Capítulo 170 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

No había vegetación en la frontera. La tierra estaba muerta, sofocada por una niebla opresiva de energía oscura. Por lo tanto, en Aniquilación, el peligro provenía no solo de las bestias, sino también del suelo debajo de ella.

“Julie. Eres mala con las direcciones, así que ¿Por qué sigues tratando de guiarnos?”

En tal lugar, Julie estaba tomando la iniciativa. Gwen estaba desconcertada, ya que Julie era alguien que se perdía incluso dentro del campo de entrenamiento de caballero.

“Está bien. Todo lo que necesito es este mapa.”

Sin embargo, Julie avanzó con el mapa en la mano. Los miembros del equipo, Gwen, Drent y Devron, tenían curiosidad sobre lo que contenía ese papel.

“Este punto rojo es donde estamos ahora. Por lo tanto…”

Julie se detuvo y miró a su alrededor.

“Eso parece estar aquí. Vamos a instalar la estación.”

Una de sus misiones era establecer nuevas estaciones en áreas inexploradas. Gwen hizo una pausa, insegura.

“¿Es eso aquí? ¿Estás segura?”

“Sí. Mira.”

Julie le mostró el mapa directamente. El lugar donde se encontraban actualmente estaba marcado con una X.

“…¿Huh? Supongo que esto es un artefacto, ¿eh? Buena compra, Julie.”

“No lo compré.”

“¿Entonces?”

“Es equipamiento de la misión, Sir Drent.”

“Sí, es equipamiento para la misión.”

Julie y Gwen dejaron los materiales que habían traído. El mago, Drent, construyó la estación con magia mientras Gwen miraba.

“… Pero no sé por qué él quiere construir esto aquí. Las bestias lo destruirán de todos modos.”

“También pondremos este espejo.”

Julie bajó el espejo sin escuchar. No sabía por qué tenían que instalar el espejo, pero era su misión.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaah—

Entonces, un grito cortó el aire. Los tres caballeros miraron hacia su fuente.

“Oh, eso está bien.”

Pero, al escuchar esa voz, Drent agitó la mano como si no se preocupara.

“No será gran cosa. Es Leaf la que está gritando.”

“¿Leaf?”

“Epherene. Ella es mi compañera.”

“Entonces, ¿No debería ser una razón más importante para ayudar?”

Drent sonrió y negó con la cabeza a Julie.

“No. Leaf … um, su talento es inusual. Ella también recibió entrenamiento práctico del Profesor Deculein.”

“Así es. Bueno, si es Epherene, ella es la maga del equipo con Syrio. Syrio se encargará de eso.”

Intervino Gwen.

“Simplemente hagamos lo que tenemos que hacer. No es de buena educación ayudar a ciegas. Julie, tú también lo sabes, ¿verdad?”

“…Sí.”

Cuando Julie asintió con la cabeza …

¡Whooooosh!

Más allá de Aniquilación, el aire afilado como el acero envolvió el mundo. Esa era una magia de destruction avanzada que hizo desaparecer el grito.

“… ¿Supongo que tu amiga Epherene es buena haciendo un escándalo por nada?”

“Mmm. En lugar de armar un escándalo, diría que aun no sabe lo fuerte que es.”

“¿Por qué? Ese nivel—”

¡Whiiiiiiiiiiirl!

El viento que creó Epherene era una licuadora que trituraba todo lo atrapado en su interior.

“Oh. Como dije, recibió entrenamiento práctico del profesor. Dado que solo perdió contra él … aún no sabe que es fuerte.”

“…Mmm.”

Gwen pensó por un momento y luego asintió.

“Por supuesto. Debido a que Deculein es un hechicero especializado en combate práctico … también estaba escrito de esa manera en el informe del explorador.”

Eso fue parte de la información avanzada proporcionada a los miembros de los Caballeros Imperiales. Julie ladeó la cabeza.

“¿Te refieres al informe?”

“Sí. Entre los magos, el informe de Deculein es el más largo.”

Cuando un caballero y un mago cooperaban, era necesario el reconocimiento mutuo de sus habilidades. Así que, en estos días, los Caballeros compartieron la información del mago de antemano, y entre ellos, el informe de Deculein era el más largo.

“¿Es así?”

“Incluso si no se tiene en cuenta que es un mago, su capacidad de lucha es sobresaliente. Él es muy sereno; no le importa matar … el resumen general es aún más sorprendente. Eso—”

“‘Parece que él no necesita cooperar con los caballeros.”

El tercer caballero, el tranquilo Devron, que estaba quieto hasta ahora, intervino. El hombre de mediana edad era un famoso caballero perteneciente al Palacio Imperial.

“Nunca había visto un informe de un mago así en mi vida. En general, un informe enfatiza los aspectos de ‘cómo proteger’ al mago. El suyo parece afirmar que no necesitamos protegerlo … yo estaba perplejo.”

“…”

Después de escuchar esas palabras, Julie miró su reloj. Fingió no sentirse incómoda, y Gwen también estaba tratando deliberadamente de aliviar el estado de ánimo, pero esto no estaba ayudando.

“No hay tiempo suficiente. Ahora vayamos a la segunda posición. Muevanse.”

“Okey. Oi chico mago, ¿Estás bien? ¿Puedes correr más?”

“Sí. Por supuesto.”

“Okey. Vamos. Pero eres un poco lindo. ¿Cuántos años tienes?”

“… ¿Hm?”

Los cuatro avanzaron incluso más  profundo hacia la tierra salvaje.

 

*****

 

… La batalla había terminado, dejando los campos cubiertos de nieve llenos de cadáveres de bestias salvajes. El mundo que era de un blanco tan puro hace unos minutos estaba teñido de rojo. Un olor metálico emanaba de la sangre y los intestinos que se habían esparcido aquí y allá, pero yo estaba concentrado en el mensaje del sistema.

Bonificación de Acción: Debido a la feroz batalla, el vínculo a Hombre de Hierro florecerá.

◆ Completación de la Experiencia de Atributos

◆ Adquiriste el vínculo Hueso de Acero.

 

Kill Perfecta: Mataste a más de 3.333 bestias en una batalla.

◆ Adquiriste la característica rara Asesino de Bestias.

 

Primero, el Hueso de Acero. No lo sabía en detalle, y la única explicación que me dieron fue que ‘los huesos se vuelven más fuertes’. Por otro lado, Asesino de Bestias era fácil de entender.

 

── 「Asesino de Bestias」 ──

◆ Grado: Raro

◆ Descripción: Logro realizado a través de una batalla a gran escala.

—Cuanto mayor sea el tamaño del monstruo con el que estes tratando, mayor será tu poder mágico.

“¡P-Profesor! ¡¿Está bien?!”

Los guardias y los carceleros llegaron corriendo, cada uno con una expresión de miedo a juego.

“Llévense estos cuerpos. Podrán venderlo por un precio razonable.”

“¡S-Si!”

Los maté con eso en mente. Había 3.000, pero no quería dañar demasiado ninguna de sus pieles.

“¡Oh, hasta luego! ¡Tome un buen descanso! Déjenos esto a nosotros …”

Crucé la puerta sintiéndome mareado por un momento, pero lo aguanté. Mi maná restante era 0. Todo había sido consumido durante esta batalla. Sin embargo, no tropecé. Me vi obligado a mantener una zancada regular.

Por lo tanto, regresé a la mansión. Me limpié el cuerpo, me puse una bata y me acosté en la cama.

“…”

Cerré mis ojos.

 

*****

 

Mientras tanto, Zeit y su grupo llegaron a Reccordak.

“¡Encantado verlo, Lord—!”

El guardia que custodiaba la entrada se puso de pie y saludó. Después de todo, nadie en el norte no conocía a Zeit de vista.

“Hazte a un lado. Mantén en secreto que vine.”

“¡Sí! ¡Por supuesto!”

Gracias a eso, las otras cinco, Lia, Sylvia y Primienne, pudieron ingresar de manera segura a Reccordak sin previo aviso.

“Pero ¿Qué vas a hacer? No hay mucho que hacer aquí. No hay nada que espiar para Iliade.”

“No es espionaje.”

Sylvia negó con la cabeza. Zeit sonrió y luego Lia respondió.

“¡Estaremos esperando a Ganesha aquí!”

Por último, Primienne.

“Tengo un asunto separado que discutir con el Profesor Deculein. Planeo esperar en la oficina de la prisión.”

“Bien. De todos modos, hagamos lo nuestro aquí. El breve encuentro con sus talentos estrella terminará aquí, pero nuestro reencuentro no estará muy lejos. Que sus viajes se completen de forma segura.”

“¡Sí! ¡Gracias!”

“Adiós, Rey del Invierno.”

Los tres Mosqueteros, Lia, Leo y Carlos, se despidieron calurosamente de él y Primienne le mostró la cortesía del Norte. Sylvia ya se había ido.

“…Mmm.”

Zeit, ahora solo, se cruzó de brazos y miró hacia un árbol. La sombra que oscilaba allí tomó forma ante sus ojos.

“…¿Estás aquí?”

Josephine. Miró a Zeit con una sonrisa.

“¿Dónde está Deculein?”

“¿Huh? ¿Así de inmediato?”

“Cada minuto es valioso. Esa es la única razón por la que vine; Quiero escuchar directamente de Deculein si su razonamiento es cierto.”

“…”

Al igual que un verdadero norteño, él era demasiado irascible. Josephine negó con la cabeza.

“Bien. Yo te guiaré. A cambio, seré la primera. Sígueme en silencio. El profesor está durmiendo en este momento …”

 

*****

 

Abrí los ojos con la repentina sensación de que no estaba solo.

“Oh.”

Había otro par de ojos frente a mí. Grandes, con iris blancos que se parecían a los de Julie.

“¿Estás despierto?”

Era Josephine.

“…”

Miré por la ventana. La luna ya estaba arriba. Después de medio día de sueño, mi energía y maná se recuperaron por completo.

“¿Que está pasando?”

Primero revisé mi ropa… no había tal cosa. Llevaba un camisón. Josephine dio un paso atrás y sonrió un poco.

“Vine aquí porque tengo algo que preguntar.”

“Algo que preguntar.”

“Sí. En estos días circulan rumores de que tú sabes quién estuvo detrás del envenenamiento de Su Majestad.”

Miré a Josephine y supe aproximadamente por qué había venido. Mirando aquí y allá con [El Destino del Villano], no encontré variables de muerte.

“…”

No, había un rastro muy pequeño afuera. Un rastro muy tenue que no podría haber sido captado si no fuera por los ojos de Hombre de Hierro. Fue alguien que ocultó por completo su identidad. ¿Quién podría ser?

Quizás, la persona que estaría con Josephine en este momento era …

“¿Es verdad?”

Continué tranquilamente. No había nada de qué avergonzarse, ya que era algo que vi como jugador hasta el punto de que me cansé.

“Es verdad.”

El envenenamiento de Sophien fue planeado por Freyden. Fue un punto fundamental de la quest de su personaje. Sin embargo, lo importante ahora no era ese tipo de quest.

“Lo sé.”

Estaba absorto en cómo eliminar la variable de muerte proveniente de Zeit.

 

*****

 

“Lo sé.”

Por un momento, el corazón de Josephine se hundió. Por otro lado, la tez de Deculein estaba tranquila. Josephine no pudo leer su expresión.

“…¿Que sabes?”

Deculein extendió la mano sin decir una palabra. Una copa de vino y una botella fluyeron a sus manos: 678 Gorwine, uno de los mejores. El corcho saltó y el líquido rojo se vertió en el vaso.

“Lo que sé significa que lo sé. ¿Qué más quieres saber?”

Deculein respondió con sarcasmo y tomó un sorbo de vino. Su expresión facial, gesto y dignidad se reflejaban en los ojos de Josephine. Fue un encanto indescriptible.

“Tengo curiosidad. Si lo sabes, ¿Por qué estás en silencio?

“…”

Él se acarició la barbilla.

“En silencioso… ¿Necesito decirlo? Si ya me conoces, lo sabrías. No soy un vagabundo que hace alarde de su boca.”

Deculein miró a Josephine con una mirada penetrante y directa.

“Aun así, para empezar, quizás puedas ganarte el odio de Su Majestad. ¿No tienes miedo?”

“Hmph. No tengo tal cosa como el miedo. En cualquier caso, no hay ningún beneficio en exponer ese hecho. Más bien, hundirá al Imperio en el caos.”

“…¿Caos?”

La mano de Deculein que sostenía la copa de vino se detuvo. Frunció el ceño por un momento.

“No me pongas a prueba cuando ya lo sabes, Josephine. Tus movimientos son demasiado superficiales; eso no es como tú.”

“…”

Josephine hizo un puchero. Pero esta vez, ella no tenía nada que hacer. Zeit estaba mirando no muy lejos.

“¿Es por Julie?”

A eso, Deculein reaccionó.

“… Julie.”

“Así es.”

Tomó un sorbo de vino. Josephine se humedeció los labios.

“Podría ser.”

Como se esperaba. Ella sonrió.

“Yo quiero que Julie sea feliz …”

Sin embargo, las siguientes palabras fueron bastante inesperadas.

“Y no quiero que el Norte caiga.”

“…¿Norte?”

Los ojos de Josephine se abrieron un poco. Deculein asintió. Y dijo la línea que a Zeit le encantaría.

“El Norte ha sacrificado mucho hasta ahora por el Imperio. Para la gente y los nobles como nosotros.”

“…”

Josephine parpadeó un par de veces.

“El incidente del Caballo Sagrado hace 17 años. La Crisis del Norte hace 13 años. El incidente de la Bestia Invocada de Rohal Grosson hace 20 años. La ejecución de Balrog hace 23 años. El desastre de Ropalma hace 22 años, el avance de Behemoth hace 11 años y el Gran Lago hace 9 años … aparte de eso, están constantemente defendiéndose de los monstruos.”

Deculein recitó uno por uno los principales acontecimientos de la historia del Norte. Eran hechos que leyó en el guión del juego jugado como jugador y comprendió como era la historia de este mundo.

“Por lo tanto, Freyden ha hecho algo que no debería haber hecho en un pasado no muy lejano, pero estoy seguro. Debe ser el resultado de un malentendido o de haber sido engañado por manipulación.”

Josephine lo miró a los ojos. Allí había una confianza inquebrantable y una creencia transparente. El ego de un humano llamado Deculein.

“Los Freyden son diferentes de la otra escoria central, muy diferentes de los insectos que se llaman a sí mismos nobles. Por eso creo en el Norte. Esa confianza y causa …”

¿Por qué Deculein estaba diciendo esto? ¿Respetaba tanto al Norte?

“La razón por la que no le digo a Su Majestad sobre eso.”

Incluso en este momento, Josephine, por supuesto, no mostró ninguna emoción. No le importaba lo que hiciera su propia familia, cómo la trataran o en qué circunstancias se encontrara. Su interés solo estaba en Julie.

“Por supuesto, esto es en parte porque también amo a Julie.”

Pero la apariencia segura de Deculein … era tan extraña y encantadora.

“Pero la primera es porque el Norte es más noble que cualquier otro que haya encontrado en el continente central.”

Josephine sonrió.

“En segundo lugar, es porque no quiero jugar con los asuntos de otras personas.”

La luna llena apareció por la ventana, iluminándolo.

“¿Es esto suficiente para responderte, Josephine?”

Deculein la miró.

“Incluso si los pecados mortales que todos cometieron se revelan.”

Su cabello estaba un poco desordenado.

“Protegeré el destino del Norte.”

Josephine apoyó la mano en la barbilla. Sin darse cuenta, lo miró como si apreciara un hermoso retrato.

“Así que, al igual que yo confío en ellos, ellos solo tienen que creer en mí.”

… Reflexionando sobre esas palabras, pensó Josephine. Él era una persona muy extraña, confiado en cada palabra que decía, y por eso parecía tan sincero. Además, amaba a Julie más que a nadie en el mundo.

“…Esta bien.”

Por alguna razón, Josephine quería confiar en él. Nadie en el mundo la hizo sentir fe excepto Julie …

 

*****

 

A altas horas de la noche en el campo de Reccordak. Zeit se sentó en la oscuridad y apretó la mandíbula. Como hombre del norte, rara vez experimentaba este tipo de sentimiento, pero algo en su interior se disparó.

“Dios … él es un tipo decente, ese profesor … es un héroe. Es un verdadero erudito.”

Miró hacia la gran luna y pensó en Deculein. Un hombre con amor, pureza y fe en su corazón. Al contrario de su apariencia, que se parecía a un parásito, era un hombre muy genuino. ¡Lleno de fidelidad, no, la encarnación de la lealtad!

“Quién hubiera pensado que el profesor respetaba el norte… reflexionaré sobre ello. ¡Lo admito! ¡Tuve malas intenciones por un segundo!”

¡Boom—!

Zeit apretó el puño y golpeó el suelo, sacudiendo la tierra. Josephine lo miró encogiéndose de hombros.

“Tan ruidoso… aunque es un secreto de Julie. Él esperará hasta que ella se sane.”

“… Josephine. También soy un hombre que ha amado antes.”

Zeit respondió, y Josephine negó con la cabeza como si lo encontrara patético. Los dos miraron hacia la luna llena por un momento más. Sin embargo.

“Sniff…”

Josephine lo miró con expresión de perplejidad. Zeit estaba sosteniendo su cara.

“De ninguna manera. ¿Estás llorando?”

“… ¿Quién está llorando?”

Zeit volvió a levantar la cara. Sus ojos ya estaban rojos. Esta era la primera vez que lo vio llorar.

“Podría ser falso. No te sientas demasiado impresionado.”

“¿Falso? Fue el primer hombre en reconocer el papel del Norte. Incluso para los norteños, el profesor estaba al tanto de incidentes desconocidos de alguien más aparte de la familia de Freyden. No existe tal falsificación en este mundo. Josephine, deberías saberlo.”

De hecho … Josephine enarcó las cejas en señal de acuerdo.

“Está bien. No hubo mentiras en absoluto. En particular, el Incidente del Caballo Sagrado y el Incidente del Norte deben ser tragedias que la familia imperial ocultó sistemáticamente ~.”

“Lo sé. Incluso eso, Deculein sabía …”

Zeit dejó escapar un gran suspiro y dejó que una suave sonrisa asomara a sus labios.

“Hmm… por primera vez en casi 40 años, parece que hay un tipo confiable alrededor. Iría al campo de batalla junto con él diez veces. Le dejaría mi espalda a él.”

Josephine, que asentía con la cabeza y escuchaba atentamente, se dio cuenta de un cierto absurdo en lo que decía y bufaba-! Ella miró a Zeit.

“Espera. Entonces. ¿Estás diciendo que no me crees?”

“… Me voy, Josephine. Tengo mucho que hacer.”

Zeit se levantó rápidamente y se alejó.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente