Capítulo 117 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Juan Rafael 1/9


Mi corazón no latía; mis pulmones no funcionaban. La temperatura de mi cuerpo estaba bajando rápidamente y mis nervios periféricos, incluidos los dedos de mis manos y pies, se entumecieron a medida que mis órganos se apagaban. Mi cuerpo ya estaba muerto.

Sin embargo, Hombre de Hierro pospuso la muerte. En lugar de usar el corazón y los pulmones, mis vasos sanguíneos se contrajeron artificialmente y se relajaron repetidamente para transportar sangre y oxígeno. Fue solo una solución para ganar algo de tiempo, pero fue lo suficientemente bueno. Todo para que mi muerte no fuera descubierta por la Sophien de este mundo. Para que sus próximos recuerdos pudieran continuar con normalidad.

Llegué al sótano del Palacio Imperial, hacia la puerta de madera. La puerta ya estaba abierta como si estuviera en espera.

“…”

Baje al sótano, alcanzando el medio de la oscuridad con mi paso lento.

“Sabías que iba a ser así.”

Escuché una voz en ese momento, lo que me impulsó a mirar. Era el Espejo del Diablo todavía asumiendo la forma de Sophien.

“Se acabó. Estás muerto.”

“…”

Asentí. Consumí 60.000 maná en un instante y tomé una gran cantidad de energía oscura sin ninguna preparación. A partir de ese momento, no había posibilidad de sobrevivir.

“Lo sé.”

“¿Por qué hiciste eso si lo sabías? Estoy curioso.”

Solo cerré los ojos. Tuve bastantes pensamientos. Entre ellos, estaban los de Deculein y también los de Kim Woojin. Pero solo había una respuesta a su pregunta.

“Era una promesa y no quería romperla.”

Mi cuerpo ya estaba roto y mi cerebro se estaba consumiendo lentamente, pero extrañamente, sonreí. En ese estado, abrí los ojos y lo miré directamente.

“No quería entregar el mundo y a Sophien a un demonio retorcido como tú.”

“…”

El rostro del demonio se endureció. Entonces, el bastardo asintió.

“Entonces, felicitaciones. Ganaste.”

Eso fue lo último que dijo. Primero perdí la vista y luego me quedé sordo. Solo hubo silencio. Dentro del vacío, sentí que la muerte se me acercaba.

… Se sentía tan frío al tacto.

 

*****

 

“…”

Sophien se despertó. Su cabeza estaba algo nublada por los recuerdos mezclados, pero la distinción era clara. Deculein había cumplido la promesa que le había hecho.

“… Bastardo persistente.”

Sophien sonrió cuando las palabras la abandonaron. Él de hecho, había presenciado todas sus muertes. Por supuesto, como si cualquier otro método de muerte que no fuera la enfermedad estuviera fuera de discusión, se fue tan pronto como ella se recuperó.

“Pero …”

Sophien miró a su alrededor. Dos tazas llenas de café frío sobre la mesa de té; estaba tal como estaba cuando Deculein se fue.

“Dijiste que me ibas a enfrentar.”

Sophien frunció el ceño y agarró la taza de té. Su magia calentó el café y tomó un sorbo. Ella procedió a esperar, golpeando suavemente la mesa con las yemas de los dedos. ¿Cuánto tiempo le tomaría llegar aquí desde el sótano?, se preguntó.

“…”

Sophien miró el reloj.

Tic, tac — tic, tac-

El segundero avanzó inexorablemente, pero Deculein no regresó. Sin importar cuán grande sea el Palacio Imperial, no tomaría más de 10 minutos. ¿Su ociosidad se transfirió a él?

Fue entonces cuando Sophien, sintiéndose irritada, se cruzó de brazos y comenzó a murmurar entre dientes—

— ¡Su Majestad!

Un fuerte grito sonó desde fuera de la habitación. Sophien abrió la puerta con Psicoquinesis.

“¿Cuál es el alboroto?”

“¡Esto es un problema! En el sótano del Palacio Imperial…”

Los ojos de Sophien se abrieron cuando una explicación siguió a toda prisa. Se levantó de un salto, moviendo las piernas antes de que pudiera pensar, con docenas de sirvientes y caballeros a remolque.

“¡Su Majestad! Por aquí, no lo sabemos…”

Sophien llegó urgentemente al sótano. Un hombre estaba de pie junto a la puerta de madera que conducía a la entrada.

“…”

Sophien dio un paso adelante, con los ojos en blanco. Con cada paso, el mundo se volvía un poco más mareado y ella se tambaleaba.

“Huh …”

Cuando finalmente llego a él, soltó una carcajada ante lo absurdo de eso. Sin darse cuenta, había comenzado a apretar los puños, volviéndose blancos sus nudillos.

“… Dijiste que nos encontraríamos al final de mi proceso.”

Deculein. Todo su cuerpo estaba erosionado por la energía oscura y estaba como si estuviera apoyado contra la pared del sótano. Todas sus funciones vitales ya se habían detenido y sus venas se habían vuelto negras. Parecía un cadáver.

“¿Querías volver con este aspecto?”

Sophien sintió que se le formaba un dolor de cabeza frío. Inesperadamente, los innumerables momentos de su vida fueron rebobinados ante ella.

“…”

Este era el hombre que se quedó con sus largos recuerdos, como un rastro dejado en la historia de su regresión.

“S-Su Majestad. No puede. La energía oscura se esparcirá—”

“Cállate.”

Ella ignoró el consejo del ministro y se movió a la vista del hombre. Ella lo miró a la cara, observando sus ojos cerrados.

— Estaré observando a Su Alteza desde cualquier parte del mundo.

Recordó lo que dijo cuando el bastardo se fue.

— Aunque le deje de ver por un tiempo… siempre estaré con usted durante su proceso.

Sophien miró la espada alrededor de su cintura. Era la espada preciada transmitida de generación en generación al Emperador Imperial.

— … ¿Puedo pedirle una promesa?

‘Si … sí ahora me suicido, tú volverás a la vida.’

— Sin importar lo que pase… no se quite la vida.

‘¿Sabías esto cuando dijiste eso?’

— Aprecie su vida … Su Alteza.

‘¿Fue una convicción arrogante que pensaste que me mataría por ti? Este maldito bastardo.’

Podrías haber dicho eso si fueras a morir.

“…”

Sintiendo un torrente de emociones que nunca antes había experimentado, Sophien de repente notó un trozo de papel que sobresalía del bolsillo de su traje. Extendió la mano para coger el fragmento.

“Su Majestad.”

El eunuco Jolang llamó a Sophien. Sophien volvió a mirarlo, poniéndose rígida. Había una pizca de risa en el rostro normalmente inexpresivo de Jolang por alguna razón.

“Los dos caballeros ahora están detenidos en la Prisión del Palacio Imperial.”

“¿Caballeros?”

“Sí. Son Julie y Keiron, quienes se atrevieron a pelear sin permiso en el Palacio Imperial.”

“…Cielos.”

Sophien suspiró

“Ocurrió un pu**to lío mientras dormía.”

 

*****

 

La Emperatriz Sophien visitó personalmente la Prisión Imperial. Julie y Keiron fueron aislados en jaulas separadas, colocados una al lado del otro. Ella miró entre los dos.

“¿Quién ganó?”

No hubo respuesta.

“¿Estás ignorando lo que dije? ¿O estás diciendo que fue una pelea callejera, no un duelo?”

Un duelo y una pelea eran diferentes. Un duelo entre caballeros se trataba de forma algo sagrada, pero en el caso de una pelea, la historia era diferente. En casos severos, el combate en el Palacio Imperial podría incluso conducir a la ejecución.

“…Perdí.”

Julie finalmente respondió, lo que provocó una sonrisa de Sophien.

“Okey. Sería extraño si ganaras.”

“Su Majestad.”

Entonces, la expresión de Julie se volvió de miedo.

“Acaso, el Profesor Deculein …”

“Él está muerto.”

“…!”

Julie levantó la cabeza. Al ver ese rostro sorprendido, Sophien chasqueó la lengua.

“Mirándote, eres la tonta que probablemente lo seguirá pronto.”

“…”

Julie inclinó la cabeza sin decir una palabra. Sophien miró a continuación a Keiron. Él estaba de rodillas.

“Keiron.”

“Sí.”

“¿Tienes algo que decir?”

“… ¿Cómo se siente, Su Majestad?”

“…”

Sophien le habló al sirviente que estaba a su lado sin responderle. Ella no quería discutir aquí.

“Libéralos a ambos. Fue un duelo entre caballeros.”

“Si, su Majestad. ¡Carcelero!”

El carcelero corrió rápidamente para abrir las jaulas. Julie no podía pararse fácilmente porque todavía estaba en estado de shock, pero Keiron se movió para estar detrás de Sophien como siempre. Sophien le dedicó una última mirada a Julie y se marchó.

“Suficiente. Todos regresen ahora.”

“““Si su Majestad. Gracias, Su Majestad…”””

Después de enviar a todos sus sirvientes, ella caminó por los pasillos del Palacio Imperial.

Stomp, stomp—

Los pasos de Keiron y Sophien resonaron por los pasillos, superpuestos entre sí. Moverse en sincronía con el paso de la Emperatriz era lo básico para ser un caballero escolta.

“… Keiron.”

“Sí.”

“Había una『 Bibliografía 』en el bolsillo interior de Deculein.”

Sophien le entregó el papel que sostenía a Keiron. Keiron lo tomó sin decir una palabra.

“Si lo miras, dice que estabas siguiendo a un Nescĭus.”

“Sí.”

“¿Lo seguías?”

“Sí.”

Ante la respuesta de Keiron, Sophien sonrió maliciosamente. Deculein, ¿era la intención de este inteligente bastardo o había resultado así por casualidad? Si no …

‘¿Por qué mis sentimientos se mueven así cuando pienso en él?’

“El poder que el pequeño demonio se apoderó de mí me pertenece.”

“Sí. Eso es correcto.”

Sophien se detuvo y se volteó hacia Keiron. Él inmediatamente se arrodilló sobre una rodilla. Sophien se inclinó y lo miró.

“Entonces preguntaré. ¿Cuál es el castigo para un ladrón que se atreve a robarle al Emperador?”

“La muerte.”

 

*****

 

Al día siguiente, Sophien se fue al amanecer. Había pasado mucho tiempo desde que dejó el Palacio Imperial. No se lo dijo a nadie excepto a Keiron y estableció carros fuera a propósito, con los ojos y oídos del Palacio Imperial difundiendo la noticia aquí y allá.

Muchas familias de alto rango abrigaban miedos y expectativas, pensando: ‘¿No va a visitarnos la Emperatriz?’. Además, los oficiales del Imperio estaban igualmente nerviosos. Pero el destino de Sophien no era visitar ninguno de los dos. Después de un viaje de tres días, capturó al Nescĭus, quien Keiron perseguía.

“… es esta la imagen que me da miedo?”

Para Sophien, el Nescĭus era solo un esqueleto cubierto con una túnica negra. No dio miedo en absoluto.

“Córtalo.”

“Hmph. Te ves penoso al ver. Cobarde.”

“…”

Sophien sacó la espada forjada de su cintura, la punta apuntando al Nescĭus.

“…”

Pero Sophien no le atravesó el cuello con la espada. Se sintió un poco indecisa. Por supuesto, si ella retrocedía así, Deculein volvería a la vida. El poder de regresión tomado por este pequeño demonio era suyo, y el centro de esa regresión también era ella misma — Sophien Ekater von Jaegus Gifrein.

Aun así, la razón por la que tenía miedo era…

“Keiron. ¿Lo olvidará?”

Sophien recordaría a Deculein, pero Deculein no la recordaría a ella. Permanecería solo como el recuerdo de Sophien. Los incontables días que había pasado con él se habrían ido, y el único que la entendía en este mundo dejaría de existir.

“Es lo más probable.”

Sophien enfundó su espada.

“Su Majestad.”

Keiron dijo como urgiéndole. Mirándole, respondió con un suspiro.

“… No hay necesidad de cortarlo.”

Luego se acercó al Nescĭus. La Esencia de Regresión que había robado se recuperó simplemente colocando su dedo índice en la frente del esqueleto.

“Esto debería ser suficiente.”

Sophien predijo el momento de su regresión por la magnitud de ese período.

“Será un gran problema si la fecha y la hora no son correctas. ¿Estará bien?

“Es mi poder. Cuando lo vea, lo sabré.”

Sophien miró la Esencia de la Regresión con bastante amargura.

“Keiron.”

“Sí.”

“…No es nada. Si regreso, tus pecados desaparecerán de todos modos.”

“…”

El rostro de Keiron se hundió pesadamente. Sophien sonrió y apretó los puños.

“Nos vemos de nuevo, Keiron.”

“Sí. Su Majestad.”

— En ese momento.

Sophien acepto la Esencia de la Regresión en una pantalla bastante dramática. Un rayo deslumbrante emano de su mano y coloreo todo el mundo como el sol. Sophien cerró los ojos por un momento para bloquear la luz.

Tic tac—

Tic tac—

Ella abrió los ojos con el sonido de la segunda parte del Tic tac—

“…?”

Ella estaba sentada a la mesa de té, las dos tazas de café en la mesa aún humeantes, cuando alzó un poco más la mirada, vio a alguien, quien se atrevió a mirarla de frente.

“…”

“…”

Sophien lo miró, encontrándose con su mirada. Ambos permanecieron en silencio un momento más.

“… Deculein.”

“Sí.”

“… ¿Te llamé?”

“Así es.”

“¿Te sacaron de la biblioteca?”

“Sí. ¿Qué está pasando?”

Sophien sonrió levemente. El tiempo era cera. Si fueran 30 minutos más tarde, Deculein ya habría entrado en el sótano del Palacio Imperial.

“…”

Pero esa risa fue solo por un momento. Sophien, controlando su expresión, le preguntó a Deculein.

“ Deculein, ¿Te acuerdas?”

“…”

Deculein no dijo nada. Sophien preguntó de nuevo. Tal vez ella esperaba demasiado.

“¿Te acuerdas?”

‘Más de cien años y cien muertes. ¿Aún me recuerdas? Si fueras tú, pensé que nunca me olvidarías.’

“…¿Qué?”

Sin embargo, Deculein le devolvió la mirada. Sophien apretó la mandíbula. Cambió de tema como si nada hubiera pasado.

“Los bastardos del Altar.”

“Por supuesto. ¿Por qué iba a olvidar eso?”

“…”

¿Por qué iba a olvidarlo? Sophien pensó mientras lo escuchaba.

“Sabe, yo…”

‘Pude soportar eso porque tú estuviste conmigo.’

“Voy a destruirlos yo mismo.”

Así que, él mantendría su promesa. Más de cien muertes, más de cien regresiones. Incluso si él no recordaba esa infernal repetición, ella aún lo recordaba. El valor de su sacrificio y devoción no cambiaría.

No cambiaría que mantuviera su promesa.

“Así que…… hoy.”

Sophien recordó las palabras que Deculein le dijo una vez cuando le sugirió jugar al ajedrez.

“Juguemos ajedrez.”

Deculein frunció levemente la frente. Sophien entendió sus emociones solo por esa sutil reacción. No, Deculein lo dejó claro un momento después.

“¿Me acaba de llamar solo para jugar al ajedrez esta mañana temprano?”

“¿Entonces? ¿Me estás rechazando?

“…No.”

“Okey.”

Sophien puso el tablero de ajedrez sobre la mesa con Psicoquinesis. Ella eligió el blanco y le dio a Deculein el negro.

“¿Empezamos ahora mismo?”

“Okey.”

Deculein estaba lleno de confianza. Por supuesto que lo estaría. Durante todos esos recuerdos, ese maldito bastardo nunca perdió.

Tap—

Sophien movió su peón blanco un espacio. El peón negro de su oponente se movió en consecuencia.

Tap—

Deculein fue agresivo desde la apertura, pero Sophien lo tomó con calma.

“Deculein.”

“Sí.”

“¿Sabes eso? No importa cuántas veces se repita la regresión, hay una habilidad que no desaparece.”

“¿Cual?”

“El ajedrez.”

Deculein, que escuchó en silencio, asintió.

“Supongo que sí. Incluso si aprende magia, desaparecerá si no vuelves a perforar el circuito adecuado, y dominar las habilidades con la espada es demasiado difícil si no entrenas tu cuerpo. Pero no solo ajedrez, otros conocimientos—”

“Olvídalo. ¿Quién te dijo que lo analizaras así?”

Sophien movió salvajemente a su caballero, mirando a Deculein.

“Yo solo decía.”

“…Si, su Majestad.”

Deculein movió su pieza con una expresión ligeramente perpleja. Su juego después de eso fue una carrera tranquila y apretada hasta el final. Si Deculein hizo un movimiento, Sophien lo contrarrestó. Y si Sophien hizo un movimiento, Deculein lo contrarrestó.

El resultado fue conciso.

“Mal**dita sea. Es un empate.”

“Sí. En el ajedrez, en teoría, hay una alta probabilidad de empate si ambos juegan perfectamente sin errores.”

“…”

Sophien miró a Deculein. Deculein estaba analizando los movimientos en el tablero de ajedrez.

— Soy bastante bueno en el ajedrez. Incluso si inviertes en él toda tu vida, no podrás ganarme.

Sus palabras desde el espejo resonaron en sus oídos.

— Así que, ¿no será todo mejor cuando me derrotes?

“No.”

Incluso ahora, incluso cuando todo estaba mejor, era solo un empate. Él estaba equivocado.

“En teoría, sí, Su Majestad.”

La apariencia aristocrática de Deculein se sintió bastante irónica hoy. Sophien reflexionó y luego señaló la puerta con la barbilla.

“Eso es todo. Vuelve ahora. Quizás tu prometida te esté esperando.”

“Por prometida … ¿Se refiere a Julie?”

“Sí. Una partida es suficiente por hoy.”

“…Sí está bien.”

Deculein hizo una reverencia a Sophien y se puso de pie. Sophien fingió no estar interesada y apoyó la barbilla en su mano. Luego, miró su espalda cuando se fue.

Creek …

Salió y cerró la puerta. No se perdió la vista de su amplia espalda que apareció a través del hueco.

“…”

¡Slam—!

La puerta se cerró, y Sophien se quedó sola, comenzó a jugar con el tablero de ajedrez. Luego se dio la vuelta y sacó algo: un espejo de mano.

“…Oye.”

Habló en voz baja, mirándose al espejo.

“¿Estás ahí?”

Sin embargo, no importa cuánto tiempo esperó, no recibió respuesta. Sophien se reclinó en la silla.

“Olvídalo si no lo estas.”

Uf…

Respiró hondo, abrió el cajón y guardó el espejo de mano. Luego corrió las cortinas. La luz del sol entraba a raudales por la ventana como pétalos. Ella miró hacia el cielo y se movió nerviosamente. El aburrimiento que corroía su mente parecía haberse desvanecido hasta cierto punto …

“¡Keiron!”

Fuera de la puerta, Keiron respondió.

— Si, su Majestad.

“¡Voy a hacer ejercicio!”

— …?

El hombre desconcertado se quedó sin habla por un momento, pero Sophien abrió la puerta antes de que pudiera recuperarse. Keiron, desconcertado, gorgoteó y dejó escapar un ruido extraño.

“¿Por qué te ves como un idiota?”

“Oh, um …”

Sophien le dio un puñetazo en el hombro.

“Sígueme.”

Y luego ella salió con orgullo. Su paso era elegante, sin vacilación ni pereza a la vista. Finalmente, llegó el momento de que la Emperatriz saliera al mundo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente