es un subproducto.

“…Oh.”

— Te conviertes en mago, vas a la universidad, el objeto que te ha sido entregado, todas las emociones que has sentido, y todas tus acciones, fueron inducidas por él.

Decalane habló.

— Tu vida es falsa. Nunca ha sido real.

“…”

Los ojos de Epherene se oscurecieron. Perdió la concentración y su respiración se volvió inestable. Cuanto más se plegaba a sí misma, más profundo se hacía la sonrisa de Decalane.

— ¿Ahora lo entiendes? Tu vida no tiene absolutamente ningún valor…

“…Entonces.”

Pero, finalmente, Epherene apretó los dientes. Se enderezó justo antes de desmoronarse y frotarse la nariz que moqueaba.

“Él sabe sobre eso y no me lo dijo.”

— ¿Quién?

Epherene se quedó mirando su muñeca.

“…El Profesor.”

Diciendo eso, se miró las manos de nuevo. El acero de madera se posó en su palma.

— …Mmm.

Decalane se echó hacia atrás. Luego, miró a Epherene con ojos llenos de desprecio.

“El Profesor lo sabía todo, y él aun me dejaba odiarlo. Dijo que él mató a mi padre.”

De repente, la voz de Deculein le vino a la mente y se demoró en sus oídos.

“… Al igual que estás tratando de romperme, pensando que ya podría estar rota.”

Epherene levantó la cabeza. Su rostro ya estaba hinchado como un bollo al vapor, pero colocó el acero de madera en la mesa entre ellos.

¡Boom—!

El acero de madera derribó al peón y al rey.

“Este es mi caballero.”

— …Tsk.

Decalane negó con la cabeza y Epherene escupió las palabras con los dientes apretados.

“No juego al ajedrez porque esto sea demasiado difícil, pero esto es docenas de veces más fuerte que el peón, el rey o lo que sea.”

Kwaaaaaaa…

En ese momento, la oscuridad a su alrededor comenzó a temblar. Epherene reunió maná en el acero de madera.

“No me romperé.”

Ella se secó las lágrimas. Su corazón se sentía como si fuera a desgarrarse; no, ya se había roto.

“Porque eso es lo que quiere el Profesor.”

¡Screeeeeeeeeeeeech—!

El mundo en su subconsciente estaba siendo destrozado. Entre los fragmentos que se derrumbaban, Decalane miró fijamente a Epherene.

…al final.

“¡Heu!”

Cuando ella volvió a abrir los ojos, Epherene estaba de vuelta en la cabaña de Sylvia.

“¡Kugh!”

Epherene se levantó de un salto y se llevó una mano al pecho.

Boom, boom, boom, boom—

Ella calmó su corazón palpitante.

“…Uh.”

Encontró una pulsera al lado de su cama. Era el de su padre el que siempre llevaba puesto, siempre más preciado que su vida…

“Esto ha sido desconectado.”

Como una banda elástica estirada, se desparramó sobre la mesa.

“…”

Epherene se quedó mirando la pulsera durante un rato sin decir nada. Eso era lo único que podía hacer.

 

*****

 

La tarde siguiente, en la ciudad de Yuren donde el sol brillaba intensamente. Epherene caminó por la calle con Sylvia y Allen.

“…”

“…”

“…”

Las tres estaban en silencio, sintiéndose abatidas, agotadas e incómodas las unas con la otra sin razón alguna.

“La librería.”

Sylvia señaló, rompiendo el silencio. Había un letrero de una librería en medio del distrito comercial, apuntando a un edificio bastante grande para ser una librería.

“O… Okay, vayamos allí.”

Epherene reaccionó primero, y Allen lo siguió con un movimiento de cabeza. Entraron juntas en la librería.

“¿Mmm?”

Tan pronto como entraron, los ojos de Epherene se abrieron como platos.

“…Hay mucha gente.”

La librería estaba abarrotada, y la mayoría de ellos vestían túnicas, magos. Esta ni siquiera era una librería en la Isla Flotante. ¿Qué está pasando?

“¿Qué es esto?”

Sylvia frunció el ceño con insatisfacción. Allen habló.

“Sí. Mira esto; va a haber un evento hoy.”

“¿Evento?”

“Sí.”

Epherene miró hacia donde señalaba Allen. Había un cartel.

 

[#13109 ¡Concurso de lectura de Yuren! ¡Será un show de radio en vivo!]

 

“Show de radio en vivo… ¿Qué es un show en vivo?”

“No lo sé.”

Sylvia se fue a buscar un libro, dejando a Epherene mirando el cartel.

“¿Huh?”

Una voz perpleja resonó detrás de Epherene. Epherene y Allen miraron hacia atrás.

“Oh, ¿Eres tú, Lia?”

Uno de los miembros de los Aventureros de Red Garnet. Lia estaba allí. Ella se inclinó con libros en sus brazos.

“¡Hola!”

“Si, Hola. Ha sido un tiempo. ¿Qué te trae por aquí?”

“Voy a participar en el concurso de lectura de aquí.”

“… ¿Competencia de lectura?”

“Sí, la recompensa es enorme, ya sabes.”

Lia respondió con una gran sonrisa, pero su rostro se oscureció rápidamente.

“Ah, cierto. También escuché la noticia de la muerte del Profesor…”

“Oh, ¿Eso? Está bien.”

“…¿Qué?”

“Enserio, eso está bien. Esto será tan bueno que ni siquiera lo recordarás.”

Lia inclinó la cabeza mientras Epherene echaba un vistazo al concurso de lectura que se había preparado.

— ¡Todos, prepárense bien! ¡La princesa también está participando en el concurso!

No sabía qué era un show de radio en vivo, pero, de todos modos, parecían estar ocupados haciendo algo.

“¿Qué te darán si ganas?”

“Oh, solo el dinero del premio es de treinta mil Elnes, y serás invitado al interior del palacio. Por cierto, ¿a qué te refieres con bien? Escuché que el Emperador está en estado crítico; ¿ella está bien?”

“Premio en dinero y una invitación dentro del castillo…”

“¿Disculpa, Epherene? ¿Epherene?”

Lia estaba extrañamente habladora, pero Epherene solo miraba la plataforma en medio de la librería.

— ¿Están listo para el show de radio en vivo?

— ¡Sí!

Epherene se llenó de repente de curiosidad.

“Lia, ¿Aun puedo aplicar en este momento?”

“¿Qué? Ah, sí, puedes. Pero, ¿Está bien Su Majestad?

“Sí, ella está bien.”

“¡Oh! uf, uf, uf…”

Dejando atrás a Lia, cuyo rostro se llenó de gran alivio, Epherene se acercó a inscribirse.

“Disculpe; Me gustaría aplicar para esto. Yo también soy un mago.”

“Ah, okey. Complete su nombre y preséntelo.”

“Okey…”

Epherene asintió mientras tomaba la solicitud, y luego.

¡Boom—!

“¡Ugh!”

Hubo un gran temblor y toda la librería se hundió bajo tierra.

 

*****

 

…Esto era fuera del mundo y un espacio ideológico que no pertenecía al continente ni al universo. Solo había un lago y una persona en este lugar tan vasto como un desierto y sin ataduras a ninguna providencia.

Miró al lago y el lago le habló.

— ¿Qué estás haciendo, dios?

Una voz que conectaba con el lejano continente. La persona llamada dios respondió en voz baja.

“Estoy pescando.”

— ¿Existe vida allí, dios?

“No.”

Ellos agarraron la caña de pescar y la sacudieron. Ninguna vida podía ser atrapada por el cebo, así que ¿no se aburrieron?

— Estoy agradecido. Pero la carne hervida no está lejos.

El sacerdote del Altar habló en clave. Él dijo que pronto llegaría el momento de recuperar su cuerpo y llegar al continente.

“Okey.”

Ellos asintieron. La alegría fue débil, pero el castigo por la apostasía fue necesario.

“Espera.”

Luego, ellos sacaron su caña de pescar. Como no había nada que atrapar, no tenía carnada. Pero, cuando colocaron una mano sobre el, se creó un camarón animado y se colgó.

¡Poong—!

Lanzando la línea al lago, el dios murmuró.

“… ¿La pesca en un lago sin sentido no tiene sentido, o tiene valor en sí mismo?”

Pensando en esa epifanía, ellos se perdieron en sus pensamientos.


Skydark: Juan mañana publicare los capítulos que patrocinaste hoy… lo estaré traduciendo hoy para así tenerlos para mañana .. muchas gracias por el Apoyo… espero tu comprensión…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente