Capítulo 121 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Rafael 5/9


La oscuridad de la noche se rompió justo antes de que se derritiera, y la luz azul de la madrugada se filtró. La presidenta Adrienne suspiró.

“Uf …”

Los documentos esparcidos por su escritorio eran la tesis de Deculein y los acuerdos de los cuatro pilares del mundo mágico. Hizo un puchero mientras sostenía uno de los documentos.

[Bercht, la Isla flotante, el Volcán y la Mesa Redonda, que forman el equilibrio del mundo mágico, ha alcanzado un terreno común por primera vez desde Demakan.]

El Volcán era un nombre honorífico para las Cenizas. No importa cuánto los degradara ser llamados las Cenizas, era cierto que su poder jugaba un papel importante en el mundo mágico, por lo que su opinión fue reconocida como vital para este gran evento.

[… El progreso mágico mostrado por Adrienne Spartinza. Su búsqueda de la verdad, su perseverancia en la abnegación caminando por el camino antiguo, respetando y adorando sus logros mágicos logrados a través de arduos trabajos…]

Hojeó las partes salpicadas de retórica y leyó el último párrafo. Ella leyó la conclusión alcanzada por todo el mundo mágico sobre la maga Adrienne.

[Adrienne Spartinza es reconocida como la segunda Archimaga que trasciende este reino mágico y permanecerá inmortal a lo largo de la historia del continente. La ceremonia de equivalencia en el…]

Archimaga del Rango Eterno. Después de Demakan, el segundo Archimago.

“… ¿Adrienne II?”

Adrienne llamó al cachorro a su lado.

— ¡Woof! ¡Woof!

Ella lo levantó mientras él corría rápidamente. Ella le dio una palmada en la espalda con una pequeña sonrisa.

“Ahora … oficialmente ya no soy un humano.”

Adrienne fue reconocida no solo por Bercht y la Isla Flotante, sino también por grupos extremadamente cerrados como las Cenizas y la Mesa Redonda. Es decir, sus talentos mágicos puros, sus logros y su poder por sí solos llevaron a un acuerdo común alcanzado por todo el mundo mágico. El Archimago eterno era, por naturaleza, un ser formidable.

“La gente vendrá pronto. Me van a hacer muchas preguntas.”

— ¡Woof! ¡Woof!

“… Debería irme pronto. No puedo quedarme mucho tiempo.”

Este mundo fue muy divertido. Deculein. Julie. Decalane. Louina. Glitheon. Sierra. Cynthia. Idnik. Rohakan. Zeit. Ihelm. Kreto. Ganesha …

Recordó los muchos nombres y rostros que una vez la entretuvieron.

“…”

Adrienne se acercó a la ventana y miró hacia el suelo alrededor de la torre. Aún no eran las seis de la mañana, pero los reporteros ya estaban llegando.

“… ¡Entonces!”

Ella sonrió alegremente a Adrienne II en sus brazos.

“¡Volveré pronto, así que espérame ~!”

— ¡Woof! ¡Woof!

Respondió alegremente.

 

*****

 

Muy temprano por la mañana.

Innumerables personas de todo el continente se reunieron en la torre. Mientras los reporteros estaban a la vanguardia, estudiantes universitarios, magos y caballeros de la Universidad Imperial observaban la escena desde cerca y desde lejos.

— ¡¿Está terminando su mandato este año?!

“¡Sí! Creo que terminará en invierno o quizás en primavera; ¡Luego se lo entregaré!”

El único foco de esas muchas cámaras era la presidenta, Adrienne. Clamada oficialmente el rango de Eterno, ahora estaba enterrada entre la gente. Por supuesto, fue un procedimiento que todos en el continente esperaban, pero la experiencia de presenciar ese momento histórico con los propios ojos fue rara.

— Sabemos de dos candidatos a la próxima presidencia. ¿Puede contarnos sobre el proceso?

“¡No hay mucho que decir! ¡Escogeré al mejor de los dos!”

Solda Epherene observó la escena desde el tercer piso de la torre. Podía verlo mejor desde el interior que desde el exterior, que estaba abarrotado de enjambres de personas, y podía escuchar la entrevista.

— El artículo publicado recientemente por el mago Ihelm ‘La Investigación Silenciosa de la Magia Auxiliar y su Camino de Reforma’ es un tema de discusión en el mundo mágico todos los días. ¿Se reflejarán esos logros individuales en la selección del próximo candidato?

“¡Oh! ¡Sí, por supuesto! ¡También leí esa tesis de Ihelm! ¡Fue grandioso!”

‘Yo también leí ese periódico-,’ ‘Me gustó-’. Cada vez que decía algo, cualquier cosa, los periodistas estaban ocupados escribiendo sobre ello.

— ¡El Profesor Deculein también tiene su tesis para ser publicada próximamente!

“¡Oh ~, sí! ¡¿Qué?! ¡El profesor Deculein ya lo ha enviado!”

“…!”

En ese momento, los oídos de Epherene se enderezaron. Aplastó el vaso de papel que, afortunadamente, acababa de terminar de beber.

“¡Se aseguró de registrarse como un autor!”

Adrienne contuvo la risa mientras lo decía. La forma en que lo dijo le llamó la atención, y a Epherene le pareció inusual.

— ¿Como estuvo?

“¡Bien! ¡No lo entendí del todo! El impacto será enorme, ¡pero es solo una teoría!”

— ¿Quiere decir que no es tan genial…?

“¡No! ¡Por supuesto que no! Ihelm hizo un buen trabajo, y Deculein …”

Adrienne pensó por un momento como si estuviera eligiendo las palabras correctas antes de asentir.

“¡Oh, eso tiene un gran potencial! ¡Aun es solo una teoría, pero si esta teoría es real, la magia podría aplicarse!”

Click-click-! Click-click-!

Flashes continuos de cámaras iluminaban la multitud. Para Epherene, centrando toda su atención en la boca de Adrienne, los innumerables sonidos de los reporteros eran molestias.

“Si es exitoso!”

Adrienne levantó la mano. En ese momento, el tiempo pareció detenerse cuando todos se concentraron en ella. Mientras disfrutaba de las innumerables miradas, Adrienne se detuvo un momento más para agregar drama antes de continuar.

“Creo que el Profesor Deculein será un Elder.”

“?!”

Elder. Los ojos de Epherene amenazaron con salirse de sus órbitas. Los magos de la torre, que estaban viendo la entrevista junto con ella, mostraron una reacción similar.

— Si dice Elder, ¿Se refiere a un Elder en el reino mágico?

“¡Sí!”

En el mundo de la magia, un Elder sirvió como el origen de una nueva escuela de teología — es decir, fueron ellos quienes crearon una nueva escuela de magia. Por ejemplo, el director de la Escuela Dukan era Ihelm, pero el Elder era Dukan, que murió hace 50 años.

— ¡Está diciendo que el Profesor Deculein será el origen de una nueva escuela!

“¡Existe una posibilidad ~! ¡Pero la tesis sigue siendo muy difícil! ¡Yo tampoco lo entiendo todavía! ¡Tengo que ir a estudiar!”

“…”

Epherene apretó los dientes

… ¿Elder? ¿Ella escuchó eso? ¿Deculein se convertiría en Elder? ¿Estaba segura la presidenta de ello? ¿Qué tipo de tesis era? Si incluso a la presidenta le resultaba difícil de entender …

Todas esas voces rugiendo dentro de la torre le rascaban los nervios. La risa y la charla entre ellos la agravaron.

“Elder …”

Epherene murmuró la palabra sin comprender, empapada en sus pensamientos por un momento. Si Deculein se convertía en un Elder, ¿Qué pasaría si, mientras volaba brillantemente con los logros de su padre, su nombre fuera enterrado en el fondo? Con solo imaginarlo, sintió náuseas, como si le estuvieran torciendo los intestinos.

“…”

Epherene sacó una carta. La primera oración — ‘Preparé una investigación’ — estaba marcada con la letra de su padre. Volvió a leer la frase y miró a través del papel con los ojos vacíos.

“¡Sí! ¡Hay algo realmente especial en esa tesis! Primero, completaré mi inspección y la enviaré a la Isla Flotante ~!”

La entrevista seguía avanzando. Sin embargo, la investigación que su padre le confió pertenecía a otra persona.

 

*****

 

… Hoy, estuve plagado de reporteros desde el momento en que me subí a mi auto hasta el camino al trabajo, gracias a los rumores de presentar una tesis que Adrienne había revelado.

— ¿Está planeando convertirse en Elder?

— ¿Qué nombre le va poner a la escuela?

— Como fuerte candidato a presidente, ¡por favor, dígame una palabra!

— La Mesa Redonda no se quedará quieta.

Preguntas sin contexto volaron desde afuera de la ventana del auto, y apenas llegué al 77º Piso de la torre con camarógrafos groseros corriendo detrás de mí.

“¡Profesor!”

Allen, al verme en el pasillo, vino corriendo. Entré a mi oficina sin decir una palabra. Allen lo siguió, sosteniendo un rollo de papel.

“¡Profesor!”

“…Qué.”

Cuando me voltee hacia ella mientras me quitaba el abrigo con Psicoquinesis, tosió — Ajem. Luego-

“¿Cuál es su propósito al convertirse en presidente?”

“…”

La miré en silencio. Allen miró brevemente el papel que ella sostenía.

“Está tardando demasiado en responder.”

“…¿Qué estás haciendo?”

“Estas son las preguntas comunes de la audiencia. YO lo escribí—”

“Suficiente.”

“Sí…? ¿No necesitamos este tipo de preparación? El mago Ihelm también se está preparando con la familia Imperial.”

“No tienes que hacerlo.”

Tal vez si fuera el Deculein original, en lugar de prepararse para esto, hubiera estado más absorto en su trabajo para empujar a Ihelm al abismo de la ruina.

“Aun así …”

“Ya dije suficiente.”

Toc, toc—

La puerta se abrió con un golpe.

“…Profesor. Estás aquí.”

Era Epherene. Se acercó a mí en silencio y dejó sus papeles en mi escritorio. La forma en que inclinó la cabeza y se dio la vuelta de inmediato fue diferente de lo habitual. Se inclinó como una esponja empapada de agua, goteando con cada paso.

“…”

No estaba lo suficientemente interesado como para preguntar por qué. No estaba interesado en absoluto. Eso debe haber sido un defecto de personalidad.

“Epherene. Qué sucede…?”

Allen, por otro lado, era un poco diferente.

“Allen.”

“Oh, ¿si?”

Ella me miró con una expresión fingiendo estar preocupada.

“Ahora vete. Tengo trabajo que hacer.”

“Ah, okey. Y qué hay de eso … las preguntas y respuestas esperadas.”

“Lo vere cuando tenga tiempo.”

“¡Sí! ¡Fight on, profesor!”

 

*****

 

Adrienne era la presidenta de la Torre Mágica. Es decir, ella era la jefa de los directores. Había trece miembros, incluido el decano de la universidad y un enlace Imperial, que se turnaban para servir como junta directiva de la Universidad Imperial.

“… Felicitaciones, presidenta.”

Ofrecieron la mayor cortesía a la presidenta. Para Adrienne, que estaba a punto de convertirse en Archimaga, la autoridad del Emperador ni siquiera podía alcanzarla por más tiempo. Se convertiría en un ser intocable, al menos cuando saliera de la torre.

“¡Gracias! ¡Por favor siéntense!”

Adrienne se rió entre dientes y pidió a los directores que se sentaran. Fueron convocados en la sala de conferencias especial en el 100º Piso de la torre con el tema de contratar a un presidente exitoso.

“Ihelm y Deculein. Ambos son personas talentosas que encajan bien en el puesto, pero el más poderoso es Deculein, que ha estado trabajando para la torre durante casi diez años.”

Uno de los trece directores, Drumman, se adelantó como presentador. Adrienne asintió con la cabeza.

“¡Sí, bueno! ¡Eso es verdad! ¡Pero nunca se sabe lo que pasará! Primero, ¡debemos completar la evaluación del candidato después de la audiencia!”

“Tienes razón. La audiencia está programada para el lunes dentro de dos semanas.”

“Hmm ~, ¡es bueno hacerlo rápido! Si hay algo malo, ¡lo averiguaremos de inmediato! ¡Llámalos! ¡La votación y la reunión final tienen que venir después de eso!”

Todos parecieron estar de acuerdo. La presidenta prosiguió alegremente.

“Pero, ¿los dos candidatos solicitaron una Solicitud de Testificación en la audiencia?”

“Sí. El Mago Ihelm solicitó un total de tres referencias, y el Profesor Deculein no tiene ninguna.”

“¡¿No lo tiene?!”

Adrienne lució su sorpresa.

“Sí. Sin embargo, se requiere al menos una persona, así que creo que la Profesora Louina o el Profesor Relin se presentarán.”

“… Bueno. Dame esa lista.”

“Tome”

El Director Drumman extendió el sobre. Como debía mantenerse en secreto, era un artículo sellado por arte de magia.

“No pueden ver quién solicitó para quién como referencia, ¿verdad?”

“Si. Es un principio que se revelará en el día.”

“Okey.”

Asintiendo, miró a través de la lista, comprobando los nombres.

“…¿Huh?”

¿Lo leyó mal? Se frotó los ojos y miró el reverso. Era lo mismo.

“Esto …”

Adrienne miró el panel, señalando con el dedo una línea en particular.

“Sí. También nos sorprendió bastante. ¿Quién hubiera pensado que un recién llegado que ha estado en la torre por menos de un año se aplicaría?”

Al oír sus palabras, Adrienne parpadeó un par de veces. Como un pez, movió silenciosamente la boca hacia arriba y hacia abajo, y de repente—

“… ¡Pffft!”

Su sonrisa salió de la nada con una risa fuerte.

“¡Jiji! ¡Ajaja! ¡Esto … pfffufu!”

Como un niño feliz o un globo desinflado, Adrienne leyó y volvió a leer la [Aplicación a Testigo].

“¡Ajajajajaja …!”

 

*****

 

El calendario de audiencias para la Torre Mágica Imperial también se anunció en el Palacio Imperial.

“Candidatos a presidente …”

Sophien se dio la vuelta en la cama y miró el documento que anunciaba la audiencia de Deculein e Ihelm. Keiron asintió.

“Sí, eso es correcto.”

“Hmmmm…”

Pensó la Emperatriz, acariciando su barbilla.

“…Mmm.”

¿Qué tipo de política y tácticas usarían? ¿Qué tipo de ataques? ¿Qué tipo de barro arrojarían? Sería un encuentro muy interesante, solo con pensarlo.

“Bien. Yo también iré.”

“…¿Sí?”

Sophien le sonrió a Keiron.

“Yo también asistiré.”

“Ah. ¿Se refieres a un gato?”

“No. Directamente. Personalmente.”

“…”

Keiron todavía no estaba del todo acostumbrado a la actual Sophien, quien recientemente había comenzado a trabajar afuera.

“Si es la próxima audiencia del presidente, es suficiente para que asista. Esa torre solía pertenecerme, de todos modos.”

“… La presencia de Su Majestad por sí sola puede desequilibrar la situación.”

Keiron expresó su objeción enérgicamente, lo que provocó que Sophien entrecerrara los ojos.

“¿Por qué?”

“Porque, por supuesto, Deculein es el mago de enseñanza de Su Majestad.”

“Huh, cierto. Deculein es mi mago de enseñanza, pero Ihelm también es un mago directamente de la familia imperial que he conocido decenas de veces. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué no debería reflejarse mi opinión?”

“…”

“La torre me pertenece. Es mía, de nadie más. ¿Huh? Es mía.”

“…”

“Se trata de encontrar a alguien que gobierne mis pertenencias. ¿No debería estar presente?”

“…Sí. No lo pensé bien.”

Keiron asintió con un suspiro. La emperatriz perezosa, por el contrario, no revocó la decisión una vez que se tomó.

“¡Hmph!”

Sophien sonrió.

 

*****

 

… Durante esos diez días, el tema de discusión en la torre fue todo sobre la audiencia. El ascenso de Adrienne al puesto de Archimago fue algo natural, por lo que la audiencia de Ihelm y Deculein, que fue un poco más incierta, llamó la atención.

“¿Será Ihelm saliendo de la nada o el Profesor Deculein? Ahora, el 80% de la gente dice que Deculein tiene la ventaja.”

Julia reflexionó mientras miraba el panel de mensajes. Allí, se estaban escribiendo las opiniones de los magos de la torre mágica.

“Pero escuché que Ihelm tiene una confianza excepcional. Solicitó unos tres o cuatro testigos. ¿Ha movilizado todos sus vínculos con la familia imperial?”

Epherene no respondió.

“¿Crees que Deculein ya ha sido confirmado? Solo tiene un testigo y él no parece haber hablado mucho con nadie.”

“…”

“Entonces, si Deculein pierde, será por su descuido. Oh ~, ¿qué va a pasar mañana? Estoy curiosa.”

Epherene dejó la pluma y miró a Julia.

“Julia.”

“¿Huh?”

“No tengo interés.”

“… Oh, sí-sí.”

Julia se sorprendió por su apariencia increíblemente fría y gélida, anotando todo lo que había estado haciendo.

“…”

Epherene miró el reloj; eran las 7:00 pm. La audiencia era mañana, y aunque no sabían cuántos días tomaría, los preparativos comenzaron hoy.

“Me voy.”

“S-sí. ¡Nos vemos mañana!”

Julia saludó con la mano, tratando de leer su expresión, mientras Epherene subía al ascensor.

Biip—

Cuando puso la tarjeta, que recibió de Ihelm en el ascensor, el botón para el piso especial activado. Su destino no era ni el 1º Piso ni el 77º Piso.

Whooong—

El ascensor subió abruptamente. El cambio instantáneo de presión bloqueó sus oídos, pero tragó para liberarlo.

Ding—!

El ascensor se detuvo y, detrás de la puerta que se abría lentamente, apareció Ihelm.

“Oh, viniste.”

“…”

“Es una lástima. Esta audiencia hubiera sido mejor si hubiera sido pública. ¿No es así?”

“No se equivoque.”

Epherene lo miró fijamente. No había comido nada recientemente, por lo que su mirada estaba llena de veneno y hambre.

“No estoy de tu lado. Yo también puedo atacarte.”

“…correcto. Ya lo sé.”

Ihelm se encogió de hombros mientras respondía.

“Tu situación y posición son solo favorables para mí. No quiero más que eso.”

“…”

“Si ten esto, siga adelante y espera. Hay una sala de espera separada para los testigos. Es mejor que un hotel de 5 estrellas. Te llamaré cuando sea el momento adecuado, así que descansa.”

“Solda Epherene, sígame.”

O el mayordomo o la secretaria de Ihelm, no estaba segura de cuál, se acercó a Epherene. Epherene miró a Ihelm por última vez antes de seguirlo.

“Espere aquí, por favor. El cronograma detallado se anunciará en una fecha posterior.”

Se sentó en la cama y miró fijamente la pared sin comprender.

Tic— Tac—

El sonido del segundero sonó hueco.

Tic— tac—

El sonido se extendió por toda ella.

“…Es difícil respirar.”

Incapaz de soportar el silencio, Epherene sacó su vieja y gastada maleta, escogiendo al azar una de las cartas de su padre.

“Papá …”

Reflexionó sobre cada carta que él escribió, calmándose lentamente.

“… ¿Es esto lo correcto?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente