Capítulo 196 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulos PLus …como agradecimiento a Cesar


Eso fue únicamente debido a la notificación de quest que Lia notó al movimiento del Altar.

Quest Principal: Altar (1)

No importa cuán baja sea la fuerza del Altar, no pueden ser ignorados incluso si el sistema se ha sumido en el caos. Esto se debió a que tenían quimeras que habían sido transfundidas con sangre de monstruos. Por lo tanto, tan pronto como Lia recibió la notificación de la quest, reunió a todos dentro de la barrera.

“…¡Ah!”

Lia se pegó a la barrera como un percebe y miró al grupo de magos del Altar que finalmente apareció. La segunda mitad de la quest principal fue sobre este grupo fanático, el espíritu de la era antigua y el mal al que se hace referencia como la causa del colapso del continente. Por supuesto, incluso el mayor mal del mundo era considerado justicia por aquellos que creían en eso.

Avanzaaarrrr…

La energía oscura que los magos del Altar estaban liberando era cien veces más áspera, aguda y atroz que el maná.

“¡Eso… esos tipos!”

Lia estuvo a punto de advertirles con un fuerte grito, pero Deculein la detuvo mientras ella actuaba patéticamente.

“Esto no es nada por la cual necesites hacer un escándalo.”

“¡¿Por qué?!”

“Porque no es nada.”

¡¿Qué quiere decir con nada?! Lia estaba frustrada. Por supuesto, la personalidad obstinada de este Profesor no la llevaría a ninguna parte…

¡Gaaaaaaah—!

Su energía se estaba condensando mientras continuaba hirviendo. Toda su energía estaba enfocada en un punto de alta presión y calor. Lia podía sentir la energía helada y, con ella, la promesa de muerte.

“N…”

¡No! Cuando ella estaba a punto de gritar…

Tak—

La energía oscura desapareció. No, al menos quedaba un rastro en el débil humo que se elevaba.

“Pfft.”

Hubo una risa tranquila.

“¿…?”

Lia miró a Deculein con el ceño fruncido.

“Jajajaja…”

Se echó a reír. No fue una risa fuerte, pero considerando que era Deculein, podría considerarse salvaje.

“…”

El Altar de abajo pareció desconcertado por un momento. Fue solo por un momento. Recogieron la energía oscura nuevamente y realizaron la técnica. Deculein les dirigió una mirada.

¡Bzzzzzt—!

Había una chispa en el aire. Luego…

¡ Bzzt- ! ¡Bzzzzzt—!

Hubo una serie de chispas, como apagar y encender una pistola eléctrica o como un mosquito quemándose hasta la muerte en un matamoscas eléctrico.

Tadadadak-tadadak-!

Lia, quien estaba sumida en sus pensamientos, tardíamente se dio cuenta de qué se trataba: Guerra Mágica. Por lo general, era una batalla de magia destructiva, por lo que puede que no se adapte a esta escandalosa situación en este momento. Pero Lia lo sabía.

Bzzt! ¡Bzzzt!

Lo que estaba pasando ahora, no, lo que Deculein estaba haciendo ahora era calcular instantáneamente la magia que se estaba usando y desmantelarla. Interfirió antes de que la magia se completara calculando la técnica y el circuito del círculo mágico a medida que se formaba. La llamada técnica de interferencia de Maná.

Sin embargo, este tipo de batalla generalmente era imposible porque era más ventajoso para el usuario de magia. El defensor debe descifrar el núcleo de la técnica al conocer la magia del atacante, la técnica y el circuito, la lógica y la combinación y ver a través de todo, todo en cuestión de segundos.

¡Bzzzzt—!

Bzzt—!

Por lo tanto, esta escena no era algo que un mago pudiera crear, pero Lia ya había visto esto antes. Hubo una escena similar en el escenario con el Archimago Demakan. En su primera aparición, reveló la dignidad de un Archimago al desmantelar todas las técnicas lanzadas por las diversas escuelas de magia.

Pero, ¿cómo podría Deculein…

“¡Ah! ¡Energía Oscura!”

Lia gritó sin darse cuenta. Podía oler su energía oscura creciendo en los bordes de la barrera.

Energía oscura, la característica de Deculein y Yukline. Esa sangre era la que los demonios encontraban más repugnante. Eran una familia especial con un poder que se trascendía a sí misma en el momento en que recibía energía oscura. Entonces…

¿Tenía Deculein un sentido instintivo y animal incluso para la magia hecha por energía oscura? Así que ahora, en el instante en que tuvo una idea de la magia, pudo desmantelarla por completo…

“¿Energía Oscura? Así que, ese es el linaje de Yukline.”

Junto a ella, intervino Ihelm. Sonrió mientras miraba a Deculein.

“Bueno, los Yukline tienen esa tradición. Se vuelven más fuertes o algo así cuando se enfrentan a oponentes parecidos a demonios.”

No era una tradición. Lia frunció el ceño a Ihelm antes de volver a mirar a Deculein. En el pasado, llegó a sus propias conclusiones de que Deculein era un villano. No un villano tridimensional, sino un villano que era más plano que cualquier otro en el continente, alguien que no tenía espacio para la iluminación o la reformación.

…El concepto de Deculein dentro del escenario, ese prejuicio contra él, la había hecho negligente al pensar en esto hasta ahora: ¿Y si Deculein se pusiera de nuestro lado? ¿Y si pudiera ser usado para el bien? Él estaba innatamente cerca de ser invencible contra la energía oscura.

No, solo mirándolo ahora.

¡Bzz—bzzzzt—! ¡Bzzzzt—!

Las chispas comenzaron a apagarse; los magos del Altar habían usado toda su energía oscura.

“¿Ya se acabó?”

Entonces, en otras palabras, al menos, Deculein no estaba cerca de ser invencible contra la energía oscura…

“Bueno, es mi culpa por esperar algo de tipos que renunciaron a su humanidad. Pequeños insectos.”

— No, él podría ser invencible.

“…No es nada divertido. Estos lunáticos han perdido la cabeza. Basuras patéticas que son peores que los payasos. Como se atreven, con un sistema mágico tan tonto…”

Por supuesto, después de absorber la energía oscura, parecía mucho más violento de lo habitual.

“Eres excepcional.”

Entonces, Deculein miró por encima suyo.

“… Hm, hmm. ¡Mmm! ¡Así es! ¡Vamos!”

Lia lo animó y luego bajó los ojos.

 

*****

 

En una ceremonia en el Palacio Real. El silencio consumió este lugar, sosteniendo magnificencia y gran dignidad. Era como si el mundo entero hubiera perdido su color, y la lluvia que siguió hubiera oscurecido los corazones de los que estaban dentro.

“… Si usted no los hubiera obligado a defenderse.”

El propósito de la ceremonia de hoy fue celebrar una reunión y supervisar los informes estatales. Sophien negó con la cabeza mientras hojeaba los documentos de todo el continente.

“La caída del Imperio no debería haber sido una exageración.”

Sus subordinados mantuvieron la boca cerrada. Muchos de ellos, incluido Romellock, que se había opuesto a la predicción de Deculein el otoño pasado, tenían la cabeza gacha. Ahora era seguro que esta migración era la más peligrosa en la historia del Imperio.

“Su Majestad, ¿no debería enviar a los Caballeros a apoyar a los territorios que más sufren? Además, hay suficientes suministros en los Yukline…”

“No escucharé a ninguno de ustedes.”

Sophien los silenció.

“Sobre la base de este informe y la situación actual, decidiré personalmente sobre el rescate y el apoyo, de cualquier conformación o forma.”

Estos malditos bastardos, a excepción de unos pocos, decidirían apoyar a sus ciudades natales, a sus amigos y familias, y así sucesivamente.

“Pero, Su Majestad…”

El momento en que Romellock se rebeló de nuevo…

“¡Su Majestad!”

Más allá de la puerta, aparecieron el Caballero Imperial Lawaine y el Mago de la Corte Imperial Geor.

“¡Su Majestad! ¡Hay un gran problema!”

Lawaine y Geor se entrometieron en la ceremonia. Sofía suspiró.

“Adelante.”

“Yo, Lawaine, creo que los temblores de maná de anoche fueron extraños, así que investigué el jardín del palacio y los muros exteriores. ¡Pero!”

Levantándose, mostró un trozo desgarrado de una túnica. Sophien lo supo de un vistazo. Era un fragmento que Rohakan dejó a propósito.

“¡Encontré una pieza de la túnica que estaba atrapada en las rejas y la encontré sospechosa, así que le pedí a Lord Geor que la analizara…!”

“¿Estás diciendo que hay un intruso en el palacio en este momento?”

Romellock frunció el ceño y preguntó. El caballero asintió y respondió con una mirada más seria.

“Sí, pero es aún más grave que eso. ¿No hay tiempo para esto, Lord Geor?”

“¡Si, su Majestad! No mucho después de que se descubriera esta túnica, el maná de alguien aun persistía. Yo, por si acaso, comparé este maná con una muestra del maná de un criminal almacenado en el Palacio…”

Geor, tragando saliva con nerviosismo, miró a su alrededor. Los que lo rodeaban tenían rostros desconcertados, pero tenían miedo de la conmoción que traerían sus próximas palabras.

“… Era de Rohakan.”

Casi todos comenzaron a murmurar entre ellos. Romellock, que tenía una conexión con Rohakan, tembló y palideció.

“… Su Majestad, el palacio ha sido invadido por Rohakan.”

Sophien asintió con calma. Sus ministros solían ser lentos, pero esta vez lo notaron rápidamente.

“Su Majestad, ¿qué debemos hacer? Primero tiene que hacer una declaración pública; luego necesitamos fortalecer la defensa del palacio…”

“Solo déjalo en paz. No hay necesidad de agregar caos en el Palacio Imperial a los asuntos ya apremiantes del continente.”

Sophien interrumpió a Lawaine. Entonces, Romellock hizo una reverencia.

“¡Pero, Su Majestad! Si es Rohakan, se aprovechará de este caos y…”

“Romellock, ¿Solo escupirás todo lo que puedes imaginar? No puedo ser derrotada por alguien como Rohakan.”

Sofía se puso de pie.

“Pero, un mago debería tratar con un mago.”

Rohakan. No le quedaba mucha vida, pero eso no hizo que sus pecados desaparecieran. No, él no querría ser perdonado solo por esa razón. Así que, él debió haber dejado esto a propósito.

“Deculein se ocupará de él después de la migración. Tuvo la amabilidad de dejar su ropa atrás, por lo que, si un mago aventurero usa magia de rastreo simple, será fácil de cuidar.”

Sophien abandonó la conferencia. Muchos caballeros y magos la seguían. Poco después, después de llegar a su dormitorio, se acostó y miró la pila de documentos y papeles apilados como una montaña sobre su escritorio.

“…”

Miró hacia el techo y repitió lo que le dijo Rohakan. Esas palabras en las que nunca había pensado incluso después de vivir cientos de años.

“… ¿Todos los que te rodean son infelices?”

¿Todos a mi alrededor son infelices? De hecho, ella vivió una vida que dispersó la infelicidad, pero ese mal**dito bastardo que nunca había experimentado la vida con solo muerte y dolor…

“¿Estás escuchando?”

Sophien sonrió y miró la esfera de nieve sobre la mesa.

“…Keiron.”

Era gracioso estar preocupada por estas cosas después de vivir cientos de años, pero aun así lo repetía.

“¿Hago infeliz a la gente?”

…Pero, ya sea que las palabras de Rohakan fueran ciertas o no, el futuro del que habló no se haría realidad solo contándoselo.

“…No puedo amar. Ese tipo. No hay emociones planeadas en este mundo.”

Sophien lo sabía mejor que nadie. Nunca había habido un día que fuera igual sin importar cuántas veces volviera. La variable más diminuta, el acto muy pequeño por parte de Sophien, producía cambios enormes. Por lo tanto, la tontería de Rohakan podría evitarse incluso si fuera verdad…

Tap tap — tap tap—

Había una especie de señal resonando contra su ventana. Sophien se levantó de la cama y miró hacia afuera.

“¡Oh! ¡Puedo ver a Su honorable Majestad!”

Un aventurero la miraba desde el jardín. Ella sonrió y le entregó una carta.

“Su Majestad ~, esta es una carta del Profesor Deculein.”

 

*****

 

En el Norte, Reccordak, por la noche.

Bajo el cielo estrellado, estaba de pie como un guardia nocturno.

Zzzz… zzz…

Al pie de la barrera, Epherene estaba tumbada y dormida, y Louina e Ihelm jugaban a las cartas. Esta fue la última calma antes de la tormenta.

Revisé el desempeño de la Túnica del Gran Tigre mientras tenia la oportunidad.

 

——— 「Túnica del Gran Tigre」 ———

◆Información: La mejor túnica hecha con el cuero de un Gran Tigre.

– Todos los efectos han sido mejorados por [Mano de Midas].

◆Categoría 13109: Tesoro ⊃ Túnica

◆Efecto especial:

– Resistencia mágica de alto nivel

– Resistencia física de alto nivel

– [Energía del Tigre] de alto nivel

 

Mano de Midas: Nivel 4

La resistencia mágica y la resistencia física no eran tan poco comunes, pero el de [Alto Nivel] fue especial. Por lo general, esa era una opción con un precio inicial de unos pocos millones de Elnes. Pero lo más importante, [Energía del Tigre]. Esta opción…

“¿Profesor Deculein~?”

Una voz rompió mi atención y atrajo mi atención. Ganesha.

“Nosotros nos iremos ahora~. ¿Está bien si nos vamos?”

Junto a ella estaban Leo y Lia. Negué firmemente con la cabeza. Ganesha sonrió brillantemente.

“¿Entonces~? ¿Qué es lo que va hacer?”

“… Yo, Deculein, estoy proponiendo una misión a los Aventureros Red Garnet como Cabeza de Yukline.”

“Oh~, me preocupaba cuándo lo harías. No trabajamos gratis~.”

Saqué mi chequera y se la entregué. Los ojos de Ganesha se volvieron como Elnes cuando vio la cantidad.

“¡Oh cielos! ¡¿Tanto~?!”

“¿Cuánto… cuánto es?”

“¡Yo también quiero verlo!”

Lia y Leo se sorprendieron mucho al ver lo largo que era el número.

“¿Lograste tu objetivo allí?”

El grupo de Aventureros había viajado repetidamente entre la barrera y Annihilation, buscando algo.

“Escuché que estas de ida al hospital. Parece que el herbolario quiere algunas hierbas medicinales.”

“…”

Ganesha recogió cuidadosamente el cheque.

“¿Se lastimó el mestizo?”

Entonces, las expresiones de los aventureros se endurecieron. Lia hizo un puchero y me miró.

…Esa expresión era insoportable. Volví mi mirada hacia Ganesha.

“… ¿No se usa la palabra mestizo solo hacia las bestias?”

“Ganesha, estoy conteniendo mi ira en este momento. Deberías estar agradecida de que no lo busqué y lo maté.”

“…”

Había algo de calor en mi voz. Ganesha inclinó ligeramente la cabeza, luego se rascó la nuca y fingió toser.

“Ajem. Está bien ~, por supuesto. Bueno, el Profesor es el que enterró viva una gran cantidad de Sangre Demonio solo porque ellos tenían energía oscura fluyendo en su sangre. Carlos… no, ese niño está un poco herido. Pero, lo arreglaremos. También usaremos todo este dinero para eso.”

“…”

“Así que, ¿Puedes simplemente dejar pasar esto~?”

Ganesha agitó sus coletas y habló. Miré entre Ganesha, Leo y Lia antes de asentir.

“No haré nada.”

Whiiiiiing—

Un viento helado barrió mi cabello y agitó mi túnica.

“Si no puedes corregirlo, haré todo lo que pueda para matarlo. Lo mismo sigue siendo cierto en este momento. Si aparece ante mí, seguramente lo mataré.”

“…”

Sus expresiones eran un poco rígidas, pero Ganesha pronto asintió.

“Sí~. Bueno, entonces, nos prepararemos para la misión primero~.”

Ganesha bajó por la barrera. Entonces, Leo la siguió.

Lia, que se quedó, aun me miraba fijamente.

“Yo…”

“Piérdete.”

“…Sí.”

Lia bajó la barrera a toda prisa. La vi irse y negué con la cabeza; luego, saqué un libro.

 

[La Historia de la Familia Imperial]

 

Leí mientras esperaba el acercamiento de la última batalla.

…el aire de Reccordak era interminablemente frio.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente