Capítulo 164 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el 77º Piso de la Torre Mágica, en la oficina del Profesor Principal, me senté en mi escritorio y repetí los cálculos y la investigación. Docenas de validaciones cruzadas, cientos de comprobaciones de muestra, materiales de exploración que aprovechan al máximo la amplia biblioteca de la universidad. Sin embargo, no tomé en cuenta la posibilidad de que mis expectativas fueran incorrectas. Esa fue solo para encontrar el valor de la diferencia por región.

— Si. Lo comprobé. La concentración en el suelo de Rohalak es menor.

Yeriel habló a través de la bola de cristal. El valor del impacto en Rohalak fue menor que en el norte. Aun así, fue el doble que hace 19 años, pero si fueran Hadekain y Yukline, esa era suficiente para mantener sus defensas.

“No escatimes en gastos.”

— No lo haré, pero…

“Voy a colgar.”

— Oye, espera. Maldita sea….

Colgué e hice una llamada a la siguiente persona.

— Profesor Deculein, soy Betan. Transmitiré la concentración del suelo.

“Okey.”

— Si. No importa lo que digan los demás , confío en usted. Solo sé eso.

De esta manera, entre los nobles del Imperio, algunos cooperaron como Betan, y otros no. En particular, la mayor parte del Norte expresó su descontento. Por supuesto, por los costos astronómicos.

“…Profesor.”

Allen habló desde su lugar en la esquina de la oficina. Se había convertido en un panda con círculos oscuros debajo de los ojos y enterrada debajo de una pila de documentos.

“Esta es una entrevista. La academia tiene una solicitud para una conferencia … relacionada con esta predicción de ola monstruosa …”

Una fuerte reacción fue inevitable para un gran avance. Si el presente no fuera parte de la Quest Principal, lo habría dudado al menos una vez.

“Eso sería aburrido.”

“Sí … con un horario como este, tienes que viajar por el continente durante al menos dos meses …”

Miré por la ventana. Un paisaje invernal sin fin y un cielo pálido y marchito me recibieron.

“Haré eso.”

De ahora en adelante, llegaríamos al punto de inflexión principal de la Quest Principal. Pero conocer mi muerte de antemano ayudó en esta situación. En cualquier caso, al menos no moriría este invierno.

“Sí … yo … yo también creo en su teoría …”

“¿No has dormido, Allen?”

“¿Sí? Oh sí. Tengo muchas investigaciones. Mas o menos cerca de tres días …”

“Puedes ir a dormir.”

“Sí…”

Allen asintió con la cabeza con ojos aturdidos. Miré el aviso oficial que había traído.

 

[# 13109 Para el Profesor Principal Deculein de la Torre Imperial]

 

— He leído detenidamente las predicciones enviadas por este profesor. Sé que todo tipo de rumores están hirviendo entre los nobles del Imperio. Sin embargo, su predicción hace que la gente considere causar un gran caos y daños costosos en el continente, especialmente en el Norte …

Leí las cartas de sospecha y pesar enviadas por muchas familias.

 

*****

 

“Sigh…”

Epherene lo estaba pasando mal estos días. En la biblioteca, en el laboratorio, en el dormitorio, anotó sus preocupaciones en un cuaderno.

 

[¿Por qué muere Deculein?]

 

Epherene no recordaba lo que iba a pasar en el futuro. No, no podía. Ella, por supuesto, fue a varios lugares, como la biblioteca, la editorial de periódicos y más. Pero en ese futuro, hubo un período desvanecido. En otras palabras, no hubo un solo registro de un punto entre 2 y 3 años después.

“Qué pasó…?”

Sin embargo, había una cosa que Epherene sí sabía.

 

[Rohon Trading Co., Ltd.]

 

Lo único era que este Rohon Trading, un factor actualmente desconocido, ganaría el premio gordo en el futuro. Se enteró por casualidad mientras hablaba con los comerciantes. No sabía mucho sobre acciones, pero memorizó el nombre porque pensó que invertir en ellas la haría rica.

“Esto de nuevo.”

 

[Rohun Trading Co., Ltd.]

 

[Rohome Trading Co., Ltd.]

 

[Rohol Trading Co., Ltd.]

 

Examinando las principales acciones, encontró a Rohun y Rohon y Rohome y Rohol. Había tres más.

“¿Debo invertir una cuarta parte por cada …”

Epherene revisó a escondidas su cheque de pago. Cuatro mil Elnes. No estaría mal si comprase cada uno por mil Elnes. Por supuesto, su patrocinio ya había acumulado cientos de miles de Elnes, pero no podía permitirse usarlo para esto.

Su principal razón era su orgullo, y ahora que confirmaba que el patrocinador era Deculein, esperaría hasta que Deculein la reconociera por completo. En otras palabras, después de comprender completamente la tesis de Deculein Luna. Después de eso, lo usaría libremente.

“Oye.”

Una voz aguda la llamó. Epherene miró hacia atrás y se sorprendió al ver a una vieja enemiga, Lucia.

“¿Qué? ¿Viniste aquí para provocarme?”

Los ojos de Epherene se entrecerraron, pero Lucia sonrió y negó con la cabeza.

“No. Para felicitarte ~.”

“Qué.”

“Escuché que iras a Reccordak.”

¿Reccordak? Epherene frunció el ceño. ¿Qué clase de mierda era eso de repente?

“¿Qué? Acabamos de regresar del norte, ¿de acuerdo?”

“Lo sé.”

“¿Que sabes? Dije que acabamos de regresar.”

“… Que, ¿Estás diciendo que no lo sabes?”

“Qué.”

Cuando Epherene volvió a preguntar, Lucia le tendió un papel con una cara que la enfureció aún más. La mirada de Epherene se posó en el documento.

“¡¿Qué … qué es esto?!”

Sus ojos se agrandaron. Epherene se levantó de un salto y salió corriendo. En el primer piso de la torre, en el lobby, se habían reunido los miembros de su club, incluida Julia. Todos parecían preocupados por ella.

“¡Si yo! ¡Escuché la noticia! ¡Tú iras a Reccordak!”

“Qué-?! ¡No lo sabía!”

Epherene estaba perpleja.

 

*****

 

Toc, toc– toc, toc, toc– toc, toc, toc, toc–

Ya sabía quién era. Tan pronto como abrí la puerta con Psicoquinesis, un estudiante se apresuró a entrar y se paró frente a mi escritorio.

“Profesor, profesor, profesor. Reccordak, ¿Qué es todo eso de repente—”

“Iremos a Reccordak durante nuestras vacaciones. Quizás dentro de tres meses.”

“¡Ugh!”

La mandíbula de Epherene cayó y sus ojos se agrandaron como una pelota de fútbol.

“P-Profesor. ¿Qué tal reconsiderarlo? No para mí…”

Hizo una pausa por un momento mientras movía los labios.

Gulp—

Tragando saliva, evitando mi mirada, rascándose las sienes… finalmente habló después de mostrar toda la gama de sus hábitos nerviosos.

“… Nunca sabemos lo que podría pasar. Incluso usted.”

“Está bien.”

Negué con la cabeza.

“No importa si no vienes conmigo. Yo, no tú, decidió arbitrariamente.”

“…”

Epherene me miró fijamente.

“… yo no dije que no iría. Yo iré, pero …”

Asentí.

“Entonces, prepárate.”

“¿Prepararme para qué?”

“El entrenamiento práctico comenzara hoy.”

“…¿Oh?”

 

*****

 

… Tenía mucho trabajo por hacer durante esta temporada. Fui responsable de las conferencias avanzadas, las preguntas y respuestas relacionadas con las tesis y las expectativas que presenté. No hubo un solo día en que estuve libre. Viajé por todo el continente en dirigible y tren.

Por supuesto, tuve que reunirme con muchas personas que no entendía mi teoría, gritando y saltando como chimpancés. Fue el sentido único de elección de Deculein pensar eso. Traté de reprimirlo, pero fue difícil.

También comencé a entrenar a Epherene. Ella fue puesta por el escurridor en el campo de entrenamiento de la torre mágica, pero su progreso fue encomiable.

“¿Nos iremos… alrededor de la semana que viene, Profesor …?”

Fue inmediatamente después del entrenamiento. Epherene, cuyo cuerpo estaba empapado de sudor, se me acercó y preguntó. La miré en silencio.

“…Oh.”

Epherene se limpió con Limpieza y solo entonces respondí.

“Probablemente.”

“…Okey. Trabajaré duro para prepararme.”

Epherene salió de la sala de entrenamiento. Todavía podía escuchar sus quejas mientras caminaba por el pasillo.

— Son mis vacaciones, y ni siquiera puedo tomarme un descanso… Dios. Estoy agotada. Me duele el cuerpo. También necesito comprar acciones.

Pensando en acciones, recordé algo. El otro día, invertí en Hombre de Gran Riqueza. Había pasado un tiempo, así que tendría que comprobarlo.

“… Supongo que no queda mucho.”

Entonces, de repente, un pensamiento apareció en la esquina de mi mente. Ahora podría ver a Julie. ¿Era eso mío o de Deculein? Mientras me alejaba de ella, un cierto vacío parecía roer cada rincón de mi cuerpo y mi mente.

“Esto es estúpido.”

Incluso si no podía estar con ella, el solo hecho de poder verla hacía latir este corazón.

… esa fue una sensación aburrida.

 

*****

 

Reccordak.

Julie estaba sentada tranquilamente en su silla de oficina y meditando, pensando en el que pronto llegaría. Fingió estar bien, pero no pudo evitarlo. Reprimió desesperadamente todos sus sentimientos y, al mismo tiempo, pensó en los ingenuos habitantes del Norte. Julie podría cooperar con su enemigo por ellos. Como buscadora de la caballería, su distinción entre lo público y lo privado sería minuciosa …

Toc, Toc—

Julie se sobresaltó, pero se aclaró la garganta y habló.

“Adelante.”

La puerta se abrió. Julie miró fijamente a la persona que miraba a través del espacio entreabierto, notando su cabello amarillo y su rostro blanco. Entró con una sonrisa suave.

“Ha pasado un tiempo, ¿verdad, Julie?”

Era Ihelm, uno de los antiguos miembros de pandilla de Deculein y senior de la universidad de Julie. Él era el pequeño obstáculo antes de conocer a Deculein. Julie respondió con dignidad.

“Sí, mucho tiempo sin verte. Por favor siéntate.”

“Okey. Wow, yo incluso tuve que venir a Reccordak debido a la prueba de la presidenta … no debería haber presentado una solicitud.”

Ihelm se sentó en la silla con un sonido de dolor.

“¿Todas las personas que hacen ejercicio fuera son prisioneros?”

“Sí.”

“Whoa. Tienen un físico fantástico ya que han matado a algunas personas, ¿verdad? También parecen tener algunas habilidades.”

“Sí. Sin embargo, un dispositivo mágico está conectado a su corazón, por lo que podemos intervenir de inmediato si se meten en problemas. No hay necesidad de preocuparse.”

“Lo sé. Fue Decalane quien lo inventó.”

Julie asintió con calma.

“De todos modos, Deculein llegará un poco tarde.”

“…Sí.”

“Bueno, pero no creo que él quisiera venir a Reccordak. Esa presidenta es una niña tan mala, ¿no es así? Ella debe haberlo enviado, diciendo: ‘¡Será divertido ya que ustedes dos están rompiendo ~!’”

Ihelm miró a Julie mientras imitaba la voz de Adrienne. Fue una broma, pero Julie respondió sin ninguna expresión.

“Lo sé. Está bien.”

“No pareces estar bien.”

“…”

“Relaja tu rostro, mujer.”

“Mi cara siempre es así.”

Julie estaba completamente inexpresiva, excepto quizás por una ceja un poco fruncida. Ihelm se rió entre dientes.

“Sí, a otro per**ro con ese hueso.”

“…No. Por favor, vete; arreglaremos el alojamiento para ustedes.”

“Okey. Pero no me malinterpretes. No quiero burlarme de ti. Solo, ¿no es un poco extraño? ¿No lo crees tú también?”

“Haah … ¿ahora qué?”

Julie dejó escapar un pequeño suspiro como si estuviera cansada. Ihelm se puso de pie lentamente y negó con la cabeza.

“No había nadie que te quisiera tanto como Deculein. Por supuesto, la forma en que lo hizo fue bastante loca. ¿Por qué de repente él …?

Crackle—

Ihelm podía oír a Julie rechinar los dientes.

“Tanquila, tranquila.”

Ihelm levantó los brazos avergonzado.

“Ihelm. Vete.”

“Oh, lo siento. Lo siento. Me voy. Oh cierto, toma esto antes de que me vaya.”

Ihelm le tendió un documento.

“…¿Qué es esto?”

“Es una lista de reabastecimiento.”

Julie miró el documento. Sin embargo, los nombres de la lista eran tan desconcertantes que la leyó con los ojos muy abiertos.

“¿No es curioso? Pronto se construirá un nuevo dormitorio. Será una mansión.”

Gwen, Raphael, Syrio. Los caballeros se acercan a Julie y los maestros quienes habían alcanzado la cima de su habilidad con la espada, como la montaña más alta Jaylon y la espada de fuego Yuphley.

“Esto es debido a que Deculein está de venida. En esta área remota, el Palacio Imperial y varios otros caballeros se enfrentan por apoyo. Están tratando de establecer algunas conexiones con Deculein.”

“Conexiones …”

“Sí. Oh, ¿Tú también lo sabes? Las ganancias de Deculein, esta vez solo de acciones, son de 500 millones de Elnes. 500 millones de Elnes.”

“500 millones de Elnes …”

La boca de Julie se abrió levemente. Ihelm lo notó y murmuró con una sonrisa.

“Por qué. ¿Te arrepientes? Estás en el infierno, pero tu ex prometido vuela así.”

Por un momento, la expresión de Julie se endureció de nuevo.

“Ihelm. No lo diré por cuarta vez.”

“Oh ~, eres demasiado amable. Suele ser tres veces, pero lo tomaste cuatro veces. Tu apodo no era White Retriever sin razón alguna.”

“Ihelm. Estás en 3,5.”

Fue la última advertencia. Ihelm sonrió y se puso de pie.

“Okey. Me voy. Me voy. ¿Hasta luego? Nos quedaremos en el mismo espacio por un tiempo.”

Julie miró la espalda de Ihelm cuando se fue, agitando la mano.

“Hay muchas personas que ganan dinero con las acciones en estos días … también necesitamos dinero para proteger nuestras fronteras.”

La atención de Julie se centró nuevamente en las listas de contratación y ahora en las acciones.

 

*****

 

Antes de partir hacia el Norte, pasé por el Palacio Imperial para el tercer juego de Go que programé con Sophien.

“Vas a ir al Norte de nuevo.”

Pero Sophien llevaba un vestido hoy. Como una Elizabeth moderna, un atuendo espléndido y anticuado adecuado para la Emperatriz.

“Sí. Usted también se ve hermosa hoy.”

“Iliade me regaló esto. Glitheon compró esto él mismo.”

“¿Es así?”

Glitheon de Iliade. Era un nombre bastante molesto, pero no había necesidad de ser sarcástico.

“De todos modos, es el tercer encuentro de hoy… ¿tienes confianza? Si pierdes este encuentro, no tenemos que hacer el resto.”

“Nunca me he sentido inseguro.”

“Hmph.”

Sophien torció los labios y luego se puso de pie. La miré con una ligera perplejidad.

“Sígueme.”

“Sí.”

Me quedé sin cuestionar. Sophien salió de la sala de clases y caminó por el pasillo.

“Dices que tienes mucha confianza y que no hay nadie en este continente que pueda jugar al Go tanto como tú y yo, así que hoy.”

Sophien se detuvo frente a la puerta. Pensé que sabía cuáles eran sus intenciones cuando se volteó hacia mí.

“Tendré un gran encuentro frente a todos los ministros. ¿Estás de acuerdo con eso?”

Asentí sin dudarlo.

“Sí. Estoy bien, pero prefiero preguntarle eso a Su Majestad. ¿Está usted bien?”

“¿Qué quieres decir?”

“Porque no soy una persona que mentirá para salvar el rostro de Su Majestad frente a sus ministros.”

“¿Te volviste loco?”

Sophien maldijo casi por reflejo. Sus venas se hincharon a los lados de su cabeza.

“…te lo advierto. No aceptaré más que esto. Ni siquiera intentes salvar mi cara. Esfuérzate lo más que puedas. Intentaré aplastarte en respuesta. En este continente, eres la única persona que se beneficiará de mis esfuerzos.”

“Sí. No me contendré.”

Sophien asintió con la cabeza y abrió la puerta. Inmediatamente, pude escuchar los fuertes gritos de innumerables ministros.

“¡Su Majestad Sophien—!”

Hicieron una reverencia para saludar a Sophien y pude ver que el lugar para el juego ya estaba preparado. Se colocaron tableros y piedras de Go en un vasto campo de batalla.

“Este es el profesor que contraté para mostrarles el Go. Él es quien causó un gran revuelo esta vez al predecir el monstruoso evento que se avecinaba. ¡Deculein!”

Sophien me miró y gritó. Me acerqué a ella con mi cuerpo inclinado.

“Yo, Deculein, he llegado al mando de Su Majestad.”

“Suficiente. Siéntate y deja de hablar.”

“Si su Majestad.”

Con innumerables sirvientes mirando, me senté frente a ella. Sophien me miró y torció los labios.

“Antes de que te vayas a Reccordak en el Norte, comenzaremos el tercer juego. Deje que los ministros dicten la notación y la aprendan con seriedad. Este profesor y yo les vamos a mostrar como es el Go…”

Ante las palabras de Sophien, todos los ministros gritaron al mismo tiempo.

“¡Nos sentimos honrados, Su Majestad—!”

Fue ruidoso.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente