Capítulo 216 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Palacio Imperial, en la sala de enseñanza.

Sophien miró los materiales esparcidos sobre su escritorio. Todos ellos eran archivos sobre Deculein proporcionados por el Servicio de Inteligencia.

“El Servicio de Inteligencia Imperial es realmente asombroso…”

Ahan se sorprendió, pero Sophien permaneció hosca.

“Este es su trabajo básico, monitorear e investigar a los nobles del Imperio. Para ellos, Deculein es un factor equivalente a Zeit.”

“Aja. ¿Es así? Si ese es el caso, esto debe ser algo que usted ha estado investigando antes, ¿verdad?”

“Sí.”

“Oh, cierto. Ellos dijeron que el profesor viene hoy con un presente. ¿Ha oído las noticias?”

“Lo he oído…”

Sophien se metió una pipa en la boca y prendió fuego al tabaco que contenía. Echó humo, resopló y tosió.

“…Ajem.”

Era un intento para conocer mejor a su padre.

“¿Por qué el último Emperador disfrutó de tales cosas?”

Fue aclamado como un sabio que buscaba la armonía con el sacerdocio — por supuesto, por sus sirvientes. Sin embargo, sus pasatiempos, como pescar, fumar y cazar, no eran muy interesantes. ¿Fue por la inercia de los cientos de años de regresión, o ella nunca se había parecido a él en lo que respecta a los pasatiempos?

“Será aún más divertido si usted esta con alguien.”

Sophien se rió de las palabras de Ahan.

“¿Quieres decir poner un fumador delante de mí?”

“Oh… no por eso. En cuanto a la caza o la pesca…”

“Olvídalo. Es difícil entender los principios de los seres humanos. Incluso si es mi padre.”

Dejando la pipa de humo, abrió el archivo de Deculein.

[… él fue llamado un prodigio durante su infancia, pero su crecimiento se ralentizó con el paso del tiempo. Cuando estaba a punto de ser reducido a lo de sólo el nivel estándar, comenzó a mostrar su prominencia teórica.]

Una frase que resume toda la historia y la información de Deculein. Las palabras clave fueron niño prodigio, talento limitado, entrada a la torre y protagonismo teórico.

[Él fue designado por una cátedra basado en esa teoría. Sin embargo, también hay varias afirmaciones de que la tesis del profesor no es su trabajo, sino que se robó las ideas de otras personas. Hubo varios informes de un miembro de la torre, pero todos fueron ignorados.]

Designación de cátedra. Robo de tesis. Informes de información privilegiada.

[Separado por la muerte con su amante secreta, parece ser por la Carta del Demonio. Él visita el cementerio todos los años en el aniversario de su muerte.]

Y muertes y aniversarios. Los ojos de Sophien se quedaron en ese párrafo por un momento. Sucesos que no le fueron bien a Deculein, pero que debieron servir para hacer al Deculein actual.

[Re-Compromiso con la joven hija de Freyden. Sin embargo, tal vez debido a la muerte de su amante anterior, tiende a obsesionarse con su prometida.]

Cuando Sophien estaba a punto de pasar la página…

Toc, Toc—

Ahan se levantó y abrió la puerta, y Sophien guardó los archivos.

“¿Usted vino? Profesor.”

Deculein estaba más allá del umbral. Estaba tan tranquilo como siempre. De alguna manera, ella estaba contenta de verlo.

“Siéntate.”

“Sí.”

Deculein se acercó y se sentó. Su ropa y modales no eran diferentes de los habituales. Sophien preguntó sin rodeos.

“Escuché que fuiste al viñedo de Rohakan.”

Deculein respondió, colocando una hoja de papel en blanco sobre el escritorio.

“Sí.”

“¿Llegaste a la conclusión de que no te reprendería?”

“No.”

“Entonces eso es bueno. ¿De qué hablaste con Rohakan cuando lo mataste?”

No hubo reacción. Solo el sonido de él sacando instrumentos de escritura y piedras mágicas sobre el escritorio. Sophien, molesta, continuó.

“Escuché que el aniversario de tu ex prometida será pronto.”

“…”

Entonces Deculein alzó los ojos y la miró. Sophien no evitó su mirada.

“Su Majestad.”

El aire se enfrió en un instante con una mirada que nunca antes había visto.

“Este es un tema que no tiene nada que ver con la clase.”

“…”

Este tipo también poseía la ira de un rey. Sophien contuvo la risa.

“Eres descarado… pero, ¿Qué hay de Rohakan?”

“Eso tampoco tiene nada que ver con la clase.”

“Jaja.”

Una sonrisa apareció en sus labios. Deculein, que siempre fue frío, sentó un precedente particularmente fuerte hoy. Lejos de ser descarado, era bastante lindo como un erizo.

“Te perdono ya que es la primera vez que te veo así. Pero, no creo que puedas ocultar eso por mucho tiempo.”

Apoyó la mano derecha en la barbilla y miró a Deculein.

“Sí.”

Deculein asintió con calma.

“Las lecciones de Su Majestad están limitadas a un año. Trataré de no ir en contra de esa tradición, pero muchas lecciones se han retrasado debido a varios incidentes y la pereza de Su Majestad.”

“No pereza, sino trabajo duro.”

“Si Su Majestad es fiel a las lecciones restantes y maneja todas las lecciones que se han retrasado, entonces.”

Hizo una pausa por un momento y colocó un palo largo envuelto en tela oscura sobre el escritorio.

“Responderé a todas sus preguntas, Su Majestad.”

“…”

Sophien miró entre Deculein y el palo con los ojos entrecerrados. Luego se rió y asintió.

“Bien. Haré eso. ¿Qué es esto?”

“Es algo para la lección de hoy.”

“Lección.”

“Así es.”

Deculein quitó la tela negra. El objeto revelado era…

“¿Una caña de pescar?”

La frente de Sophien se contrajo.

 

*****

 

Estábamos pescando en un lago dedicado a ello, creado por el mismísimo último emperador Crebaim. Sentado en una silla pequeña, mirando fijamente la superficie del agua con un hilo de pescar en mi mano.

“… ¿Es esto una lección?”

¿Habían sido cerca de unos 15 minutos? Sophien pensó que era absurdo.

“Sí. La pesca y la magia son bastante similares. Sobre todo, para despejar la mente y mantener la calma. A esperar pacientemente.”

“…”

“Las runas de Su Majestad están estancadas. No es una cuestión de talento o habilidad.”

Le enseñé a Sophien todas las runas que conocía. Quizás, al menos, el conocimiento de las runas ciertamente fue compartido. Después de haber ensamblado completamente el hardware, el siguiente paso era el software.

“Por lo tanto, me gustaría informar a Su Majestad sobre la calma y la tranquilidad. Quiero mostrarle las virtudes de la quietud.”

“…”

Thud—

Sophien dejó la caña de pescar sin decir una palabra. Se levantó y se sacudió la ropa.

“¿Nunca estuvimos pescando juntos?”

Por un momento, los pasos de Sophien se detuvieron. Ella se giró. Como si sintiera lo que quise decir, me miró con los ojos muy abiertos.

“…¿Qué significa eso?”

Pronto pasó el viento. Hubo una onda sobre el lago en calma, y ​​la caña de pescar se sacudió.

“Solo estoy preguntando.”

“La estructura de tu oración es muy extraña para ser una pregunta.”

“…”

“No, no hay razón para preguntar. Tú…”

Las palabras de Sophien se cortaron allí. Miré hacia el lago.

“Su Majestad. En los viñedos de Rohakan, vi fragmentos de recuerdos. Recuerdos que no tengo. Dentro de esos recuerdos, yo estaba con usted.”

“…”

“Ahora estoy tratando de rastrear ese recuerdo.”

Otra línea mundial que muestran los viñedos. Pero si no podía recordarlo yo mismo, no tenía ningún valor. Así que esta fue una lección para Sophien, pero también fue una lección para mí.

“Necesitaré la ayuda de Su Majestad para eso.”

Sophien no dijo nada. Levanté los ojos y la miré. Sus labios temblaban cuando me encontré con sus ojos rojos. Era un raro signo de agitación. No, ¿era la primera vez que la veía así?

“Recuperaré esos recuerdos.”

“…”

Entonces Sophien bajó la mirada. Ahora se veía completamente diferente a un Emperador mientras hablaba en voz baja y se sentaba de nuevo.

“… ¿Tenemos que esperar a que se atrape el pez?”

“Sí. Establezcamos la cuota en alrededor de treinta y tres.”

Sophien volvió a agarrar la caña de pescar. Ese era el bastón de Murkan. Por supuesto, había una razón por la que Sophien, que era más sensible a la energía mágica que cualquier otro ser humano en este continente, no reconoció su identidad. Fue porque se selló tan pronto como dejó la mano de Rohakan.

“Esa caña de pescar es un regalo mío.”

Ahora, el bastón de Murkan era solo un palo ordinario, así que lo procesé como una caña de pescar con mi magia. Este fue el segundo propósito de esta lección de pesca: la varita de Murkan y la comunión inconsciente de Sophien entre sí, llevándola a convertirse naturalmente en su tercer maestro.

“… Parece que hay algo en esta caña de pescar…”

En ese momento, la caña se sacudió violentamente cuando un pez mordió el anzuelo.

“¡Este chico!”

Sophien levantó rápidamente la caña, pero el pez era inteligente. Usando la fuerza de elevación contra ella, el cebo y la línea se cortaron simultáneamente.

“!”

Por eso, la silla de Sophien se inclinó hacia atrás. La sostuve cuando estaba a punto de caerse por completo.

“…Huh.”

Extendí la mano y abracé su hombro y la silla a la vez. Me alegré de que mis brazos fueran bastante largos.

“…”

Sophien me miró sin decir una palabra. Sus ojos rojos se tiñeron una vez más de inocencia. Era la primera vez que me encontraba con la mirada del Emperador tan de cerca. Yo le pregunte a ella:

“¿Estás bien?”

Entonces, los ojos de Sophien se entrecerraron.

“… ¿Por qué un mago usa la fuerza física y no la magia?”

“¿Cómo me atrevería a usar magia en Su Majestad?”

“Tsk. Bájame.”

Sophien me empujó y ajustó su postura. Agarró la caña de pescar y miró fijamente la superficie del agua.

“Mal**dito pez. Ya descubrí cómo atraparlo. Mis manos se están acostumbrando. No será así dos veces.”

Ella no permitió que la misma situación sucediera dos veces. Dominó todo con una sola experiencia. Sophien era una de esas personas.

“Sí.”

Asentí, pero noté algo un poco extraño: la mano de Sophien sosteniendo la caña de pescar.

“…”

Su mano temblaba ligeramente. Estaba jugueteando con la caña de pescar con el pulgar y el índice como si estuviera nerviosa.

“¿Qué estás mirando?”

Por supuesto, los temblores disminuyeron rápidamente. Sophien se recostó en la silla mientras me miraba, y una brisa clara pasó. Su cabello rojo brillaba como el sol poniente.

“Nada. Centrémonos en la enseñanza de nuevo.”

 

*****

 

En la tarde después de las lecciones, Sophien estaba acostada en su cama y miraba hacia el techo.

“…”

Sin una palabra, recordó la lección que acababa de tomar. Deculein dijo que la pesca fue una lección. Él arrojó sus recuerdos antes de la regresión como cebo para ella, quien estaba a punto de irse, pensando que ella era una idiota. Dijo que traería de vuelta los recuerdos de ese tiempo. Y…

“… ¿Sus ojos siempre fueron tan azules?”

Los ojos azules de Deculein, a los que vio desde demasiado cerca. Esas pupilas eran brillantes como un cristal con poca luz por alguna razón. Se miraron desde una distancia donde sus narices podían rozarse. Incluso ahora, incluso después de que Deculein se fuera, esa escena seguía viva en su mente.

“Mmm.”

Sophien se llevó la mano al corazón de repente. Su frecuencia cardíaca era tan baja como de costumbre, como una persona al borde de la muerte.

— En el futuro, te enamorarás de Deculein.

Las palabras de Rohakan de repente me vinieron a la mente. El futuro que él entregó con confianza.

“… Esto es extraño.”

Si no hubiera sido por Rohakan, no habría pensado así. Ni siquiera se preguntaría qué era este sentimiento. Más bien, debido a que Rohakan dijo tal cosa, Sophien ahora consideró sus sentimientos.

“Él…”

Cuanto más dudaba si alguna vez se enamoraría de Deculein, más se sentía enredada en esa esclavitud. Parecía que ella se enamoraría de él algún día en el futuro.

“Quizás.”

Rohakan, esa Black Best, estaba apuntando a esto…

“Su Majestad.”

Ahan la llamó en ese momento. Sophien se volteó para mirarla.

“Los caballeros que ha llamado están llegando uno tras otro.”

Los candidatos a los Caballeros Guardianes Imperiales, seleccionados directamente por Sophien. Por supuesto, ella no dijo desde el principio que los quería como caballeros guardianes. Solo sabrían que fueron invitados a un banquete.

“¿Qué debería hacer?”

Entre ellos estaba Julie. También era una mujer a la que Deculein amaba mucho. Los labios de Sophien se torcieron hacia arriba.

“Diles que descansen. Me reuniré con ellos por turnos a partir de mañana.”

“Si, su Majestad.”

Ahan salió del dormitorio sin mostrarle la espalda. Sophien volvió a mirar al techo y se perdió en sus pensamientos. Un nuevo tipo de enigma que nunca se había preguntado en su vida llenó su cabeza, uno que no tenía nada que ver con las virtudes de un monarca como la política o el gobierno…

 

*****

 

…Mientras tanto, durante la tarde, cuando las estrellas entraron en el cielo sobre las islas. La sesión informativa de admisión estaba en pleno apogeo en el Pabellón Roteo de la Universidad Imperial. En este edificio se llevaron a cabo sesiones informativas sobre las pautas de examen de ingreso para los distintos departamentos.

“¡Wow! También quiero tomar las pautas del examen de ingreso al departamento médico y de administración de asuntos.”

Maho miró a su alrededor, sus ojos brillaban y Charlotte suspiró.

‘Si eres tan curiosa, nunca sabrás cuándo te encontrarás con otro peligro.’

Pensó Charlotte.

“Estará bien~. ¡Nosotros somos los escoltas!”

Luego, un par de niños intervinieron, tranquilizando a Charlotte. Lia y Leo le sonrieron.

“…Okey.”

Charlotte contrató a estos dos jóvenes aventureros y a Dozmura como escoltas.

“Los Red Garnet son confiables.”

Aunque eran mucho más jóvenes de lo que esperaba, eran miembros del Equipo de Aventureros Red Garnet, por lo que sus habilidades eran seguras.

“Pero. Me dijiste que viniste del norte, ¿verdad?”

“Sí. Fuimos a Annihilation.”

Respondió Lía.

“…¿Annihilation? ¿Qué estabas haciendo en ese lugar peligroso?”

“Bueno… ¿trabajando? Había mucha gente buscando aventureros allí también.”

“…”

Charlotte pensó por un momento, luego asintió.

“Eso es comprensible. Abundan los rumores de que el Imperio pronto montará una expedición hacia Annihilation.

“¡Charle~! Ven aquí~. Pronto comenzarán a explicar la guía del examen de ingreso a la Torre Mágica~.”

“Sí. Ya voy.”

En ese momento, Maho los llamó. Charlotte, Leo y Lia la siguieron.

[Guía para el Examen de Ingreso a la Torre Mágica — Profesor Titular Deculein]

El nombre escrito en el podio de la amplia sala de información estaba el del profesor titular Deculein.

“Charle, es el Profesor Deculein. Profesor, Profesor~.”

“Sí. Lo sé.”

“¡Vamos a sentarnos rápido!”

Leo y Lia estaban nerviosos, pero Maho se sentó con una brillante sonrisa.

— Ah, ah. Pronto comenzaremos la sesión informativa para las pautas del examen de ingreso. Todos, por favor tomen asiento.

La voz del moderador se hundió. Posteriormente, las luces se atenuaron. En ese ambiente pesado que me recordaba a una sala de conciertos clásica, apareció Deculein.

Stomp— Stomp—

Acercándose con pasos y andar perfectos, miró a los posibles magos en la sala informativa antes de dirigirse a ellos.

— Es un placer conocerlos. Soy el profesor titular de la Torre Mágica de la Universidad Imperial y el director general del examen de ingreso. Soy Deculein de la familia Yukline.

Maho observó a Deculein con ojos chispeantes.

— Todos los aquí reunidos habéis obtenido las mejores notas en las academias de cada país.

Leo y Lia se pincharon las orejas y miraron a su alrededor en busca de posibles peligros.

— Sin embargo, solo eso no es suficiente para convertirse en el talento que quiere la Torre Mágica. En este examen de ingreso, evaluaré no solo la teoría y la escritura, sino también las habilidades prácticas y la improvisación de la magia. Por lo tanto…

Luego, se detuvo por un momento. Su ceño fruncido ligeramente con él mirando a alguien.

“…Oh.”

El objetivo de esa mirada, Lia, tembló. Deculein chasqueó la lengua y continuó.

— Por lo tanto, les espera una prueba más funcional.

Luego—

Thu—-!

Un fuerte ruido resonó en toda la sala. Deculein también dejó de hablar, y todos en la sala de información miraron a su alrededor sin comprender.

“…¿Huh? ¿Qué es eso?”

La mayoría de ellos tenían expresiones desconcertadas, pero Lia, sensible a la energía, definitivamente lo sintió. Saltó de su asiento y corrió hacia la salida de la sala de información, agarró el pomo de la puerta y la abrió. Sacó su pequeño pie, pero no podía tocar el suelo. Rápidamente retrocedió antes de caer.

“¡Ugh!”

Cuando entraron, estaban en la sala de información del salón de la universidad. Fuera de la puerta ahora, sin embargo, había espacio.

No, era una extensión.

No, estaba oscuro.

No, podría ser algún tipo de barrera.

“¡Qué… qué es esto!”

De todos modos. Era como si esta sala de información hubiera sido separada de la universidad y abrazada por la oscuridad.

“…Esto… no.”

“¿Qué es esto?”

“¿Por qué, por qué ha desaparecido el exterior?”

Muchos de los estudiantes se quedaron asombrados. Se aferraron a la puerta y miraron hacia afuera, murmurando.

— Cálmense.

Una palabra de Deculein los calmó.

— Es un repentino ataque terrorista mágico. Primero, permanezcan quieto y piensen con calma.

Ante las palabras de Deculein calmadas, diciendo que era terrorismo mágico, la sala informativa entró en pánico.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente