Capítulo 119 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Rafael 3/9


“… Sylvia reside actualmente en la isla que creó.”

La base del [Equipo de Vigilancia de Sylvia] establecido por la Oficina de Inteligencia en coordinación con la Oficina de Seguridad era en una casa ordinaria. Uno de los complejos de ladrillos rojos de la calle Beijin donde vivían los burócratas del Imperio. Su interior y mobiliario también eran muy comunes, a juego con el exterior.

“Hay una mansión con el apellido de su familia en la Isla Flotante, pero parece que no las visita a menudo.”

Me senté en el sofá de la sala de estar y miré al equipo de vigilancia. La subdirectora de Seguridad Pública Lilia Primienne y el miembro elegido de la agencia de inteligencia Lukehall. Además de estos dos, había seis agentes considerados excepcionales en sus respectivos campos.

“¿Qué hay del monstruo que creó el inconsciente de Sylvia?”

“Ha desaparecido, pero según el testimonio de testigos presenciales, se ve así.”

Una mujer alta y pálida con una gran boca de tiburón llena de dientes.

“Esa parece una loca. ¿Y el lugar llamado Isla Anónima, el logro que la promovió a Monarca?”

Un agente de la agencia de inteligencia inyectó su maná en la bola de cristal. El cristal proyectaba el paisaje de la isla.

“Hmm …”

Primienne se cruzó de brazos sin decir nada más por un momento. El agente pelirrojo Lukehall rompió el silencio.

“¿Qué piensa, Subdirector Primienne?”

“… Puedo entender por qué se convirtió en Monarca en tres meses.”

Los otros agentes asintieron con admiración, pero el ambiente de la isla me era familiar. Las espigas y las hojas de arroz se balanceaban con la brisa sobre ellos; el sol brillaba intensamente como un fuego abrasador. Esa era de una técnica de un examen que di. Sylvia había trasplantado el lienzo de Van Gogh a esa isla.

“… Ella aprendió bien.”

Primienne y los otros agentes se voltearon hacia mí.

“¿Estás fingiendo que le enseñaste eso, o realmente le enseñaste a ella?”

“Si tienes curiosidad, compra mi hoja de examen y mírala. Hay remates ocasionales en la Isla Flotante “.

“… ¿Subastas?”

Primienne miró a Lukehall, quien señaló a otro agente. El agente se fue inmediatamente; tal vez se dirigía a la Isla Flotante.

“Profesor Deculein.”

Lukehall llamó mi atención.

“¿Qué nivel debería asignarse a la operación de vigilancia? Por favor denos su opinión.”

Nivel de vigilancia. En pocas palabras, era para juzgar el riesgo del sujeto, y el orden era, de arriba a abajo: negro, rojo, azul, verde.

“Estamos pensando en el grado rojo.”

Primienne asintió con la cabeza.

“Cinco personas han sido víctimas del monstruo creado por Sylvia. Una calificación roja sería suficiente.”

La definición de rojo fue una vigilancia armada de corto alcance que reconoce que el sujeto es peligroso. Negué con la cabeza.

“No tienes que hacerlo. El verde es suficiente.”

“¿Le ruego me disculpe?”

Verde, por otro lado, simplemente significaba monitoreo remoto. Tanto Primienne como Lukehall tenían expresiones de incredulidad.

“¿Hay alguna razón por la que piensa eso?”

“No hay forma de que la que creó esa isla no se diera cuenta de que alguien cerca de ella estaba vigilándola. Las anomalías en el control del grado azul tienen el potencial de causar estrés.”

“Pero—”

“Y.”

Interrumpí a Lukehall, mirándolo con ojos suaves y hundidos.

“Ella es una buena chica.”

“…”

Esta vez, los ojos de todos los agentes se enfocaron en mí.

“Solo tenemos que mirar desde lejos. Cuánto crecerá Sylvia y hasta dónde llegará.”

“…¿Qué?”

“No hay necesidad de tratar como tal a una niña que no es un monstruo.”

Me puse de pie mientras Lukehall se rascaba la cabeza y asentía.

“Bueno, es la opinión de un experto, así que lo haremos. Por ahora, le asignaremos el grado verde.”

“Entonces, gracias.”

Salí tranquilamente de la casa con la Subdirector Primienne siguiéndome.

“… ¿Te sientes culpable por esa niña?”

Me llegó la característica voz sorda y seca de Primienne. Seguí caminando mientras pensaba en Sylvia. ¿Me había encariñado con ella sin darme cuenta? ¿Estaba sintiendo pena por nuestro pasado compartido?

O …

“Es una chica lamentable.”

La compasión no era un buen sentimiento y, como Deculein, apenas la sentía. Sin embargo, ese fue simplemente el caso. El pasado de Sylvia no había sido fácil. Era una niña que sufrió demasiadas heridas en muy poco tiempo. Creció después de que la dejaron drogada y seca, suicidándose en un intento de crecer.

“Ya no hay necesidad de molestarla.”

“…”

Primienne no ofreció nada más. Caminó a mi lado y, en algún momento, se separó para seguir su camino.

 

*****

 

Mientras tanto, el hechizo de viento inventado por Sylvia llegó a la tierra lejana que ella buscaba. Ni siquiera le había dado un nombre a la magia. Era solo un viento que, sin importar la distancia, sin importar los obstáculos, transmitía los sonidos del mundo a través de su maná.

— Ella es una buena chica.

Eso fue lo que escuchó a través del viento que le transmitía.

— Sólo tenemos que mirar desde lejos. Cuánto crecerá Sylvia y hasta dónde llegará…

Incluso a medida que pasaba el tiempo, la actitud y la forma de hablar de Deculein parecía durar para siempre.

— No hay necesidad de tratar como tal a una niña que no es un monstruo.

Sylvia escuchó a escondidas todo, monitoreando esas tierras lejanas desde miles de metros en el cielo.

— ¿Te sientes culpable por esa niña?

La pregunta de otra persona, no Deculein. Respondió Deculein después de una pausa.

— Es una niña lamentable.

Ella apretó el puño; su corazón latía con fuerza. Tanta compasión, pero nunca la pidió. Ella solo…

— Ya no necesitas molestarla más.

Cada una de sus palabras traspasó su corazón. Sylvia apretó los dientes, maldiciones silenciosas fluyendo.

“…bastardo cruel.”

“?”

En la mesa de té cerca de ella, Idnik, que estaba preparando té, se volteó para mirarla. Sylvia parecía estar a punto de llorar. Idnik chasqueó la lengua y se acercó a ella.

“Sylvia. ¿Estás tratando de odiarlo?”

Sylvia la miró en respuesta. Idnik, con una sonrisa, le entregó una taza. Luego se sentó a su lado y contempló el paisaje de la isla. Era tan hermoso como una pintura al óleo. El familiar volando sobre el arroz y el panda corriendo por los campos de trigo crearon una imagen pacífica.

Solo Sylvia parecía apenada en ese espacio.

“Deja de mirar hacia abajo.”

“… No me hagas caso.”

“¿Hacer caso? Sylvia. Existe tal cosa como tener una cierta expresión pegada en tu rostro en este mundo.”

“No creo en eso.”

“No es una creencia; es un fenómeno.”

Idnik ladeó los ojos y miró a Sylvia a la cara. Sylvia frunció el ceño y la apartó.

“Las expresiones faciales vienen del corazón. Si tu corazón se pudre, tu expresión también se pudre.”

“…”

“Si una expresión se pudre durante demasiado tiempo, ese patrón podrido queda grabado en la cara. Estás grabando esa expresión en tu rostro en este momento.”

Sylvia se puso de pie sin decir una palabra y entró en la casa; era la mansión de pintura al óleo que ella misma había hecho.

“Okey. Descansa.”

Idnik habló para sí misma con una tranquila sonrisa.

 

*****

 

Por la noche, mientras la vieja luna creciente colgaba del cielo.

Epherene regresó al dormitorio por primera vez en lo que pareció una eternidad, trayendo consigo tres rebanadas de pan que había comprado. Su única razón era que la luna parecía pan de alguna manera.

“Sigh…”

Dejó escapar un pequeño suspiro mientras dejaba su mochila y la bolsa de pan. Luego se inclinó y extendió la mano debajo de la cama para sacar una maleta vieja que venía con un ajuste ceñido. Después de jugar con el pestillo unas cuantas veces, se abrió de golpe.

“…”

Las cartas de su padre estaban escondidas adentro. Epherene recordó su pasado cuando leyó estos numerosos artículos, a veces con alegría, a veces con resentimiento. Los momentos en los que esperaba que él regresara algún día y que tal vez fueran felices juntos.

“…Talón de Aquiles.”

Ihelm dijo que ella era el talón de Aquiles de Deculein. Dijo que la amabilidad de Deculein hacia ella era solo una forma de conciliación. Sin embargo, el yo futuro que conoció en Locralen, a pesar de que la memoria ahora era débil, no trataba a Deculein como un enemigo.

“No lo sé…”

Whew —

Su suspiro empujó su flequillo ligeramente hacia arriba. Epherene, sintiendo ganas de postergar las cosas, de repente sacó su certificado de patrocinio del cajón. Era una prueba de que Deculein la apoyaba. Colocó la [Aplicación a Testigo] de Ihelm a su lado.

“… Papá, no lo sé.”

Epherene se revolvió el pelo, gimiendo.

“Qué …”

Sin embargo, no importa cuánto lo pensara, no parecía haber muchas otras formas de avanzar. Era casi la única forma de conocer el verdadero significado de Deculein y el pasado entre su padre y él. Levantó la [Aplicación a Testigo] y miró a la luna por la ventana.

“…”

Una luna que parecía pan. Epherene abrió la bolsa de papel y le dio un mordisco a su croissant.

 

*****

 

… Al día siguiente.

Pedí un espejo a los artesanos de la isla y construí una torre de espejos en el patio trasero de la mansión Yukline. Todo fue para entrenar en serio a este nuevo talento.

“Maestro. ¿Necesita algo más?”

Preguntó el mayordomo Ren, pero negué con la cabeza.

“No. Esto es suficiente. No dejes entrar a nadie.”

“Sí.”

Después Ren se inclinó, abrió la puerta de la torre de espejo para revelar un espacio donde numerosos espejos reflejados a lo largo de los lados del interior. De pie en el medio, asentí con muy poca satisfacción.

“… por supuesto.”

Sentí que mi cuerpo y mi maná se estaban volviendo más livianos. El significado del origen del espejo era que las propiedades, atributos y características del espejo eran todos mis talentos. Y así, sentí que estaba en mi elemento cuando estaba cerca de ellos. Podría describirlo como un sentido de pertenencia muy simple.

“…”

Saqué el acero de madera.

Snap—!

Cuando moví mi dedo, se apresuraron en línea recta. Al mismo tiempo, se desvió hacia la derecha. La pieza única se movió como dos.

“Si le agrego más maná a esto …”

El acero de madera que se movía en línea recta se hinchó en docenas, parpadeando. Esta vez, utilicé el reflejo.

“La letalidad es excelente.”

Una función muy útil cuando se trata de humanos o monstruos. El espejo como medio seguía siendo esencial, pero con un poco más de pulido, la reflexión y la refracción serían posibles en un lugar sin espejo. Es decir, utilizando la superficie pulida de la madera y el propio acero como espejo.

“Mmm.”

Sin embargo, incluso esto fue solo un trampolín. El objetivo final era aplicar este origen a la obsidiana snowflake. Ese metal claro y transparente tenía las propiedades de un espejo, por lo que no era imposible.

“…De nuevo.”

Reanudé el entrenamiento.

Clank—! ¡Clank, clank—!

En la Torre del Espejo, repetí el entrenamiento de refracción y reflexión con el acero de madera, perfeccionando el movimiento de la Psicoquinesis para que fuera más nítido que nunca. Después de consumir el 90% de mi maná, terminé de entrenar.

◆ Status de Memorización

Psicoquinesis Principiante / Intermedio (96%)

┏ Control del Fuego Principiante / Intermedio (72%)

┣ Manipulación de Fluidos Principiante / Intermedio (71%)

┗ Fortalecimiento del Metal (95%)

 

“Esto es…”

La finalización del Fortalecimiento del Metal , así como la Psicoquinesis Intermedia, no estaban muy lejos. Con eso, podría estar un poco más relajado hasta que apareciera la ola monstruosa del invierno. Limpié el sudor de mi cuerpo con Limpieza y salí. Ya era de noche.

“Oh. ¿Vas a salir ahora?”

Pero una persona inesperada me estaba esperando.

“Encantado de verte ~.”

Josephine estaba sentada a la mesa de té. Ella tomó un sorbo de su café y me hizo señas para que me uniera a ella.

“Estaba esperando que vinieras ~.”

“… Parece que te estás divirtiendo.”

Alisé mi ropa, incluida la corbata, y me acerqué a ella.

“¿Por qué estás aquí?”

Josephine sonrió alegremente.

“Voy a decirle a Julie que hemos recuperado el cuerpo de Veron. Entonces ella lo enterrará de nuevo.”

“…”

“Todos los Caballeros de Freyhem asistirán al funeral. Haré lo que querías allí.”

Asentí en silencio, haciendo que Josephine hiciera pucheros y se quejara.

“¿Pero es esta la forma correcta? Si Julie muere repentinamente por la conmoción—”

“Esta es la forma correcta.”

¿Invierno Eterno? Conocía ese rasgo mejor que la propia Julie.

“… Está bien ~.”

Josephine comenzó a dibujar letras con el dedo sobre la mesa de té.

“No tengo más remedio que creer en ti. Lo sabía. No hay cura para la maldición de Julie.”

Sus dedos escribían una sola palabra una y otra vez. Maldición. Maldición. Maldición. Maldición. Maldición…

Luego levantó los ojos para mirarme.

“Bueno, ya que sucedió mientras te protegía, tienes que asumir la responsabilidad.”

Sus ojos mirándome eran tan claros como el hielo vacío, y su voz estaba igualmente congelada. Se sentía como mirar fijamente a un abismo puro donde no existía ninguna emoción.

“Confía en mí. Julie mejorará.”

“Sí. Te creeré. Pero … si ella no mejora, no sé cómo voy a cambiar.”

Entonces, Josephine volvió a sonreír, se puso de pie y se desvaneció como una mera sombra en cuestión de segundos.

“… Per**ra loca.”

La llamada Josephine era la loca más peligrosa de este mundo. Murmurando esas palabras con sinceridad, entré a la mansión. Ren se acercó como si hubiera estado esperando tan pronto como entré.

“Profesor, el Profesor Auxiliar Allen lo visitó.”

“¿Allen?”

“Sí.”

Ren señaló hacia algún lugar, y noté que Allen estaba dormido en el sofá de la sala de estar.

“Allen.”

“…!”

Cuando la llamé, ella abrió los ojos y se puso de pie. Luego, aturdida, me sonrió como un cachorro.

“Profesor ~.”

“¿Qué sucede?”

“¡Oh! ¡Este no es el momento, de la preparación de la clase! ¿Cómo se preparará para la clase? ¡La segunda clase será pronto!”

Preparación de clases. Respondí sin dudarlo ya que tenía un horario predeterminado.

“Voy a hacer que tomen un examen de aprendizaje.”

“¿Un examen de aprendizaje? Nuestra clase, ¿no hemos tenido una sola sesión hasta ahora?”

“Aquellos que no entienden la primera clase no merecen la siguiente. Sígueme.”

“¡Sí!”

Caminé con Allen hasta el estudio del tercer piso. Con Allen parado a mi lado, saqué un trozo de papel del cajón.

“Resuélvelo. Es algo que se me ocurrió por mi cuenta.”

“Sí, Sí.”

Allen tomó el problema con una mirada ligeramente nerviosa en su rostro. Y …

 

*****

 

El miércoles llegó para la lección quincenal de Deculein. Epherene tomó el ascensor hasta el 80º Piso de la Torre Mágica. Al entrar en el salón de clases, el gato junto a Kreto le llamó la atención.

“¿Es este el gato que estás criando? Él es muy lindo.”

“Oh, no es mío. Es el gato que me confió Su Majestad.”

“…¿Qué?”

Sorprendida, Epherene rápidamente retiró la mano que le hacía cosquillas en la barbilla al gato. Munchkin pareció decir ‘Hmph’ y la miró como si le preguntara: ‘¿Cómo te atreves?’

“…Lo siento.”

Ella se retiró lentamente y se sentó. Mientras tanto, llegaron los demás estudiantes y se acercaba el mediodía. Fue exactamente a las 12:00:00 cuando apareció el Profesor Deculein sin un solo error de segundos.

“Me alegro verlos.”

“¡Oh, um, profesor! ¿Ese es el gato que apagó la pantalla en clase la última vez?”

Inmediatamente, Rose Rio señaló al gato rojo. Los otros magos se unieron a ella para mirar al pelirrojo Munchkin con miradas bastante duras. Sin embargo, el gato solo movió la cola como si se burlara de ellos.

“Wow, mira eso. Descarado—”

“Cálmate. Siéntate.”

Deculein los detuvo con un gesto de la mano. Rose Rio hizo un puchero, pero se sentó.

“Voy a empezar la clase.”

El Profesor Auxiliar Allen entró en el salón de clases. La tez de Allen estaba un poco demacrada, con ojeras gruesas y oscuras como si no hubiera dormido, y sus manos temblaban. Por alguna razón, tenía una expresión ominosa.

“La lección de hoy es un examen de aprendizaje.”

“¿Un examen de aprendizaje?”

Durante la segunda clase, este era un examen de aprendizaje. Epherene ladeó la cabeza y miró a su alrededor. Los otros estudiantes también tenían expresiones un poco desconcertados, pero ¿qué? Todos sabían que la clase Deculein era especial y tenía su forma de hacer las cosas.

“Allen.”

“Si, si, si.”

Allen entregó los papeles de prueba con manos temblorosas y los distribuyó. Epherene miró el papel que recibió. Parecían no tener ningún tratamiento mágico.

“Se ha distribuido a todos.”

Ante las palabras de Allen, Deculein asintió. Se paró en medio del aula, sosteniendo un cronómetro.

“Comenzaremos de inmediato.”

El temporizador se puso en marcha con un clic y Epherene rápidamente dio la vuelta a su papel de examen.

“… ¿Qué es esto … un idioma extraño?”

Solo había dos preguntas en el examen de aprendizaje. Sin embargo, el contenido era increíblemente confuso. En el primer problema, no había ni una sola palabra marcada en el idioma oficial del Imperio. Solo fórmulas y operaciones. Para los estudiantes, con la boca bien abierta, continuó Deculein.

“Pueden discutir entre ustedes y usar sus libros. Sin embargo, si hay una pelea como la anterior, todos serán expulsados.”

“…”

Epherene levantó lentamente la cabeza y sintió la atmósfera alrededor del salón de clases. Como ella, innumerables ojos buscaban un salvador.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente