Capítulo 137 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Extra….


“Y ven a mis sueños … siempre.”

Hubo muchas interpretaciones a las palabras de Epherene. La miré, pensando en ellos.

“Eres muy audaz.”

Pero, Ihelm habló primero con una voz llena de risa.

“No. No es así … si materializo al Profesor en mi cabeza, ¿no podríamos vencer a esa persona también?”

“¿Materializar a Deculein? ¿Por qué te vuelves más audaz cuantas más hablas?”

“… ¿Por qué vino el mago Ihelm aquí contigo?”

Epherene miró a Ihelm, pero él se encogió de hombros.

“Eres mi testigo. Quería pagarte por eso—”

“Olvida eso.”

Le corté.

“Eso es bastante plausible.”

Materializar a Deculein — en otras palabras, ‘yo’ en el subconsciente de Epherene. No es una mala idea. No era imposible, pero llevaría tiempo. Por lo tanto, tenía la intención de conectarme con su subconsciente primero. Se implantaría una alarma de advertencia en Epherene, así que, si aparecía Decalane, yo lo sabría.

“Primero, pongamos esto dentro.”

“Sí.”

Epherene se subió al interior del dispositivo cilíndrico, dudando sólo unos momentos.

Ziiiiiiiiii—

La puerta se cerró mecánicamente y Epherene inmediatamente comenzó a cabecear. Después de que ella comenzó a dormir, puse mi mano sobre el dispositivo. Si cerraba los ojos en este estado, los recuerdos dentro del detector me serían transmitidos.

… Vi a Epherene, una Epherene muy joven. Un hombre pequeño a su lado estaba de pie y miraba una lápida.

Lelien Luna.

La madre murió poco después del parto. Pero la cara de la niña no estaba triste. Para la niña, la madre era solo una extraña a quien nunca había conocido.

Paso paso —

Epherene se puso alerta al sonido de pasos. El hombre que se acercó lentamente puso su mano sobre el pequeño hombro de Epherene y ella lo miró.

— ¡Papá!

La niña, sonriendo alegremente, no recibió respuesta. En cambio, algo pequeño y húmedo aterrizó sobre su cabeza. Al levantar la vista, vio que las lágrimas corrían por las mejillas del hombre.

— … Papá, ¿estás llorando?

Él no respondió. El dolor del padre afectó a la niña más que la lápida de su madre. La niña se acercó a su padre.

— Por culpa tuya…

No podía oír bien la voz de su padre. No, ella no estaba escuchando. Epherene solo sonrió alegremente y lo abrazó con fuerza.

… La escena cambió.

— Sucio y vulgar.

Glitheon tenía una mirada como si estuviera mirando a un insecto. Los soldados de Iliade rodearon la mansión Luna, su voluntad ardía en sus ojos.

— ¡No está sucio! ¡No es vulgar!

— Piénsalo como un defecto de haber nacido en una familia impotente.

— ¡Qué hay de malo con eso!

La pequeña Epherene estaba frente a Glitheon mientras extendía los brazos para proteger a sus abuelos. Su cara estaba sucia y estaba llorando, pero se negó a retroceder.

— Los iba a quemar a todos desde el principio… tsk. Muy molesto. ¡Oye!

Los soldados gritaron en respuesta y comenzaron a arrojar sus antorchas al patio de la mansión.

— Sal de esta mansión. Deberías vivir como si hubieras muerto aquí.

El fuego se extendió por el jardín de flores que se había cultivado con torpeza, pero con sinceridad utilizando las semillas que le dieron sus abuelos, arrastrándose hacia la casa.

— ¡Paren! ¡Ustedes, personas malvadas, paren! ¡Ustedes son malvados-!

Epherene lloró mientras observaba las llamas que se acercaban. Pero sus gritos no pudieron apagar el fuego. La niña corrió rápidamente hacia el jardín y empezó a recoger agua. ¡Un balde, dos, tres—!

Pero no fue suficiente para apagar las llamas. Antes de que envolvieran su pequeño cuerpo, sus abuelos la bloquearon.

— Está bien, Epherene. Eso es suficiente…

— Waaahhhh… wahhhhhhh…

… La escena cambió con los gritos de la niña. Esta vez, fue en fragmentos, el recuerdo apareció como fragmentos de vidrio roto.

— Ah …

Pude ver a un hombre atrapado en un ataúd en un espacio oscuro y nítido. El padre que regresó muerto. Epherene miró su cuerpo con ojos vacíos. El padre, que ella creía que algún día regresaría y reviviría a su familia, colgaba inerte con una cuerda enrollada alrededor de su cuello …

“…”

Abrí mis ojos. El detector de ondas cerebrales continuó mostrando la conciencia de Epherene. Con esto, era posible enterrar mi hechizo de advertencia dentro de su mente. Impregné el cerebro de Epherene con ondas de maná. Este 「Explorador Mágico EEG」 podía ir más allá de la simple detección de ondas cerebrales y era capaz de manipularlas; Le había dado esa funcionalidad con la [Mano de Midas].

Grabé un círculo mágico en el cerebro de Epherene con la magia de soporte de alto nivel [Conexión]. El soporte no era mi especialidad, pero era fácil siempre que Epherene no se resistiera. Esculpí cada trazo con mucho cuidado. Todo el proceso duró casi una hora.

“Mmm…”

Gasté alrededor de 3000 de maná, excluyendo [Mano de Midas]. Dejando eso a un lado, abrí el detector para comprobar si funcionaba correctamente.

¡Squeaaaak—!

La puerta del cilindro se abrió y Epherene, despertando de su sueño, miró fijamente al cielo.

“¡Ugh!”

Luego, hizo una mueca de dolor, frotándose las sienes.

“Profesor, ¿Ya acabó …?”

“Acabe.”

Ahora, sabría si Decalane apareciera en Epherene. Por supuesto, la mejor manera de comprobarlo era que Epherene materializara una copia de Deculein como guardián de su subconsciente, pero eso llevaría mucho tiempo. Mientras tanto, no tuve más remedio que dar un paso al frente.

“No descuides tu entrenamiento mental.”

“…Sí.”

“Y.”

Le entregué un saco de acero de madera. Este fue el único elemento que resonó conmigo. Esta niña probablemente me conocía mejor que cualquier otro ser humano en este mundo, por lo que esto sería de gran ayuda en su entrenamiento.

“Piensa en mí cuando veas esto. Los mediums son de gran ayuda para formar guardianes.”

“…Gracias.”

Epherene lo aceptó vacilante. Ante eso, la puerta se abrió levemente y una pequeña voz entró.

“Se terminó…?”

Fue Yeriel. Ihelm sonrió.

“¡Oye! Esta es la Lord sustituto más competente del mundo. Es un honor verte después de tanto tiempo.”

“…¿De qué estás hablando?”

“El pasaje subterráneo de Marik. También fui allí una vez. Fue agradable.”

“Hmph. Es agradable. Te sorprenderá saber cuánto gano en un mes.”

Yeriel hizo un puchero cuando le entregué un libro.

“Toma esto.”

“…¿Qué es esto?”

Yeriel miró la tapa.

 

[Segunda teoría de Yukline: en profundidad]

 

Esta era una secuela de la [Teoría de Yukline] que escribí en el pasado.

“Es una teoría que terminé de escribir. No estaba pensando en venderlo, así que estúdialo. La escritura de otros profesores solo será un obstáculo”

“…Sí.”

Yeriel tomó el libro sin mirarme a los ojos en lugar de mirar a su alrededor con timidez.

 

*****

 

Después de que Deculein regresó, Epherene examinó su cabeza mientras miraba el acero. Se sentía como si hubiera algo nuevo dentro de ella, pero no era una técnica poderosa. Uno de los grandes principios mágicos, la interferencia humana directa, requería enormes reservas de maná. Por lo tanto, la interferencia de Deculein podría disolverse fácilmente si Epherene lo intentara. Pero ella no quería hacerlo. No había necesidad.

Gulp—

La puerta de su habitación se abrió con un crujido, revelando a una Sylvia de rostro amargado.

“Arrogante Epherene.”

“…¿Qué es esta vez?”

Epherene estaba estupefacta, pero todavía se sentía algo feliz de verla.

“¿Qué hiciste con él?”

“¿Huh? Oh ~, ¿El Profesor Deculein?”

Ella debió haber visto a Deculein afuera. Epherene movió las cejas con una sonrisa en los labios.

“¿Tú ~, estás molesto porque no te llamaron ~?”

“Por qué habría—”

“Te gusta el Profesor.”

Sylvia se quedó sin habla por un momento. Pero, se recompuso un segundo después e hinchó las mejillas.

“Estúpida Epherene. Iba a decir … tú odias a Deculein.”

“…”

Epherene sonrió con amargura. Lo que decía era cierto: a Sylvia le agradaba Deculein, pero ello lo odiaba tremendamente. Así fue durante el primer semestre.

“Lo sé. Pero ya sabes … el odio no es un sentimiento cerrado.”

“…”

“Odiaré a esa persona. Lo detesto … no puedo simplemente hacer eso.”

Sylvia se quedó callada, simpatizando con ella. Hasta cierto punto.

“¿Qué debería decir? Es como aplaudir. No puedes aplaudir con una sola mano, ¿verdad? Quiero odiarlo. Pero, aun así, si esa persona entiende todo y se arrepiente de lo que ha hecho….”

“Te gusta el Profesor.”

Epherene inmediatamente movió las manos hacia Sylvia, pero sintió que se le ponía la piel de gallina en la espalda.

“¿Estás loca? ¿Cómo? Por supuesto, no me agrada. Todavía lo odio; tal vez lo odie por siempre. Condujo a mi padre a la muerte … pero aun así.”

Epherene, quedándose en silencio por un momento, miró el acero en su mano. Luego, sonrió suavemente y murmuró.

“Solo digo que el Profesor se disculpó primero.”

“…”

A Sylvia no le gustó ese lado suave de Epherene.

Whack—

Ella arrebató el regalo de Deculein de las manos de Epherene.

“¡Ah!”

Epherene trató de tomarlo de regreso, pero Sylvia la agarró con fuerza. Se puso de pie y la golpeó tres o cuatro veces.

“¡Tú que estás haciendo!”

“…”

Luego, sin decir una palabra, se levantó de un salto y salió de la habitación. Epherene la miró huir estupefacta.

“¿Estás celosa o qué …?”

 

*****

 

…El día siguiente.

Julie se dirigió hacia los Caballeros Freyhem. Tal vez debido al trabajo de la mañana de ayer, su cuerpo se sentía un poco helado, pero no tenía tiempo para descansar. Julie organizó los libros de contabilidad, escribió los programas de capacitación y asignó las tareas de los miembros. Solo ese papeleo tomó dos horas.

“Uf…..”

Se estiró, sintiendo una creciente sensación de orgullo.

¡Bam—!

La puerta de la habitación de la Capitana se abrió de golpe, casi arrancando las bisagras. Julie se puso de pie reflexivamente. El vicecapitán Rockfell, que se apresuró a entrar, comenzó a gritar con el sudor empapando su rostro.

“¡Capitana! ¡Tenemos un problema!”

“Rockfell, ¿qué …?”

Fue seguido de cerca por algunas personas en traje.

“Bien. Vice-capitán, por favor salga.”

“¡Déjeme quedar!”

“¡Oho! Si no escuchas, eso cuenta como una obstrucción a la ejecución de los deberes oficiales.”

“…”

Después de echar a Rockfell, miraron a su alrededor dentro de la habitación de la Capitana. Por alguna razón, parecían decepcionados por el interior poco sofisticado.

“¿De qué se trata esto?”

A la pregunta de Julie, uno de los de traje sonrió y presentó su tarjeta de identificación.

“Soy Ruso del equipo de auditoría especial de los Caballeros. Esta es la temporada para auditar a las Órdenes de Caballero privados, así que vinimos.”

“Eh. ¿Auditar nuestra Orden de Caballeros?”

“Sí. Hubo un informe.”

“¿Informe?”

Julie se quedó sin habla. No habían hecho nada que requiriera una auditoría. Estaba segura de que no había otras Órdenes de Caballero tan correctas como Freyhem.

“Así es, un informe. Hubo un informe. Así que … ¡oye! ¿Qué estás haciendo? Toma todo eso.”

“““¡Sí!”””

A la orden de Ruso, sus subordinados comenzaron a empaquetar casi todos los documentos, incluidos los libros de contabilidad y los documentos oficiales en los que ella acababa de estar trabajando, y los metieron en una caja. Julie apretó la mandíbula, mirándolos.

“¡Freyhem no tiene problemas! No hicimos nada—”

“Eso es algo que se revelara después de que le echemos un vistazo. Quédese quieto si no hay problema. Si no hay problema, se le dará un certificado.”

“Ahora, eso…”

Julie estuvo a punto de replicar, pero de repente recordó lo que dijo Deculein.

— Sea lo que sea, haz lo que quieras, pero prepárate. Te arrepentirás.

“De ninguna manera…”

“Okey. ¡Hay mucho que tenemos que examinar! ¡Todo el mundo muévase!”

Los agentes se movieron atareados y Julie los observó con la mirada perdida. Su cabeza comenzó a calentarse mientras sus pensamientos se aceleraban. Algo estaba yendo mal.

 

*****

 

El palacio real, donde se reunían los miembros del Gabinete y la familia imperial. Hoy, Sophien participó personalmente en los asuntos estatales por primera vez quizás en la historia. Incluso dentro de la Esfera de Nieve, tomó decisiones sobre cuestiones clave utilizando su cuerpo poseído, pero le resultó demasiado molesto tratar con los vasallos.

“Su Majestad, la rebelión de la Sangre Demonio ha ido demasiado lejos en los últimos años. Creemos que se necesitan medidas de represión radicales.”

“Su Majestad, ni siquiera puedo hablar sobre la influencia maligna de Marik. Hay demasiados aventureros rebeldes. Aboliendo la apertura de Marik ahora …”

“Su Majestad, los comerciantes del imperio …”

Sophien no quería ver a esos tipos. El 30% de ellos pensaba solo en su avance y nunca había pensado en la gente del Imperio. El Altar les lavó el cerebro al 10%. Además, el 40% de ellos seguía los caprichos de su facción sin saber nada, dejando solo el 20% como sinceros en sus esfuerzos por gestionar los asuntos estatales.

“Llegó un llamamiento de las provincias del imperio. Por favor mire esto.”

“Dámelo.”

Sophien aceptó la apelación con insatisfacción escrita en su ceño fruncido. Su contenido ilustra cómo había más Caballeros que opusieron resistencia y murieron a manos de la rebelión y que más nacieron con poderes diabólicos que saqueaban aldeas …

En otras palabras, por favor mate a los Sangre Demonio.

“También hay muchas preocupaciones sobre el rápido aumento de los precios.”

“¡Oh, Dios! ¡Lo dijiste bien! Como contramedida para la inflación de precios, controlaré el suministro de Piedra Sagrada directamente y subiré las tasas de interés.”

Un aumento de las tasas de interés provocaría una disminución de la liquidez dentro del imperio. Los ciudadanos comprarían menos bienes y depositarían su dinero en los bancos, y los comerciantes no tendrían más remedio que bajar el precio de los bienes para mover sus acciones.

Actualmente, el arma más grande de Sophien no era su autoridad como Emperador o su poder, sino la moneda clave de la nación y la piedra sagrada del imperio más grande del continente. El poder de las tasas de interés también fue parte de esa moneda clave.

“¡Su Majestad! ¡Por favor reconsidere! Un aumento repentino en la tasa de interés—”

“No me hagas repetirme.”

Sophien estaba planeando una guerra contra el Altar. Por lo tanto, las armas y similares, que no se venderían debido al aumento de la tasa de interés, serían compradas directamente por la Familia Imperial.

“¡Su Majestad! Su compromiso—”

“¿Compromiso? ¿Con quién?”

La siguiente política de Sophien fue el sistema de transacciones financieras de true-name. Planeaba castigar a esos hijos de pu**ta con identidades ambiguas y jo**der a sus podridos vasallos. Esta era una buena estrategia. Pero, dado que esta información no debería filtrarse prematuramente, necesitaba discutirla con Deculein inmediatamente después de que Keiron regresara.

“Recordaré tu nombre por decir tonterías sobre el compromiso. ¿Y si me comprometo contigo? ¿Tienes que beneficiarte de esa información?”

Todos se quedaron sin habla cuando la voz solemne de Sophien los traspasó.

“¿Sabes cómo te trató mi predecesor? Era una política en la que el emperador y sus vasallos estaban en armonía. Pero los tiempos han cambiado. Ahora, en los últimos años, el Emperador es Sophien, no Crebaim. Tú no eres más que la herramienta del Emperador.”

“…”

Sophien los presionó mientras permanecían en silencio.

“Pregúntame porqué.”

“… ¿Por qué es eso, Su Majestad?”

“Porque soy cien veces más eficaz que ustedes. Porque es mejor para los civiles si los utilizo como herramientas en lugar de como políticos.”

Su intimidante confianza, sumada a la presión generada por su maná, silenció a todo el palacio.

“Pero, siento lo mismo por la Sangre Demonio. No me gustan Luego, de que el escondite de la Sangre Demonio fue descubierto esta vez.”

Sophien se detuvo un momento, permitiendo que todos los ojos y oídos de sus vasallos se concentraran en ella.

“Esperaré a Deculein.”

Sophien lo declaró ley. El séptimo mago más fuerte del imperio, que hacía temblar a los demonios solo por escuchar su nombre. Al enterarse de que lo movilizarían, los vasallos rápidamente inclinaron la cabeza.

“““Su gracia es inconmensurable …”””

 

*****

 

Clang clang — clang clang—

En la parte noreste del Imperio, de camino al escondite de la Sangre Demonio, estaba realizando varios experimentos sobre la Autoridad de Hombre de Hierro. Mi conclusión: la autoridad de Carla fue asombrosa.

En primer lugar, eso armonizó con [Hombre de Hierro] para extenderse a diferentes características. De hecho, [Visión], [Hombre de Gran Riqueza] y [Mano de Midas] habían sido fortalecidos hasta cierto punto por su influencia. También—

“Estaremos allí pronto.”

El conductor habló. Asentí con la cabeza mientras miraba por el espejo retrovisor. Hoy, vestía un uniforme, no mi traje habitual, con medallas prendidas aquí y allá. Esta prenda representaba al guardaespaldas real y al líder encargado de la aniquilación de la Sangre Demonio.

Kiiiiiiii—

El coche se detuvo y, casi de inmediato, los caballeros se apresuraron a abrir la puerta. Cuando salí, puse mi mano en mi sombrero y miré a mi alrededor. Uno de los guardias que estaba a mi lado habló.

“… Parece que los Sangre Demonio construyeron en secreto una aldea y residen allí. Parece una aldea ordinaria por fuera, pero es un escondite subterráneo para la Sangre Demonio.”

Edificios en llamas y humo que se elevaba me recibió. Numerosos caballeros y soldados ocuparon la amplia aldea, yendo y viniendo.

“Además, él es el líder.”

Los guardias arrastraron a un hombre frente a mí.

“¡Kugh!”

Me encontré con sus ojos de frente. Un clan del desierto, él parecía un Sangre Demonio.

“¡Cómo te atreves! ¡¿Quién eres tú?!”

Uno de los guardias lo abofeteó.

Slap—!

Su labio se rompió, comenzó a sangrar, y su cabeza cayó hacia atrás.

“Necesito interrogarlos. Envíalo a Rohalak.”

“…”

En ese momento, abrió mucho la boca, con la intención de morderse la lengua y suicidarse. Pero, su boca no pudo cerrarse. Usé [Psicoquinesis] para mantenerlo abierto mientras lo miraba.

“…mantente vivo.”

Boom—!

Las llamas se dispararon desde el otro lado de la aldea cuando estalló una explosión. Volví a mirar al hombre refrenado.

“Si estás vivo, las oportunidades vendrán. Pero si mueres, no tengo más remedio que matar a toda la aldea, ¿verdad?”

Liberé [Psicoquinesis]. Él apretó la mandíbula, pero no hizo más intentos de morderse la lengua. Las lágrimas comenzaron a rodar por su rostro.

“Envíalo a Rohalak.”

“¡Sí!”

El hombre fue arrastrado después de que los guardias me saludaran con fuerza.

Boom—!

Otra explosión sacudió la aldea. Observé el humo y las brasas llenando el aire alrededor de la aldea desde lejos. Aunque mi expresión permaneció quieta, las cosas se sentían más complicadas en mi cabeza. Como persona moderna de la Tierra, sentí que era difícil deshacerme de algunos pensamientos.

“¡Profesor! Descubrí que hay un túnel cerca.”

Un tipo parecido a un ratón se acercó y habló.

“¿Túnel?”

“¡Sí! Es un túnel construido como escape de emergencia. Las tropas—”

“¿Necesitamos desplegar tropas? Si hay una brecha en nuestra trampa, sería un gran problema.”

“¡Oh! ¡Ya veo! ¡Como se esperaba del Profesor!”

El hombre, Duren, estuvo de acuerdo conmigo sin pensarlo mucho sin mucha preocupación. Incluso podría suicidarse si se lo digo.

“Iré al túnel por mi cuenta.”

“… ¿Por su cuenta? ¿Estará bien? Puede llevar algunos caballeros—”

“Olvídalo. Los caballeros se deshacen de la basura. ¿Dónde está?”

“Ah, sí. Este es el mapa.”

Tomé el mapa de Duren, luego ordené a los caballeros que querían seguirme que no se movieran, y fui solo al túnel marcado.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente