Capítulo 179 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Manuel 3/8… Enjoy!


Senté a Epherene en la silla de la oficina y la miré a los ojos. Alumbré sus pupilas con una luz.

“… Hic.”

Epherene hipo.

“¿Hay algún problema?”

Luego hizo un puchero con los labios.

“… Está demasiado cerca.”

“..”

Como el examen había terminado de todos modos, me recosté un poco.

“Epherene, he detectado energía oscura en tus pupilas.”

“¿Sí?”

Energía oscura. Era una sustancia que me volvía loco, incluso con las partículas más pequeñas. Este era el mayor enemigo de la habilidad de constitución que aprendí antes, pero no me preocupé demasiado por eso. La ira de Deculein — aunque él habló con un poco de dureza, estaba en su naturaleza para congelarse al final.

“Oh, um …”

Epherene vaciló, evitando mis ojos.

“Cuéntame.”

“…es así. Mi padre entró en mi sueño.”

La miré sin decir una palabra.

“Pero … no era mi padre. Me engañaron.”

Puse esas palabras juntas. Sueño. Padre. Engaño. Energía oscura.

“¿Pasó algo en el sueño?”

“¿Sí? Oh, yo …”

Epherene abrió mucho los ojos. Su rostro se sonrojó mientras movía sus manos y pies como un pulpo. Fue extrañamente repugnante.

“Mantén tus manos quietas. Antes de que te los corte.”

“¡¿Qué?! ¡¿Córtalos?!”

“…”

“…Algo pasó.”

Mientras continuaba mirando, ella lentamente comenzó a explicarme y yo escuché en silencio. Vio a Kagan Luna en su sueño, pero no parecía que fuera su padre. Si ella se hubiera acercado a él, habría sido un desastre. Ella vivió gracias a la clase de poder mental …

“Eso debió haber sido un demonio.”

“…¿Demonio?”

“Sí. De los cinco sentidos, ¿Qué es lo que más olvida la gente?”

“El oír/escuchar.”

“Correcto. Es fácil engañar porque no puedes recordar los sonidos de un pasado lejano.”

La gente olvidó las voces más rápido. Por tanto, este era el sentido más engañoso.

“No te dejes engañar por las voces que escuchas en tus sueños.”

En un mundo donde los métodos de grabación no eran comunes, las voces de las personas que ya habían muerto se olvidaban y desaparecían fácilmente. La Voz era el demonio que cavó en esa abertura.

“Su nombre es la Voz.”

“¡Huh! ¡Yo también estuve allí! Estuve en una ruina.”

Epherene gritó. Asentí.

“Él es un concepto y un fenómeno que encarna un mundo. En esas ruinas se encarnan los recuerdos, los sueños, los deseos y las esperanzas de las personas. Allí venden cosas raras.”

“…Oh, es verdad. Vendían cosas raras. Yo también tengo esto. Un día, Roha … um, ese viejo me dio esto.”

Epherene sacó una moneda de bronce de su bolsillo. Eso era diez centavos.

“¿Pero por qué tuve ese sueño?”

“…”

Examiné la cabeza de Epherene sin responder. La corona, las sien, la frente. De repente, Epherene entrecerró los ojos.

“¿Por qué…Por qué miras mis labios así?”

“…¿Perdiste la cabeza?”

“Le ruego me ¿Disculpe?”

Me recosté contra mi silla.

“De todos modos, has sido invitada oficialmente. Quizás todos los recuerdos de Decalane, Kagan Luna y otros en tu cabeza hayan fluido hacia él.”

“Entonces, ¿Qué es lo que pasará?”

“En las ruinas, se abrirá la puerta a tus recuerdos. Él dará esa moneda a quienes lo desafíen y lo despejen.”

Señalé la moneda de bronce.

“¿Despe … Despejarlo? ¿Despejarlo-?”

La expresión de Epherene se volvió extraña mientras pensaba en ello.

“¿Despejar qué, mi recuerdo?”

“Es como una mazmorra. Aparecerán los villanos de tu recuerdo, y así sucesivamente.”

“Ajaj~, los villanos de mi recuerdo … Glitheon y Rollu, Lucia y Deculein …”

Mientras murmuraba así, se puso rígida.

“… Deculein ahora es neutral, por lo que él está fuera”

“Basta de tu juego tonto. En cualquier caso, la dificultad de tu recuerdo es probablemente la más alta.”

“Ajem … pero ¿por qué el demonio está haciendo esto? ¿Con qué propósito?”

“Para Dominar el continente.”

Respondí simplemente. Epherene parpadeó un par de veces.

“…¿Es eso posible?”

“No hay razón para que sea imposible. Cuanta más gente se apasione por las ruinas de la Voz, más fuerte será su poder. Si él llega a un sueño y manipula tu recuerdo, puede controlar a las personas.”

Su propósito era controlar el mundo a través de las personas. Sin embargo, esto no era un completo desastre. Más bien, brindó la oportunidad para volverte fuerte.

“Entonces … sí me invitaron, ¿Qué hay de usted?”

“Ya me han invitado.”

“… ¿Cómo sabe que le han invitado?”

“Hombro.”

“¿Hombro?

Bajé el dobladillo de la túnica de Epherene con Psicoquinesis, exponiendo su hombro y clavícula. Por supuesto, Epherene hizo un escándalo.

“¡Ah! ¡Porque… por qué! ¿Por qué estás haciendo esto?”

“Ahí.”

“¡Este profesor se volvió loco—!”

“…”

Apreté los dientes y esperé a que se calmara.

“Mira tus hombros.”

“…Le ruego me ¡¿disculpe?!”

“Debería de haber un tatuaje.”

Epherene hizo una pared mágica opaca antes de comprobarlo.

“¡¿Qué es esto?!”

Gritó cuando miró su hombro. La pared mágica volvió a desaparecer y Epherene, con la cara ligeramente roja, me miró.

“Por qué esto…?”

“El tatuaje puede establecer el momento de la entrada. Aún no hay tiempo suficiente para la Voz, por lo que la entrada es solo una vez a la semana. Te lo haré saber más tarde, así que llega a tiempo conmigo.”

“…”

Epherene se rascó la nuca y asintió con la cabeza, evitando mis ojos.

“Sí, Sí. Sí, Profesor.”

 

*****

 

En el Invierno al amanecer.

“¡…!”

Julie se despertó.

“Pant, pant, pant, pant …”

Le costaba respirar. Todo su cuerpo estaba cubierto de un sudor frío y las voces aún resonaban en sus oídos.

—— Capitana, por favor tome venganza por mí.

—— Capitana … yo.

Eran las voces de Rockfell y Veron, respectivamente. Rockfell pidió venganza, agitando sus extremidades faltantes, y pudo ver el acero de madera de Deculein alojado en el corazón de Veron. Ella tuvo una pesadilla.

“…”

Calmó su corazón palpitante, obligándose a meditar. Pero el tiempo no estaba de su lado.

— ¡Caballero! ¡Esto es un problema!

Julie se puso de pie de inmediato. Se secó el sudor de su cuerpo con una ligera limpieza y luego se equipó. Se recogió el pelo y abrió la puerta. Inmediatamente, Reylie se acercó.

“¡Esto es un desastre!”

“Qué sucede—”

“¡Dese prisa! ¡Véalo por usted misma!”

Reylie llevó a Julie a la sala de conferencias. Ya había muchos caballeros reunidos dentro.

“Oye~, ya estás aquí, ¿Julie?”

“Siéntate.”

Gwen le dio la bienvenida, pero los caballeros imperiales ni siquiera hicieron contacto visual.

“… Este es el paisaje descrito por un explorador que llegó bastante lejos en Annihilation/Aniquilación.”

Skydark: Annihilation o Aniquilación (Como estuve traduciendo) creo que así lo llaman al territorio del norte..

Había una imagen en la pizarra de la sala de conferencias. Tan pronto como Julie lo vio, abrió mucho los ojos.

“Las bestias demoníacas están avanzando hacia Annihilation. Actualmente se desconoce su número. Su objetivo es, por supuesto, esta barrera.”

Julie no podía creerlo ni siquiera mientras miraba la imagen, pero había demasiadas para contar. El Caballero Imperial Delric habló.

“El Profesor Deculein tenía razón.”

A pesar de que se reunieron en este lugar, se mantuvieron escépticos ante la predicción de Deculein.

“…¿Qué vas a hacer? En una semana más o menos, esta horda salvaje llegará, y para entonces, estarán aún más hambrientos y feroces.”

Julie frunció el ceño. Sabía el significado de las palabras de Delric.

“Yo me retiro.”

“… Sir Delric.”

Julie se puso de pie para sujetarlo, pero Delric negó con la cabeza.

“Caballero corrupto, quédese donde esta.”

“…”

Ella apretó ambos puños. Un fuego ardió dentro de ella.

“No tiene sentido resistir en Reccordak. Por supuesto, la Caballero Deya naturalmente dirá que resistamos.”

“No. Si las cosas van tan mal, al menos les diré que se vayan con la gente de las montañas …

“Okey. Como sea, está bien. De todos modos…”

¡Creak—!

La puerta de la sala de conferencias se abrió de nuevo. Todos se levantaron de un salto y se inclinaron cuando Deculein entró. Echó un vistazo a la sala de conferencias.

“¿Es esta una reunión de solo caballeros?”

Nadie respondió; solo había silencio y quietud. Deculein caminó entre ellos y se sentó a la cabecera de la mesa.

“Los Caballeros de Reccordak pronto quedarán vacíos también, porque hay tanta gente que se va.”

Mientras decía eso, miró a su alrededor. Delric, mirando a los ojos de Deculein, abrió la boca lentamente.

“¿No se ira, Profesor …?”

“Creo que ya lo dije desde el principio”.

“…”

Delric volteó la cabeza, ocultando su expresión. Un momento después, miró a Deculein con una mirada despreocupada.

“Pero mire este informe. Cientos de caballeros y miles de prisioneros no son suficientes. Esta vez es diferente a un Gran Tigre. La ola crecerá a medida que pase el tiempo, y si es así desde la primera ola, será una batalla cada hora de vigilia.”

Delric estaba tratando desesperadamente de persuadirlo.

“También es un problema de calidad de vida. Para defender este muro, estaremos luchando durante todo un mes. Incluso si no morimos física, mentalmente …”

Su discurso se prolongó durante bastante tiempo, enumerando sus excusas razonables.

“Mmm. Esa fue una buena razón para escuchar, Delric.”

Deculein asintió. El rostro de Delric se puso pálido, al igual que el de los otros caballeros que simpatizaban con él.

“¿Cuántas personas piensan irse?”

Al principio, nadie levantó la mano.

“No tengan miedo de levantar la mano.”

Pero cuando habló por segunda vez, levantaron los brazos, comenzando por Delric. Deculein los miró a todos y sonrió.

“Bien. Váyanse.”

“…”

Delric se sintió aliviado. Después de todo, ¿Deculein sintió que también era imposible?

“Sí. Si ese es el caso, luego de considerar las opiniones …”

“Pero.”

De repente, el rostro de Deculein se endureció. No, todavía sonreía con la boca, pero sus ojos estaban fijos.

“Predije que esto pasaría con el concepto de los valores de colisión.”

Deculein habló en voz baja y profunda.

“Ustedes también deberían haberlo sabido.”

Una de las características del villano en las novelas, en muchos, muchos mundos.

“Sin embargo, el costo invertido en la adquisición y desarrollo de esta prisión es astronómica. Si hubieran dicho que no me seguirían, no lo habría gastado.”

Primero, odiaba especialmente los costos desperdiciados.

“Por supuesto, la magnitud del daño es irrelevante, pero mi título de Presidente está colgado de este muro.”

Segundo, estaba obsesionado con el honor y el poder. La riqueza fue siempre el objetivo final de un villano de tercera categoría.

“Por supuesto, no necesito ser el Presidente, pero … si hay un caballero que se va.”

Tercero.

“Será mejor que piense en no volver en las buenas gracias.”

Su resentimiento duró años y fue lo suficientemente fuerte como para matar a las personas.

“…¿Qué piensan?”

Por el contrario, esta era la ventaja del villano. Podía movilizar la mano de obra que quisiera sin la necesidad de persuasión forzada como Julie.

“¿Se irán de todos modos?”

La sonrisa en los labios de Deculein se hizo más profunda. A los ojos de los caballeros del Palacio Imperial, esa sonrisa era tan malvada como la de una serpiente.

“¿O quieres al menos ganar honor al morir luchando aquí?”

Deculein se hundió en su silla. Siempre mantuvo la noble y constante dignidad de su hogar, pero sus siguientes palabras fueron bastante sangrientas.

“Tienen un día para pensarlo y tomen una decisión. No hay rincón de este Imperio fuera de mi alcance. Podría ocurrir un accidente en su camino al continente si se van de inmediato.”

Deculein se rió y se puso de pie. Todos los caballeros lo miraban, pero no se atrevieron a decir nada. Solo miraban su espalda.

Creak—!

La puerta se cerró de nuevo, pero el silencio permaneció pesado en la sala de conferencias. Cada uno de los caballeros miró el informe del explorador con sentimientos encontrados.

[Son demasiados para contar. En términos generales, una marcha completa a través del horizonte de Annihilation.]

“Sigh..”

El profundo suspiro de Delric llenó el aire como el humo de un cigarrillo.

 

*****

 

Mientras tanto, Sophien recibió un libro de Deculein sobre el Go.

“Este tipo lo escribió bien.”

Ella asintió. Eso se colocó en su escritorio, al lado de la esfera de nieve de Keiron.

“Más importante aún, Su Majestad. ¿Es cierto que el Profesor cazó un Gran Tigre?”

Sophien miró fijamente a Kreto sentado frente a ella. Este tipo salió de la nada preguntando por los rumores en el norte en estos días.

“Sí. Así es.”

“¡Whoa! ¡Como se esperaba!”

“¿Por qué preguntas eso?”

“Jaja. Actualmente estoy escribiendo una biografía sobre el Profesor Deculein.”

“¿Te volviste loco? ¿La familia imperial escribiendo esas cosas? Lo destrozaré.”

“Oh~, por supuesto, está bajo un seudónimo. No sabrán que fui yo.”

“… Eh. Imbécil.”

Sophien negó con la cabeza con expresión de insatisfacción.

“Oh. Circulan rumores de que la ola llegará pronto. ¿Cómo está el Profesor Deculein?

“¿Como esta? Debe estar bien. Estoy ocupada con la Sangre Demonio.”

Ante eso, Kreto sonrió amargamente. Con cuidado, la miró.

“Pero, Su Majestad, ¿Por qué odia tanto a la Sangre Demonio?”

“…”

Sophien guardó silencio un momento. Se quedó quieta y miró a Kreto.

“Hay una razón para mi odio.”

“…Sí. Bueno, debe tener uno. Su Majestad es sabia. De todos modos, ¿No predijo el Profesor que esta ola sería bastante peligrosa?

“Correcto. Dijo que sería significativamente más difícil que en años anteriores. Me pregunto si eso será cierto o si será deshonrado.”

Sophien sonrió.

“Me gusta el profesor, pero … espero que esta vez la predicción sea incorrecta.”

“Tranquilízate.”

¡Tap—!

Sophien le entregó a Kreto algunos documentos.

“Entrega esto al Ministro de Interiores de camino. Tú también lee esto.”

“¿Qué es esto?”

“Es una política relacionada con la Sangre Demonio en el futuro.”

Kreto leyó el documento con una sensación de amargura que brotaba en su interior.

“…!”

Su corazón se detuvo por un momento.

— Resolución de la cámara de gas. Establecido desde el campo de concentración de Bethan.

— El asunto de Annihilation de la Aldea de la Sangre Demonio.

— Los Sangres Demonios no reportados serán tratados constantemente como una muerte a la vista.

“… Además, como Emperador, tengo una carta que entregar a cierto ministro.”

Kreto levantó la cabeza.

“¿Sí, Sí? ¿Una carta?”

“Sí.”

Sophien se dio cuenta de que su carta estaba un poco fuera de lugar. Aparte de sus habilidades para escribir, era demasiado anticuado.

“Ayúdame un poco y vete.”

“…Sí.”

Kreto dejó los papeles que estaba leyendo y asintió. Luego, preguntó sin pensar:

“Pero, ¿A quién se lo enviaras?”

“¡No necesitas saberlo!”

“…¿Qué?”

Pero Sophien reaccionó con bastante violencia.

“¡Esto es asunto del Emperador, así que no necesitas saberlo!”

Kreto estaba un poco curioso, pero respondió rápidamente.

“Sí, Sí. Está bien…”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente