Capítulo 218 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Todos, ¿están todos reunidos?”

Después de completar la entrevista, Julie y los caballeros se reunieron nuevamente en la cámara imperial. Esta era una habitación secreta creada por Sophien para evitar los ojos de los eunucos y sus sirvientes. Ahan distribuyó allí las órdenes del Emperador.

“Este es un certificado para recibir la cooperación del servicio de inteligencia. Con esto, se puede acceder a la información por debajo del nivel 3 y pueden recibir ayuda de fuentes ampliamente distribuidas en todo el continente.”

Julie asintió y se lo guardó en el bolsillo.

“Las tareas de cada uno serán diferentes, así que por favor no las comparta. Además, les daré a cada uno un uniforme militar y una tarjeta de identificación.”

Guardia Real. Esta era la posición que querían todos los caballeros, pero Julie no estaba de buen humor.

“Por supuesto, no serás movilizado para misiones normales. Sin embargo, siempre y cuando ustedes hayan ingresado a la Familia Imperial y hayan aceptado la asignación, necesitaran las calificaciones, la dignidad y la lealtad acordes con eso, por lo que han obtenido el consentimiento para unirse a la guardia real.”

Por supuesto, esto no significaba que no quisiera servir a Su Majestad el Emperador. Solo sabiendo quién estaba parado en la parte superior de la guardia real…

“Su grado es Vesiletta. Es una palabra rúnica que significa un agente que actúa de forma independiente, y su privilegio es actuar solo. Incluso si se unen a otros guardias en una operación a gran escala, pueden moverse sin ser influenciado por los rangos inferiores.”

Julie miró su identificación.

[Julie: Vesiletta] [Identificación de miembro de Seguridad]

Grabados dorados y patrones antiguos imbuidos de energía mágica a la altura de su belleza.

“Este es un artefacto mágico que Su Majestad ha creado, así que no lo pierdan. La reemisión significa la remoción de la guardia real.”

“…Oh. No es de extrañar. Hay maná en la identificación.”

Los treinta caballeros, incluida Julie, admiraron esto. En cierto modo, fue como recibir un regalo del propio Emperador.

“Por cierto, es un privilegio, así que tengo curiosidad. ¿Hay privilegios especiales para cada uno de estos rangos?”

Preguntó uno llamado Jelen. Como el caballero más fuerte del Sur, él era más grande que Zeit en términos físicos.

“Sí. Cada rango y cada individuo tiene diferentes privilegios.”

“Whoa, así que tengo curiosidad por una cosa más. ¿Cuáles son los privilegios concedidos al Profesor Deculein?”

Ahan respondió a su pregunta.

“Es el derecho a escapar de una situación de vida o muerte.”

…Todos estaban asombrados.

 

*****

 

— ¡Todos, por favor, siéntense! ¡Siéntense!

Epherene, subiendo al podio, pidió a los estudiantes que se sentaran. Ella los calmó repartiendo panfletos con Psicoquinesis.

“Ugh…”

Lia todavía tenía una mirada seria y Maho me miró con una sonrisa.

“…”

Miré alrededor del pasillo. Había un Archimago o alguien cercano a eso entre los cientos de personas reunidas en el lugar, pero no pude distinguirlos.

“Entonces…”

Lia comenzó a morderse las uñas. Observé en silencio.

“Oh, entonces, ¿qué debo hacer…?”

Por la forma en que miraba ferozmente a su alrededor mientras pensaba, pude ver que había tenido tal hábito regularmente. La uña del pulgar se rompió contra los dientes delanteros. Ahora, agarré su manita antes de que pudiera morderse el dedo índice.

“¿…?”

Lia me miró con ojos redondos.

“Tu hábito es sucio.”

“…Ah, okey.”

Rápidamente bajó la mano.

“Quédate quieta. Esto no es algo que pueda resolverse con alguien como tú preocupándose.”

Al menos no había ninguna variable de muerte aquí. Por supuesto, existía la posibilidad de que hubiera ocultado su aura asesina como Josephine, pero lo dudaba. Si había planeado matarme en primer lugar, no había razón para mantenerme con vida tanto tiempo.

“…Aún asi…”

“Estoy a cargo aquí. Asumo la responsabilidad de resolver el problema.”

Subí de nuevo al escenario de la sala de reuniones y tomé el micrófono de la mano de Epherene.

“A partir de ahora, retomaremos la sesión informativa para las pautas del examen de ingreso.”

Los 13109 estudiantes quedaron momentáneamente atónitos.

“Wow, realmente lo hará…”

Detrás de las cortinas en el podio. Epherene estaba perpleja.

— La prueba teórica se dividirá en preguntas comunes y series de preguntas, al igual que las pruebas prácticas.

Él estaba explicando el temario del examen de ingreso. Incluso en esta barrera, con mucha calma. Era absurdo, pero eso definitivamente era como Deculein.

— Si tienen alguna pregunta sobre la selección de unas series, por favor pregunten.

Como era de esperar, nadie hizo una pregunta… no. Había uno.

— Yo~.

La Princesa Maho de Yuren. Ella sonrió y saludó.

— Pregunta.

— Sí, sí, sí~.

Justo en ese momento.

“…!”

El cuerpo de Epherene se endureció en el lugar. Su respiración se detuvo como si le hubieran clavado un clavo en la garganta.

— ¿Podremos asistir a su clase tan pronto como entremos a la torre?

— No.

— ¿Por qué? ¡Quiero tomar la clase del Profesor Titular~!

Los dos continuaron hablando, pero el interés de Epherene solo estaba detrás de ella. El sudor fluía como lluvia de su frente, y tragó saliva.

Gulp—

Alguien se acercaba a ella sin hacer ruido.

“Es un placer conocerte.”

Su voz era fría. Era evidente quién era: el mago que lanzó este hechizo de barrera de separación completa.

“…Quién eres.”

“Yo soy Murkan.”

Murkan. Tan pronto como escuchó el nombre, las piernas de Epherene de repente se volvieron de goma. Murkan la atrapó cuando estaba a punto de caer.

“La sangre de Rohakan mancha a tu profesor.”

“…”

La muerte de Rohakan. Epherene también lo sabía y estaba desconsolada. Ella no era tan cercana a él, pero era lo suficientemente amargo, más aún porque sabía la razón por la que él tenía que morir.

“¿Tienes miedo?”

“…Si no tuviera miedo…”

Ella no sería humana. Este era Murkan quien fue eliminado del puesto de Archimago debido a su personalidad. Epherene luchó por hablar.

“¿usted… vino a vengarse…”

¿de Él? Ella no pudo terminar.

“Puede que vine.”

“…¿Sí?”

“Pero mirándote y viéndolo a él, no creo que sea necesario.”

“Qué…”

“Él nació con el destino de la muerte.”

Los ojos de Epherene se agrandaron. Murkan continuó hablando mientras observaba a Deculein en el podio.

“Ese bastardo es más lamentable que mi sobrino.”

“…¿Por qué?”

“Su final será una tragedia.”

Murkan volvió su mirada hacia Epherene. No había blanco en sus ojos. Las pupilas, todas negras como si se hubiera reventado un frasco de tinta, la aterrorizaban.

“¿Te gustaría experimentar su destino?”

“No.”

Epherene declinó rápidamente. Murkan asintió.

“Por cierto, tu destino tampoco es tan suave.”

“¿Qué? Oh… sí. Por supuesto.”

“Quedar atrapada en el tiempo. Así es tu destino.”

“… ¿Eh?”

“Ahora el sol y la luna se repetirán.”

“Uh… ¿repetir?”

Era vago, casi profético. Murkan cerró los ojos por un momento y luego susurró:

“La bomba explotará.”

“¡¿Bomba?!”

“‘Nescĭus, una bomba hecha de demonios.”

Nescĭus. Demonio. Bomba. Frente a una serie de palabras desconocidas, Epherene frunció el ceño.

“Descubrirás lo que significa. Cuando te des cuenta, no hará ninguna diferencia.”

“No te entiendo. ¿Qué quieres decir? Si es una bomba, ¿dónde y cuándo explotará…?”

Eso fue todo. Murkan desapareció ante los ojos de Epherene y la barrera fue desmantelada.

— ¿Huh? ¡La barrera se ha ido!

Una voz resonó en la sala de reuniones y, al momento siguiente, los suspiros de alivio estallaron simultáneamente en la multitud.

“…”

Epherene, parpadeando un par de veces, inmediatamente volvió en sí al ver a Deculein bajando del podio.

“¡Oh, profesor!”

Deculein también tenía una expresión curiosa dado el repentino desmantelamiento de la barrera. Epherene rápidamente corrió tras él.

“¿Que está pasando?”

“¡Profesor! ¡Vi a Murkan!”

“… Murkan.”

“¡Sí! ¡Aquí, no, no sé dónde, pero hay una bomba! ¿Qué, un nue…alguna cosa? De todos modos, ¡una bomba con el poder de un demonio!”

“…”

¿Demonio? La expresión de Deculein se congeló.

“Vamos.”

“¡Sí!”

Epherene, gritando, siguió a Deculein con una mirada igualmente severa.

 

*****

 

…Ese día. Desde el día en que Epherene conoció a Murkan, habían pasado casi dos meses. Mucho había sucedido mientras tanto.

Por supuesto, la Universidad comenzó, la supresión de la Sangre Demonio se intensificó, la erosión de la Voz empeoró aún más y Epherene visitó el mundo de la Voz con Deculein. Mientras tanto, limpió esa maldita cripta de prueba de fuerza mental.

“Pero… pero quiero decir, profesor.”

Y, hoy, aproximadamente al anochecer, ella estaba dentro del auto que regresaba de la torre a la mansión Yukline.

“Sabe.”

Epherene movió los dedos y miró a Deculein en el asiento de al lado. Hoy, sus manos estaban vacías. No estaba leyendo un libro, periódico, o cualquier cosa.

“Um.”

“…Sólo dilo. Apúrate.”

Deculein volvió a mirarla. Epherene tartamudeó.

“Er… ¿Qué podría haber sido esa bomba?”

Hace unos dos meses, el día de la sesión informativa de admisión. Epherene pronunció las palabras de Murkan tal como eran, y Deculein movilizó a todo el personal de la Universidad y a la guardia real para realizar una búsqueda exhaustiva.

“Bueno. No lo sé.”

Debido a eso, el examen de ingreso se retrasó una semana, pero…

“…Lo siento.”

Eso se convirtió en el único defecto de Deculein. No había bombas en ninguna parte de la Universidad, y Adrienne se reía del incidente cada vez que veía a Deculein. Incluso eso llegó a los titulares. Los títulos eran grandiosos, ‘Deculein finalmente fracasó’.

“No es tu culpa. Fue porque malinterpretaste lo que dijo Murkan.”

“…Sí. Murkan dijo claramente que había una bomba. Una bomba que toma prestado el poder de un demonio. Era algo con un ne…”

“No existe tal demonio.”

“Oh…. okey.”

Deculein asintió. Después de eso, se hizo el silencio. Miró por la ventana al cielo.

“Oh, cierto. También dijo que ‘ahora el sol y la luna se repetirán’.”

Entonces, el coche se detuvo de repente. Fue una parada tan suave que ni siquiera se dio cuenta de que él había pisado el freno. Epherene sin querer desvió la mirada hacia el paisaje exterior.

“…”

Tenía la boca bien cerrada y su pecho se sentía pesado. Ellos se habían detenido frente a un cementerio.

“Epherene.”

“…Sí.”

Hoy era 9 de abril, el aniversario de la mujer que amaba Deculein.

“Ve primero.”

“Sí. Tómese su tiempo.”

Él salió del auto primero y caminó hacia la entrada del cementerio. Epherene se apoyó contra el alféizar de la ventana para observarlo.

“Entonces, vamos.”

Dijo Ren desde el asiento del conductor.

“…Sí.”

Vroom—

El coche volvió al camino cuando Deculein entró en el cementerio. Pasando suavemente por el paisaje, Epherene ahora miró hacia el cielo. Miró la puesta de sol tiñendo el mundo de rosa.

“…¿Huh?”

Y entonces, de repente, ella lo vio. Una corriente de aire visible llenó el cielo.

“Qué es esto…”

Un gran pilar de maná se elevó hacia el cielo y se extendió por todo el mundo. Como si fuera a tocar el sol.

“¿Es un festival?”

Mientras observaba la extraña forma sin comprender—

¡Woooosh—!

Una explosión sacudió al mundo.

“¿Que?”

El maná y el calor se elevaron en un vendaval parecido a una cúpula, y un enorme haz de luz llenó sus ojos.

…Un destello de luz cegador. En esa extraña ola que quemó el mundo, Epherene recordó con retraso la extraña advertencia de Murkan de hace dos meses.

 

*****

 

“…¡Ouch!”

Epherene abrió los ojos. Ella levantó el torso.

Pant, panta — Pant, pant—

Tomó aire y miró a su alrededor.

“¿Fue… fue un sueño?”

Ella estaba en el 77º Piso de la Torre, en la oficina de Deculein. Estaba sentada en la silla de la asistenta.

“Sueño. Oh, fue un maldito sueño.”

Se acarició el pecho.

“Uf…”

‘No, pero ¿por qué estoy soñando con algún tipo de bomba explotando? ¿Tengo tanta curiosidad?’

“¿Tuviste un sueño?”

Fue entonces cuando escuchó la voz de Deculein y sintió su mirada aguda contra su piel. Epherene se rascó la nuca y respondió.

“No es nada. Y profesor, no tiene planes para esta noche. Vaya primero. Tengo trabajo que hacer esta noche.”

“…”

Entonces, Deculein la miró sin decir una palabra. Era una mirada extraña. Epherene preguntó de vuelta.

“¿Por qué me mira así?”

“La Guía para la Test de Admisión de Roteo Hall.”

“…¿Sí?”

“Ese es el horario de esta noche.”

“…¿Qué?”

“… ¿Aun tienes sueño?”

Los ojos de Deculein se entrecerraron. Epherene ladeó la cabeza.

“No, no. Estoy bien. ¿Por qué?”

“…”

Pero la expresión de Deculein seguía siendo extraña. Parecía que estaba mirando a una verdadera mujer loca.

“Qué…”

Cuando estaba a punto de preguntar, ‘¿qué sucede?’ Epherene notó la tesis en su escritorio.

“…¿Eh?”

[Utilizando las propiedades del isótopo a través de la manipulación potencial: Epherene]

¿Por qué estaba esto aquí? ¿Por qué la tesis que casi terminó hace tres días y envió a Deculein para editar y revisar estaba aquí?

“…”

¿Ya lo había corregido? Cuando lo abrió, estaba sin terminar. Esta tesis estaba incompleta. Eso fue raro. No, fue extraño. La fórmula de cálculo, la fórmula mágica y la ley general que escribió, moliendo su tiempo y su alma, deberían estar aquí, pero ¿por qué desaparecieron todo?

“Huh…”

Epherene, que estaba leyendo en blanco su tesis y su letra, de repente… levantó la cabeza y miró a Deculein. Le preguntó, quien todavía la miraba con sospecha.

“Profesor. Que día de la semana es…”

“Es Miércoles.”

Solo entonces Epherene se dio cuenta de que algo andaba mal. Ella sintió que algo andaba mal. El 9 de abril no debería ser miércoles. No era miércoles. Era jueves

“Está tu mente por todas partes.”

Deculein negó con la cabeza mientras se preparaba para irse, pero la voz de alguien se estremeció en la cabeza de Epherene.

— El sol y la luna se repetirán.

— El sol y la luna se repetirán.

— El sol y la luna se repetirán.

Las palabras de Murkan alguna vez parecieron un acertijo misterioso.

“¡Oh!”

Con el pelo erizado, Epherene corrió y se aferró a la ventana detrás del escritorio de Deculein.

“…”

La figura de Deculein mirándola como si fuera patética se reflejó en la ventana, pero ahora no tenía tiempo para preocuparse por eso. Era demasiado raro. Un fenómeno muy absurdo se desarrollaba ante sus ojos.

“¿Por qué… no hay flores de cerezo?”

Desde finales de marzo hasta principios de abril era la temporada de los cerezos en flor en el campus universitario. Sin embargo, esas flores rosadas faltaban. Incluso después de frotarse los ojos, no pudo encontrarlos, sin importar cuánto buscara. Justo ayer, estaban tan espléndidos con esas malditas parejas caminando debajo de ellos que incluso le dolían los ojos.

“…Profesor.”

Epherene murmuró sin comprender. Ambos ojos todavía estaban fijos en el paisaje fuera de la torre.

“¿Qué mes es…”

“Hoy es 17 de febrero.”

“…Oh.”

No. Esto era un sueño. Lo que vio hace un momento no fue un sueño; esto era un sueño. Sí, eso es cierto. Se quedó dormida en el coche de Deculein. Si cerraba los ojos, se despertaría de nuevo.

“…Así es.”

Si esto no fuera un sueño, entonces…

‘Tengo que hacer la tesis de nuevo.’

Los cálculos que casi le explotan la cabeza y la preparación de la clase. En lo que había trabajado hasta ahora, la cripta de la Voz y las pruebas…

“Despertemos del sueño. Sí.”

Epherene asintió con la cabeza distraídamente y ¡bang—! Ella golpeó su frente contra la ventana.

“¿Estás loca? Epherene, vuelve a tus sentidos.”

En el momento en que Deculein se acercó…

“… ¿Por qué no despierto?”

¡Bang—!

Se golpeó contra la ventana una vez más y se desmayó.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente