Capítulo 192 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulos Patrocina nuevamente por Cesar…2/4….Enjoy!!


 

…Por el oscuro camino de la Voz, caminé mientras miraba la espalda de Deculein. Estaba erguido como siempre como si nada hubiera pasado.

No sabía mucho sobre Deculein. Ni siquiera había pasado un año desde que estuvimos juntos, y pasé la mayor parte de ese tiempo odiándolo. Creo que ni siquiera traté de conocerlo. Sin embargo, ahora sentía curiosidad por Deculein. ¿Qué estaba pensando? ¿Qué estaba sintiendo?

Entonces, me di cuenta de mis sentimientos un poco tarde. Estaba triste por Deculein al recordar su vida tal como la conocía. Un padre que no confiaba en él. Presión y conflicto familiar. La única mujer a la que había amado murió en vano. El amor que tomo la carta del demonio. El papel crucial de Kagan Luna en robarle ese amor.

Su hija, yo. Ahora, entiendo. Para Deculein, no sería extraño que me odiara lo suficiente como para matarme. Solo porque soy la hija de Kagan, él tenía derecho a odiarme.

…Pero, aun así. Me hizo su discípula. Comprendió mi traición al ponerme del lado de Ihelm y perdonó a mi padre. Registró su nombre como coautor de su tesis. Su razón… no lo sé.

No lo sé. Cuanto más conocí a esta persona. Cuanto más estábamos juntos. Cuanto más tiempo pasaba. Cuanto más no lo conocía.

Me estoy volviendo una tonta. ¿Por qué me hizo su discípula? ¿Por qué no me rechazó? Ya no odio a Deculein; Solo estoy preocupada.

Si se reencuentra con su amor que había resucitado como un demonio, y si la mata, si la destruye con sus propias manos. Si eso sucediera… ¿Qué quedaría en su corazón? Un páramo donde ni siquiera una hebra de hierba podría crecer, donde solo quedaran cenizas…

“Epherene.”

Deculein me llamó. Me encogí y respondí en voz alta.

“¡Siiiiii—!”

“…¿Perdiste la cabeza?”

“Ah, no… por qué, ¿Qué sucede?”

“Vamos regresa.”

Señaló a algún lugar con la barbilla. Miré hacia arriba en esa dirección a un enorme letrero.

“…¡¿Hotel?!”

 

*****

 

El hotel al que llegué con Epherene era simplemente un punto seguro. Cuando ingrese a la Voz, abrirá los ojos en un lugar aleatorio, pero puedes elegir para comenzar usando un hotel o una casa.

 

[Habitación 303]

 

“¿Abro-Abro esto?”

“Ábrelo.”

Epherene abrió la puerta con su llave. Después de un momento de vacilación, entró.

“… Tsk.”

Salía un olor a humedad. El pintado de la pared estaba mohoso y la ropa de cama estaba asquerosa y sucia.

“Espera.”

Usé Encryption/Cifrado para colocar muebles limpios usando el Código de Maná en mi cabeza, luego limpié todo usando Limpieza.

“Wow… eso es increíble.”

“Ve y siéntate en cualquier lugar.”

Epherene se sentó y miró a su alrededor.

“Okey. Por cierto, Profesor, ¿Por qué aquí?”

“Déjame explicarte sobre la Voz en detalle primero.”

“Ah, okey.”

“Este es un mundo falso. Está hecho por un demonio. Este es un mundo de olas, diferente a la realidad. Hay cosas aquí que no pueden suceder en la realidad y cosas que no pueden existir. Además…”

Cerré los ojos por un momento. Usando Comprensión, recordé el plano del mapa de la Voz que había visto antes. Kim Woo-Jin originalmente era un diseñador de juegos, por lo que no fue demasiado difícil. Transferí lo que recordaba al papel.

“Familiarízate con esto. La estructura de la Voz es un círculo concéntrico.”

Un conjunto de círculos con el mismo centro, pero diferentes radios. Por lo tanto, la Voz se ensanchó hacia afuera y se estrechó hacia adentro.

“Los dos demonios probablemente estén en el centro.”

Un amplio círculo que se extendía como una onda en el agua. Sus objetivos estarían en el centro.

“…”

Epherene parecía estar interesada en otras cosas. Ella me miraba como si tuviera algo que decir, sus labios se retorcían. Fruncí el ceño.

“¿Tienes algo que decir?”

“Uhm… vera… ¿vas a matarla? ¿Personalmente?”

“Así es.”

Asentí. Epherene llevaba su dolor. No sabía por qué estaba actuando así, pero le expliqué lo que debía hacerse por ahora.

“Es algo que debería hacer yo mismo. Es responsabilidad de Yukline exterminar a los demonios.”

“Eso… pero aun así… aun así…”

Epherene tartamudeó. Ciertamente, esta niña todavía carecía de la frialdad de un mago.

…No. Más bien, podría estar careciendo de algo como ser humano.

“¿No es esto difícil… podemos buscar a otro para…”

Sorprendentemente, no odiaba este tipo de Epherene o la forma en que se preocupaba por mí, moviéndose de su lugar sentada en la cama.

“Podría ser difícil.”

Epherene de repente levantó la cabeza ante mi respuesta. Yoo Ara… matar a un demonio que se parecía a ella puede ser un poco difícil.

“Pero, no estoy dudando. No huiré.”

“…¿Por qué?”

“Porque matar demonios es lo que tengo que hacer; es lo que me conviene.”

“…”

Los ojos de Epherene temblaron. Miró hacia abajo por un momento antes de encontrarse con mi mirada de nuevo.

“…Profesor. Entonces, uhm… Tengo curiosidad por algo.”

“¿Sobre qué?”

“Eso… uhm… ¿por qué… me hizo su discípula…?”

Era una pregunta trivial. Pero, Epherene continuó hablando con una expresión tan seria.

“Bueno, así como yo odiaba al Profesor, es natural que el Profesor me odie a mí. Porque…”

“Si no fueras nada especial.”

La interrumpí, dándole una mirada gentil.

“Te habría dejado en paz si no fueras más que basura. No vale la pena odiar a la basura ni merecer mi atención.”

Epherene se estremeció.

“Pero… Epherene. Escucha cuidadosamente. No estoy miento.”

Epherene tragó. Torcí los labios, aunque no sé si podría considerarse una sonrisa.

“Tú eres un talento que cambiará esta era.”

Conocía el talento de esta niña. Más allá de ser una Elegida, su crecimiento real que había visto a través de Visión fue notable y me aseguró su futuro como Archimago.

“Serás parte del futuro del continente.”

Sus mejillas se sonrojaron.

“Ese talento, es diferente a todo lo que odio. Descubrí tu talento y pensé que podría desarrollarlo. Eso es todo. Nada más y nada menos.”

Así fue como terminé esto. Epherene asintió lentamente pero luego murmuró suavemente como si algo que dije la molestara.

“¿El Profesor odiaba… todo sobre mí?”

No me gustaba ni la odiaba. Sin embargo, según los recuerdos de Deculein, odiarla parecía más apropiado. Y sería mentira decir que no sentí envidia ni celos en absoluto.

“¿Cuánto odias las cosas que odias…?”

Epherene seguía hablando, pero me puse de pie.

“Ve a dormir. Puedes dormir aquí más cómodamente que en el norte, y también puedes comer más.”

Entonces, ella respondió tímidamente.

“… Pero no hay nada para comer.”

“Iré a comprar algo.”

“¿Qué? No, no. Eso no es lo que quise decir. Yo iré en su lugar…”

“Solo quédate ahí.”

Dejé a Epherene en la habitación y entré en un área llena de gente y vendedores ambulantes. El fuerte olor a comida flotaba en el aire.

“…”

De pie allí, miré en mi mente por un momento. Yoo Ara. Había vivido olvidándome de Kim Woojin por un tiempo, así que imaginar de repente su rostro me hizo sentir como si me estuvieran apuñalando.

“¿…?”

Estaba recuperando el aliento y, de repente…

Encontré una cara familiar entre los puestos. Ella también me miró. Nuestros ojos se encontraron.

“…Profesor.”

Julie. Sostenía hotdogs con ambas manos y, a su lado, estaba el niño llamado Leo.

“¡Oh! ¡Es el Profesor Deculein!

Leo me señaló.

“… ¿También está aquí?”

Miré detrás de ellos. El mestizo, Carlos, era a quien buscaba. Leo habló.

“Carlos no está aquí.”

“Puedo ver eso.”

En primer lugar, si Carlos estuviera cerca, mi sangre reaccionaría primero. En ese momento, Julie interrumpió.

“Profesor, ¿Por qué busca a Carlos?”.

“Este Profesor está tratando de dañar a Carlos.”

Leo habló con calma, aunque su voz no era de culpa.

“Qué… Profesor, ¿es eso cierto? ¿Estás tratando de lastimar a un niño? Carlos no tiene ni trece años.”

“… ¿Ya te has acercado? Eres bastante amigable, ¿Huh?”

La expresión de Julie se volvió fría ante mi sarcasmo. Luego, me miró como si estuviera pidiendo una explicación. Asentí.

“Así es. Es mejor para el mundo si él muere. Él es peor que la Sangre Demonio.”

“…¡NO!”

Julie gritó de repente.

“¡¿Qué tan bajo puedes llegar a ser?!”

Las presas se rompieron y el veneno se derramó de ella.

“¡No solo Veron, Rockfell y mis caballeros! Las docenas de Sangre Demonio que enterraste vivos…”

“¿Estás defendiendo a la Sangre Demonio?”

“Eso no es lo que quise decir.”

Julie estaba jadeando y resoplando.

“…Olvídalo.”

Ella apretó los dientes y sacudió la cabeza, su ira se desvaneció cuando se dio por vencida.

“Julie, me odias, ¿verdad?”

“Sí.”

Una respuesta sin siquiera un poco de vacilación.

“Te odio.”

… Eso era correcto.

“Te aborrezco.”

Fue una emoción muy bienvenida. Sin embargo, como era de esperar, me dolió el corazón al escucharlo, porque amaba a esta mujer.

“…Bien. Pero, te daré un consejo.”

Miré a Julie. Tanto odio no era suficiente. Si iba a mejorar, sobrevivir y convertirse en un caballero completo, aún tenía un largo camino por recorrer.

“Si vas a odiar a alguien, ódialo sinceramente. Ódialo lo suficiente como para matarlo.”

“…”

“Nada cambiará si permaneces indecisa. No, más bien, podrías morir.”

Julie apretó el puño.

“¿Es eso una amenaza?”

“Es un consejo.”

Julie cerró la boca con fuerza, y mis ojos se movieron a otra parte a un puesto callejero que vendía pollo entero. Fui allí y compré dos para Epherene, mientras ignoraba la mirada asesina de Julie.

“Me iré ahora. Alguien me está esperando.”

Así como así, regresé al hotel.

 

[Habitación 303]

 

Abrí la puerta.

Zzzz… zzzz…

Epherene estaba acostada en la cama, durmiendo y babeando. Pero, cuando baje la comida, su nariz se crispó. Con solo un soplo, se despertó como si estuviera hechizada y alcanzó el pollo.

“…Profesor, ¿no va a comer?”

Negué con la cabeza.

“Adelante, come.”

“Bueno, usted no come cosas baratas como esta…”

Epherene arrancó las patas de pollo.

Whiiiiiiiing—

En ese momento, hubo una pequeña luz y una vibración desde mi hombro. Eso significaba que nuestro tiempo en el tiempo de la Voz estaba por terminar.

“Date prisa, Epherene. Pronto volveremos al Norte.”

“Oh, sí, sí…”

 

*****

 

…Una noche donde la luna roja esparció niebla roja por el cielo. El corazón del Imperio, el Palacio Imperial, se llenó de una extraña luz de luna.

Tic tac— tic tac—

La parte más privada del Palacio, el dormitorio del Emperador, donde solo se escuchaba el sonido del reloj. Sophien abrió lentamente los ojos, brillando con un rojo brillante en la oscuridad.

“Hmm…”

Cuando ella, que había estado en la Voz, exhaló.

Thud—

Había una presencia cerca. De repente, las venas de su sien se hincharon.

“…¿Tú?”

Más allá de la oscuridad, alguien se atrevió a entrar en un dormitorio donde no se permitía a nadie. Un hombre que Sophien conocía bien estaba de pie allí. Ella se quedó sin palabras ante su audacia.

“Por qué tú…”

“Ha pasado un tiempo, Su Majestad.”

“No me hables con esa boca sucia, Rohakan.”

Un hombre ocioso completamente diferente de Deculein, el asesino de la Emperatriz, Rohakan. Sofía se sentó.

“¿En serio viniste aquí a buscarme? ¿En el dormitorio donde durmió la Emperatriz que mataste?”

Rohakan respondió asintiendo.

“Yo tampoco quería venir, pero recientemente escuché rumores de que está intercambiando cartas con Deculein. Eso es bastante inusual. Su Majestad ha compartido una carta personal con alguien. Pensé que no tenía sentido… pero es verdad.”

Sophien ahora se puso de pie. Su maná casi infinito rugía a su alrededor. Todos en el Palacio Imperial se despertaron y los caballeros fueron enviados después de darse cuenta del intruso.

“Su Majestad.”

Mientras soportaba ese enorme maná… Rohakan le preguntó.

“No me diga; ¿Usted siente algo por Deculein?”

Tak—

El maná de Sophien se desvaneció. Ella miró a Rohakan con los ojos entrecerrados.

“¿Por qué preguntas tal cosa? No, ¿Entraste en este lugar solo para preguntar eso?”

“No es así. Esto es muy importante.”

Su tono serio molestó a Sophien.

“Tú, eres un tonto.”

“Su Majestad, puedo ver parcialmente el futuro.”

El futuro. Era un milagro ver el futuro, pero el poder de Rohakan se hizo más claro cuanto más corta era su vida restante. Continuó en voz baja.

“… Entre ellos, vi una escena fragmentaria y muy importante relacionada con su futuro.”

“Si quieres suicidarte, yo con mucho gusto…”

“En ese futuro.”

Dadadadada—

Los caballeros se estaban acercando. Sophien liberó su maná, recitando el lenguaje rúnico para atar a Rohakan. Ahora no podía huir, pero Rohakan siguió hablando.

“Le confeso su amor a Deculein.”

“¿…?”

En ese momento, el tiempo pareció detenerse.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente