Capítulo 199 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La ola de los diez mil monstruos. La presencia del demonio era clara incluso en medio de sus interminables filas. Julie era naturalmente consciente de dónde estaba el demonio.

“…”

El demonio se veía peculiar. Julie ni siquiera pudo encontrar una manera de describir su figura. Tenía más de tres metros de altura, pero su forma era de una estructura completamente diferente a la de un humano. Era como hacer una persona de arcilla, pero luego aplastar su cuerpo para que este se moviera hacia adelante usando tres piernas y cuatro brazos. En cierto modo, era como ver un pulpo tratando de moverse sobre la tierra. ¡Una criatura verdaderamente repugnante…

¡Boom—!

Deculein golpeó su bastón contra el suelo. Julie lo miró sorprendida.

Skydark: Épico…mi imaginación está volando en esta parte..

“Ese es el demonio de la alucinación.”

“…¿Qué?”

“Este retrata la imaginación de un humano y crea un ser que nunca se ha visto.”

El ejemplo más simple era un extraterrestre. Aunque no eran humanos y todos describían el color de su rostro o piel como completamente diferente al de los humanos, los factores básicos, como caminar sobre dos piernas y tener dos brazos, eran los mismos. Sin embargo, este fue armando en un ser que nunca antes había sido visto.

“Ese tipo usa recuerdos y experiencias humanas. Así que te parecerá un poco raro.”

Si era un demonio con nombre, su apariencia e identidad eran obvias. Incluso si no estuviera en el escenario del juego, este seria  registrado en los muchos libros antiguos que había leído Deculein.

“…”

Julie miró fijamente a Deculein, inclinándose un poco más antes de asentir.

“…Sí, pero.”

Respondió en voz baja y giró su espada para apuntar a Deculein.

“El Profesor Deculein no es un personaje fácil de copiar.”

“…”

Deculein — no, el demonio quien tomó la forma de Deculein miró a Julie en silencio. No hizo preguntas estúpidas como cómo es que lo sabía. Más bien, ya lo habría sabido por sus recuerdos. Sin embargo, Julie explicó amablemente.

“Tu rostro se está distorsionando.”

Ni siquiera había necesidad de mirar de cerca. Ella estuvo confundida por un momento al mirar su perfil lateral, pero fue claro desde el frente.

“¿Se supone que eres un halibut?”

Esto era tan ridículo que casi se echa a reír. En ese momento, la forma de Deculein cambió mientras miraba más allá de su cabeza para encontrar otra apariencia. Pero, al mismo tiempo, la espada de Julie atravesó su hombro y cortó hasta sus caderas, un frío amargo lo inundó.

“No pareces tener una forma especial.”

Agarró la empuñadura de su espada con ambas manos.

“El frío extremo congela incluso el gas.”

¡Craaaaaaaack—!

Su cuerpo se congeló en una escultura.

“…”

Julie se perdió brevemente en sus pensamientos, recordando la voz de Deculein.

— Si vas a odiar a alguien, ódialo sinceramente. Ódialos lo suficiente como para matarlos.

“¡Caballero Julie! ¡¿Qué es esto?!”

Reylie llegó corriendo. Julie negó con la cabeza.

“No es nada. Solo concéntrate en la batalla.”

Julie volvió a balancear su espada. A lo lejos, el demonio seguía allí avanzando. Era diferente al que imitaba a Deculein.

“…Ugh.”

Julie se agarró el pecho. La niebla de energía oscura ya se había vuelto espesa. Pero, era soportable por ahora.

“¡Reylie!”

Ella rápidamente salió corriendo y cortó al monstruo en la espalda de Reylie. Reylie suspiró y dejó escapar una pequeña risita.

“¡Gracias!”

“¡Enfócate!”

Al momento siguiente, un viento claro pasó entre ellas cuando llegó Syrio.

“Buen trabajo, chicas~.”

Le dio a Julie y Reylie una pequeña sonrisa.

¡Krrrrrrrrrrr—!

El mana se arremolinaba alrededor de la espada de Syrio como una tormenta para barrer a los enemigos.

¡Boom—!

La tierra comenzó a temblar bajo la espada de Raphael a cierta distancia, el suelo se elevó a su alrededor.

¡Gaaaaaaah—!

La fuerza sobrehumana de Raphael era algo comparable a la de Zeit.

“¡Hup!”

Después de eso, el estoque de Gwen apareció como un relámpago.

Schwaaaa—

Esta espada dibujó líneas agudas y delgadas que perforaron solo partes vitales.

“¡Muestren su lealtad—!”

El rugido de Delric atravesó el fragor de la batalla. ¿A quién estaba mostrando su lealtad? Ya fuera Deculein o el Emperador, no había duda de sus habilidades.

¡Srrrrrrrrr—!

Su espada se extendía como una serpiente por el campo de batalla. Podía cambiar libremente el tamaño, la longitud y la fuerza de la espada, lo que lo hacía particularmente excelente en el combate cuerpo a cuerpo. Quizás esa fue la razón por la que Deculein se negó a dejarlo ir.

“¡Lord Delric! ¿Puedes ver al demonio de allí?”

Gritó Gwen. Delric asintió mientras miraba hacia atrás.

“Puedo verlo.”

Un demonio de aspecto extraño se quedó quieto allí.

“…No.”

No, aun no; su estómago se agitaba como si estuviera preparándose para vomitar algo.

“¡Él está tratando de escupir fuera algo!”

Ya era demasiado tarde. El demonio arrojó energía oscura de los agujeros en su rostro. Una niebla de energía oscura los envolvió. Afortunadamente, todos los caballeros estaban equipados con máscaras antigás.

“¡Julie!”

Gwen buscó a Julie primero. Afortunadamente, Julie ya tenía su máscara puesta y un pulgar hacia arriba. La dura batalla continuó. Los caballeros atacaron a los monstruos con la magia de apoyo de los magos, y los monstruos atacaron a los caballeros, alentados por la niebla.

Posteriormente, en algún punto….

Step—

Débil y ligero, un único par de pasos atravesó el campo de batalla.

Step—

La compostura de su paso fue suficiente para llamar la atención a pesar de su silencio.

Step—

Los primeros en mirar fueron Lia y Leo, quienes se unieron a los caballeros en la batalla. Los dos niños, más sensibles que los adultos, lo encontraron antes que nadie.

Step—

Había una densa energía oscura por todas partes. Era lo suficientemente tóxico como para derretir incluso una armadura, por lo que los caballeros lucharon con cuidado para evitar dañar sus máscaras. Así, sus miradas se movieron una por una.

Step—

El dueño de esos pasos no se adaptaba al campo de batalla, y los caballeros que lo vieron observaron conmocionados mientras él continuaba hacia adelante. Delric comenzó a gritar.

“…¡Profesor! Es peligroso.”

Deculein, sin más defensa que una túnica delgada y un bastón, caminaba a través del caos hacia el centro del campo de batalla.

Step—

“¡Deculein! ¡¿Qué estás haciendo?!”

Gwen gritó sorprendida.

“…”

Pero él estaba más tranquilo que nadie allí.

“Protejan al Profesor.”

Gritó Delric. No había acero de madera al lado del Profesor en este momento, ya que ellos se estaban pegando a la barrera y actuaban como un catalizador para la Mejora del Metal.

“… no es necesario.”

Él suspiró. La energía oscura en el área impregnó su cuerpo y despertó la tenacidad impresa en la sangre Yukline.

“…”

Deculein miró al demonio derramando energía. Al mismo tiempo, él sacó un pequeño cristal que ardía tanto en caliente como en frío: la [Obsidiana Snowflake].

“¡Profesor! ¡La energía oscura es demasiado densa!”

“No hagas un escándalo.”

Retiró a la ligera a Delric. Observó las interminables oleadas de enemigos y activó la [Obsidiana Snowflake]. El hermoso metal flotaba según su voluntad, y una gran cantidad de energía oscura se acumulaba bajo sus pies.

Ssssssss…

El cuerpo de un Yukline purificó la energía oscura que absorbió y ardió este como combustible. En este momento, la energía oscura purificada por Deculein superó con creces sus límites.

¡Gooooooooo—!

Este surgió del suelo porque no cabía en su cuerpo.

¡Goo—! Drrrrrrrrrrr—

El suelo vibró como un volcán a punto de explotar. Por encima de ese volcán, Deculein atrajo con calma la energía oscura, luego infundió el maná purificado en la [Obsidiana Snowflake].

“Aniquilar demonios es la tradición de un Yukline.”

En ese momento, sus ojos se abrieron de par en par, esos orbes azul cristalino capturaron toda la batalla.

“…siente el miedo, tú demonio.”

Su maná impregnó la Obsidiana Snowflake. El sonido vibrante del metal detuvo el caos.

En ese momento, la [Obsidiana Snowflake] se manifestó cuando las luces azules giraron a su alrededor. Como si el tiempo se hubiera detenido, como si el espacio se hubiera detenido, solo la Obsidiana Snowflake se extendía en medio del punto muerto. El metal que se congeló y quemó, la [Obsidiana Snowflake] se tragó todo a su paso.

 

*****

 

…Tres días después.

La migración finalmente estaba llegando a un callejón sin salida. Los caballeros que habían agotado toda su fuerza y ​​maná aún se movían fuera de la barrera, y muchos magos exhaustos estaban manejando la parte superior de la pared. Los residentes llegaron con comida, agua, hierbas medicinales y toallas calientes, pero no pudieron ayudar a superar su agotamiento de maná.

“… Leaf, ¿Te encuentras bien?”

Preguntó Ihelm. Hoy era su quinto día consecutivo de lucha, pero la guerra aún continuaba.

“Si, estoy bien. Creo… que casi ha terminado.”

Epherene observó el sol naciente. Hacía tiempo que no la veía cubierta por una espesa niebla.

“…Buen trabajo.”

Por supuesto, muchos habían caído. Casi el 90% de los prisioneros en la línea del frente murieron y alrededor de un centenar de caballeros fueron asesinados. Diez magos resultaron gravemente heridos.

— Pero.

“¿Cómo… cómo… cómo es que eso no colapsó?”

La barrera que protegía a Reccordak permaneció intacta. Epherene golpeó la pared y sonrió suavemente.

“… ¿Es esto por Deculein? ¿Ese tipo aún está en el campo de batalla?”

“Sí, se fue hace dos días y aún no ha vuelto.”

Después de que apareció el demonio, Deculein cruzó la barrera y aún no había regresado.

“… ¿Está muerto?”

Epherene entrecerró los ojos para mirar a Ihelm.

“NO lo está.”

“¿Como sabes eso? ¿Hablaste con él?”

Ella negó con la cabeza y se encogió de hombros. Luego, sacó un trozo de acero de madera.

“Si el Profesor está en peligro o si tiene problemas, esto hace un escándalo.”

“…¿Eso?”

“Sí. Es algo que recibí del Profesor. Esta es una pieza de acero muy cara, ¿sabes?”

Ella exhaló triunfalmente por la nariz. Como si lo encontrara ridículo, Ihelm sonrió y golpeó el acero de madera.

“¡Oye! ¡No lo toques!”

Epherene apartó a Ihelm de una patada. Ihelm se burló.

“Oye, ¿estás loca? ¿No sabes quién soy? ¿Cómo te atreves, pequeña…”

“Ah, olvídalo.”

“…Tsk. Así que, ¿Cómo lo sabes? ¿Te estás comunicando con esto?”

“No, eso no es así.”

Epherene hizo un puchero y colocó un dedo sobre el metal. Entonces, el acero de madera se puso rojo y comenzó a vibrar.

“Oh, es cierto. Solo así, como esto.”

Whiiiiiiiing —!

“Cambiaría así si el Profesor estuviera en peligro.”

“Oh ya veo.”

Ihelm asintió.

Whiiiiiiiiii—!

El acero de la madera seguía vibrando. Epherene sonrió y lo palmeó.

“Eso es suficiente. Puedes parar ahora.”

Whiiiiiiiing—!

Las vibraciones no se detuvieron, ni su color cambió.

“… Dije que puedes parar ahora.”

Epherene vaciló un poco y golpeó el acero de madera. Entonces…

¡Gaaaaaaaaaaaaang—!

La vibración se hizo más fuerte.

“¿Por qué? ¿Qué está pasando?”

Epherene se puso cada vez más nerviosa mientras temblaba. Ihelm esperó un momento antes de intervenir.

“… Esto, ¿Esto significa que está en peligro?”

“…”

“…”

Se miraron durante tres segundos.

Whiiiiiiiing—!

El acero de madera volvió a temblar, ahora como si aumentara cada vez más.

“…¡Oh! ¡Estas en lo correcto!”

Solo entonces Epherene se dio cuenta del verdadero propósito del acero de madera.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente