Capítulo 130 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Manuel 2/8


… El interior del Castillo Fantasma estaba rodeado por una niebla que embotaba los sentidos y envolvía lánguidamente el cuerpo. En esa conciencia nebulosa, Epherene estaba casi perdida.

“¡Carlos! ¡Estabas aquí!”

Entonces escuchó una voz. Epherene vaciló y se dio la vuelta.

“¡Despierta!”

“¡No puedes perder!”

Ganesha, Lia y Leo sostenían al niño llamado Carlos y gritaban.

“¡Hermana! ¡¿Dónde estás, hermana?!”

Jackal seguía buscando a su hermana y Epherene siguió adelante.

— … Eres tú.

Pero una voz la llamó desde algún lugar. Epherene se volteó, su cuerpo se movió en piloto automático.

— Es un placer conocerte.

Era alguien parecido a Deculein, pero mayor y sonriéndole.

— Hija de mi favorito Kagan.

“….¿Que?”

— Ven aquí.

Él extendió la mano y Epherene se acercó lentamente como si estuviera poseída.

“Leaf.”

Entonces alguien la agarró de la muñeca: Ihelm.

“No vayas.”

Él miró a Decalane, empujando a Epherene detrás de él. Los labios de Decalane se apretaron en una línea fina y sutilmente hacia arriba.

— ¿Eres Ihelm?

“…”

— Te estaba agradecido. Por volverte amigo de mi hijo—

“¿Amigos? Nunca hemos tenido una relación tan soñadora.”

— Jaja.

“¿Qué demonios está pasando? Él está muerto. ¿Dónde diablos estamos?”

Por un momento, la expresión de Decalane se endureció, pero pronto se convirtió en otra sonrisa irónica.

— Ihelm. Estoy vivo así; No estoy muerto.

Una alucinación cercana a la locura residía en los ojos de Decalane. Él se centró en Epherene.

— Hija de Luna. ¿Sabes lo que quería tu padre?

“No le escuches, Leaf.”

Ihelm reunió maná en su mano, construyendo un hechizo destructivo para aplastar el espíritu de Decalane.

— Si lo sabes…

Sin embargo, en el momento en que estaba a punto de activar la magia completa —

RUMBLE—!

El castillo vibró. Epherene e Ihelm se miraron.

— ….Cielos.

El rostro de Decalane se volvió pesado y vacío. Miró hacia el cielo, frunciendo el ceño.

— Mi hijo está haciendo algo extraño.

Ihelm desplegó un escudo sobre Epherene y todos los que lo rodeaban justo cuando el mundo entero se sacudió de nuevo con un rugido.

—!

Y…..

 

*****

 

Carla tenía recuerdos de Deculein cuando era niño. Una vez fue llamado prodigio en ese entonces, pero eso es todo. Era un niño lamentable.

— Deck, ¿quizás tú puedas hacerlo así?

— No. No necesito eso. No me llames Deck.

— Puedes hacerlo como yo, ¿sabes?

— Dije que no. Y tú, para de estar haciendo preguntas después de cada oración. Deja de hablar como si me estuvieras preguntando algo. Es confuso.

Él no entendía sus enseñanzas como un genio, y no admitiría que no las entendía debido a su orgullo. Entonces, al final, después de ser terco, la acusaría de enseñarle de manera extraña. Qué tipo más extraño.

Pero Carla lo estaba mirando ahora en esta isla que estaba fragmentada, colapsando y hundiéndose fugazmente. Este mago que ejercía una magia tan poderosa — Deculein.

RUMBLE—!

El castillo entero se sacudió al azar, un terremoto masivo sacudió al mundo. Las almas muertas gritaban y Carla las escuchó. Escuchó sus maldiciones, suplicando no morir. O suplicando ser asesinado.

Aunque inútil para ellos, había una sociedad fantasma en este mundo. Carla los había visitado antes. Ellos reconocieron a los humanos que mataron almas, por lo que este incidente puede hacer que los espíritus odien a Deculein para siempre. No había forma de que Deculein no supiera eso.

Sin embargo, no vaciló. ¿No tenía miedo de las maldiciones? ¿O no estaba pensando en el futuro? Carla sospechaba del crecimiento de Deculein

RUMBLE—!

El castillo comenzó a derrumbarse. Las paredes se agrietaron y se hicieron añicos en docenas de pedazos como si rasgaran papel. La Psicoquinesis generó ondas poderosas que doblaban el espacio a su alrededor.

“…”

Deculein estaba sangrando en medio del hechizo, la sangre goteaba de su boca mojando su ropa. El maná que Carla ofrecía era aproximadamente el 30% del suyo, pero el costo de pedir prestado a otra persona era grande.

“¿Estás bien?”

Deculein no respondió. Continuó sentado en la silla y observando a su estudiante y profesor auxiliar.

“…Ugh.”

Epherene fue la primera en responder. Ella frunció el ceño mientras sus ojos se abrían.

“….”

Esos ojos nublados miraron a Deculein, aún contemplando si era la realidad o un sueño.

“¿Profesor?”

Epherene miró a Deculein. Verlo empapado en sangre y fatiga era tan diferente de lo habitual, que no tuvo más remedio que pensar en ello como un sueño.

“¡Oh! ¡¿Profesor?!”

Entonces Allen se despertó. Deculein, por otro lado, cerró los ojos por un momento. Los dos estaban asombrados.

“Oh, ¡él está muerto!”

“¡Epherene, no digas eso! ¡Profesor!”

“… No parece estar muerto.”

Mientras Carla hablaba, los dos giraron la cabeza.

“¿Quién eres tú?”

A continuación, los discípulos de Ihelm abrieron los ojos y, en la distancia, el sonido de los zapatos de alguien resonó en el suelo cuando apareció Ganesha.

“Whoa ~, nuestro profesor es tan salvaje. ¿Cuántos metros cuadrados tenía … este … castillo? Ah, de todos modos.”

Ella se rió y rebuscó entre los restos del castillo. Fue destruido con la excepción de esta área, que se mantuvo con la Psicoquinesis de Deculein.

“Incluso con tanta piedra sagrada, la gente de la Familia Imperial estará feliz. Aunque, por supuesto, no pude atrapar a los ladrones ~.”

Ganesha miró a Carla. Ella estaba sonriendo, pero no llegó a sus ojos.

“Carla.”

“¡¿Carla?! ¡¿Tú?!”

Epherene y Allen parecían asombrados. Carla, como Rohakan, era una criminal de nivel Black Best. Ella había borrado una ciudad del mapa y era responsable de la muerte de miles, la llamada Autoridad Mortal.

“¿Por qué no hacemos un trato? Toma solo el 5%.”

“Esta piedra sagrada está hecha de personas.”

Había muchos tipos diferentes, siendo la piedra sagrada más natural y popular una mezcla de tierra, maná y suelo. Otros grados superiores incluyeron piedra de aguas profundas que creció dentro de los vientres de las ballenas jorobadas y piedra de montaña que solo se podía encontrar en las profundidades de las montañas.

“¿Puedo venderla a la Isla Flotante?”

Entre ellas, las piedras sagradas que brotaron de cadáveres humanos se llamaron piedras sagradas humanas. La mayoría eran reacios a usarlos, pero les gustaban en la Isla Flotante porque eran buenos para la experimentación. Pero Carla negó con la cabeza.

“No me gusta. Ellos lo odiarán.”

Ganesha miró a Carla mientras la niña corría a su lado. Era Lia; quería recordar el rostro de la Elegida.

“Carla, ¿Puedo preguntar por qué?”

Carla miró a Ganesha y Lia sin decir una palabra.

“¿Por qué … trabajas con el Altar?”

Cuando Ganesha preguntó, ella continuó hurgando entre los escombros, agarrando una rama que encontró.

“…No lo sé. ¿Es porque no quiero morir?”

En ese momento, una espada intangible cortó el aire.

Whoooosh—!

Un golpe entregado por Muramasa, la perversa espada de Jackal. Ganesha solo logró bloquearlo con la rama.

“¡Wow! Como se esperaba de Ganesha, ¿Huh?”

Jackal soltó una carcajada desde el otro lado. Ganesha miró hacia él, sacudiendo la cabeza.

“¡Hermana! Estabas aquí.”

Jackal se acercó más. Luego, señaló a Deculein, que estaba descansando en la silla.

“¿Está durmiendo el Profesor?”

En ese momento, Deculein abrió los ojos.

“Oh, supongo que no lo está. Jeje.”

Miró a su alrededor sin decir una palabra a los reunidos.

“Ganesha. No sabía que llevarías a un demonio contigo.”

“Él no es un demonio; él es mitad humano—”

“Es lo mismo.”

Su cuerpo crujió y sus músculos gritaron, pero él limpió la sangre y la suciedad de su ropa con Limpieza. Tampoco se olvidó de ajustar su ropa, alisándola.

“Ganesha.”

“….Hm!”

Cuando estaba a punto de decirle algo a Ganesha, alguien lo interrumpió. Era la niña llamada Lia.

“Lo Juro. Una promesa está bien también, que, si Carlos se convierte en un demonio, lo mataré con mis propias manos. Así que—”

“Callate.”

Lia se mordió el labio mientras Deculein se levantó lentamente. Epherene y Allen le siguieron, quienes estaban cerca de él.

“Él se volverá en un demonio.”

“No. Si lo hacemos bien—”

“Si puedes esconderlo, puedes esconderte. Pero no es necesario ningún juramento. No tienes que suplicarme tampoco. Si llama mi atención, seguramente lo mataré.”

“Ah…”

Lia miró hacia arriba e inclinó la cabeza. Deculein miró a Ganesha en lugar de la niña, provocando una sonrisa amarga en ella.

“Siento no haberte dicho antes. Ahora él es parte de mi familia.”

“¿Crees que un demonio puede ser familia?”

“… Me aseguraré de que no se convierta en un demonio.”

“…”

La expresión de Deculein cambió violentamente. Sacudió la cabeza.

“…Epherene. Allen.”

“Si.”

“¡Si!”

“Vámonos.”

No quería estar en la misma habitación con él por mucho tiempo. Deculein, que estaba a punto de irse, notó que Ihelm miraba fijamente a alguna parte.

“….Ihelm.”

El rostro de Helm permaneció un poco en blanco, y los dos de sus discípulos estaban a su lado.

“…”

“Iheml.”

“…Oh.”

Él miró a Deculein y asintió.

“Cierto. ¿Qué, nos vamos? ¿Se acabó todo … qué es esto? ¿Qué está pasando aquí?”

Tardíamente, vio las ruinas destrozadas y puso una expresión estúpida.

“Sígueme.”

Mientras cavaba a través de las ruinas del castillo con Psicoquinesis, un mensaje flotaba en el aire.

Quest Principal Completada: Altar y Fantasma.
◆ Fuerza mental +1

 

El cuerpo de Hombre de Hierro Comprende la magia de la Autoridad.

 

◆ Empiezan a florecer nuevos rasgos, circuitos y físico.

 

 

*****

 

En el camino de regreso al barco.

El cuerpo de Hombre de Hierro Comprende la magia de la Autoridad.

Me voltee hacia Carla mientras leía el mensaje del sistema. Ella estaba bebiendo vino con Jackal e Ihelm. Fue un espectáculo tan placentero que sería fácil olvidar que era una criminal de nivel Black Best.

“… P-Profesor. ¿Puede dejarla así?”

Allen preguntó, su cuerpo temblaba.

“Está bien. Ella no es del tipo que mata gente como le plazca.”

La Autoridad Carla. Su maná se acercó a los cientos de miles en unidades, una reserva increíblemente enorme posible gracias a su rasgo.

[Aumento]

El rasgo único de Carla.

A medida que su vida se acercaba a su fin, es decir, a medida que se acercaba su muerte, su maná crecía en fuerza. La esperanza de vida de Carla ahora era de menos de dos años a cambio de un talento que los humanos comunes no podían atreverse a lograr. Ella sufría de una enfermedad incurable que la fortalecía.

“…”

Me voltee hacia Epherene. Ella se mordía las uñas como si estuviera pensando en algo. Me estaba molestando.

“Eso es cochino.”

“…¿Eh?”

Se le rompió la uña. Deje escapar un suspiro.

“…Epherene.”

“¿Si?”

“Cinco puntos de penalización.”

“¿Eh? ¡¿Por qué?! ¡¿Repentinamente?!”

“Mala conducta.”

Epherene me miró como si fuera injusto, sus ojos se agrandaron.

“No ~, no puede ~. No puede ~.”

“¿Por qué?”

Como si me persuadiera, trató de explicarme.

“Si obtengo más esta vez, obtendré 15 puntos. Entonces hay una multa.”

“Bien. Si adivinas lo que hiciste mal, te devolveré tus puntos de penalización.”

“Hmm…”

Epherene frunció el ceño y reflexionó, luego me miró, murmurando.

“¿Ha desarrollado la lectura de mente …”

“Cinco puntos de penalización.”

“¡Aaaah!”

 

*****

 

Era otoño cuando regresamos al continente. El campus universitario estaba cubierto de hojas caídas y un viento estridente me azotaba la piel. Esta era una temporada tranquila y solitaria sin motivo alguno, mostrando un paisaje no muy diferente al de la Tierra.

— Juju, hoy es el funeral de Verón. Estoy muy contenta de que llegaras a tiempo.

Mientras organizaba los materiales de la clase en la Torre Mágica, recibí una llamada de Josephine.

— Ven al funeral ~ esta será en la comandancia de los Caballeros de Freyhem. También te pido que te prepares para actuar ~.

Si la serpiente que atrajo a Eva hablara, ¿sonaría así? Coloqué la bola de cristal en el bolsillo y salí al estacionamiento fuera de la torre. Subí al auto con Ren, que estaba esperando al volante.

“A los Caballeros de Freyhem.”

Miré por la ventana, capturando el paisaje que pasaba y sintiéndome un poco extraño.

“…”

Pero estaba claro que esta era la forma correcta. Incluso si el proceso no fuera correcto, incluso si me odiaran, al final sería correcto, ya que era la única forma para que Julie viviera.

“…eso es suficiente.”

Podía tolerar las emociones que estaban surgiendo de mi corazón. No, podría soportarlo porque amaba a Julie. No conocía este tipo de amor, pero se había convertido en parte de mi personalidad. Deculein amaba a Julie.

Así que, incluso si Julie se volvía infeliz por mí, incluso si me odiaba lo suficiente como para matarme … si tan solo pudiera vivir en un mundo conmigo …

Tap, tap … Tap, tap …

“?”

Alguna criatura me tocó.

Tap, tap … Tap, tap …

El pelirrojo Munchkin me rascaba la manga con las garras. Lo miré y luego volví a mirar a Ren.

“Sí. Está todo bien.”

Ren inmediatamente detuvo el auto y salió. El gato miró a Ren con una sonrisa.

— Él es rápido.

“… Su Majestad. ¿Qué está pasando?”

— Escuché que hiciste un gran trabajo con el Castillo Fantasma.

“¿Es así?”

— Había tantas apelaciones de los magos del alma que te llamaban maníaco genocida y querían castigarte.

“¿Es eso así?”

— Mmm. ¿Estás de mal humor hoy?

Asentí levemente.

“El demonio se acerca.”

— ¿De nuevo?

“Si.”

— Tu cuerpo no puede soportar tanto.

“…”

La Emperatriz Sophien, tomando prestado el cuerpo de su gato, bostezó.

“Si Su Majestad está aprendiendo fielmente las runas, creo que podré aliviar un poco mi carga.”

— Oh. Sobre eso. Quiero aprenderlo, pero estoy atrapada.

“¿Sí?”

¿Atrapada? ¿Cómo?

“… ¿De qué estás hablando?”

— Ah, anoche se me presentó un tesoro. Pero mientras jugaba con él por curiosidad, me quedé atrapada dentro. Es algo realmente extraño.

“…”

Yo estaba desconcertado, pero era una muy buena señal de que la Emperatriz mostraba curiosidad.

— Así que, necesito que me salves. Keiron no parece poder hacer nada porque no es inteligente.

“Sí. Pero hay un contrato.”

— Un contrato que tiene precedencia sobre el Emperador … hmph. Esos cinco años de prisión …

El gato murmuró con insatisfacción y se lamió las patas delanteras.

“Me aseguraré de ir lo más pronto posible.”

— Cuando vengas, tráeme un helado.

“…”

Fue un desarrollo difícil para mí adaptarme.

— Es un proceso importante para darle afecto a la vida. No sé qué se adapta a mis gustos.

“… Sí. Está bien.”

— Bien. Quédate este gato contigo.

Meooow—

El gato gritó cuando se liberó la posesión. Miré a Ren que seguía de pie afuera.

“Después de los Caballeros de Freyhem … pasa por una heladería.”

“… ¿Sí? Oh, está bien.”

Ren preguntó de vuelta, que no era propio de él. Quizás fue porque nunca había estado allí antes. Sentí un calor enrojecer dentro de mí.

 

*****

 

Los Caballeros de Freyhem celebraron su ceremonia fúnebre en un ambiente acogedor y apartado. Aunque no había muchos invitados, cada uno estaba reunido en la residencia, una canción suave y triste sonaba sobre sus cabezas. Julie miró los restos de Veron en el ataúd, sintiendo emociones conflictivas disputando dentro de ella.

“Julie.”

Josephine la llamó. Julie suspiró un poco antes de mirar hacia atrás.

“Viniste.”

“Sí. ¿Qué hay de ti? ¿Estás bien?”

“Si. Estoy bien. Más bien, me siento alegre. Gracias a ti recuperamos sus restos.”

Julie mostró la cortesía de un caballero a Josephine. Josephine se dio unos golpecitos en la coronilla y sonrió suavemente. La bola de cristal en el bolsillo de Josephine vibró, pero su expresión permaneció sin cambios.

“Entonces, Julie. Saldré un momento.”

“Si. Por favor.”

“Está bien~.”

Josephine saludó con la mano mientras salía. Julie la miró hasta que se perdió de vista antes de mirar alrededor d la residencia.

Había muchos caballeros con lágrimas en los ojos y rodando por sus mejillas. Julie estaba extrañamente orgullosa de sus llantos. Sintió que la sensación de compañerismo y vínculo que deseaba como caballero se expresaba en esas lágrimas.

“Um, jefa.”

El vice capitán Rockfell, que había estado afuera por un tiempo, se acercó con su capa ondeando detrás de él. Julie se aclaró la garganta tosiendo.

“Ajem. Si. Rockfell. ¿Qué sucede?”

“Hay un auto de lujo afuera.”

“¿Auto de lujo?”

“Sí. Estaba aparcado un poco más lejos, pero parece ser el Profesor Deculein.”

“…Oh!”

Julie exclamó sin darse cuenta, provocando una suave sonrisa de Rockfell. Ambos tenían la misma opinión, pero Julie lo dijo primero.

“¿El Profesor también vino a dar sus condolencias …?”

“Probablemente. De todos modos, al menos, él es el caballero que murió tratando de salvarlo.”

“… Debe estar cansado, haber venido aquí tan pronto después de que concluyó su misión.”

Julie murmuró un poco y sonrió cálidamente.

“Entonces, yo iré primero. Con la personalidad del profesor, será difícil para él venir solo.”

“Si. Por favor, vaya.”

Ellos podían fingir que era una coincidencia y sentarse juntos. El Profesor también querría eso …

“Uff.”

Julie respiró hondo y abrió la puerta de la funeraria.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente