Capítulo 118 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Rafael 2/9


Me detuve en el pasillo del Palacio Imperial, leyendo la ventana de estado que apareció de repente.

Quest Completada: Espejo del Diablo.

◆ Moneda de la tienda + 10

◆ Adquisición de Talento: Origen ─ Espejo

 

“…”

Espejo del Diablo, quest completada. Adquirir dinero y talentos de la tienda. No entendí, así que hice un retroceso en mi cabeza por un momento. Mientras estudiaba la magia del espejo y el vidrio en la biblioteca, recibí una llamada de Sophien y fui al Palacio Imperial, jugué al ajedrez y …

No importa cuánto lo pensara, no sucedieron muchas cosas. Por otro lado, las recompensas fueron enormes. Los tres talentos, quizás tan importantes como los rasgos, eran atributos, orígenes e ítems. Entre ellos, aprendí un origen.

“El origen.”

Los talentos mágicos de Deculein estaban en los atributos elementales, específicamente tierra y fuego. Por supuesto, la tierra y el fuego eran elementos que contenían ampliamente el concepto de los espejos, pero este origen tenía implicaciones diferentes. En pocas palabras, tenía los talentos combinados del origen – espejo y atributo — tierra-fuego.

“Pero.”

Aun no sabía por qué la quest se resolvió repentinamente o cómo había aprendido el origen del espejo.

— ¡Vamos!

Entonces, de repente, el pasillo se volvió ruidoso. No, todo el Palacio Imperial era un desastre. Los caballeros del Palacio Imperial aparecieron de la nada, corriendo por el salón, y los sirvientes se movieron rápidamente.

— ¡Vamos! Todos vengan aquí …

Los seguí lentamente. Cuanto más caminaba, más gente pasaba. Innumerables sirvientes y caballeros se aferraban a las ventanas del primer piso, mirando el campo deportivo.

“… ¡Oh, Lord Yukline! ¡Mire esta hermosa escena!”

Alguien me agarró. Al momento siguiente, lo comprendí de inmediato.

“Han pasado casi 15 años, pero Su Majestad está haciendo ejercicio esta mañana…”

La Emperatriz Sophien estaba practicando la espada con Keiron. Yo, como todos los demás, la miré un poco sin comprender.

“… ¿Ha cambiado el mundo?”

Alguien murmuró esas palabras, pero la frase se filtró en mis oídos y se repitió de nuevo. Como una piedra arrojada a un estanque, creó pequeñas ondas. Y esas ondas llevaron a algunos pensamientos.

Comportamiento impulsivo de Sophien y deseo de un ejercicio matutino. Si el hecho de la finalización de la misión se sumara a esta excentricidad que sirvió como presagio de la destrucción del mundo…

“…”

Retrocedí sin decir una palabra. Dejando atrás a los sirvientes y caballeros, continué por el pasillo, volviendo por donde vine hasta que llegué a un espacio con pocas personas a la vista. Ahora estaba de pie ante el pasaje que conducía al sótano del Palacio Imperial. Me acerqué a la puerta de madera lentamente y agarré el pomo de la puerta.

Rattle—

Crujió, pero no se abrió.

“…”

Puse mi mano en la puerta. Un sentimiento desconocido fluyó fríamente de el.

“…¿Está eso aquí?”

Era como si mi intuición me estuviera diciendo lo que la conciencia no podía transmitir. Dentro había recuerdos ocultos que no conocía o que había olvidado. Pero, aun no, no era el momento adecuado.

“Okey.”

Asentí y me di la vuelta sin dudarlo. De repente, un grito de ‘¡Guau!’ resonó afuera. Todo el palacio estaba haciendo un alboroto mientras miraba a Sophien. ¿Debería echarle un vistazo, o debería llevarme a Julie conmigo, o …

“Julie.”

“…!”

Julie, fingiendo ser la estatua de un caballero en el pasillo del sótano, comenzó a temblar.

“¿Lo ….. sabías?”

“Vamos a ver a Su Majestad juntos. También eres un caballero de enseñanza, así que espero que te sea de ayuda para tu próxima lección.”

“…Sí.”

Julie se acercó, vestida con una armadura de placas. Caminé con ella. Ahora, nuestra despedida no estaba muy lejos, pero …

Mientras fuera un día extraño como este, podríamos estar juntos.

 

*****

 

“… ¡Ifi! ¡Ifi!”

Una voz impregnó su conciencia nebulosa y una mano sacudió su cuerpo. Epherene, que estaba durmiendo, abrió los ojos con un gemido de zombi. Su amiga Julia estaba diciendo algo que solo podía oír a medias.

“¿Escuchaste eso?”

“¿Qué …”

“Sylvia!”

“… ¿Sylvia?”

Epherene se sentó mientras bostezaba. Julia continuó ruidosamente.

“¡Sí! ¡Escuché que ya se ha convertido en Monarca!”

“…”

Epherene todavía estaba mareada. Bostezó por segunda vez.

“¿Monarca?”

“¡Sí! ¡Monarca!”

“… ¿Estás hablando del rango de un mago?”

Se estiró con un tercer bostezo.

“¡Eso es correcto! ¡Rango Monarca!”

“… Bueno, es comprensible con su nivel.”

“¡¿Comprensible?! Ifi, de repente podría convertirse en nuestra profesora.”

“De ninguna manera ~.”

Epherene miró la pizarra. La lección requerida para la principal ‘Magia de Área Amplia Contra Monstruos: Serie de Destruction  del Atributo del Fuego’ ya se había completado.

“Pero si ella ya tiene el rango Monarca … estoy celosa.”

Para ser honesta, Epherene sintió que estaba perdiendo el tiempo. La mayoría de las lecciones de Solda eran demasiado fáciles de aprender.

“¡¿Celosa?! ¡Eso es solo por sus conexiones familiares! Si hubiera sido una plebeya, nunca habría llegado a Monarca. Han pasado menos de 6 meses desde que recibió la etiqueta de Solda, ¡pero ya es una Monarca!”

“…Sí.”

Estuvo de acuerdo con Julia, quien estaba furiosa, y se levantó.

“Pero Ifi, ¿por qué no vienes a mi restaurante estos días?”

Julia ladeó la cabeza como si estuviera muy alterada. Sus caros pendientes deslumbraban a la luz. Epherene dejó escapar un suspiro.

“Uff ~, yo también quiero ir. Pero hay mucho que estudiar.”

No tuvo tiempo de comer. Para ser precisos, ni siquiera tuvo tiempo para salir de la torre. En un mes, por supuesto, era imposible entender el contenido al 100%, pero tenía que entender, hasta cierto punto, la tesis que le ofreció Deculein.

“Recientemente comenzamos un servicio de delivery.”

“…¿En serio?”

Esas palabras perforaron sus oídos. Julia sonrió alegremente.

“Sí. El precio es un poco más alto, pero como eres una cliente habitual, la entrega será gratuita.”

“…¿En serio?”

Epherene chasqueó los labios sin darse cuenta, pensando en comer.

“Entonces hoy—”

 

*****

 

Epherene, que había pedido un Roahawk a través del delivery, subió feliz al 77º Piso.

 

[Profesor Titular: Deculein]

 

Llamó a la puerta de la oficina, jugueteando con los papeles que se entregarían al Profesor Deculein.

Toc, toc —

No hubo respuesta.

“¿No está él aquí hoy también?”

Epherene murmuró y empujó la puerta. La puerta se abrió naturalmente, pero no había nadie. ¿Fue porque se olvidó de cerrar con llave o simplemente estuvo fuera por un minuto? Epherene se coló y colocó los papeles sobre el escritorio de Deculein.

“… Hmm ~, hmmmm ~.”

Estaba a punto de regresar, pero en lugar de eso, miró en silencio sus alrededores. Luego, extendió la mano hacia el cajón de su escritorio.

— ¿Qué estás tratando de hacer?

“¡Ugh!”

Sorprendida, Epherene volteó la cabeza hacia la voz. Un espejo largo colgaba de la pared y en él estaba el Profesor Deculein. Instintivamente miró hacia atrás, pero el Profesor Deculein no estaba allí.

“?”

Volvió a mirarse en el espejo. En él estaba el Profesor Deculein.

“…¿Qué? ¿Por qué está usted en el espejo…”

Y no fuera de el. Era una situación que negaba la percepción humana y sus capacidades cognitivas. Cuando Epherene se quedó boquiabierta, Deculein saltó fuera del espejo.

“¡¿Huh?!”

“…”

Deculein se acercó con calma y se sentó en su silla. La asustada Epherene dio un paso atrás, tratando de no tocarlo.

“¿Por qué un mago se sorprende al ver magia?”

“¿Qué … es eso magia?”

“Es la magia del espejo.”

Epherene miró el espejo en el que Deculein acababa de salir. No parecía un artefacto especial.

“Epherene. A menudo te he encontrado aquí sin permiso últimamente.”

“Ah, porque la puerta estaba abierta … y dijo que estos documentos también eran importantes.”

“Tres puntos de penalización.”

“… Debería cerrar la puerta.”

Deculein rasgó los papeles y los firmó rápidamente con una pluma ornamental. Inmediatamente después—

— ¡Pues!

Una voz fuerte resonó dentro de la oficina: Adrienne.

— ¡Hola! ¡Habla Adrienne, la presidenta!

“¿Qué?”

Epherene miró los documentos que había firmado Deculein. Su título era [Confirmación de Candidatos para el próximo presidente].

— ¡Mi mandato está llegando a su fin! ¡Finalmente, hoy, anunciaré los nominados para el próximo presidente!

“Epherene, ¿tienes tanto tiempo libre?”

“Oh no. Me voy.”

En respuesta a la pregunta de Deculein, Epherene se fue rápidamente. La voz de Adrienne siguió vibrando con fuerza en el pasillo del 77º Piso.

— 1º candidato! ¡Profesor Titular Deculein! ¡2º Candidato! ¡El director de la Escuela Dukhan, un mago de alto rango reconocido por la Familia Imperial, Ihelm!

Epherene apretó el botón del ascensor. Ya era hora de que llegara su Roahawk.

— ¡Como presidenta, mi criterio de evaluación es solo el desempeño! ¡Otros jueces anónimos también evaluarán! ¡El sucesor se anunciará este invierno o primavera! ¡¿Llegara pronto, verdad?!

Ding—!

El ascensor llegó al 77º Piso. Tan pronto como Epherene se dio cuenta de quién era la persona que estaba dentro, frunció el ceño. Era un chico alto y rubio.

“¿Huh ~?”

2º Candidato, Ihelm. Al contrario de la hosquedad de Epherene, sonrió alegremente.

“Hola ~, Leaf.”

“…”

“¿Qué estás haciendo ahí parada?”

Ihelm metió un pie en la puerta del ascensor, que estaba a punto de cerrarse.

Tsk—

Epherene chasqueó la lengua y subió al ascensor.

“¿Con qué estás tan insatisfecha? ¿Qué hice mal?”

“¿No dije que mi nombre es Epherene?”

“Ese nombre es demasiado desértico. ¿No es Leaf más cariñoso y agradable?

“…”

Epherene cerró la boca por completo.

Whooong—

El ascensor descendió abruptamente. En la quietud, Ihelm habló en voz baja.

“Leaf. ¿Vas a dejar que Deculein sea el presidente?”

“…”

“Entonces tu padre será enterrado para siempre. Nunca será reconocido.”

“…cielos.”

De nuevo, hablando de su padre, este bastardo. Epherene, rechinando los dientes, miró a Ihelm. Sin embargo, sonrió y continuó a pesar de todo.

“La tesis de Deculein se publicará pronto, así que ¿pensará siquiera en tu padre, el autor original? Más bien, borrará su propia existencia.”

“¡Oh hombre! ¡¿Por qué sigues hablando— ?!”

Cuando Epherene comenzó a gritar, Ihelm le entregó un trozo de papel.

“Toma.”

“¿Qué es esto?”

“Aplicación a Testigo.”

“…¿Le ruego me disculpe?”

“Planeo tenerte como testigo en la próxima audiencia.”

Epherene lo leyó brevemente.

 

[Ihelm, el candidato a presidente de la torre mágica, quiere a Solda Epherene como…]

 

“Olvídalo…”

“No me importa si te niegas, pero sé que eres la única carta en la que puedo confiar para revertir a Deculein.”

“…¿Y?”

Con esa respuesta contundente, Epherene agarró el papel para romperlo.

“En otras palabras, si no intervienes, seguramente Deculein se convertirá en el presidente. Luego enterrará a tu padre.”

Sus manos se congelaron.

Ding—!

Justo a tiempo, el ascensor se detuvo.

“Leaf. ¿Por qué ese bastardo de Deculein te tendría a su lado? ¿Cuál crees que es la razón?”

“…”

“Solo quiero que lo pienses.”

Ihelm miró por el ascensor abierto.

“¿Por la culpa sobre el subordinado que se suicidó después de dejarlo? ¿Es porque siente lástima por la hija de ese tipo? ¿Por alguna pequeña simpatía? No absolutamente no.”

“…¿Qué quieres decir?”

Inclinó la cabeza hacia abajo y la miró. Su suave cabello rubio fluía como ondas, y sus ojos carmesíes dibujaron un arco profundo.

“Eres el talón de Aquiles de Deculein.”

“Que demo….?”

“¿Cuál es la mejor manera de evitar que una daga llegue a tu pecho? No le das esa daga a otros; tienes que quedártelo.”

“…”

Epherene salió del ascensor sin decir una palabra. La voz de Ihelm la siguió.

“Por eso te tiene con él. Para que no tengas pensamientos extraños. Y si tienes pensamientos extraños, él puede saberlo lo antes posible.”

En la entrada de la torre, un conductor de delivery miraba a su alrededor. Epherene corrió rápidamente hacia él.

“Entrega de Roahawk, ¿verdad? Esa soy yo. ¿Cuánto?”

“300 Elnes.”

Ihelm intervino mientras Epherene rebuscaba en su billetera.

“¿Debo pagar?”

“Vamos. No es necesario, simplemente váyase.”

“¿En serio? Bueno, no olvides lo que dije. Aplicación de testigo. Asegúrate de quedártelo. Porque esta es la única forma en que puedas acabar con el enemigo de tu padre con tus propias manos.”

Ihelm tocó a Epherene en el hombro y se fue.

“…Aquí. 300 Elnes.”

Epherene sacó 300 Elnes de su billetera.

“Sí. Que tenga una buena comida ~.”

Ella se dirigió de regreso al ascensor.

— Por eso te tiene con él. Para que no tengas pensamientos extraños. Y si tienes pensamientos extraños, él podrá saberlo lo antes posible.

La voz de Ihelm se quedó en sus oídos. . Epherene se tragó un suspiro.

— Si Deculein se convierte en presidente, tu padre será enterrado para siempre. Nunca será reconocido.

Miró la [Aplicación a Testigo]. Ya estaba arrugada como un trapo, pero …

— Aplicación a Testigo. Asegúrate de quedarte con eso. Porque esta es la única forma en que puedas acabar con el enemigo de tu padre con tus propias manos.

Ella no pudo destrozarlo, y en su lugar se guardó el papel.

 

*****

 

「Origen: Espejo」 fue una recompensa más hermosa de lo esperado. Por supuesto, las técnicas invencibles como los ataques de reflexión y amplificación eran imposibles, pero ahora tenía la capacidad de poseer fenómenos como la refracción y la reflexión. Gracias a esto, fue posible entrar y salir de un espejo como un portal. Por supuesto, era un talento que acababa de adquirir ayer, así que aún no había aprendido todos los detalles.

Toc, toc.

Alguien llamó a mi puerta. Lo abrí con Psicoquinesis.

“Profesor.”

Era Primienne con una caja en la mano.

“Todo lo relacionado con Sierra se ha reunido.”

Primienne puso la caja llena de informes en mi escritorio y luego eligió uno en particular.

“Este es un archivo relacionado con la Monarca Sylvia.”

“…Monarca.”

“Sí. Ahora Sylvia está en el mismo rango que usted. Logró la hazaña de crear una isla artificial en la órbita de la Isla Flotante.”

Monarca Sylvia. Asentí con la cabeza, reflexionando. No sentía celos en absoluto.

“Léelo. En orden, de arriba a abajo.”

Primienne se sentó en la silla frente a mí. Levanté el archivo con Psicoquinesis y lo leí con atención, frase por frase, sin perder nada.

“…”

Cerré el archivo. Primienne me estaba mirando seriamente.

“¿Es esto cierto?”

“Solo estoy especulando. Creo que los hechos le son más familiares.”

“…”

Volví a mirar el archivo. Entre esos gruesos documentos, había una carta quemada por el fuego. La carta atravesó mi sien como una daga, reviviendo fragmentos de recuerdos que ni siquiera sabía que existían.

— ¿Pensaste que si morías todo se acabaría? ¿Pensaste que irte así sería el final?

… Dos manos enguantadas estrangulando el cuello de alguien.

— Esto no es solo un trato. La vida de una pu**ta como tú no vale nada.

Deculein se enfureció como un loco. Su rostro manchado de sangre se parecía al de un demonio.

— Mataré a tu esposo Glitheon y a tu hija que tanto amas.

El grito. Con toda su maldad inherente, gritó las palabras como una maldición.

— ¡Lo masticaré y me los comeré!

“…¿Profesor?”

Levanté la cabeza de nuevo. Mis ojos temblaron ante el repentino dolor de cabeza que se estaba formando.

“¿Está bien?”

Primienne me miró con suspicacia, pero la despedí.

“Estoy bien. Ahora regresa.”

“No. Hoy es el día de la reunión del [Equipo de Vigilancia de Sylvia].”

“…¿Y?”

“Por favor, asista.”

Primienne puso su mano sobre la caja que había traído.

“Yo también escuché su favor. Entonces, ahora es su turno.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente