Capítulo 200 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ahora que la concentración de energía oscura en el aire se había disipado y la migración había disminuido, todos los que participaban en la batalla tenían la oportunidad de descansar.

“¡Uf!”

¡Boom—!

Los Aventureros Red Garnet colapsaron. Lia golpeó el gran canino de una de las bestias que había matado contra su palma.

“¡Con este son treinta mil!”

Ese fue el trigésimo mil recogido. Lia asintió, satisfecha.

“¡Lia! ¡Creo que me he vuelto más fuerte!”

Leo estaba haciendo un escándalo a su lado. Él nunca antes había experimentado una batalla tan increíble.

“¡Leo, ve y ayuda a limpiar! ¡Ayuda a los caballeros heridos!”

“Lia, ¿adónde iras?”

Lia miró hacia el bosque sin decir nada. La energía oscura se acumulaba allí, sumergiendo a los árboles en una penumbra impenetrable, pero convirtiéndolo en un lugar apetecible para adquirir experiencia. Su característica [Aventurera] se hizo más fuerte cuanto más exploraba el mundo y enfrentaba el peligro.

“¡Iré al bosque por un momento! Puedo sentir algo.”

Su intuición apuntaba directamente hacia eso, y Lia la siguió rápidamente.

*rustle*— *rustle*—

En algún momento, Lia, pateando el suelo y volando a través de las ramas como una ardilla voladora, sintió algo extraño.

“…¿Qué es esto?”

Se preparó antes de venir, pero no había enemigos, ni siquiera una hormiga.

“¿Ya acabo?”

Lia, decepcionada, pateó una piedra y la hizo rodar.

Dururururu-—

Hasta que se detuvo en algo pegajoso.

“¿Huh?”

Un fluido rojo oscuro manchó el camino que bajaba por la ladera de la montaña. Los ojos de Lía se agrandaron.

“Es sangre de monstruo.”

Lia decidió seguir los arroyos que se estaban secando, pero no pasó mucho tiempo hasta que vio la silueta de una persona en la distancia.

“Quién…?”

Ella subió a la cima de la montaña de suave pendiente para ver mejor.

“…”

En medio del bosque había cuerpos de monstruos y demonios dispersos, y en medio de todos ellos, una sola persona inmaculada. Los ojos de Lia se agrandaron mientras lo miraba.

“Deculein…”

No se estremeció ni siquiera en medio de la sangre fresca y los cadáveres dispersos. Su túnica y su traje no tenían ni una mota de polvo. Pero sus ojos permanecieron cerrados y sus venas latían de color morado. Sobrecargado de energía oscura.

“Profesor. Profesor.”

Lia se acercó a él con cuidado. Miró a Deculein y agarró el dobladillo de su túnica, le dolía el cuello por subir tan alto.

“Profesor, ¿Se encuentra bien? Profesor.”

Ella tiró de su túnica un par de veces.

“…”

Deculein abrió los ojos. Lia sintió que se le oprimía el pecho cuando sus ojos azules la miraron.

“…¿Está bien?”

“…”

Deculein no dijo nada mientras él la miraba con los ojos hundidos. Sin embargo, por alguna razón, Lia sintió que sabía el significado de su mirada.

— Por fin.

“…Usted.”

Lia sonrió.

“¿Sí?”

En ese momento, hubo un pequeño temblor en sus ojos. Sus ojos eran tan profundos y azules, como gotas de lluvia cayendo sobre un lago frío.

“… tú no me gustas.”

Su voz era fría, pero sonaba solitaria y triste, de alguna manera como un árbol, con raíces demasiado fuertes para ser sacudidas por el viento invernal.

“¿Qué? Ni siquiera hice nada.”

Entonces, Deculein extendió su mano. Lia cerró los ojos sorprendida.

“…”

Pero no pasó nada, así que abrió suavemente los ojos de nuevo. La mano de Deculein todavía estaba extendida. Pero pronto, lo retiró con un pequeño suspiro.

“Te pareces a alguien que conozco.”

Sus palabras hicieron palpitar el corazón de Lia. Sabía a quién se refería, pero aun así preguntó.

“…¿A quién?”

Deculein ladeó la cabeza. Miró al aire como si estuviera pensando en alguien que no estaba allí, recordando. Respondió en voz baja.

“A alguien que se quedó en mi corazón.”

Sus emociones no fluirían a través de los recuerdos que no podía olvidar.

“…”

Lia miró hacia abajo por un momento, sintiendo una extraña sensación de culpa hurgando en su corazón. ¿La configuración que agregó sin pensarlo mucho lastimó tanto a Deculein?

“No, bueno.”

Deculein volvió a hablar. Lia levantó la cabeza para mirarlo a los ojos.

“Podría ser yo el que está atascado.”

Luego, él le dio una sonrisa plana. ¿Era una sonrisa genuina o se estaba burlando de ella? Eso se desvaneció rápido, dejando estupefacta a Lia.

“No puedo olvidarme de ella, tan neciamente.”

Sus ojos dibujaron una línea, y Lia sintió que su corazón latía. Entonces, de repente, recordó a un hombre que había dejado en un mundo distante. Sus emociones aumentaron, añorando a la persona que siempre amó.

“… Estoy odiando al tipo que no tengo que odiar.”

Sin embargo, Lia se calmó rápidamente. Deculein no era Kim Woojin y Yoo Ara no era la persona en sus recuerdos.

“… No sé a qué te refieres.”

Con eso, Deculein dejó escapar un pequeño suspiro. Lia lo agarró del brazo y lo arrastró.

“Vámonos ahora, Profesor. No se ve tan bien…”

Pero, Deculein la empujó.

“…vete.”

“¿Que?”

“Aun no…”

“Queda uno más.”

Fue otra persona quien contestó. Lia miró hacia atrás y encontró a la caballero Julie detrás de ella.

“…Lo siento. No fue mi intención escuchar a escondidas.”

Ella inclinó la cabeza y sacó su espada, apuntando con la punta de la espada.

“…”

Un hombre extraño estaba parado allí. Ella no sabía cuánto tiempo había estado allí, pero era atroz de contemplar. Era como un bulto de carne, su cuerpo, especialmente su estómago, hinchado y aun creciendo.

“…Scavenger.”

Lia sabía lo que era: un scavenger, un demonio que absorbía cadáveres de monstruos. No era diferente de una lombriz de tierra que se arrastraba bajo la tierra y estaba en el nivel más bajo incluso entre los demonios, se podía matar de un solo golpe. Más bien, era un demonio atrapado diseñado para ese propósito; solo quedaban diez segundos antes de que su cuerpo explotara.

“¡Señorita Caballero! ¡Tenemos que huir!”

“Lo sé.”

Julie corría como el viento y cargaba a Deculein en la espalda. Incluso en ese momento, el cuerpo del scavenger se hinchó como si estuviera a punto de estallar, y en solo tres segundos, se tragaría la montaña.

Dadadada—

Julie corrió adelante con Deculein en su hombro y Lia justo detrás de ella.

“¡Eek!”

¡ Pero la explosión podría ser lo primero, así que cuando Lia miró hacia atrás y desplegó su maná de Desmantela….—!

El cuerpo del scavenger explotó.

Schwa—! Schwaaaaaaa—!

Una enorme ola de energía oscura y carne explotó detrás de ellos. Se tragó el maná de Lia y pasó disparado…

 

*****

 

…Abrí los ojos. Lo primero que vi fue el rostro de Epherene, justo encima del mío, con su cabello colgando haciéndome cosquillas en la nariz.

“¡Oh! ¡Está despierto! Uhm, la reacción de su globo ocular es normal…”

“¿Está enojado?”

Ella destelló una luz en mis ojos cuando la aparté. Epherene cayó hacia atrás y gritó.

“¡Uf! ¡Qué sucede con usted!”

Me puse de pie y comprobé mi estado físico. Agotamiento de maná, mal uso de la energía oscura y sobrecarga del circuito. Las tres anteriores fueron las lesiones cruciales, pero aparte de eso, no hubo otros problemas.

“… ¿Qué pasó con la migración?”

Pero, deseché mi misión. Por supuesto, no pensé que hubiera pasado nada importante, viendo que esta niña estaba viva.

“¿Qué quiere decir? Solo han pasado tres horas.

Epherene se levantó y respondió con brusquedad. Se sacudió el trasero y sacudió la cabeza.

“Creo que va a terminar pronto. La cantidad de enemigos que se precipitan también ha disminuido drásticamente, y la mayoría de ellos pueden ser eliminados con ballestas. ¿Quién sabría que las ballestas podrían ser tan buenas? Fue incluso más útil que la mayor parte de la magia que se estaba lanzando.”

Me arreglé la ropa sin contestar. Las arrugas se enderezaron con Limpieza y limpié el polvo.

“Pero…”

Epherene vaciló. La miré en silencio como para decirle que se diera prisa y dijera lo que pensaba.

“…Eso es.”

Epherene estaba desconfiando de mí. Si hubiera sido antes, lo habría alargado más, pero recientemente, comenzó a hablar antes de que me enfadara más.

“La Caballero Julie está enferma y confinada en la cama.”

Jugueteé con mis mangas y actué como si nada hubiera pasado.

“¿Por qué?”

“… Ella fue a buscar al Profesor.”

Tak—

Me abotoné las mangas y luego me puse el abrigo con el ceño fruncido.

“Ella siempre hace cosas innecesarias.”

“…”

Epherene miró hacia abajo, luego comenzó a rascarse la nuca.

“En este momento ella se encuentra en la cama del hospital. Si usted vas…”

“Aún tengo mucho que hacer.”

“Pero aún así…”

“Aparte de ella.”

Interrumpí.

“Hay muchos caballeros muertos.”

 

*****

 

En la cama del hospital de Reccordak. Allí, equipada con instalaciones de última generación y varias hierbas medicinales, Gwen murmuraba y se mordía las uñas.

“…Oh, esto. No parece demasiado grave.”

No solo ella, sino que había muchos caballeros, incluidos Raphael, Syrio y Delric, mirando a una mujer acostada en su cama.

Las venas de Julie latían de color morado. Ella quedó atrapada en la explosión del scavenger y fue golpeada por la energía oscura sin su máscara de gas.

“Espero que ella esté bien. Pero, aun así, la energía oscura no ha llegado a su estómago, ¿verdad?”

Syrio habló. Aunque por lo general era optimista, era difícil estar tan seguro en este momento. Deculein se recuperó fácilmente, pero Julie, que ya estaba herida…

¡Boom—!

La puerta se abrió de golpe y Reylie entró corriendo.

“¡Oh es en serio, esto me pone furiosa! ¡Mie**rda!”

Todos los caballeros miraron a Reylie con sorpresa. Gwen se acercó.

“¿Qué te pasa de repente? ¿Comiste algo malo?”

“¡No! ¡No es eso! Acabo de volver de ver a Deculein. No, lo vi de lejos. Ese tipo está bien, totalmente bien. Así que, iba a traerlo aquí. ¿Sabes lo que dijo?”

Reylie pisoteó y exhaló antes de continuar.

“Él dijo que ella hizo algo innecesario. ¡Dijo que no está preocupado! ¡Que hay muchos caballeros muertos aparte de Julie! Ella trató de salvarlo de nuevo, esta vez. ¡Apenas logró salir con vida porque Julie lo cargó en su espalda!”

“…”

Los caballeros cerraron la boca. En el momento en que la migración se acercaba a su fin, hubo un repentino brote de scavengers. Deculein, que fue arrastrado por eso, no estaba en buenas condiciones. Incluso si fuera Deculein, con esa cantidad de energía oscura, habría perdido al menos una extremidad o dos.

“… ¿El Profesor Deculein está bien?”

Delric habló, leyendo el estado de ánimo de la habitación. Reylie respondió con una mirada mortal.

“¡Sí! ¡Él está bien!”

“Mmm. Eso es bueno de escuchar.”

“¿Qué dijiste?”

Ajem.

Delric fingió toser, luego se dio la vuelta y abrió la puerta antes de continuar hablando.

“De todos modos, la Caballero Julie está viva, y hay muchos más caballeros muertos que ella. Por el contrario, el Profesor Deculein no es parcial entre todos los caballeros…”

“¡Ah, solo vete!”

“Ajem.”

Delric y los Caballeros Imperiales salieron corriendo, y Reylie se presionó las sienes cuando sintió que se le formaba un dolor de cabeza.

“Wow, en serio lo voy a matar. Yo misma mataré al Profesor Deculein.”

— No harás eso.

Una voz grave y digna les llegó desde fuera de la ventana. Todos en la habitación del hospital miraron a través del panel de vidrio.

“…¡Huh!”

“¡Oh cielos!”

“¡¿Oh?!”

Sus ojos se abrieron con sorpresa, y se arrodillaron inconscientemente. El hombre fuera de la ventana sonrió brillantemente.

— Me alegro de verlos.

Un hombre que hizo temblar incluso a los caballeros solo con su presencia, un caballero entre los caballeros. El Rey del Invierno, la Cabeza de Freyden, Zeit.

“¡Encantado de verlo, Lord Zeit!”

Él abrió la ventana en medio de sus gritos. Él dio un paso dentro de la habitación del hospital.

“Mi hermanita debió haber hecho algo irrazonable otra vez.”

Miró la tez enfermiza de Julie y murmuró en silencio. Zeit levantó una mano para evitar que Reylie explicara, luego miró suavemente a cada uno de los caballeros en la habitación uno por uno.

“Está bien, dime. ¿Qué fue lo que le paso?”

En ese momento, el rostro de Reylie se dividió con una sonrisa vengativa.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente