Capítulo 187 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Marcelo 3/4… Enjoy!


Gárgolas y trolls, las dos bestias, eran famosas como la vanguardia de la marcha del sur y las olas que marcaron el comienzo de la guerra. Los trolls del bosque eran particularmente rápidos y las gárgolas eran bestias voladoras muy agresivas, lo que las hacía perfectas para iniciar el ataque.

“…”

Los miré desde la pared de Reccordak. Un grupo estaba sacudiendo el suelo y el otro estaba volando por el cielo. No eran oponentes especiales, pero sus filas se extendían hasta el horizonte.

“…Prepárense.”

Levanté mi mano derecha. Diecinueve piezas de acero de madera flotaron detrás de mí mientras las ballestas automáticas de los soldados apuntaban. El maná de los caballeros se levantó desde el camino.

“Fuego.”

Líneas rectas, más apropiadas para la expresión ‘arpón’ que bolts, barrieron la tierra y el cielo en sincronía con mi orden. Una serie de ataques similares siguieron un latido más tarde, luego otra vez. Los bolts atravesaron a los trolls y las gárgolas, desgarrando las alas y perforando la carne.

Skydark: Bolts aquí como referencia de algo que es rápido como un rayo…. Algo así como en la película Bolt si es que vieron algunos…

¡Swish—!

Mientras tanto, el acero de madera atravesó a los que no fueron talados. Respaldados con mi maná, ya trascendieron la velocidad del sonido mientras se movían, apuntando limpiamente solo a los órganos vitales de los monstruos.

“…¡Aaaah—!”

Un rugido resonó a mi lado: Epherene. Condensó el viento como una cuchilla y lo disparó, partiendo una gárgola en dos.

“¡Ugh!”

“¡Syrio está aquí!”

Después de eso, los caballeros, encabezados por Julie y Syrio, avanzaron. Con mucho gusto saltaron por encima de la barrera. Ellos repelieron a las hordas enemigas con su habilidad con la espada y su maná.

“…”

Entre los cientos de caballeros, mis ojos inconscientemente se clavaron en Julie. Su habilidad con la espada era como una flor suave que florecía en medio del sangriento campo de batalla.

“Jefe. ¿Qué estás mirando?”

Louina tocó mi hombro. Tiré el acero de madera de nuevo.

¡Gwoaaahhh—!

Los gritos de trolls y gárgolas resonaron en el aire. Sin embargo, solo su capacidad de ruido era grande, ya que la barrera se mantuvo sólida. No pudieron lidiar con los caballeros desenfrenados, y aquellos que no fueron derribados por espadas fueron segados por hechizos y rayos. Fue una total masacre.

“Te dejo esto a ti.”

Louina asintió mientras me alejaba.

Tenía algo más que hacer.

 

*****

 

… En ese momento, cuando la batalla alcanzó su punto máximo, el Sangre Demonio Jaken, habiéndose infiltrado en las partes superiores de la prisión, se arrastró. Provenía de una tribu con nada más que malicia hacia el Imperio, por lo que se unió con orgullo al Altar. Desde el principio, solo pretendía destruir Reccordak.

“Ajem.”

Fingió mirar a su alrededor y salió de los dormitorios. Él le dijo a su clan que vigilara la línea del frente y se dirigió hacia el almacén de alimentos.

“…Ahí está.”

Esta era la línea de vida que contenía alimentos y suministros para todo Reccordak. Si lo destruían, Deculein no sobreviviría mucho tiempo…

“Puso uno fuerte.”

El almacén tenía una triple barrera de seguridad mágica, pero por supuesto, eso era lo que se esperaba. Él puso un hechizo en el almacén, un hechizo de detonación superlativo que le otorgó el Altar. Pero en el momento en que estaba a punto de aplicar maná al hechizo—

“¿Qué estás haciendo?”

“…!”

Jaken se sacudió, sintiendo como si sus intestinos estuvieran retorcidos.

“… ¿Qué… Qué estás haciendo?”

Cuando finalmente se calmó y se dio la vuelta, vio a una niña solitaria parada allí.

“No puedes salir en este momento. Algo está pasando.”

Jaken negó con la cabeza y relajó el agarre sobre su estómago.

“Sé cómo protegerme. Oye, entra.”

“¿Qué es eso? Lo acabas de adjuntar al almacén.”

“…No necesitas saberlo. ¿Eres un aldeano?”

Jaken ocultó el hechizo con su cuerpo.

“No. Soy un aventurero.”

“…¿Aventurero?”

“Sí. Soy Lia.”

Esta niña, ¿un aventurero? Jaken la miró de arriba abajo. Tenía unos 150 cm de altura, lo suficientemente alta como para ser confundida con una adolescente, pero cualquiera diría que su rostro se veía demasiado joven. Él frunció el ceño.

“Eso es ridículo. No mientas, y date prisa—”

En ese momento, la niña se movió. Llegó al almacén en un solo paso y examinó el hechizo de detonación en la pared.

“…¡Oye! ¡¿Qué estás haciendo?!”

“Este es un hechizo de detonación.”

“¡Qué… qué mie**rda… eres!”

Jaken apartó a la niña. Pero cuando trató de activar el hechizo con su maná…

“Si te mueves, aunque sea un poco, te mataré.”

Una daga se presionó debajo de él. Jaken puso los ojos en blanco para mirar detrás de él. La niña llamada Lia lo miraba con ojos más afilados que cualquier hoja.

“…Gulp.”

“Ni siquiera tragues.”

“…”

Stomp—

Los pasos se acercaron. Jaken y Lia se giraron para mirar al recién llegado.

“¿Estabas aquí?”

Era Deculein, pero no estaba solo. Estaba con el grupo de Jaken. Los treinta y nueve mercenarios, excluyéndolo a él, estaban justo detrás del Profesor, todos atados a él con cuerdas de acero.

“… Jaken, ¿ese es tu nombre?”

Ante sus palabras, Lia bajo su daga. Deculein se acercó a Jaken, mirándolo. El cuerpo de Jaken ya estaba empapado en sudor.

“Arrodíllate.”

“…Um. Yo…”

“Antes de que te arranque las extremidades y te mate.”

La fuerza de sus palabras pesó sobre Jaken. Antes de darse cuenta, se arrodilló. Sus piernas se sentían como de goma. Lia quitó el hechizo de detonación y se lo llevó a Deculein con una sonrisa.

“¿Dime, me alabarás?”

“Los suministros ya han sido movidos.”

Deculein pasó junto a Lia, dejándola aun sonriendo y moviendo los labios sin expresión. Deculein agarró a Jaken.

“Tonto.”

Ató al hombre con un alambre de acero.

“…¡Ugh!”

“Gente como tú está haciendo retroceder el futuro de la Sangre Demonio.”

Lia observó a Deculein por un momento más; su rostro se parecía al de Kim Woojin, pero con una personalidad infinitamente más fría. Jaken, este tipo ni siquiera era un Elegido, pero si bien el coraje que mostró al entrar en la guarida del tigre era encomiable, no había ninguna posibilidad de que sobreviviera ahora que Deculein lo atrapó.

“…Um. Profesor. ¿Qué va a hacer con ellos?”

Preguntó Lia inocentemente, fingiendo curiosidad. Entonces, Deculein la miró, respondiendo con indiferencia.

“Ya dije que les arrancaría las extremidades.”

 

*****

 

… Iba a arrancarles las extremidades.

Al llegar a la colina de Reccordak, Elesol observó toda la escena. Ella se abrazó las rodillas y reflexionó.

“¿Qué vas a hacer?”

Delcon, el guardián del desierto, le preguntó con cautela. Elesol hizo señas para responder.

— ¿Cómo esta ella? Yeriel, ahora.

“Parece que está durmiendo en un barril.”

Elesol asintió.

— Él hizo algo estúpido. Jaken de la tribu de la Sangre Demonio.

“Sí. Así es.”

— El Palacio Imperial no puede enterarse de lo que ellos hicieron.

Cuando escuchen que los Sangres Demonio había atacado a Deculein, sus cámaras de gas se activarían de inmediato. Por lo tanto, cuando asesinen a Deculein, debería hacer que sea imposible identificar a un sospechoso.

— No queda de otra. Debemos usar nuestros métodos.

“Métodos… Elder. ¿Puedo preguntar qué le pasó al Gran Elder?

— Una vez que lo sepas, no tendré otra opción.

“…Sí, está bien.”

Delcon cerró la boca y Elesol recordó el día en que vio al Gran Elder. Incluso entonces, Elesol había insistido en el asesinato de Deculein. Mientras el Gran Elder intentaba detener a Elesol, finalmente le entregó un libro cuando se dio cuenta de que no podía detenerla.

En ese libro, el Gran Elder registro las características, los nombres de la Sangre Demonio.

— Nosotros nos ocuparemos de Jaken.

Elesol hizo señas.

— Para eso, yo entrare sola. Esta noche, hacia Deculein.

“Pero, Elder. El oponente es Deculein—”

— Está bien.

Miró detrás de ella hacia la Carreta del Espacio Distorsionado creado con el talento de Ellie. En su interior Yeriel dormía.

— Esta vez, él lo sabrá. Que no queda otro camino…

 

*****

 

¡Boom—! ¡Boom—! ¡Boom—!

Era de noche; una gran luna y estrellas se cernían sobre sus cabezas, y la escarcha colgaba pesadamente en el aire. Pero la batalla no había terminado. Por supuesto, el número de trolls y gárgolas había disminuido, pero su legión seguía siendo innumerable.

“Julie, nosotros iremos primero.”

Gwen asintió. Los caballeros que lucharon durante ocho horas no estaban cansados, pero parecían bastante aburridos.

“Sí. Descansen.”

Julie se ofreció como voluntaria para hacer guardia. Aun llegaban 500 monstruos cada hora, por lo que no era algo que pudiera pasarse por alto.

“Sí ~, tú también tómatelo con calma ~.”

“…”

Julie se apoyó contra el muro y leyó el informe de Deculein. Sin embargo, ella no estaba sola. Reylie estaba a su lado.

“¿Vale la pena leer ese informe?”

“…Estas son las instrucciones correctas.”

“Quiero decir. Un caballero conoce mejor el manejo de la espada…”

“Yo también lo pensé. Pero esto hay que reconocerlo. El Profesor es teóricamente competente para enseñar cualquier cosa a cualquiera.”

“Aun así… ¡oh! ¡Ahí, un troll!”

Reylie señaló a un grupo de trolls que sostenían palos de madera. Julie sacó su espada y corrió a cortarlos.

“¡Ay! ¡Gárgola, por allí!”

Esta vez estaban en el cielo. El enjambre de gárgolas revoloteando fue repelido por un viento helado.

Entonces, después de unas cinco batallas cortas—

“… ¿Estás bien?”

Una voz vino desde arriba. Julie inclinó la cabeza hacia arriba. Por encima de ella estaba la asistente de Deculein, Epherene, y su compañero de clase, Ihelm. Los dos miraron a Julie y saludaron.

“Sí. Estoy bien.”

“Usted ha estado ocupada. Estamos aquí también, así que no tienes que esforzarte demasiado.”

“…”

Julie negó con la cabeza para decir que estaba bien. Ihelm suspiró.

“Esta idiota es tan inflexible que no puede escuchar nuestras palabras.”

Julie entrecerró los ojos mientras lo miraba. Ihelm enarcó las cejas.

“Sabes que tengo razón. Siempre fuiste tan inflexible que aceptaste a la fuerza ese compromiso con Deculein en el pasado.”

Reylie y Epherene temblaron. Julie respondió en voz baja.

“… No hables de eso.”

“Creo que tu personalidad es autoinfligida. Bueno, deberías haberme elegido. Aunque ya es demasiado tarde.”

“Ihelm. ¡Cállate!”

Reylie gritó, pero Ihelm sonrió y negó con la cabeza.

“Oi, Leaf. ¿Qué opinas?”

“…Acerca de qué.”

Epherene respondió sin rodeos.

“Deculein y esa caballero obstinada.”

Julie fingió no estar interesada mientras escuchaba su conversación. Epherene miró a Ihelm en el muro y a Julie debajo antes de hablar.

“… El Profesor Deculein no parece odiarla tanto.”

“Oh. ¿Es así? Pero ¿Y ahora qué? Esa caballero Deya odia a Deculein lo suficiente como para matarlo.”

Julie levantó la vista de nuevo. Sin embargo, lo que él dijo era cierto. Aun odiaba a Deculein, y vería que algún día se pagaran los rencores de Veron y Rockfell.

“…No hagas eso. Ambos podrían arrepentirse.”

Epherene interrumpió. Murmurando en un tono agridulce, se alejó apresuradamente.

“…¿Qué demonios?”

Ihelm estaba desconcertado y Julie la vio irse sin comprender. Pero no tuvieron tiempo para relajarse.

¡Gwaaaah—!

En el horizonte, se acercaba otra ola de gárgolas y trolls.

 

*****

 

¡Gwaaaaah—!

En la mansión de Reccordak. De pie junto a la ventana, miré en la dirección del grito. Más allá del muro, había aparecido otra ola. Esto probablemente se repetiría muchas más veces durante el período de migración. No sería capaz de dormir o descansar cómodamente.

“…”

Tomé un sorbo de vino antes de girarme hacia el que estaba detrás de mí.

“Habla.”

Alguien había estado arrastrándose desde hace un tiempo desde la entrada de la mansión, un invitado no invitado sin intención de esconderse.

— …

Miré hacia arriba para ver a un monstruo con una máscara de zorro.

“¿Quién eres?”

— No necesitas saberlo.

La mujer respondió en lenguaje de señas. Lenguaje de señas. Mujer. Con estas dos pistas ya tenía una vaga idea de quién era.

“¿Eres de la misma raza que los que he encarcelado allí?”

La mujer asintió.

“¿Son todos del mismo grupo?”

— No. Nosotros hemos venido a castigarlos en su nombre.

“¿No eres de la Sangre Demonio también?”

— Ellos cooperan con el Altar. Nosotros somos independientes. No somos iguales a ellos.

Sonreí. No somos iguales — eso no estaba mal, pero por alguna razón, se sintió mal.

“¿Qué quieres? ¿Me estás pidiendo que los libere?”

— El Altar debería haberlo sabido. Que la Sangre Demonio fallaría en esta misión.

“¿Quieres decir que fue un truco?”

— Sí. Si reportas el incidente de hoy a la Familia Imperial, la cámara de gas se activará de inmediato y los Sangres Demonio inocentes, jóvenes y viejos, serán masacrados.

“¿Me estás pidiendo que no informe esto?”

— …Sí.

Asentí.

“Bien. Investigaré si lo que dices es cierto, y si lo es, no lo haré. Pero a quien atrape, lo mataré.”

— No puedo permitir que eso suceda.

“¿Por qué?”

— Por malos que sean, son de nuestra raza. Nosotros deberíamos matarlos. Y será mejor que sigas mi consejo.

“…”

Me calmé por un momento. Lo que dijo me molestó.

“¿Eso es una amenaza? ¿Sabes quién soy?”

— No es una amenaza. Esto es un intercambio justo.

“Intercambio.”

— Sí.

Luego ella chasqueó el dedo. Mientras fluía su maná, cierta imagen flotaba en el aire. Era una imagen de una Yeriel encarcelada.

“…”

— Mañana a esta hora. En un lugar fuera de la vista de Reccordak, intercambiaremos los rehenes.

La miré. Mi expresión se volvió fría mientras la ira brotaba dentro de mí. Ella continuó moviendo los dedos.

— Si no aceptas este intercambio, revelaremos al mundo lo que no sabes.

“… ¿Qué es lo que no sé?”

— Sí.

Crucé los brazos. Ella me miró de arriba abajo antes de responder.

— Tu hermana menor Yeriel no es de la sangre Yukline.

“…”

Ya sabía ese hecho. Aun así, no debería ser revelado a otros.

El acero de madera en mis brazos emanaba un aura asesina.

— Además, el linaje de Yeriel…

En el momento en que disparé mi acero con la intención de matarla…

— Ella es de nuestra raza, es decir, la Sangre Demonio.

El aire en la mansión se volvió estancado.


Skydark: WTF.!!!!

PD: Mañana te completo los capítulos Marcelo o más tarde ya que se me presentó algo urgente hoy.. y como recompensa por la demora publicare un par de capítulos extra junto a ello…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente