Capítulo 207 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Extra… solo para decirte que sobre la novela el Secuestrador de Dragones la continuare mañana … ya que solo estaba enfocado en está, acumulando algunos capítulos para luego ser publicado y no me agarren con pocos capítulos ya traducidos XD..


──「Resistencia」──

◆ Grado: Raro

◆ Descripción: Vuélvete mental y físicamente más fuerte.

La descripción de las características era simple, por lo que no había nada especial en lo que pensar. La sensación era débil pero clara. El mundo se estaba volviendo más claro, o al menos así me sentía.

“¿Vas a entrar solo?”

Preguntó Primienne. Asentí en silencio.

“¿No sería mejor esperar por el apoyo…?”

“No lo necesito.”

El viñedo se transformó instantáneamente en un espacio mágico y la concentración de maná aumentó al menos un 1%. Teniendo en cuenta que la concentración de la montaña más mágica rondaba el 0,1%, no era exagerado decir que el interior era completamente diferente a la realidad.

“Al decir que no los necesitas, estoy decepcionada, hermano ~.”

El sonido de unos tacones no aptos para el campo y risas a la moda antigua. Josephine se acercó, metiéndose el pelo detrás de las orejas.

“Pronto, Zeit también llegará, así que espera.”

Negué con la cabeza sin siquiera mirarla.

“Incluso el conde Freyden no puede hacer nada.”

“…Dios. Si la Cabeza de la familia escucha eso, estoy segura de que estará muy feliz~.”

Por supuesto, Zeit era un perfecto caballero. Pero cuando se trata de la magia y el poder mental que este espacio pondría a prueba, él no sería superior a mí.

“Este espacio no se romperá, aunque lo intentes. Si no conoces la magia, eres solo un obstáculo.”

“La única persona que puede decir que Zeit es un obstáculo probablemente seas tú~.”

“Yo solo soy más que suficiente. No, es mejor estar solo. Esta es la orden que Su Majestad me ha dado.”

“Bueno… simplemente no mueras, ¿Huh?”

Avancé solo.

El viñedo ya se había convertido en un espeso bosque, sus enormes árboles devoraban el cielo. Su paisaje desolado era suficiente para despertar el miedo, pero no me importaba. Un paso. Luego dos. Solo fui lentamente.

“…”

Las ramas crearon una sombra oscura, y el viento de maná lamió mi ropa. La sensación única del espacio mágico llegó a mi mente, y la niebla se elevaba por todas partes por donde caminaba. Pronto, la niebla sombría proyectó cierto recuerdo como una imagen en una pantalla plateada.

Observé mientras pasaba atravez del viñedo.

— …Caballero Julie.

Estaba en el Pasaje Subterráneo, donde Deculein del pasado intentó ser reconocido por Decalane. Estaba en una misión para recuperar el Núcleo Mágico por orden de Decalane. Mientras avanzaba con Julie como escolta, Deculein fue atacado por alguien.

— Sí. Está bien.

Julie corría en la oscuridad. Estaba herida de muerte, pero llevaba a Deculein en la espalda.

— No te preocupes. La salida está cerca.

Corrió mientras escupía sangre, tratando con desesperación de distinguir la salida. Sin embargo.

— …Eso fue por tu culpa

Deculein la culpó. A eso, respondió Julie.

— Sí. Lo siento. Todo es mi culpa.

— …

En ese momento, Deculein se desmayó y el tiempo se adelantó un poco. Ahora vi una cama de hospital fría y solitaria. Deculein estaba acostado en una cama y Decalane lo miraba. Era un recuerdo que nunca había visto.

— Tsk. Tan tonto.

Ante el regaño de su padre, Deculein cerró los ojos.

— Ni siquiera creía en ti en primer lugar, pero… Veo que Freyden es un alborotador.

— … Freyden.

Decalane miró fijamente a Deculein, quien murmuró en voz baja.

— Así es. Fue Freyden quien te atacó en el Pasaje Subterráneo. Debería haberte dicho desde el principio que Freyden interferiría.

— …

— ¿Creíste que estaría bien usar la sangre de Freyden? Hmph. ¿Cómo podría el hombre de una gran familia querer a un hijo nacido al matar a su esposa? Toma esto.

Decalane le arrojó algo.

— Este es el brazalete que Iggyris le dio a su hija. Parece que ella lo tomó con gusto, pero con eso, rastrearon tu ubicación y te atacaron.

Era el brazalete que llevaba Julie, aún reconocible, aunque había sido oxidado por arte de magia. Deculein lo miró fijamente.

— Ese perro rabioso de Freyden es el problema. Aparte del hecho de que saltó para abandonar a su hija, en este momento está psicológicamente presionado. No sería extraño si empujara todo al Palacio Imperial en este momento.

— …Padre.

Deculein le preguntó una cosa a Decalane mientras hablaba consigo mismo. Preguntó lo que el padre nunca le había dicho a su hijo.

— ¿Te alegras de que no haya muerto?

Luego, hubo un momento de silencio en la habitación del hospital. Decalane miró a Deculein, y Deculein lo miró a él. Al final… hubo un suspiro de decepción.

— Idiota. Eres el primer Yukline en caer en Marik.

Decalane negó con la cabeza y se fue.

— …

En ese momento, Deculein se resolvió. Estaba decidido, con una sonrisa sutil. No le importaba la muerte de su familia o matarlos. Así era Decalane, y Yukline también…

…Entonces el recuerdo desapareció, y yo seguía caminando por el sendero del viñedo.

“¿Esta es una Línea del Mundo?”

Estaba caminando por la línea del mundo del personaje Deculein. Los recuerdos en la niebla se enredaron delante de mí, y el tiempo transcurrió como una película. Todo eso fue el camino de Deculein…

— ¡Tu esposo, Glitheon!

El segundo recuerdo apareció a través de las enredaderas.

— ¡La hija que tanto amas también! ¡Los mataré a todos!

Deculein estranguló a la madre de Sylvia, Sierra.

Drip— Drip—

El momento en que toda esa pasión golpeó su corazón como el agua de lluvia cayendo del cielo, y la respiración de Sierra se detuvo…

— … Así que. ¿Te sientes un poco mejor ahora?

Otra sombra se acercó por detrás.

— Deculein.

Glitheon. Su expresión se endureció mientras miraba a la muerta Sierra. Por un breve momento, la luz del dolor pasó a través de ellos. Sin embargo, las emociones del mago se desvanecieron rápidamente.

— Ella no habría vivido menos de medio año incluso sin ti.

— ….

— Esto lo establece, Deculein.

Glitheon le tendió la mano a Deculein. Deculein no le estrechó la mano, sino que se echó hacia atrás el pelo empapado por la lluvia y se alisó la ropa.

— …Glitheon. El contrato de un mago se hace con sangre. Lo sabías.

— Lo Sé. Ayudaré a matar a Decalane. Además, mantendré el secreto bajo juramento…

“… ¿Fue una droga?”

Aún estaba caminando por el viñedo. Recuerdos de Deculein que no conocía, recuerdos de sus días de infancia, me impregnaban a voluntad. Clasifiqué estos recuerdos con poder mental y barreras organizadas, separándolos en Deculein y Kim Woojin. Luego, guardándolos bien para no confundirlos.

…En ese momento.

— Toc, Toc. Profesor. ¿Está ahí?

El tono que resonaba en el viñedo era algo aburrido y carecía de ganas de vivir. Un destello de un cabello rojo me llamó la atención.

“Sophien.”

La joven Emperador, Sophien, estaba tumbada en el césped y llamando al Profesor.

— ¿Profesor?

El que le respondió…

— Sí. Estoy aquí.

Este era yo. Para ser precisos, mi voz fluía desde el espejo junto al que estaba acostada Sophien.

— …Okey. Estoy aguantando durante un tiempo extrañamente largo en estos días.

Murmuró el joven Sophien. Eran recuerdos que no conocía, ni los de Deculein ni los míos. Una línea de mundo desconocida.

— Profesor. ¿Cuántas veces he muerto en el intervalo?

— Este es el 149º.

— Bueno… hoy es 31 de diciembre, ¿entonces mañana es 1º de enero?

— Sí. Creo que todo irá mejor si aguantas hasta mañana.

— Hmph. ¿Que?

Escuché en silencio su conversación. Mis pasos que me conducían al viñedo ya se habían detenido.

— Su Alteza.

De repente, mi voz se hundió. No podía escuchar el sonido de un corazón latiendo debajo de él. Mi corazón se había detenido.

— ¿Qué?

Sophien preguntó con una expresión inocente.

— Estaré vigilando a Su Alteza en cualquier tiempo y en cualquier lugar.

— …¿Tan de repente?

— No es de repente.

— …

— Incluso si estoy fuera de vista por un tiempo… Siempre estaré aquí para el proceso de Su Alteza.

En esas conversaciones y escenas, recordaba tardíamente.

— Profesor. ¿Por qué dices que no te vas cuando te vas ahora?

La quest independiente que terminó abruptamente, El Espejo del Demonio, y el atributo que se convirtió en mi origen, Espejo.

— …Su Alteza. ¿Puedo pedirle una promesa? Así como cumplí la promesa de Su Alteza.

Al escuchar lo que no sabía, pensé.

— De ahora en adelante… pase lo que pase, no se quite la vida.

¿Qué episodio era este mundo?

“¡Oye~, por aquí—!”

En ese momento, una fuerte voz alejó toda la niebla, revelando el otro lado de la línea del mundo. Un hombre estaba sentado junto a una choza y saludaba.

“…”

Me quedé sin palabras por un momento. Supe de un vistazo quién me sonreía, y él me reconoció con la misma rapidez.

“¡Deculein!”

Rohakan. Acercándome a él mientras golpeaba sus pies contra el suelo de la cabaña, le pregunté con una voz ligeramente desconcertada.

“…Rohakan. Te has convertido en un niño.”

Era un chico mucho más joven que el hombre que había conocido antes, y solo tenía los rastros más débiles del viejo Rohakan. Él sonrió.

“Sí.”

“…”

Aunque era bastante desconcertante que la situación fuera más grave de lo esperado, la razón por la que Rohakan era tan joven era simple.

“Ya no me queda mucho tiempo, así que por favor siéntate. Hablemos. Ja ja.”

Su muerte ya no estaba lejos.

 

*****

 

Julie llegó apresuradamente al viñedo, pero no se le permitió entrar. Primienne y Josephine la bloquearon. Ella miró a las dos alternativamente con una expresión desconcertada.

“¿Quieres decir que el Profesor Deculein entró solo?”

“Sí.”

“Sí.”

“¡Ugh!”

Julie intentó pasar, pero Josephine y Primienne la bloquearon con la ayuda de los caballeros.

“¡¿Por qué me detienes?! Rohakan está dentro…”

“Es la orden del Emperador.”

Respondió Primienne. Julie se quedó en silencio.

“El asesinato de Rohakan es una tarea que Su Majestad le ha confiado solo al Profesor Deculein. No hay lugar para que intervengan terceros.”

“…”

Órdenes del Emperador. Si el Emperador no lo rescindía, no había nada que ella pudiera hacer como caballero. Julie miró hacia el viñedo.

“… ¿Esa chica, Yeriel, sabe de esto?”

“Sí, ya se le ha dado la noticia.”

“¿Qué dijo ella?”

“Dijo que confía en el Profesor. Así que, incluso tú deberías confiar en el Profesor.”

“No confío en Deculein, y no tengo intención de confiar en él.”

¡Boom—!

El suelo tembló. Todos miraron hacia el ruido y Josephine sonrió.

“… Mi lord, ¿está aquí?”

“Sí. Haaaaahm-”

Zeit se acercó, bostezando como si acabara de despertar.

“¿Escuché que Rohakan está ahí dentro?”

“Sí~, pero el Profesor Deculein fue primero. Así que por favor espera afuera~.”

“…¿En serio? Entonces, está bien.”

Zeit se sentó, apoyándose en las raíces de un árbol cercano, sin decir una palabra. Los ojos de Julie se abrieron como platos.

“Lord Zeit. Usted podría entrar, ¿verdad?”

“Dijeron que Deculein está adentro.”

“Aun así, su oponente es Rohakan.”

“Sí. Yo lo sé.”

Zeit agitó la mano.

“No es de buena educación interrumpir un duelo uno a uno. Por supuesto, ¿por qué deberíamos mostrar cortesía a un Black Beast como Rohakan, pero… Julie?”

“Sí.”

“Si algo le sucede al Profesor Deculein, ¿No sería bueno para ti?”

“…No.”

Julie negó firmemente con la cabeza. Zeit preguntó con una sonrisa.

“¿Por qué?”

“¿Porque es un problema que voy a resolver yo misma…?”

Ella se apagó, notando una pequeña aeronave a cierta distancia.

Whoong— Whoong—

Estaba tripulado por Sylvia usando un casco.

“Ajem. Ajem. Um, dame un minuto.”

Después de aclararse la garganta torpemente un par de veces, Julie se acercó lentamente hacia eso.

 

*****

 

Chomp-Chomp- Chomp-Chomp-

Rohakan estaba comiendo uvas mientras hablaba.

“Hay fanáticos en este mundo… cultistas que intentan resucitar a dios. Pero esos tipos no saben que lo que están tratando de resucitar es en realidad otro fanático.”

Asentí. En la segunda mitad de la quest principal, el dios resucitado por el Altar era solo otro fanático que seguía a su dios. Por supuesto, todavía era un hecho que él era un jefe final equivalente a un dios.

“De todos modos. Quería vivir hasta que pudiera detenerlo, pero creo que los bastardos del Altar estaban esperando mi muerte.”

Rohakan me entregó un manojo de uvas. Me comí uno. Como si estuviera asombrado por mi forma de comer, hizo una pausa antes de continuar.

“Deculein. Debes haber visto mucho en tu camino aquí.”

“Sí.”

“Debes haber leído la carta que escribí.”

“…”

Asentí.

“Como viste, ya has muerto una vez. Moriste por Sophien. Esa muerte se superó afortunadamente porque las cosas salieron como se esperaba, pero… no sucederá dos veces.”

“¿Es así?”

“Sí. Sin embargo, si las cosas continúan así, seguramente morirás a manos de Sophien. Por supuesto, dirás que está bien, ¿verdad?”

“Sí. No tengo miedo a la muerte que aún no ha llegado. Sin embargo… Rohakan. Tengo una pregunta para ti.”

Rohakan se volteó hacia mí y sonrió. Parecía que ya sabía lo que le preguntaría.

“Pregunta.”

“¿Mataste a la Emperatriz?”

“…”

La respuesta tomó algún tiempo, y el silencio fue largo. Rohakan, que parecía estar contemplando, se llevó otra uva a la boca.

“¿Quién la mató si no soy yo?”

Además de Rohakan, había una persona.

“…”

Pero no lo dije. Rohakan me miró así y sonrió.

“De todos modos, Deculein. Me estoy convirtiendo en maná ahora. Acercándonos al cielo y la naturaleza.”

“Sí. Yo también lo siento.”

Más de la mitad del cuerpo de Rohakan ya era maná. Su volumen era demasiado grande y demasiado puro para un humano.

“Deculein.”

“Sí.”

“Primero, mátame hoy.”

Habló como si estuviera pidiendo algún tipo de gran recado. Después de que hice una pausa, Rohakan se rió entre dientes y continuó.

“Este es mi regalo para ti. Toma mi cabeza y dásela a Sophien. Incluso si esta cara es un poco más joven, sigue siendo la de Rohakan.”

No vine aquí para matar a Rohakan. Sin embargo, Rohakan ya se había convertido en uno con el mana. El resto de su vida duraría una semana como mucho.

“No sé si le gustará o no, pero… te ayudará.”

Quest Principal: Vida

 

Quest Principal: Las palabras de Rohakan

 

Dos misiones clave flotaron frente a mí. La recompensa del primero era un catálogo de atributos raros, y el segundo era un cupón de mejora del catálogo y moneda de la tienda. Además de aumentar la calidad del maná, podría recibir una característica única.

Eso podía ayudar.

“Puedes hacerlo, ¿verdad?”

Preguntó Rohakan. No dudé.

“Sí. Voy a matarte.”

“Bien—”

“Pero. Antes de eso.”

Lo que quería ahora no era una simple recompensa del sistema.

“Tengo un deseo.”

Por extraño que parezca, desde que vine a este mundo, siempre he estado en condiciones de enseñar a alguien. Desde los viejos tiempos, cuando no sabía nada, hasta el presente, cuando buscaba cosas que no sabía. Entonces, tal vez eso era lo que más estaba buscando en este momento.

“… Al menos por el tiempo restante.”

De este superhumano que alcanzó el status de Archimago y más…

“Por favor, se un buen maestro.”

Estas serían las lecciones de aquel a quien verdaderamente podría reconocer como maestro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente