Capítulo 203 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Victor Ramirez … 1/4 … Gracias por seguirme espero disfrutes los siguientes capítulos…


“Ahora, volvamos.”

Ante las palabras de Primienne, miré mi reloj. Eran las 3 de la mañana. Después de esperar medio día, Sophien dijo que era imposible reunirse con ella porque era demasiado tarde.

“…”

No tenía expectativas de todos modos. Si fuera decisión de Sophien, no terminaría ni hoy ni mañana. Aunque vivía en la indolencia y el hastío, estaba seguro de su terquedad.

“Primienne.”

Estaba examinando la pieza de la túnica de Rohakan.

“¿Puedes rastrearlo?”

Rohakan fue uno de los Elegidos más importantes y una parte integral de la quest principal. Fue un gran evento que él se reuniera directamente con Sophien. Al mismo tiempo, también era importante que me hubieran dado la tarea de rastrearlo. Yo no podría matarlo.

Primienne murmuró.

“Esta túnica es un verdadero lujo. La habilidad de cada maestro está grabada en el. Cuánto costaría esto…”

“Solo respóndeme.”

“Es posible.”

Whoong—

Primienne colocó su maná en la túnica de Rohakan. Sus partículas tomaron una forma específica de un par de alas y una antena curva: una mariposa.

“Si esta mariposa lo persigue, conocerás su camino.”

Esta era una de las características de la Vicedirectora General de la Seguridad, Primienne, conocida como Printer. Podría dar forma a pensamientos intangibles, emociones, maná, rastros, planes y más. Era un talento preciado para la oficina de seguridad y una habilidad especializada en inteligencia e interrogatorio.

“Pero.”

Primienne se arrodilló y pasó una mano por el suelo.

“Rohakan cometió muchos errores, lo cual no es propio de él. Hay huellas dejadas atrás.”

“¿Puedes verlo? Sería de hace bastante tiempo.”

“Puedo verlo.”

Primienne se puso de pie y se sacudió el polvo, luego sacó varios documentos.

“Esto es otra cosa, pero estos son archivos relacionados con Sylvia. La agencia de inteligencia ha estado monitoreando directamente las acciones de Sylvia y ordenó los casos en orden cronológico. Léelos cuando tengas tiempo.”

“…”

Miré a la pared exterior del Palacio Imperial, luego a la puerta firmemente cerrada. Primienne dejó a un lado los papeles.

“¿Tienes la intención de seguir visitándola?”

Sophien era la ama de este mundo. Ella era una persona muy importante, pero mi personalidad no podía aceptar venir aquí todos los días. No era adecuado para mi etiqueta. Sin embargo, no había terminado con mi enseñanza. Sophien aún tenía mucho que aprender. Pasó sus años en la muerte y el sufrimiento, e incluso Keiron no estaba aquí ahora, no estaría mal llamar a la situación una variable de muerte masiva.

“Enseñar es una tradición del palacio. El período es de un año después de la ascensión.”

El ciclo de enseñanza era originalmente una vez cada dos semanas, pero ella descansó bastante durante su viaje de negocios al Norte…

“No puedo ir en contra de esa tradición. Puedo visitarla una vez a la semana según lo programado.”

“Parece que será muy engorroso para ti.”

“No importa.”

Afortunadamente, había un punto. Sophien odiaba las mentiras y le disgustaban mucho las excusas. Esa disciplina se aplicaba igualmente a ella. Entonces, al menos su excusa de que estaba trabajando también era la verdad.

“Hmm… Profesor. ¿Puedo preguntarle una cosa?”

Miré a Primienne. Su expresión era rígida.

“¿Es usted leal, o es por la admisión/reconocimiento?”

“…¿Qué quieres decir?”

“Me pregunto ya que usted sigue diciendo que esto es una tradición. Todo el mundo sabe que Yukline no es una familia tradicionalmente cercana a la Familia Imperial.”

Eso no era un error. Por supuesto, la Familia Imperial desconfiaba del creciente poder de los aristócratas locales, pero Yukline era una de las familias más grandes.

“…”

Miré alrededor del Palacio Imperial sin una palabra. El Palacio Imperial al amanecer estaba oscuro, pero la gente se despertaba lentamente entre los pisos inferiores. Las luces se encendieron y se extendieron por los pasillos.

“…Ninguno de los dos.”

Cerca de la cima, había una habitación oscura. Estaba sellado con magia, por lo que no podía verse desde el exterior, pero era el dormitorio del Emperador.

“¿Entonces?”

Primienne preguntó de nuevo. Era bastante molesto, pero en un sentido amplio, Sophien eventualmente sería nuestro deber.

“Más que el deber…”

Por lo tanto, mientras yo fuera Deculein. Mientras yo, al menos ahora, viviera en este continente.

“El Destino.”

No podía renunciar a Sophien. No podía dejar que Sophien se rindiera conmigo.

“Su Majestad es ese tipo de existencia para mí.”

“…”

Primienne tosió.

“Supongo que cree en cosas como el destino.”

“No lo creo.”

“¿Que?”

“No puedo decir que lo creo. Es la posición más básica para un erudito y un mago.”

Primienne asintió y pensó en lo que había dicho.

“…Esta bien. Ahora, volvamos.”

 

*****

 

En la alcoba del Emperador, apoyada en esa ventana, Sophien vio salir a Deculein.

“…”

Se hundió sin palabras, sosteniendo una pluma ornamental en una mano y un documento en la otra. Repitió esa voz arrogante que decía que ella era su destino por alguna razón, lo que le dio ganas de reír.

“…Destino.”

¿Existía ese tipo de cosas en este mundo? Si ella moría, empezaba de nuevo. Pero en este mundo precario donde todo se derrumbó, algo tan inmutable como el destino…

“Eso es extraño.”

Sophien estaba cuestionando cosas que ella no sabía. Ella vivió más de cien años, no, murió más de cien años, sin embargo, de repente estaban sucediendo cosas en las que no había pensado ni una sola vez. Sophien no conocía este tipo de experiencia; ella solo había sufrido de su enfermedad y murió en agonía.

En ese entonces, ella pensó que la muerte en sí misma era una especie de destino.

“…ya veo.”

Miró dentro de su mente por un momento. Antes y después de sus regresiones, recordó a cierto ser humano que permaneció en su memoria.

“Deculein. Tú bastardo…”

Un hombre que compartió todas sus muertes con ella y finalmente murió por sí mismo.

“Incluso en esa regresión.”

Cuando ella retrocedió una vez más para salvarlo, él olvidó todos los recuerdos que compartieron.

“Nada ha cambiado.”

El Deculein de esa época y el Deculein de hoy no eran diferentes. Él siempre fue constante e inmutable, como un metrónomo que anuncia un latido, como un reloj que anuncia la hora. Así que, un día, él recuperaría sus viejos recuerdos. Compartiría la regresión con ella.

Sophien estaba segura.

“…”

Apoyó la frente contra la ventana, sintiendo el calor de la primavera que la impregnaba. Mientras hacía esto, Sophien de repente se dio cuenta de que las palabras de Rohakan podrían ser ciertas.

“… Eso es jodidamente ridículo.”

Maldijo y se alejó de la ventana. Se recostó en la silla de su oficina y agarró un bolígrafo.

— Sophien. Si aprecias a Deculein.

En la quietud de la oscuridad, la voz de Rohakan sonó en sus pensamientos.

— O si te enamoras, yo pidió. Por favor, que te alejes de él.

Sophien exhaló un suspiro superficial, alejando esa voz. Su resolución se hundió.

“Eso es fácil. Será fácil…”

 

*****

 

En la Plaza del Palacio.

El invierno desapareció junto con sus mantos de nieve y llegó una hermosa primavera floreciente. Los sonidos de las personas hablando mientras descansaban en el césped verde oscuro y las suaves melodías clásicas eran pacíficos.

La peor migración en la historia del Imperio había borrado cientos de aldeas, e incluso ahora, todavía morían muchos en otros lugares, pero este era un mundo completamente diferente a este lugar.

“… Para aquellos de ustedes que se sacrificaron para lidiar con las innumerables bestias, soportaron el dolor de los huesos cortados y los fuertes vientos fríos, y finalmente para ustedes que defendieron Reccordak para proteger a la gente del Norte y la estabilidad del Imperio…”

Era el décimo día desde Deculein, y la primera línea de Reccordak regresó. Se llevó a cabo una ceremonia de condecoración para conmemorar sus logros. Se colocaron medallas de oro en los pechos de Gwen, Raphael y Syrio, así como en los Caballeros del Palacio Imperial, incluido Delric.

“Jajaja… la Orden Imperial… Tercer Lugar… jajaja… esto es tan precioso que no puedo llevarlo conmigo. Lo pondré en un marco y lo guardaré como una reliquia familiar.”

Delric guardó la medalla en una caja de madera de alta calidad preparada previamente. El teniente Zerok conversó con él.

“Oye, Delric deberías al menos obtener el segundo lugar. ¡Usaron el tercer lugar hasta que este se agotó y pusieron el segundo la medalla de honor en un marco!”

“¿Qué? Jaja, ¡este chico! ¿Medalla de Honor? Eso… ¡ah!”

En ese momento, al notar a alguien, Delric salió corriendo. Los tenientes lo siguieron rápidamente.

“¡Profesor!”

Deculein, el verdadero héroe de Reccordak y la cuerda dorada sostenida por Delric y sus hombres. Él los saludó con una copa de champán en una mano. Como de costumbre, sus ojos eran fríos. Así que, Delric habló primero con la joven maga que estaba a su lado.

“…Jaja. Su asistente también está aquí.”

“Oh, sí. Hola.”

La asistente de Deculein, Epherene. Asintiendo, llevaba una gran bolsa velvet en los brazos.

“¿Qué es eso?”

“Los dulces aquí son realmente buenos, así que quería llevarme algunos a casa.”

“¿Sí? Uh… oh~, jajaja. Dios mío. Eres muy ahorrativa.”

“Delric.”

Deculein lo llamó por su nombre. Delric se enderezó.

“Sí, Profesor.”

“Y los caballeros.”

“¡Sí!”

Los trece tenientes de Delric respondieron enérgicamente. Mirando a su alrededor, Deculein dijo:

“Gracias por su arduo trabajo.”

“…”

En ese momento, los caballeros se quedaron sin palabras. Algunos de ellos incluso se ahogaron. Por supuesto, Deculein ya se había dado la vuelta como si no estuviera interesado, pero continuaron mirándolo.

¿El Profesor que amenazó con matar a sus familias antes agradeciéndoles?

— Gracias por su arduo trabajo.

No fue un cumplido o un elogio. Era solo una oración sin sentido, pero sus pechos se apretaron.

“…¿Te estas divirtiendo con esto?”

Gwen rompió la atmósfera emocional. Delric y sus caballeros la miraron.

“¿Huh? ¿Que? Su prometida corrió hasta el punto de la muerte para salvarlo, pero ¿Qué tiene de bueno un bastardo podrido que ni siquiera reconoce eso?”

“¡Oye! Cuidado con lo que dices. Y ella no es su prometida, es su ex prometida. Además, es natural que cualquier caballero salve al Profesor. Si fuera yo, también lo habría salvado.”

“Estás mintiendo.”

“¿Qué? ¿Mintiendo? ¡Ha! no lo entenderías ¡Solo sal de aquí!”

Delric hinchó el pecho y Gwen chasqueó la lengua y se fue. Los caballeros murmuraron mientras la veían irse.

“A quién está llamando podrido, ¿quién es podrido?”

“Sí. Ella está hablando mucho estos días.”

“De todos modos. No me ha gustado desde la universidad.”

Mientras hablaba a sus espaldas con sus tenientes, algunos reporteros captaron la mirada de Delric.

Ajem, ajem—

Él caminó hacia ellos, fingiendo ser casual.

— ¡Caballero Delric!

“… ¿Alguien me llama?”

Él lentamente se dio la vuelta y miró a los reporteros.

— ¡Caballero! ¡Felicitaciones por su regreso de Reccordak!

“Mmm. Bueno, sí, regrese.”

— Escuché que usted hizo un gran trabajo con el Profesor Deculein. ¿Tiene la intención de unirse a ellos en la búsqueda de Rohakan?

“…”

No tenía una respuesta lista hacia la primera pregunta. La invasión de Rohakan, el cual ellos mantuvieron en secreto durante la migración, comenzó a extenderse a medida que la situación se estabilizaba.

“Ajem. Eso…”

Mirando hacia atrás, vio los ojos centelleantes de sus tenientes en él.

Ajem— Ajem— Ajem— Ajem—

Después de aclararse la garganta un par de veces, Delric negó firmemente con la cabeza.

“No puedo.”

— ¿Por qué no?

“Eso… porque es una situación de vida o muerte entre el Profesor y Rohakan.”

— Situación de vida o muerte…

Los periodistas tomaron notas, y sus tenientes también se veían bastante satisfechos. Tragando un suspiro de alivio, Delric estaba complacido.

“Sí. Una situación de vida o muerte. Poniendo todo lo que tienen en juego. Un vs de Diamante contra diamante. Y, de todos modos, ¿Recuerda la pelea del otro día cuando el Profesor Deculein y Rohakan terminaron en empate? Si el Profesor va a resolver esto, ¿Cómo se atrevería a intervenir este pequeño caballero? Como caballero, ¿Cómo podría no conocer la etiqueta de un duelo…”

 

*****

 

“… ¿Puedes entregarle esto a Su Majestad?”

De pie en el Palacio Imperial, entregué un libro al courtier exclusivo de Sophien.

“Ella parece estar bajo mucho trabajo hoy.”

Esta era [La Magia de la Probabilidad] escrita en Reccordak y [Habilidades Avanzadas Life and Death en el Go].

“Dado que life and death solo trata con problemas difíciles, Su Majestad podrá disfrutarlo.”

“Sí. Se lo pasaremos a ella.”

Sophien también rechazó las visitas hoy. Después de que concluyó la migración, ella estuvo encerrada en su habitación por el motivo de manejar la situación. Por supuesto, mirando las políticas que surgieron, parecía que Sophien estaba haciendo su trabajo correctamente. No, parecía que estaba trabajando más de lo necesario, así que no estaba tan mal.

“Éste también es bueno.”

Epherene estaba comiendo galletas a mi lado.

“Entonces me iré.”

El hombre del palacio inclinó la cabeza y se fue. Yo voltee la mirada hacia Epherene. Sus mejillas estaban llenas como las de una ardilla.

“Oh cierto, Profesor…”

— En ese momento.

El mundo cambió.

“…¡Huh!”

Creak— Creak—

El techo estaba crujiendo, y pude ver un mundo oscuro fuera de la ventana. Era obvio dónde quedaba esto: estábamos en el mundo de la Voz, en la habitación del hotel que yo mismo remodelé.

“¡Qué alivio!”

Gritó Epherene.

“¿Qué quieres decir?”

“¡Mire esto!”

Epherene tendió su bolsa velvet llena de bocadillos.

“¡Gracias a Dios los empaqué! ¡Todo esto es comida! ¡De alguna manera, pensé que vendríamos aquí!”

“Cálmate.”

Me puse de pie y abrí la puerta.

“Salgamos. Tenemos un lugar al que ir.”

“¡Ah, okey!”

La persona que vimos nada más salir del hotel fue…

“Carlos. Esto también es muy bueno. Intenta…?”

Lia sostenía un pincho de pastel de arroz. Ella me miró con los ojos muy abiertos, y mi mirada naturalmente se movió hacia su lado, hacia el niño de cabello azul que estaba junto a Lia. El niño de un linaje de mitad humano, mitad demonio tembló y palideció.

Carlos. En el momento en que incliné la cabeza ante el encuentro inesperado, el grito de Lia resonó en el pasillo.

“¡Co-Corre, rápido—!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente