Capítulo 161 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ella estaba inexpresiva como de costumbre, con una tez fría y ojos oscurecidos.

“Sylvia.”

Mirando a la aún joven Sylvia, me imaginé a Sylvia en un futuro lejano. Esta niña era una Elegida clave en este mundo, un talento que podría convertirse en un Archimago que lideraría el continente. No sabía quién sería la primera entre Epherene y Sylvia, pero el futuro era seguro hasta cierto punto.

“Me alegro verte.”

Sylvia no dijo nada y se quedó quieta como una muñeca. Me levanté lentamente. En ese momento, el maná se elevó por todo el cuerpo de Sylvia, manifestándose en un aura aguda llena de intenciones asesinas.

“No te acerques.”

Sylvia habló. Hice una pausa por un momento. Nos quedamos quietos en ese lugar donde el árbol resplandeciente servía como la única fuente de luz mientras ella se perdía en sus pensamientos. Tenía muchas cosas que quería preguntarle a Sylvia, como cómo llegó aquí y por qué, pero no tenía la intención de cuestionarla.

Paso — Paso—

Me acerqué a ella de nuevo. El aire ahora se sentía congestionado, pero no fue por Sylvia.

Paso — paso—

El sonido de mis pasos fue claro y Sylvia levantó la mano para detenerme.

“Detente.”

No la escuché. Más bien, hablé para seguir adelante.

“Para.”

Whiiiiiiiing—!

El acero de madera se movió, girando a mi alrededor y calentando su maná.

“…”

Sylvia me miró con ojos llenos de hostilidad. Pero el problema ahora mismo no era ella. La variable de la muerte … la energía de color rojo oscuro brillando detrás de ella.

“Shh.”

Ahora Sylvia sintió la intención asesina, pero inmediatamente pensó que venía de mí. Así que, la extraña pero definida energía de la muerte que se retorcía en la oscuridad era …

“No te acerques más.”

Sylvia, que entendió mal mi movimiento, movilizó su maná.

Boom—!

Corrió hacia adelante, pateando el suelo y disparándose como una bala hacia mí. Inmediatamente usé cinta adhesiva para reprimirla.

“…”

“Aun tienes un largo camino por recorrer, Sylvia.”

Ella tenía un gran talento, por supuesto, pero era una tarea difícil para un mago superarme en un combate real. A menos que tuvieras un poder abrumador como Adrienne o Rohakan o fueras físicamente mucho más fuerte que yo como Julie, era imposible.

“Alguien te está siguiendo.”

“Qué…?”

Sylvia, a punto de replicar, cerró la boca. Ella todavía estaba inexpresiva, pero parecía bastante sorprendida. Señalé la oscuridad detrás de ella, el hombre esparciendo variables de muerte. Era un humano extraño. No, decir que era humano era demasiado.

Poseía un cuerpo grande de casi 3 metros de largo y una boca ancha como la de un tiburón. Su piel era pálida como un cadáver y sus ojos brillaban rojos. Había visto ese rostro antes.

“¿Es ese el fantasma que hiciste?”

Sería un idiota bastante problemático dado que era capaz de ejercer variables de muerte hacia mí.

“…”

Sylvia apretó los dientes.

“Libérame.”

“Ahora, estás hablando de manera informal.”

“…”

Sylvia frunció el ceño y torció sus brazos. Pero incluso abrir su maná sería difícil debido a Cinta Adhesiva. Incluso si fuera Sylvia, el análisis mágico de la estructura de Cinta necesitaría al menos tres minutos. Aun así, Sylvia agitó sus brazos alrededor. Estaba a punto de romperse la muñeca.

“¿Estás perdiendo los estribos?”

“No.”

Desmantele [Cinta adhesiva]. En ese momento, Sylvia vaciló y el fantasma de repente sacó su lengua afilada.

Clang—!!

El acero de madera se movió para defender. Chispas de fricción salieron del acero mientras desviaba el ataque del monstruo.

¡Ir ir ir…!

Fue seguida por la magia de Sylvia que se comió el espacio. Toda el área se convirtió rápidamente en un terreno abierto arenoso mientras hacía alarde de su impecable habilidad mágica.

“Has crecido.”

“No quiero ningún cumplido de ti.”

Los ojos de Sylvia estaban ocupados mirando entre el fantasma y yo.

“Bien. Entonces, trabaja duro.”

“…”

Sylvia frunció el ceño. Sus ojos se clavaron en mí de nuevo, revelando su confusión.

“Es una oportunidad para que ti corregir tus propios errores. Si domesticas a ese fantasma, se convertirá en una gran ayuda para ti.”

No había necesidad de que ayudara. Por supuesto, ese fantasma era una variable de muerte para mí, pero no parecía ser el caso para Sylvia. Eso me había apuntado deliberadamente a mí y había evadido a Sylvia. Y, sobre todo, aunque la ayude, solo interferiría con el crecimiento de Sylvia.

“Espero verlo con ansias.”

El acero de madera se reunió bajo mis pies.

“Vamos.”

Asentí.

“Confío en ti, Sylvia.”

“…¿Por qué confiarías?”

Sylvia me miró con una expresión de agraviada. En ese momento, el acero de madera se convirtió en un trampolín y se elevó en el aire mientras el fantasma extendía su lengua hacia mí. Pero, sus ataques se dispersaron en polvo antes de acercarse a mí. La magia de Sylvia era la manifestación más básica y poderosa de los tres colores primarios, Borrado.

 

*****

 

… En el restaurante más lujoso del norte en el futuro, llamado Deer Antler’s Tea House, Epherene estaba sentada con Sophien. Habiendo sido confiado por Su Majestad para elegir una comida, miró ansiosamente el menú, pero esa leve sensación de depresión no la abandonó.

Ese mal genio igualaba al noble antes que ella.

“…”

La expresión de Sophien era amarga, por decirlo suavemente. Pero, esto era porque ella era un poco diferente de Epherene. Incluso si Deculein murió en este futuro, no importaba mucho. Podría suicidarse y retroceder.

“… Qué ambiente de mierda.”

Por lo tanto, a Sophien no le gustaba este entorno en este momento. Sophien había vivido durante casi 200 años en el Palacio Imperial, donde todo se ajustaba a su gusto. No importa cuán lujosas fueran las sillas y las mesas, no podían coincidir con el Palacio Imperial, por lo que Sophien sintió un fuerte impulso suicida. Sería mejor entrar en la esfera de nieve. Al menos allí el aire era perfecto.

“¿Qué? ¿Qué dijo?”

“…Nada.”

Ella sintió picazón. Somnolencia. Molestia. Incomodidad. Ella estaba sufriendo las mayores dificultades de su vida, pero trató de no mostrarlo.

“Por cierto, ¿por qué vino Su Majestad conmigo?”

Epherene hizo la pregunta después de que terminó de ordenar.

“Porque la evidencia de este mundo soy yo.”

Al principio, sonaba como un engreimiento, pero Epherene asintió naturalmente con la cabeza en respuesta.

“¿Tiene algo más que decir?”

“No. Ese tipo probablemente este…”

Sophien se detuvo y sonrió. No importa cuán inteligente sea un animal, los caballos no pueden venir al futuro. Pero ella recordó todo este momento. Por lo tanto, era posible una suposición. Que ella misma en el futuro envió personalmente al caballo.

“¿Mmm?”

Los ojos de Sophien se abrieron de repente cuando miró por la ventana. Epherene ladeó la cabeza.

“…¿Qué está haciendo?”

“Mirar. Hay un juego de Go.”

Al otro lado del restaurante, en el parque frío, se estaba llevando a cabo un gran juego. Una guerra entre las piedras blancas y negras.

“Oh, ya veo.”

Sophien sonrió. Ciertamente, el juego de Go se había transmitido correctamente a este futuro. Había aparecido algo que valía la pena para Sophien.

“… Aquí está su comida.”

En ese momento, llegó la comida que ordenó Epherene. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis … tenían ante ellos casi una docena de platos.

*gulp*

Epherene empezó a babear.

“Por cierto, Su Majestad, le pregunto por si acaso, pero ¿tiene dinero?”

“No lo tengo.”

“…¿Qué?”

Sophien tomó su cuchillo y tenedor y cortó el bistec. Cada pequeño movimiento de ella estaba lleno de gracia. Por otro lado, Epherene registró apresuradamente sus bolsillos. Afortunadamente, todavía tenía su mesada para el viaje.

“Uf…”

Epherene se secó el sudor de la frente, luego Sophien tomó una servilleta y escupió la comida de su boca. Luego, con un hechizo, quemó la servilleta y la comida juntos.

“Su Majestad…?”

“No se adapta a mi gusto.”

Probó otra pieza. Frunció el ceño como si no fuera de su gusto otra vez, lo escupió de nuevo y se enjuagó la boca con agua.

“… Tsk.”

“Su Majestad, ¿se encuentra bien?”

“Te comiste eso.”

Sophien se puso de pie. La calidad de la comida era terrible, pero gracias a eso, había recobrado el sentido. Con esto, podría moverse durante una o dos horas más sin quedarse dormida.

“Voy a aliviar mi curiosidad.”

No solo por el juego del Go, sino que Sophien también movió las piernas para seguir las huellas dejadas por Deculein.

“Ah… okey. También pensaré en el Profesor.”

“Haz lo que quieras.”

Epherene no se atrevió a seguir a la Emperatriz, sino que tomó su tenedor y cuchillo. Ya que recibió la orden de quedarse a comer, se dedicó con devoción a la tarea.

 

*****

 

“¡Wow ~, eres una maestra!”

Sophien visitó el Top Goal Park y jugó al Go. Primero se dirigía a la biblioteca, pero se dejó llevar cuando los vio depositar las piedras con un chasquido constante.

“Todo brilla. Eres increíble…”

“¿De dónde vienes? No creo que seas de por aquí.”

Disfrutaba de sus elogios. No fue solo un halago, sino su sincera admiración.

“¿Hay alguien más aquí que juegue Go bien?”

“Oh, ese anciano ocupa el primer lugar.”

Una mujer señaló al anciano que fue derrotado por Sophien. El anciano calvo evitó su mirada fingiendo toser.

“No hay muchos. Entonces, ¿Quién es el maestro del Go más poderoso de este continente? ¿Alguien que merezca ser llamado maestro?”

Sophien esperaba su nombre. Sophien, la Gran Emperatriz, o algo por el estilo.

“Si es el continente … entonces, en algún punto, de Yukline—”

“Detente.”

Sophien no escuchó más. Ese era un futuro que no quería escuchar. Las cosas parecían estar cambiando, así que decidió dejar abierta la posibilidad. Pudo haber mencionado a Yukline por miedo a mencionar el nombre del Emperador. Fue cuando—

“¡Disculpe! Disculpe ~! Uhm, ¿está ‘Deus’ aquí?”

Se acercó un cartero.

“Señor Deus ~, ¡¿Señor Deus ~ ?!”

Sophien encontró los gritos molestos al principio. Pero en poco tiempo, se dio cuenta del significado de la palabra Deus y al momento siguiente.

“Señor Deus, ¿Quién juega al Go?”

Sophien le quitó el sobre al cartero con Psicoquinesis.

“¡Aaah!”

El cartero se sorprendió. Sophien miró en silencio el sobre.

 

[Para Deus, quien está jugando al Go]

 

Deus significa Emperador en el idioma rúnico. En otras palabras, ella misma. Sophien sacó una carta rota del sobre.

— Su Majestad, soy Deculein del futuro lejano.

Fue conspicuo desde la primera frase.

— A partir de ahora, dejaré mi vida a Su Majestad.

“…Mmm.”

Era ridículo y extraño, pero cuanto más leía, más profunda era la sonrisa en el rostro de Sophien.

 

*****

 

En el fondo de la grieta.

Sylvia, habiéndose quedado sin magia durante su batalla con el fantasma, estaba pensando ausentemente con su cuerpo exhausto en el suelo. Dentro de su cabeza estaba todo sobre Deculein, Deculein, Deculein.

Todo era Deculein.

— Grrrrrrr

“Cállate.”

Ella rápidamente respondió al gruñido del fantasma. El fantasma, de cuerpo entero, cubierto de sangre, tosió una vez y se agachó. Sylvia se había tomado un tiempo para controlarlo, pero finalmente logró tomar el control total. Desde que tuvo éxito …

… Deculein. Sylvia volvió a pensar en Deculein y en la conversación que acababa de escuchar. Repitió las palabras una y otra vez, pensando en la futura Epherene y el presente Deculein.

“…Oye.”

Sylvia se acercó al árbol azul y le habló.

“Respóndeme.”

Solo hubo silencio. Sylvia puso su mano en el árbol.

“Arrogante Epherene. Respóndeme.”

…silencio.

‘Hablaste de esto y aquello con Deculein. Todo lo que yo no puedo decir.’

De alguna manera, Sylvia sintió que estaba haciendo algo tonto.

“Epherene, soy Sylvia.”

El cortés fantasma se acercó mientras ella jugueteaba con el árbol.

“Siéntate.”

— Grr.

El obediente fantasma se sentó y la miró. Sylvia volvió a fijar la mirada en el árbol.

“Voy a esperar hasta que me respondas.”

Luego, se sentó en la silla cercana. La silla en la que estaba sentado Deculein. Cuando pensó en eso, se sintió nerviosa y su cuerpo se puso extrañamente caliente. Pero, de todos modos.

Sylvia iluminó el espacio oscuro con un hechizo y habló con alguien que tal vez ni siquiera estaba allí.

“Yo también quiero saber.”

Recordó el rostro de Deculein de momentos antes. Hermosos ojos azules como siempre, anchos hombros y espalda, y una voz clara y fría.

“…”

Ella odiaba— No, ella lo detestaba. Simplemente estar en el mismo espacio, respirar el mismo aire, no. En cada momento, su corazón temblaba con locura.

“… ¿Yo voy a matar a Deculein?”

Sylvia tenía curiosidad por saber si mataría a alguien a quien amaba y odiaba tanto con sus propias manos. Y tal vez, de alguna manera … si Deculein quería que ella lo matara.

“Dime.”

Pero no hubo respuesta. Sylvia infló las mejillas y miró fijamente el árbol.

Ziiiiiiiing—

Sus ojos casi disparaban láseres, pero solo había silencio.

“Tonta.”

Como era de esperar, Epherene era arrogante. Sylvia esperaba en la mesa de té.

Hasta que esta chica respondió …


Skydark: Aquí estaba con answered en pasado así q eso respondió.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente