Capítulo 139 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Está nevando ~ nevando, nevando, nevando ~.”

De camino a la clase de Deculein, en medio del campus universitario donde la nieve ya se había acumulado, Epherene recibió con los brazos abiertos la nieve que aún caía. Drent, aun leyendo, sonrió satisfecho mientras la seguía.

“¿Es la primera vez que ves nieve?”

Epherene se dio la vuelta y asintió con la cabeza, casi saltando arriba y abajo.

“¡Sí! ¡Es mi primera vez!”

“¿Mmm? … Oh ~, tu ciudad natal es Juhalle.”

No nevó en la propiedad de Iliade. Se consideraba uno de los lugares más habitables junto con la propiedad Yukline, aunque el territorio no era grande y el clima era templado durante todo el año, lo que lo convertía en un lugar monótono.

“Veo que aprendiste geografía mal, ¿Huh?”

En el punto de Epherene, Drent negó con la cabeza con una sonrisa.

“Solo vámonos. Si llegamos tarde, tendremos problemas.”

Hoy, la clase de Deculein era fuera de la torre.

“Sí.”

Epherene atravesó la nieve y disfrutó del crujido bajo sus pies. Casi todos los estudiantes y profesores de la clase ya se habían reunido en el Pabellón Robheim. En la clase estricta de Deculein, si llegabas incluso un segundo tarde, te echaban.

Drent y Epherene se sentaron en los asientos traseros.

“… Todo el mundo parece estar leyendo la tesis.”

Drent miró alrededor del salón de clases. Como dijo, casi todos estaban leyendo la Tesis de los Nuevos Elementos de Deculein y Luna.

“Sí. Están tardando bastante …”

Epherene lo había estado esperando con ansias. Ella esperaba que los magos de alto rango primero entendieran la tesis y luego usaran los materiales que distribuyeron para mejorar el nombre de su familia. Sin embargo, como era una magia que requería talentos en los cuatro elementos [Tierra, Viento, Fuego, Agua], incluso los profesores lo estaban pasando mal.

“Espero que tarden uno o dos años.”

“¿Así de largo?”

Epherene parpadeó, pero Drent negó con la cabeza.

“Esta es una perspectiva optimista también. Los magos suelen aprender teorías conjurando su magia. Pero esto requiere que cada uno de los cuatro elementos fundamentales se implementen … no hay respuesta. No importa cuán alto sea su rango, no pueden crear habilidades que no tienen.”

“…¿En serio?”

Después de todo, tomó dos años probar la teoría de la magia secundaria de Dukan. Cuando Epherene asintió con la cabeza …

Slam—

Se abrió la puerta del aula y entró Deculein.

“Me alegro de verlos.”

Se acercó y puso sus materiales sobre la mesa. Todos dejaron su copia de la tesis y se concentraron en Deculein.

“La clase de hoy es una sesión ligera de preguntas y respuestas. Les preguntare si entendieron el contenido. Se les descontarán puntos si no responden. Si el tiempo de respuesta aumentan, serán expulsado.”

Deculein dijo que era ligero, pero esos parámetros se sentían pesados.

“¿Hay algún mago que quisiera ser voluntario primero?”

Todos en el pabellón evitaron su mirada. Epherene hizo lo mismo, agachando la cabeza hasta que su corona fue visible.

“El de allí. La maga con el cabello en espiral.”

Epherene se estremeció. Luego levantó lentamente la cabeza hasta que pudo ver a Deculein mirándola.

“…¿Sí?”

“Levántate y mira esta fórmula.”

“¡Sí, Sí!”

Epherene se puso de pie de un salto. Deculein proyectó el círculo mágico de Hombre de Hierro en el aire. Cientos de líneas y docenas de círculos estaban conectados de un solo golpe, ahora flotando en el aire a su alrededor. Deculein se acercó y señaló algunos de ellos.

“Pregunta. ¿Cuál es el papel de este triple circuito?”

Fue una pregunta abrupta, pero Epherene recordó lo que había aprendido y tartamudeó la respuesta.

“Ah … conecta el maná del mago y la fórmula … no, eso suaviza la conexión.”

“Entonces, ¿cuál es la estructura mecánica que conecta el maná?”

¿La estructura mecánica que conectaba el maná? Epherene vio un circuito triple flotando cerca. Si la búsqueda se redujo a tres o más circuitos mágicos superpuestos, el número de casos alcanzo a cientos. Debían considerarse todos los puntos, líneas y caras.

“La estructura mecánica de este procedimiento es …”

“Puedes dibujar la fórmula tú misma si lo prefieres.”

“Ah, está bien. Um…”

Epherene miró sus notas y dibujó una fórmula en el aire.

Swish- Swish-

Deculein, incapaz de soportarlo, golpeó con fuerza el escritorio.

“Demasiado lento.”

“¡Sí! Lo siento. Entonces…”

Fue algo que aprendió. Epherene tragó saliva.

“… La estructura mecánica comienza así … primero, este doble circuito …”

“¿No puedes hablar correctamente? ¿O tienes la cabeza vacía?”

“No, no…”

Deculein dio un paso adelante, acercándose lentamente a Epherene. Su corazón latía tan fuerte como el sonido de sus pasos.

“¿Crees que entenderás mi clase cuando ni siquiera conoces la mecánica de los circuitos?”

“Lo sé. Lo sé.”

“Si lo sabes, dame una respuesta.”

De repente, se paró frente a ella. Epherene lo miró, sorprendida por el aura mágica que la presionaba. Esto en sí mismo fue una prueba.

“… La mecánica del maná comienza con un circuito doble. Este punto de conexión del doble circuito. Eso es mientras complementa la parte más débil—”

“¿Por qué el circuito doble es tan débil? En teoría mágica, un circuito doble se considera ‘la estructura más segura’.”

“Esto se debe a que esta fórmula no es magia en sí misma, sino más bien una especie de encantamiento mágico que se agrega y se fortalece con cierta magia.”

Epherene ni siquiera sabía de qué estaba hablando; las palabras fluyeron por instinto. En el camino, miró la expresión de Deculein, que afortunadamente no parecía demasiado desaprobatoria.

“Bien. Entonces, nuevamente, hablemos de la mecánica del circuito triple. ¿Por qué tenemos que usar un circuito triple?”

“Eso, es … porque… bueno …”

“¿Me estas fastidiando de nuevo?”

La voz de Deculein se calmó, haciendo que Epherene se estremeciera.

“Si pierdes más tiempo, serás expulsada de esta lección. Preguntaré de nuevo. ¿Por qué tuve que usar un circuito triple para esta magia?”

Esa severa advertencia envolvió a la multitud.

“Te daré tres segundos.”

Un sudor frío se formó en la frente de Epherene. Su espalda se sentía caliente.

“Tres.”

Deculein miró a Epherene.

“Dos.”

Los otros magos esperaban ansiosamente que no fueran los siguientes en la fila.

“Uno.”

Y…

 

*****

 

En el descanso. Epherene, exhausta, estaba reclinada en una silla y descansando. El vapor se elevó de su rostro enrojecido.

“…Leaf. ¿Estás bien?”

Mientras Drent preguntaba con cuidado, Epherene giró solo la cabeza para mirarlo.

“Dije que no me llames Leaf.”

“Oh lo siento. De alguna manera, eso suena más amigable.”

“…Casi muero. Todavía estoy mareada.”

Las implacables preguntas de presión de Deculein se sintieron como si estuviera apretando su corazón y estrangulando su cuello. Epherene de alguna manera lo pasó, pero después de eso, seis personas fueron expulsadas una tras otra. El profesor Deculein tenía hoy la intención de sacrificar a los estudiantes.

“¿Pero no fueron sólo mis preguntas difíciles?”

“Sí. El triple circuito fue demasiado difícil. Podría haberle hecho esa pregunta a un profesor, pero para un Kendall como nosotros …”

“¡¿Verdad?!”

Epherene saltó hacia atrás de nuevo.

“¿Por qué fui la única que recibió una pregunta difícil y …”

Pero ella no terminó el pensamiento. De repente, recordó lo que escuchó decir a Deculein antes.

— Pienso en ella como una discípula.

Debido a que ella era una discípula, la crio con dureza. ¿Eso fue todo? Entonces, ¿estas pruebas estaban empeorando cada vez más por esa razón? Ella nunca dijo que se convertiría en su discípula. ¿Estaba el profesor Deculein contando sus pollos antes de que nacieran?

“Aun a…”

Epherene suspiró. De repente, la voz del futuro lejano se quedó en sus oídos.

— El profesor no existe en mi mundo.

Su yo futuro se lo dijo a su yo presente. ¿Qué diablos pasó ese día?

“…”

Epherene, aturdida por un momento, hizo flotar el acero de madera de Deculein con Psicoquinesis. Estaba jugando con él cuando vino Deculein.

“¡Profesor!”

Rose Rio levantó la mano.

“Tengo algo que aprendí con esta clase. ¿Quiere echarle un vistazo? Lo cambié por mi cuenta.”

Deculein asintió después de comprobar la hora.

“Está bien.”

“Oh, sí. Vamos, míralo. Es el encantamiento de Ductilidad con Hombre de Hierro.”

Rose Rio hizo una pared que comenzó a moverse como slime. Era a la vez sólido, fluido y misterioso como la propia Rose Rio. Epherene lo vio retorcerse a eso con admiración.

“… ¿Puedo encerrarte con esto?”

Rose Rio hizo la pregunta con seriedad y Deculein asintió. Inmediatamente, la pared envolvió a Deculein.

“Jejeje, ¿Qué te parece?”

Rose Rio sonrió y, al momento siguiente, su pared se derrumbó. No, no se derrumbó simplemente; desapareció sin dejar rastro.

“?”

Rose Rio palideció. ¿Fue solo una interferencia mágica, o rompió la pared con alguna otra magia? Sucedió tan rápido que no pudo decir cuál fue.

“Rose Rio.”

“… Eh, eh? Oh, sí, Profesor.”

Habló como si fuera una lástima, moviendo la cabeza.

“El cambio sin una comprensión completa no da buenos resultados. Si cambias apresuradamente su método, las vulnerabilidades inherentes al hechizo se vuelven más claras. Tu círculo mágico probablemente era así.”

Entonces, un nuevo círculo mágico apareció en el aire. Los ojos de Rose Rio se iluminaron con asombro.

“¿Oh? ¡¿Cómo lo supiste?!”

Sabía exactamente lo que ella había lanzado. En otras palabras, visualizó la magia que había visto solo una vez con solo una mirada.

“Silencio, solo escucha la explicación. Será una buena lección.”

“…Sí.”

Deculein inició la clase con el tema del círculo mágico transformado por Rose Rio.

“Donde los circuitos se encuentran con los circuitos, siempre existe una vulnerabilidad. Pero al mismo tiempo, también ocurren singularidades.”

Uno a uno, para distinguir las fallas y características del circuito, memorizando todas sus explicaciones y analogías. Todo lo que dijo fue importante. La súper concentrada Epherene comenzó a tomar notas.

 

*****

 

Después de clases.

Al regresar a la oficina, revisé la lista de los Caballeros de Freyhem. Rugel, Daniel von Gessel, Brian Deron, Grylls, Rosran… todos serían rescatados por figuras influyentes desconocidas o conocidos del pasado. Julie cubrió todos los pecados de Freyhem para que ellos pudieran continuar con sus carreras normales.

Pero.

“Rockfell.”

El ex vice-capitán de los Caballeros de Freyhem; a este yo lo mataría. Todas las maniobras de Josephine fueron infladas por los pecados de este bastardo. Manipulación del libro de contabilidad, malversación, solicitación y muchos más. Tan pronto como los Caballeros de Freyhem colapsaron, se unió a los Caballeros de la Casa de Iliade, y también fue este tipo quien recibió la misión de Veron en primer lugar.

Recibí una respuesta de Josephine, así que no tendría que dejarlo en manos de la suerte. Era un poco extraño para mí ser insensible a matar, pero era algo que estaba decidido a ver hasta el final.

— Toc, Toc. Profesor, soy Allen.

Abrí la puerta. Allen entró con una carta de la presidenta.

“Este es el aviso oficial sobre la selección del próximo presidente.”

“Okey.”

Eché un vistazo al documento.

 

[… ¡¡¡Entonces Profesor Deculein !!! Profesor Ihelm !!! ¡¡¡¡¡Tomemos una decisión este invierno !!!!!!!!!!!! ]

 

Era un documento que decía que la última prueba se realizaría este invierno. Los excesivos signos de exclamación confirmaron que era de Adrienne.

“… Por cierto, Profesor.”

Allen tenía a su alrededor una atmósfera diferente a la habitual. Ella estaba mirando la medalla en mi escritorio, otorgada por suprimir la Sangre Demonio.

“¿Merecen ser reprimidos solo porque son Sangre Demonio?”

Dejé el documento en el escritorio.

“…”

¿Fue porque su atención se había desvanecido, o era mi sospecha de que ella estaba causando un sesgo de confirmación? Pensé que podría decir hasta cierto punto ahora la razón por la que ella estaba conmigo.

“Allen.”

“…¿Sí?”

“La historia es un gran fluir, arrasando como un maremoto. El individuo que es arrastrado no sabe si es marea alta o baja.”

La Sangre Demonio era un clan complejo. Un círculo vicioso de rechazo condujo al rechazo, que condujo a la resistencia y al rechazo nuevamente, solo porque una cantidad muy pequeña de energía demoníaca residía en su sangre. En la corriente principal del mundo, la cima de ese círculo vicioso fue el Altar. Había muchas sectas de la Sangre Demonio entre los locos del Altar.

“Aquellos que intentan ir contra la corriente se ahogan en vano, y al final, solo los supervivientes saben cuál fue la corriente de la historia.”

“… Entonces, ¿Eso está sucediendo ahora?”

Asentí.

“Sí.”

“…ya veo.”

Allen inclinó la cabeza. Era la primera vez que la veía así. No, incluso esto hubiera sido más natural si estuviera actuando. Agregué una palabra, considerando el número de todos esos casos.

“Sin embargo, no todos los flujos son correctos. Un día, puede llegar el momento en que esta marea cambie. Mientras estés vivo, tendrás una oportunidad.”

“…”

Allen levantó los ojos para mirarme. Eran tan grandes como los de un ciervo reflejados por los faros.

“Allen. Me preguntaste si los Sangre Demonio simplemente están siendo oprimidos porque son Sangre Demonio. Eso es correcto. Sin embargo, queda por ver si eso es realmente lo correcto.”

Hubo un extraño cambio en la actitud de Allen mientras se inclinaba hacia atrás. Y luego, de pie sobre sus muletas, mirando fijamente mi rostro …

“Entonces, el Profesor …”

Ella no terminó el pensamiento. Allen se rascó la nuca y sonrió.

“¡No es nada! Hoy vi algo extraño en el periódico.”

“¿Te refieres al Sangre Demonio de cuatro años?”

“Ah … ¿Usted también lo vio?”

Asentí.

Era un artículo acompañado de una fotografía de un Sangre Demonio de cuatro años con un agujero en la cabeza. [# 3333 ¿Es correcto?] Fue el titular promocionado por la empresa de medios imperial ‘Voice of Conscience’. Ellos fueron reprimidos dentro de las tres horas posteriores a la publicación.

“En cualquier mundo, una cosa es segura.”

Observé a Allen, esta mujer muy complicada y misteriosa con emociones complejas guerreando en su rostro.

“… Estos niños no tienen pecado.”

Tenía curiosidad sobre el nombre real de este profesor auxiliar, ‘Allen’.

 

*****

 

… Estuve un poco ocupado hoy con la superposición entre la lección y la enseñanza de Sophien.

“Leí este libro hoy.”

La isla estaba cubierta de nieve, pero el Palacio Imperial seguía tan brillante como la primavera. Sophien me miró perezosamente, su cuerpo se retorcía como una lombriz de tierra.

“¿Está tan cansada de leer?”

“Eso también, y tuve una pequeña discusión con los sirvientes. De todos modos, Blue Eyes es el mejor vendido … veo que tú también tienes ojos azules.”

Sophien me miró a los ojos y yo la miré a los ojos. Ojos tan brillantes como diamantes rojos, iris que parecían la joya más cara del mundo. Eran hermosos.

Sophien frunció el ceño y dejó escapar un gemido.

“…¿Qué estás mirando? Solo lee el libro. Puedo sentir maná en ese.”

“Sí está bien. Lo leeré después de que termine la clase.”

Guardé el libro y comencé a prepararme para las lecciones de runas con un cough. Sin embargo.

“Hay rumores de que tu prometida ha cometido corrupción.”

Sophien mencionó un tema que no quería discutir. Fingí que no era nada y recité las runas, pero la Emperatriz continuó.

“La Julie que conozco no es un caballero así.”

“…Sí. Sí, yo también lo sé.”

“¿Pero por qué lo dejaste así? ¿Por qué dejaste a tu prometida cuando ella estaba en ruina?”

Miré a Sophien y noté la sospecha en sus ojos.

“No puedo decirle a Su Majestad la razón.”

“…”

Sophien entrecerró los ojos y levantó su cuerpo hundido. Su cabello se esparció detrás de ella como la melena de un león.

“… Deculein.”

“Sí.”

“¿Qué estás escondiendo?”

La Emperatriz miró dentro de mí, pero no quería tener esta conversación.

“Usted también lo sabe, Su Majestad. Me escondo, pero no engaño.”

“… ¿Sabes lo que estoy pensando?”

“…”

Sophien aún no era un personaje terminado. Ya había muerto cientos de veces, incapaz de seguir siendo una humana normal. Por lo tanto, a medida que avanzaba la quest, la enfermedad característica de la Emperatriz  —paranoia o sospecha — se volvería más grave. Por supuesto, todavía no había una variable de muerte, pero era un dicho común, ‘si te atrapan, mueres’.

“No importa lo que piense Su Majestad, siempre soy sincero. Ese hecho nunca cambiará.”

“…”

Sophien no dijo nada durante un momento. Parecía estar ocultando sus sentimientos, pero aún mostraba una cierta cantidad de vergüenza. ¿Fue una buena respuesta?

Ella tosió.

“Eso es suficiente entonces, pero sigues infundiéndome confianza. Sin embargo, no es muy buena confianza.”

“Gracias. Sin embargo, todavía no comenzamos con la runa—”

“Yo hare mi tarea. Así que vete hoy. No te escucharé dos veces.”

“…Sí.”

Era inevitable con tal orden. Me paré y di un paso atrás sin mostrar mi espalda. Sin embargo, cuando miré sin querer por el hueco de la puerta.

“…”

Sophien me estaba mirando.

Slam—!

Hasta el momento en que se cerró la puerta.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente