Capítulo 134 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Manuel 6/8


Kim Woojin, Woo ‘lugar’ [宇] y  Jin ‘verdad’ [眞]. Le dije al gigante mi verdadero nombre, una melodía que no había dicho en mucho tiempo.

— …

El gigante sonrió, mirándome sin decir una palabra. Su silencio no era amenazante, pero tenía una calidez que contrastaba marcadamente con el frío.

— Humano. Esto es un cementerio, no una prisión o una cuna.

El gigante primero resolvió la pregunta que no había hecho pero que había estado dando vueltas en mi cabeza.

— El cementerio preparado para mí.

Había leído el escenario del gigante una vez antes. Fueron una raza que cruzó el continente y el Gran Mar para ver los confines de este vasto mundo. Eran personas sabias que sabían casi todo y poseían una profunda intuición. Por lo tanto, los humanos, como los veían los gigantes, no eran tan diferentes de cómo los humanos veían a las hormigas. Aun así, fue gracias al corazón sabio y benevolente del gigante que no me pisoteó.

— Humano… cuando te veo, sé que hay un mundo que aún no conozco.

“…¿Es eso así?”

— Sí.

Su voz sacudió mi alma violentamente.

— Es mi culpa por no esconder el cementerio como es debido.

“…”

— Aquí está el pasaje que conduce al exterior. Puedes abrirlo en cualquier momento, pero no saldrás solo si lo haces.

El gigante leyó todo en mi mente y me dio la respuesta correcta. Pero elegí una palabra muy incómoda de la explicación del gigante.

“Por culpa, ¿Quieres decir que no es un error?”

— …

El gigante volvió a sonreír.

— Sí. Esperaba este tipo de encuentro algún día. Miles de años, decenas de miles de años, el tiempo que requiera, pero al menos una vez.

“…Es increíble.”

La sabiduría de los gigantes trascendió a la humanidad. Si es así, ¿previó mi existencia? Además, ¿entendió? Que desde el mundo llamado Tierra, fui incorporado al mundo de este juego.

— Es demasiado pronto para encontrar una respuesta. La raza humana colapsa en el momento en que llega al final. Como nuestra raza colapsó antes en un tiempo mayor …

Él quería que yo mismo encontrara la respuesta. Asentí; esto no era nada nuevo. Siempre había sido así desde que me convertí en Deculein.

— La altura de este acantilado es de decenas de miles de metros de altura. Será difícil de soportar para un humano porque es el fin del mundo que he creado.

No presté atención a la advertencia del gigante, saqué el acero de madera y lo clavé en la pared de hielo.

Crack—!

Hice un soporte para subir. Volví a mirar al gigante.

“Volveré con mis amigos.”

— …

El gigante sonrió suavemente y cerró los ojos.

 

*****

 

Mientras tanto, Gindalf guio a Epherene a una pequeña aeronave.

“Entra.”

“…¿Aquí?”

“Sí. Al asiento trasero.”

A instancias de Gindalf, Epherene vaciló, pero pronto se subió al asiento trasero.

“Estoy un poco nerviosa …”

Tan pronto como se puso el casco, la aeronave partió.

“¡Espera, whoa!”

La aeronave se disparó a través de la órbita de la Isla Flotante, la cara de Epherene tembló con la fuerza de la repentina aceleración.

“Bwaaaah- Baaaaaah-”

“Jajaja. ¿Qué opinas?”

“Brrrwaaah—”

“¿No es emocionante?”

“Buaaaaaaah-”

Skydark: Jajajajaj me meo…..jajajjaja

Una de las islas vecinas de la Isla Flotante fue el lugar al que volaron, la isla conocida como la Posada.

“¡Ahora! Estamos aquí. ¿Cómo estuvo, no fue divertido? Jajajaja.”

“… Es tan lame.”

“Hmm, ¿lame? ¿En serio? De todos modos, la nueva generación en estos días usa palabras extrañas.”

“No significa diversión … dios.”

Epherene se frotó los labios agrietados y negó con la cabeza mientras Gindalf abría la puerta de la posada.

Ding—

Con el suave sonido de una campanita, Gindalf entró. Epherene se quedó afuera un momento más para mirar a su alrededor.

“…Guau.”

Ella estaba en un estacionamiento con docenas de pequeñas aeronaves. Detrás no había un acantilado, sino un espacio sin final a la vista.

“Entra ahora. Es peligroso cuando sopla el viento.”

“¡Sí!”

A la llamada de Gindalf, Epherene entró. El interior era sorprendentemente mediocre y silencioso en comparación con el exterior, lo cual era extraordinario. Había varias mesas y el tablero del menú estaba lleno de comida con nombres apetitosos.

“Epherene. Toma.”

Gindalf, que ya estaba sentado a una mesa, levantó la mano. La mujer de cabello rosado a su lado le guiñó un ojo.

“Estás aquí.”

“… ¿Maga Rose Rio?”

Los ojos de Epherene se agrandaron. Rose Rio agitó la tesis mágica que sostenía, hurgándose los dientes con un palillo.

“Sí, ha pasado mucho tiempo. Siéntate.”

“Sí, Sí.”

Epherene se sentó junto a Gindalf. Luego, miró el papel que sostenía Rose Rio.

“Oh ~, ¿esto?”

Rose Rio notó su mirada y se encogió de hombros.

“¿No es la moda de la Islas Flotante últimamente? A este paso, tendremos que poner una insignia en nuestros cofres para ver cuántas páginas hemos leído. Si no lo sabemos, ni siquiera podemos unirnos a las conversaciones.”

“…Aha.”

“Sí, yo también estoy tratando de desafiarlo ~. Um, ¿cómo puedo decir esto? ¿Debería decir que esto es inútil para mí?”

“Jajaja…”

Epherene sonrió amargamente y asintió. Después de todo, habría sido una tesis inapropiada para Rose Rio, que se especializó en otros lugares.

“Ja ja. ¿Pero escuché que esta amiga ya entendió hasta la página 130?”

Gindalf lo dijo en voz alta para que todos lo escucharan. El aire en la posada se volvió rígido y todos miraron. Epherene se sintió avergonzada, pero pronto la atmósfera se relajó como si nada hubiera pasado. Parecía que la estaban ignorando como si el solo pensamiento fuera absurdo. Pero Rose Rio la miró con los ojos entrecerrados.

“…¿Es verdad?”

“Sí, sí… lo tengo hace un tiempo. Así que—”

“Incluso si lo recibiste de antemano, no es algo que puedas comprender hasta la página 130. A partir de las 30 páginas, comprender cada página se trata como un pequeño logro.”

Entre los addicts, el relevo de escalada de tesis estaba en pleno apogeo, e incluso se consideró una oportunidad para revertir el rango de uno. Si fuera cierto que un simple Solda entendiera hasta la página 130—

“Ja ja. Por ahora, dejemos esa charla para más tarde. Vamos, Epherene. Esta Posada es un poco especial. Mira a tu alrededor.”

Gindalf dejó de hablar y señaló hacia algún lugar. Los ojos de Epherene lo siguieron.

“Carla y Jackal están allí.”

“!”

La mandíbula de Epherene cayó. Carla y Jackal, a quienes había visto antes en la Isla Fantasma, estaban sentados allí. Jackal bostezaba con una ramita en la boca y Carla mezclaba azúcar en su café con leche.

“Y Zukaken.”

Uno de los maestros del clan, Zukaken. El apuesto hombre de pelo largo estaba charlando con otro mago. Por alguna razón, todo su grupo estaba formado por hombres guapos.

“Y hay… jaja. No pensé que se le permitiría entrar a pesar de que es la Posada.”

“¿Quién?”

Epherene miró al siguiente que señaló. Rose Rio se rió entre dientes, sorbiendo su café.

“Él se llama Gerek. Es una persona de cierto interés.”

El hombre muy guapo al que señaló se estaba riendo y actuando de manera errática con una anciana desconocida parada a su lado.

“Y detrás de ellos está Ihelm.”

Rose Rio señaló con el pulgar a la esquina de la posada. La cabeza de Epherene giró alrededor.

— … así que tenemos que analizar esta parte. No me importan los chicos de la Isla Flotante, pero no podemos quedarnos atrás de los de la torre mágica.

Ihelm, con el cabello recogido hacia atrás, estaba estudiando la tesis con sus alumnos en las sombras. Probablemente no quería que se descubriera que estaba estudiando la tesis de Deculein de forma independiente.

— Reúnalos todos y dejémosles la labor de varios cálculos a ellos.

— Sí. Me pondré en contacto con ellos de inmediato.

Gindalf comenzó a acariciar su larga barba.

“Ja ja. ¿Qué piensas? Es bastante curioso, ¿no? Cualquiera que sea un mago puede entrar en la posada de la Isla Flotante. Incluso los magos del Volcán que no tienen la aprobación oficial de una Torre Mágica.”

El Volcán, el nombre oficial de las Cenizas. Epherene se puso cada vez más nerviosa.

“Especialmente Glipper y Helgun. Acostúmbrate a esas dos caras. Son unos tipos locos.”

Los dos hombres en cuestión tenían tatuajes y cicatrices que cubrían cada centímetro de su piel expuesta.

“Sí. Okey. Pero viejo. ¿Por qué me trajiste aquí …?”

“Mmm. ¿No puedes sentir el inmenso poder de esta Posada? ¿No te pone la piel de gallina el aura que emite cada uno de ellos?”

“…¿Sí? Oh, si. Eso es correcto. Es un poco difícil de respirar.”

Epherene asintió. Esa debe ser la razón por la que sentía opresión en el pecho. Gindalf continuó.

“Para luchar contra ese hombre, Decalane, necesitarás el entrenamiento para fortalecer tu poder mental. Para hacer eso, tienes que enfrentarte a los fuertes—”

Ding—

El timbre sonó. La regla no escrita de los invitados era que no mirarían a los demás invitados, pero Epherene, sin darse cuenta de este hecho, miró hacia el recién llegado involuntariamente.

“¡Huh!”

Y luego se puso de pie sin darse cuenta. Todos los ojos en la posada estaban fijos en ella una vez más, pero Epherene no les prestó atención mientras sonreía alegremente a la chica que acababa de entrar.

“¡Sylvia!”

Sylvia. Llevaba una túnica con bordados dorado puro sobre un fondo negro, lo que indica el rango Monarca.

“…”

Iba a cenar con Idnik, pero Sylvia, al notar de repente a Epherene, la miró.

“… Estúpida Epherene. No puedes demostrar que me cono—”

“Aquí. ¡Siéntate aquí!”

Epherene sonrió alegremente y señaló su mesa. Por supuesto, Sylvia trató de ignorar la invitación.

“Hmph.”

“¡Oh, querida!”

Idnik la agarró del brazo y tiró de ella hacia ellos.

“¿Qué es?”

“Vamos. Preséntame a tu amiga.”

“No somos amigas.”

Sylvia se vio más o menos obligada a sentarse a la mesa de Epherene. Epherene sonrió y señaló el fajo de papel que tenía en la mano.

“¿Esa es también la tesis del Profesor Deculein?”

Sylvia apretó la mandíbula y negó con la cabeza.

“No.”

“¿Entonces que es eso?”

“No es de tu incumbencia.”

Idnik respondió en su lugar.

“Es una novela.”

“Oh.”

Idnik, ignorando ligeramente la mirada resentida de Sylvia, agregó.

“Esta es una novela escrita por esta misma chica.”

“… ¿Por qué le dijiste?”

“Si lo publicaras, lo verán todos de todos modos.”

“No. ¿Por qué eres este tipo de persona?”

Idnik dejó que la molestia de Sylvia entrara por un oído y saliera por el otro, pero Epherene no era de las que dejaban pasar esta asombrosa noticia.

“¡¿Tú, una novela ?! ¡Yo también quiero leerlo! ¡Dámelo!”

Ella extendió ambas manos y una sonrisa de oreja a oreja.

 

*****

 

… Pasó una semana y Sophien llegó a la conclusión de que no tenía sentido esperar más.

“Esto es inaceptable.”

Pero no había terminado para Keiron. No podía aceptar la decisión de Sophien.

“Hmph. ¿Cómo te atreves, un caballero, a decirle esas cosas al Emperador?”

Los labios de Sophien se torcieron mientras lo miraba. Aun así, Keiron no vaciló.

“Lo siento, pero esta es mi misión. Proteger a Su Majestad pase lo que pase—”

Sophien cantó un hechizo. En un instante, Keiron resbaló, pero se puso de pie y agarró su espada. Al menos no dejaría que le quitaran esta espada.

“Keiron. Si crees que no puedo hacerlo contigo a mi alrededor, estás equivocado. Incluso me golpeé la cabeza contra una roca y morí una vez.”

“…”

“No tienes que estar tan alterado. Nos volveremos a ver de todos modos.”

Keiron desobedeció las órdenes de su maestra y se quedó inmóvil como una estatua. No, se transformó en una estatua. Era una estatua hecha para ser casi imposible de romper.

“… Chico aburrido. Incluso si no me suicido, no hay forma de salir de este lugar. Morir de hambre o suicidarse es una cosa …”

Keiron no respondió. Sophien, dejando escapar un suspiro exhausto, de repente tuvo una idea ingeniosa. Aunque era un hechizo, ¿funcionaría esto?

“תעשה חרב”

Un fenómeno causado por una sola sílaba. El mana se hinchó de su voz e impregnó la nieve, juntándola en una hoja afilada.

“¡No!”

Sorprendido, Keiron se despertó rápidamente y se apresuró a tomar la espada de Sophien, pero ella lo empujó con otro hechizo.

“Deja de ser terco. Todo ha acabado y te volveré a ver, Keiron.”

Sin embargo, en el momento en que estaba a punto de cortarse la muñeca con esa hoja …

“… Ha aprendido muy bien.”

Llegó una voz diferente. Sorprendidos, Sophien y Keiron miraron a su alrededor. Nadie estaba allí.

“Como se esperaba de Su Majestad.”

Miraron hacia el cielo ante los cumplidos que siguieron. Nada. Era solo un cielo claro y deslumbrante.

“…”

Entonces… ni izquierda ni derecha, ni arriba, solo había otro camino. Sophien miró hacia la grieta.

“Huh.”

Una sonrisa desde el fondo de su corazón llegó a sus labios. Era Deculein. Se había levantado del infinito pozo de la grieta, trepando por la pared usando su acero de madera como soporte.

“…”

Keiron dejó escapar un silencioso suspiro de alivio.

“… Me hiciste esperar. Aun así, aun no queda más remedio que suicidarse si no hay otra salida. ¿Qué encontraste ahí abajo?”

Deculein primero se quitó el polvo de la ropa, derritiendo la escarcha que se le pegaba. No, se derritió gracias a Hombre de Hierro de forma natural.

“Encontré una manera de salir de esta Esfera de Nieve. Pero…”

Deculein miró la condición física de Sophien con Vision. La clave era cuánto frío podía soportar Sophien.

“Va a hacer mucho frío.”

“¿Será peor que la muerte? Si hace demasiado frío, simplemente moriré.”

“No. No dejaré que Su Majestad muera.”

Deculein sacó la Obsidiana Snowflake. Era una orilla muy pequeña, pero después de darle la autoridad de Hombre de Hierro, se extendió poco a poco alrededor de Sophien. Esto le dio a Deculein un poco de tranquilidad. Pero…

“Keiron.”

Deculein miró a su fiel guardia. ¿Podría soportarlo? Un frío severo y penetrante acechaba bajo tierra. Incluso si fuera uno de los mejores caballeros del continente, sin la ayuda de un rasgo—

“No tengo miedo.”

Keiron respondió con severidad.

“…Sí.”

Deculein asintió. Sophien miró a los dos hombres uno frente al otro con una expresión de burla e incredulidad.

“… Vámonos de inmediato.”

“¿No necesitas descansar un poco?”

“Incluso si descanso, no hay comida, así que es lo mismo.”

En el momento en que Sophien estuvo de acuerdo, su cuerpo se movió libremente gracias a la Obsidiana Snowflake que se le adhirió.

“…Explica esto.”

Una situación verdaderamente extraña e inesperada. Sophien, aferrada a la espalda de Deculein, hizo la pregunta. Ella simplemente quería una explicación; ni siquiera estaba desconcertada.

“Tiene que estar lo más cerca posible de mi cuerpo para que no tenga frío.”

“Ya hace suficiente frío. Esa no es la razón.”

“… Cuando lleguemos allí, lo entenderá.”

“Qué—”

“Confíe en el Profesor Deculein, por favor.”

Keiron ayudó. Pero, extrañamente, tenía un rostro que sugería que estaba conteniendo la risa.

“Son las palabras del Profesor que vino desde abajo.”

“…Está bien.”

Sophien frunció el ceño para dar a conocer su insatisfacción, pero pronto aceptó la realidad.

“Sí. Ya voy.”

Así que, Deculein cargo hacia abajo a la Emperatriz.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente