Capítulo 189 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Yo también tenía una hermana menor, aunque ya no recordaba su voz. Alguien quien a veces era molesta, otras veces malhumorada por razones desconocidas, y me miraba de arriba abajo cuando la llamaba por su nombre. Por supuesto, esa chica no era Yeriel.

Yeriel no era esa chica. Podría ser mi malentendido que sus personalidades eran similares a primera vista o incluso se sentían similares. Tal vez solo quería reemplazarla con Yeriel. Desde que conocí a Yeriel, podría haber comenzado a albergar esos pensamientos egoístas sin darme cuenta. Sin embargo, no había nada más tonto que deambular por la fuente de una emoción desconocida.

Odiaba las filosofías que contemplaban y exploraban a uno mismo. No perdí el tiempo buscando razones detrás de mis emociones. Estaba orgulloso de este yo inmutable, así que nunca mentiría.

Así que podía estar seguro de Yeriel, quien me encontró primero después de convertirme en Deculein. Si Yeriel era una Sangre Demonio o no, nada cambiaría. Ya pensaba en ella como mi hermana menor. Estas fueron mis palabras, yo, que era Kim Woojin que se convirtió en Deculein.

“Yeriel.”

Miré a Yeriel. Ella tenía la boca cerrada y sus dos grandes ojos temblaban.

“Regresa ahora. Ve, hazte cargo de tu propiedad. Yukline te necesita.”

“…”

Entonces Yeriel tragó y se secó las lágrimas con las mangas.

“… ¿Qué te pidió la Sangre Demonio?”

Yeriel tenía curiosidad al respecto, pero Elesol no pedía mucho. No operar las cámaras de gas en Rohalak, no ejecutar al azar a los presos políticos recluidos allí y, una vez cada tres meses, permitir que se comuniquen con Rohalak.

“No necesitas saberlo.”

Yeriel me miró a los ojos.

“Entonces… ¿Qué quieres hacer con la Sangre Demonio a partir de ahora?”

“No puedo revertir el flujo. Ahora, el Imperio, el Continente y el Emperador buscan la supresión y destrucción de la Sangre Demonio, y no puedo ir contra las olas.”

Sophien le guardaba rencor a la Sangre Demonio. Ellos eran la única forma de llegar al Altar.

“La Sangre Demonio y el Imperio han ido demasiado lejos. Aun así, suprimiré la Sangre Demonio, pero un día, cuando sea el momento adecuado, podré transmitirle una cosa a Su Majestad.”

Sacrificar a la Sangre Demonio para completar la quest principal. Por supuesto, esto puede que no sea el camino correcto, pero un villano elige cualquier medio y método para lograr su objetivo. Si pudiera romper el Altar de manera más eficiente, lo haría con mucho gusto. Incluso si algún día pagara el precio, estaría satisfecho.

“…Yo. Tengo una pregunta.”

Yeriel tartamudeó mientras se acercaba a mí.

“Solías odiarme. Pero…”

Su voz se cortó y se curvó hacia adentro.

“Todos los hermanos y hermanas crecen peleando. Deberías regresar a tu propiedad.”

“…Hmph.”

Yeriel tenía los ojos hinchados como si le hubiera picado una abeja, pero en lugar de irse, se cruzó de brazos.

“¿Qué estás haciendo?”

“…Me dijiste que me fuera. Pero no sé cómo volver desde aquí. Estoy pensando.”

Fue entonces cuando una voz alegre subió desde la ladera.

“¡Ah! ¡Está aquí! ¡Profesor!”

Yeriel y yo miramos alrededor. Allí estaba el aventurero talentoso que entregó mis cartas al Emperador.

“…tome. La respuesta de Su Majestad.”

Me entregó una carta mientras se arrodillaba. Incliné la cabeza para mostrar cortesía antes de aceptarlo.

“Wow, hizo un muy buen trabajo en la última carta. Me quedé asombrado al leerlo.”

El aventurero se puso de pie con una sonrisa. Lo miré.

“Entonces me iré.”

“…Espera.”

Atrapé al hombre antes de que se fuera. Él inclinó la cabeza.

“¿Puedes transportar personas?”

“¿Quiere decir llevar a alguien?”

Miré a Yeriel. Ella frunció el ceño al darse cuenta de lo que quería decir.

“¿Sí? Oh, es posible.”

“¿Qué? ¿Dejarme ir con el cartero?”

“Es un aventurero, no un cartero ordinario.”

“No, aun así—”

“Silencio.”

Ignorando a Yeriel, miré el costo del envió. El precio era bastante alto, pero—

“¡¿Qué?! ¡¿Cinco millones de Elnes?! Es un robo de frente. ¡El transporte de materiales ni siquiera cuesta tanto!”

Yeriel, al mirar eso, quedó deslumbrada. Le tapé la boca y suspiré.

“Llévala.”

“¡Sí! Le llevaré de manera muy segura y cómoda. ¡Señorita Yeriel!”

“…”

Yeriel me miro con una mescla de descontento y tristeza.

“Yeriel.”

“…Qué.”

“No pongas esa cara repugnante. Sigue mostrando respeto a tu hermano.”

“…Quiero decir, qué—”

“Como si nada hubiera pasado.”

Le quité los copos de nieve de la cabeza con Psicoquinesis.

“Quédate así. En el futuro, como antes y como ahora.”

Yeriel me miró sin decir una palabra. Apretó los dientes y los puños. Luego bajó la cabeza hacia el suelo y respiró hondo antes de volver a mirarme a los ojos.

“…Lo entiendo.”

Asentí. Yeriel se acercó al aventurero y le susurró.

— Oye. Aun así, cinco millones es demasiado caro. ¿No puedo obtener un descuento?

“¡Profesor! La señorita Yeriel—”

“¡Ahhh! ¡Entiendo! ¡Ya voy! ¡Vamos!”

Observé al aventurero llevarla montaña abajo.

 

*****

 

Una noche en el Norte bajo un cielo estrellado y de luna.

Volviendo a casa con el aventurero, Yeriel repasó las palabras de Deculein.

— Un día, aunque Yukline te abandone. Yo no te abandonare.

El lado poco característico que él le mostró. Aunque todavía podía escucharlo en su cabeza, su voz todavía se sentía como un sueño. Así que, Yeriel sospechaba.

“… ¿Soy digna?”

¿Tenía derecho a escuchar tales palabras? ¿Era ella digna de recibir este tipo de amor?

‘Yo soy la que odiaba a Deculein. Yo soy la que lo odiaba tanto. Lo odiaba con locura e incluso quería matarlo…’

Ese solo pensamiento hizo que le doliera el corazón. Yeriel se agarró el pecho.

“…Desde cuándo.”

¿Desde cuándo lo sabía Deculein? Tal vez lo sabía desde que ella era joven, o tal vez al menos lo notó vagamente. Así que tal vez la odiaba.

“Haah…”

De niña, ella quería ser amada por él. Lo intentó con todas sus fuerzas, pero al final, Yeriel se rindió diciendo que era imposible y se protegió convirtiendo ese amor en odio. Mientras ella permaneció estancada, él perdió a la persona que amaba, maduró, y por eso finalmente la perdonó y la aceptó.

‘Ni siquiera sabía eso, y me estaba riendo de él, diciendo que fue un castigo cuando murió su prometida.’

“… Thbbft.”

Yeriel se sonó la nariz. El aventurero que caminaba junto a ella miró por encima.

“¿Estás llorando?”

“¿Qué, por qué iba a llorar? ¿Cuándo lloré? Me picaba la nariz.”

“Hmmm~.”

“Más importante aún, te dije que deberíamos negociar de nuevo.”

“¿De qué tipo de negociación estás hablando?”

“Quiero decir… no trates a mi hermano como un ingenuo.”

“Qué, de aquí a Yukline, siete millones de Elnes es suficiente. Te estoy dando direcciones y escolta.”

Yeriel infló sus mejillas y lo miró.

“¡En cambio, te llevaré de la manera más segura posible!”

“… Sabes que la familia Yukline tiene una gran influencia en el gremio de aventureros, ¿verdad?”

“De ninguna manera. Aun así, el Profesor creyó en mí y…”

“No, quiero decir, ¿Por qué sube el precio si él confía en ti? Es normal dar descuentos a clientes habituales. Si haces negocios como este en cualquier lugar, serás apedreado.”

“De ninguna manera ~.”

“De ninguna manera, mi cu**lo. Así que, solo te preguntaré esto. ¿Cuánto obtuviste de la familia real?”

“…¿Sí?”

Yeriel palpó sus bolsillos.

“Quiero decir. Debes haber recibido dinero de la familia imperial por entregar esa carta. La familia imperial establece el precio de una misión, así que ese es el precio máximo, ¿verdad? Sin embargo, si una familia da más que eso, pueden surgir problemas.”

“Um…”

“No, más importante aún, ¿el gremio sabe que recibiste tanto?”

“…”

“¿Ni siquiera reportas la cantidad? ¿Lo haces para evadir impuestos?”

“…Ajem.”

El aventurero tosió ruidosamente.

“Cinco millones….”

“Le ruego me ¿disculpe?”

“…Digamos cuatro millones de Elnes.”

Incluso cuatro millones de Elnes no eran suficientes, pero tendría que pasar al menos un día con él para seguir regateando con él.

“…Hmph. Está bien. Después de que termine la misión, tómese un descanso en Yukline. Nosotros pagaremos todos los costos.”

 

*****

 

…Deculein enterró vivo a la Sangre Demonio que se había entrometido en Reccordak. Ese impactante rumor se extendió por todo el continente en un instante, marcándolo como una persona cruel que enterraba viva a la gente. Fue lo suficientemente impactante como para ser un tema de discusión incluso en el invierno durante la peor migración de la historia. La familia imperial, la Torre Mágica y varios territorios del Imperio estaban discutiendo el asunto.

Booooooom—

Un enorme meteorito golpeó el suelo y salieron oleadas de maná. El nombre del hechizo era Meteoro, un ataque abrumador que solo una persona en este continente podría implementar.

“…¡Uf!”

Adrienne echo brasas de su mano al viento.

“¡Ahora esto está un poco más limpio!”

Restos de fuego se aferraban a la tierra y se retorcían tenuemente. Sin embargo, en el otro lado, donde innumerables monstruos habían estado gritando hasta tres minutos antes, ahora no había nada excepto un gran cráter.

“¡Wow, como era de esperar, Adrienne, eres una Archimaga…!”

Adrienne vino a apoyar al Norte. La enviaron al noreste, sola para no arrastrar a nadie más al peligro.

“¡Es fácil! ¡Oh, más importante!”

Adrienne rápidamente sacó una gruesa hoja de papel mágico de su bolsillo. Era el examen de Clase Avanzada de Deculein. Esta prueba, que se venía realizando desde hacía un mes, quedó sin resolver. Incluso esos addicts no lo habían resuelto.

“…¡Oh, esto es difícil! ¡Me duele la cabeza!”

Adrienne leyó la fórmula varias veces antes de fruncir el ceño.

“¿Correcto? ¿No dije que era difícil?”

Ella miró a Rose Rio, que sostenía una copia del mismo papel.

“¿No es mejor poner esto en el Symposium? Santo cielos. Me esforcé mucho durante las primeras dos semanas, pero ¿qué puedo hacer si es demasiado difícil?”

“¡Así es! ¡Creo que es culpa de la persona que creó el problema!”

Adrienne y Rose Rio dejaron el examen de Deculein.

 

[Examen Final Clase Avanzada]

 

A pesar del nombre simple de la prueba, estaba atrayendo más atención que la migración en la isla flotante. Por supuesto, dado que Deculein no distribuyó el examen públicamente, aquellos que no participaron en la clase no pudieron ver el problema oficialmente. Pero debido a que la dificultad era demasiado grande, inevitablemente se compartió. No podrían resolverlo solos.

No fue una exageración; realmente no pudieron resolverlo. Ni siquiera el primer problema, que debería ser el más fácil, pudo resolverse.

“…¡Pero! ¡Mucha gente dice que el Profesor Deculein enterró vivas a las personas!”

“Si es ese bastardo, es muy probable que lo haya hecho. Escuché que eran de la Sangre Demonio. Entonces, es natural. Creo que el método de entierro vivos es un poco duro, pero dijeron que entraron primero… más bien, miré la solución al primer problema que descubrí.”

Rose Rio le entregó su solución a Adrienne. Ocupaba 300 páginas.

“¡Hay demasiadas! ¡Acortarlo un poco!”

“No puedo reducirlo, por eso te lo muestro.”

“¡No lo sé! ¡Si miro las soluciones de otras personas, las confundiré con las mías! ¡Te las devuelvo!”

“…”

Rose Rio hizo un puchero y se metió el libro de bolsillo en el bolsillo.

“Dios mío. ¿Cómo demonios hizo este tipo esta cosa tan difícil…”

¡Boom—!

Un fuerte estruendo los interrumpió. Rose Rio y Adrienne fruncieron el ceño.

“Ah… eso otra vez.”

Solo hoy, esa fue la trigésima vibración que señaló el descenso de las bestias mágicas.

 

*****

 

… Los magos estaban acudiendo en masa a Reccordak. Atravesando el áspero camino lleno de bestias mágicas, incluso aquellos que vivían en la Isla Flotante se acercaban a Reccordak uno por uno, pero Julie y los caballeros no sabían por qué.

“… Mago de la Isla Flotante, grado Lumier. ¿Es eso correcto?”

“Sí.”

Un grupo de tres vino a visitarnos hoy. Aunque Julie los saludó, su expresión era un poco distante.

“… Si me disculpa, ¿puedo preguntar por qué vino?”

Como caballero, Julie inicialmente no preguntó por una razón. Sin embargo, como esta extraña procesión continuó no durante un día, ni dos días, sino durante una semana, eventualmente se volvió insoportable. Aun había una horda de monstruos más allá de ese muro, rugiendo incluso ahora. ¿Por qué vinieron a Reccordak a pesar de eso?

No eran aventureros o caballeros que disfrutaran del peligro, sino magos que generalmente eran sensibles a su seguridad.

“¿Sí?”

“Reccordak es muy peligroso, ¿no? Es posible que no puedan sobrevivir aquí.”

“Oh~, lo sabemos. Sin embargo… vinimos por conocimiento.”

“…¿Conocimiento?”

“Sí.”

Los tres jóvenes magos trataron de mirar por encima de su hombro.

“Hay libros que solo se pueden leer aquí, y escuchamos que si vienes aquí, el Profesor te dará un examen.”

“Profesor… ¿está hablando del Profesor Deculein?”

“Sí. Supongo que no lo sabes porque eres un caballero, ¿Huh? Así que…”

Los magos explicaron amablemente por qué se reunieron aquí y cómo continuaría la procesión en el futuro.

“Los escritos inéditos del Profesor Deculein están aquí en la biblioteca. Esa es la primera razón. La segunda razón es similar a esa. Aún hay documentos de prueba emitidos por el Profesor en la biblioteca, y dicen que puedes leerlos todos gratis…”

En otras palabras, los escritos y exámenes de Deculein que normalmente no se podían leer sin importar cuánto dinero se tuviera estaban aquí gratis. Así que, en estos días, en las Islas Flotantes y en la Torre Mágica, Reccordak fue tratado como una especie de El Dorado para el conocimiento mágico.

“…Sí. Esta todo correcto. En primer lugar, aquí está su pase. No lo pierdan.”

Julie asintió con una mirada amarga.

“¡Sí! ¡Gracias!”

Los magos levantaron los puños y Julie los vio irse, aunque aún no estaba segura.

“…Un mago que viene hasta aquí en busca de aprendizaje.”

Aun así, eso fue novelesco. Contratar mercenarios pagados solo en conocimiento y la oportunidad de estudiar en Reccordak donde podrían morir. El camino a Reccordak debe haber sido muy difícil, pero a pesar de la intervención de la Sangre Demonio, aun así, llegaron. Ella no sabía cómo encontraron su camino.

“…”

Julie miró a lo lejos la mansión de Deculein. Entonces algo extraño sucedió.

Vio a Deculein de pie en la ventana y sus ojos se encontraron.

Él la estaba mirando.

“…!”

Julie rápidamente se alejó. Afortunadamente, había trabajo en el que concentrarse. El guardia a su lado señaló el camino.

“Aquí viene otro mago con un caballero de escolta.”

“…Sí. Yo también lo veo.”

Julie respondió torpemente y se enderezó.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente