Capítulo 205 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado por Victor Ramirez … 3/4


“… Wow”.

Después de regresar del mundo de la Voz, Epherene se quedó mirando fijamente la Mansión Yukline. La mansión magníficamente imponente se extendía a lo largo de un vasto sitio y tenía varias casas separadas alineadas junto a ella. Un camino de mármol conducía desde la entrada principal hasta la puerta principal, serpenteando a través de un hermoso y exótico jardín de flores y un estanque con una fuente que florecía entre las mariposas que jugaban.

Para expresar este paisaje brevemente, seria ¿bling-bling? ¿O extravagante?

De todos modos.

Después de regresar de Reccordak, la mansión Yukline casi había regresado a su vida cotidiana, pero se sentía diferente cada vez que la veía. Todavía le estaba costando acostumbrarse.

“Terminar esto dentro de un mes.”

En ese momento, Deculein sacó un libro grande de su maletín; la portada garabateada con el título Teoría de la Sofisticación Mágica. Epherene lo miró de arriba abajo antes de inclinar la cabeza.

“¿Qué es esto? El nombre del autor no está escrito… ¿teoría de la sofisticación? He leído todo tipo de libros en la biblioteca de la Torre Mágica, pero no he oído hablar de esto.”

“Es una traducción de un libro antiguo.”

“…¿Mmm?”

Epherene volvió a mirar el libro. Aunque la encuadernación era un poco simple, era cuero de alta calidad.

“¿Pero de qué época es?”

“Antes del Imperio.”

Deculein abrió la puerta principal. Epherene lo siguió.

“Santo cielos. ¿Antes del Imperio? ¿Entonces la era del Reino?”

“Antes de eso.”

“… ¿Incluso antes de eso?”

Antes del Imperio Gifrein, el Reino Gifrein. Antes del Reino Gifrein… ¿no había ninguno?

“Es una traducción de una inscripción de la Era Sagrada/Santa.”

“¿Qué? ¿Quién tradujo eso? ¿No es esto una estafa?”

Entonces ella se detuvo y lo miró fijamente. Epherene se dio cuenta de algo.

“Oh. ¿Usted lo tradujo…?”

“Es una traducción de una inscripción en runas. Sigues siendo la única que tiene derecho a leer este libro, así que no lo pierdas.”

“…Sí.”

Epherene respondió vigorosamente mientras lo tomaba.

“Si es una traducción, ¿Cuánto vale esto? ¿300.000 Elnes?”

“Incluso si yo cobro 300 millones de Elnes, la Isla Flotante intentará comprarlo. Aún no he revelado la traducción al público.”

“…”

En ese momento, su mente se quedó en blanco. 300 millones de Elnes. Era una cantidad que se preguntaba si podría ganar incluso durante toda su vida. Tragando saliva, Epherene corrigió la posición del libro con un ligero temblor en la mano. Subió las escaleras con el libro bien sujeto en sus brazos.

“300 millones… 300 millones… 300 millones…”

Llegó al quinto piso de la mansión sudando frío, reservado como laboratorio y dormitorio de Epherene. Decalane podía aparecer en cualquier momento en su mente, por lo que todavía vivía cerca de Deculein.

“… Pero sabe, Profesor.”

Epherene preguntó mientras se sentaba.

“¿Cuándo volveremos al mundo de la Voz?”

“El ciclo se acortará gradualmente”.

Se habían despertado tan pronto como llegaron al primer punto de guardado en la cripta, pero aún quedaba un largo camino por recorrer.

“Trabaja duro.”

Después de decir eso, Deculein miró el libro en los brazos de Epherene y subió un piso.

“…Oh, pero.”

Epherene se asustó de repente al recordar lo que sostenía.

“300 millones de Elnes… ¿qué debo hacer con esto?”

Cuando estaba a punto de dejar el libro, tembló y miró a su alrededor. Solo después de levantar una manta con Psicoquinesis y colocarla sobre el escritorio, la dejó para que no se rayara.

“…”

Levantó la tapa con manos temblorosas. El primer capítulo estaba repleto de fórmulas, pero fue sorprendentemente fácil de entender, gracias a las notas de traducción.

[Esta parte no es familiar y puede ser difícil de entender. No te quedes atrapada en la estructura. Además, piénsalo después de dividir las fórmulas en pedazos. La sofisticación no se trata de hacer las cosas difíciles. Más bien, la clave es la flexibilidad. Primero, intente deconstruir la fórmula anterior en 17 partes.]

Había asignaciones en el libro. Epherene se quedó mirando la oración en silencio, luego se puso a trabajar asintiendo.

[Piensa por ti mismo y pasa al siguiente capítulo.]

Al leer la última oración, Epherene se dio cuenta de que no era solo una traducción. Este era un libro de texto que Deculein escribió solo para ella.

“…”

En ese momento, Epherene tenía una pequeña convicción en su mente. Presionarla y decir cosas malas sobre su padre de vez en cuando era todo para su crecimiento al final. En retrospectiva, Deculein siempre había sido justo. Incluso cuando estuvo a punto de ser expulsada tontamente de la escuela por discutir con Sylvia, incluso cuando fundó el club de plebeyos…

Epherene se concentró en sus estudios de nuevo. Incluso si no fuera a cambio de esa creencia, era una relación maestro-alumno en la que solo podían ser enemigos. La mayor alegría de un maestro vino cuando el alumno superó al maestro. Entonces, de ahora en adelante, su propósito era simple: trabajar sin cesar, estudiar continuamente y superar a Deculein convirtiéndose en una verdadera Archimago.

Whoong…

El acero en su bolsillo tembló ligeramente. Epherene sonrió y lo sacó.

“…¿Huh?”

De repente, su superficie se destacó. El acero de madera tenía un color similar al de la madera, pero ¿se desvanecía mientras ella no prestaba atención?

“¿Por qué te estás poniendo gris?”

Ahora estaba ceniciento. Más precisamente, estaba cambiando a un color similar al cabello de Epherene.

 

*****

 

…Sophien aceptó los papales impresos. Los titulares que la saludaron fueron las noticias que sacudieron el continente esta semana.

——[#13109 Noticias de última hora de la Isla Flotante. Deculein y la Teoría de Luna Completada]——

La isla flotante ha probado la tesis Creación de Elementos Puros y Magia de Cuatro Series basada en ella escrita por el Profesor Titular de la Torre Mágica de la Universidad Imperial, Deculein.

Aunque hay críticas de que es solo la mitad de la prueba necesaria porque aún es solo una teoría, es la primera vez en esta generación que un mago alcanza el nivel de crear un elemento puro…

Otra primicia siguió después de este titular.

——[La tesis completa de Deculein llegara primero al Palacio Imperial]——

Sophien dejó el periódico y abrió la ventana.

“…Dios mío. ¿Por qué tanto alboroto?”

La teoría perfectamente refinada llegó anoche al Palacio Imperial. Escuchó que cientos de Caballeros del Palacio Imperial habían custodiado la ruta de entrega desde la Isla Flotante o algo así.

“… El mundo lo considera una gran oferta, Su Majestad.”

En ese momento, la dama de la corte quien le es estaba cortando las uñas respondió. Sophien la miró en silencio.

“Por no decir que significa que el Profesor Deculein es muy leal a Su Majestad…”

Sophien tembló. Se preguntó si esta dama de la corte sacaría un cuchillo o intentaría envenenarla. Por supuesto, ella no tenía el poder para hacer eso, ni permitiría que eso sucediera. Más bien, incluso si lo hiciera, volvería a la vida.

“Solo haz lo mínimo.”

“Si, su Majestad. Lo siento. Solo voy a terminar este pulgar.”

Deculein le pidió que confiara en sus sirvientes. Dijo que ella no podía hacer todo sola y que, en lugar de tener un sinfín de dudas, debería encontrar una existencia que pudiera ayudar, aunque sea un poco y mantenerlos cerca. Esto era parte de eso.

¿Qué podría ser de tan poca ayuda como la que le corta las uñas?

“…Hace cosquillas. Retírate ahora.”

“Si, su Majestad. Pero… ¿no abrirá eso hoy?”

La dama de la corte preguntó cortésmente. Sophien miró esos ojos. Era una pregunta descarada, pero no tenía ningún otro significado. Comparada con los eunucos, sus sentimientos eran puros.

“Estoy bajo mucho trabajo hoy, así que no puedo permitir que nadie me visite.”

Todos los miércoles, Deculein visitaba el Palacio Imperial para enseñarle.

“Entonces. ¿Es la tesis algo que debería estudiar sola, Su Majestad?

La dama de la corte señaló la tesis colocada sobre la mesa de Sophien. Ella respondió bruscamente.

“¿Crees que no puedo hacerlo sola?”

“Oh, no. No quise decir eso. Lo siento, Su Majestad…”

“Basta.”

Toc, toc—

“¿Y ahora qué?”

— Su Majestad. Parece que el Profesor Deculein estará esperando mucho tiempo hoy. Le dije que Su Majestad estaba ocupada con el trabajo, pero él se fue directo a la Biblioteca Imperial…

Uno de sus sirvientes respondió, pero afuera había mucho ruido.

“¿Quién más está contigo?”

— …Si su Majestad. Los magos de la corte también están aquí.

— Su Majestad, por casualidad, esa tesis. ¿Podrías, déjarnos ins…inspeccionar

“Lárguense.”

Cuando llegó la tesis, fueron los magos de la corte los que enloquecieron.

“Tengo mucho que hacer. No me molesten. Ahora retírense antes de que me enfade.”

— …Si, su Majestad.

Podía escuchar a la multitud alejarse. ¿Cuántos se habían reunido? Cerrando los ojos y contando con los oídos, numeró exactamente 57.

“…”

Sophien negó con la cabeza y comenzó a trabajar para la Expedición de Annihilation. Dado que Deculein defendía a Reccordak, tendría que hacer pleno uso de esa fortaleza. Así que, Sophien primero redactó una política para aislar al enemigo interno — la Sangre Demonio — disipó los viejos favores y el rencor, luego seleccionó al personal de la expedición.

“…Su Majestad. ¿Necesita algún postre?”

En el momento en que terminó de esbozar un esquema para los próximos tres años en solo tres horas, la dama de la corte se acercó a ella. Sophien sintió que podía entender por qué los cortesanos enviaron tarde a esta joven. Ella era ingeniosa.

“No.”

“Si, su Majestad.”

“…”

Sophien miró el cabello en espiral de la mujer inclinada y preguntó en voz baja.

“Deculein probablemente no se ha ido aun, ¿verdad?”

“Si su Majestad. Aún está en la biblioteca. Y aquí.”

La cortesana colocó una carta sobre su escritorio.

“Acabo de recibir una carta del Profesor Deculein.”

“… ¿Por qué una carta cuando está en el sótano del Palacio Imperial?”

“Lo sé. Fufu.”

Ella se echó a reír. Sophien encontró esa sonrisa molesta, así que preguntó con una voz un poco fría.

“¿Por qué te ríes?”

“…¿Sí?”

“Te pregunté por qué te reías.”

Su rostro se endureció. Sophien examinó los músculos y las arrugas de la niña pequeña, pero no encontró nada más que miedo.

“Yo, um-”

“Respondo honestamente. Odio las mentiras.”

“Eso es…”

Entonces la dama de la corte respondió, tartamudeando.

“Por alguna razón, parece que están en un tira y afloja de emociones entre ustedes, así que yo…”

“… Tira y afloja?”

Sofía frunció el ceño. La cortesana continuó sin atreverse a mirarla a la cara.

“Sí, Sí. El Profesor Deculein sigue tirando de la cuerda, pero Su Majestad sigue empujando…”

“Sigue tirando… de la cuerda.”

“…Sí.”

Sophien tomó el papel que estaba sobre la mesa. Leyó lentamente, página por página. De repente, volvió a dejar la tesis.

“… Tirando de la cuerda.”

Y luego ella admitió que esto era lo único que no sabía muy bien, tal vez lo único que no sabía esta pequeña niña sabía mejor que ella misma.

“¿Quieres decir que el Profesor tiene algún tipo de admiración por mí?”

 

*****

 

En la Biblioteca Imperial.

Estaba devorando los informes que la Universidad Imperial dejó allí y revisando los materiales necesarios para la toma de posesión. Organicé a los miembros de la torre según su lista en preparación para el próximo examen de ingreso para nuevos magos.

“…Esto es historia. Casi 200 años de historia universitaria están todos aquí.”

A ese diálogo interno, Lexil respondió.

“Sí, así es. La Universidad Imperial y su torre están bajo la jurisdicción del Palacio Imperial… además de monitorear, la mayoría de sus materiales se almacenan en esta biblioteca.”

Como futuro presidente, había muchas cosas que debería saber.

“Pero… ya han pasado nueve horas.”

A instancias de Lexil, miré mi reloj. Llegué al mediodía, la hora habitual de clase, pero ya eran las 21:00 PM.

“Está bien. Esperar también es mi responsabilidad.”

“…”

Entonces, como movido por eso, Lexil juntó las manos mientras Primienne a su lado bostezaba.

“¿Cuándo estás planeando ir? Estoy a punto de odiar el mundo.”

“Tú también deberías estudiar. Viniste aquí por mi culpa, pero hay muchos libros que nunca volverás a ver en tu vida.”

“… El bibliotecario está mirando.”

Primienne miró al bibliotecario. El bibliotecario, Lexil, también tenía el consentimiento de Primienne para almacenar los pensamientos que tenía mientras leía. Pregunté con calma:

“¿Hay algo que le estés ocultando al Imperio?”

Primienne respondió con calma.

“Respeto estrictamente la privacidad.”

“…”

Entonces, mi rostro se puso rígido. El silencio cayó sobre la biblioteca.

“…¿Qué ocurre?”

Primienne, sintiendo la repentina frialdad, se puso silenciosamente nerviosa. Sin embargo, mis ojos estaban fijos en cierta página del material que estaba leyendo ahora.

[Deculein, ya debes estar leyendo este artículo, ¿verdad? Soy yo, Rohakan.]

Rohakan. Él esperaba que yo leyera esto.

[Esta escena, creo que la vi desde el futuro. De todos modos… Estoy en el noreste del imperio en un bosque de viñedos. Hay un mapa aquí, así que ven. Ahí, hablemos. Por cierto, ya sé que hay equipaje a tu lado.]

Miré a Primienne a mi lado, dominándola con mis ojos mientras se acercaba vacilante.

[Está bien, ven con ella. Tengo un último regalo para ti. No como Rohakan, sino como maestro… oh. Por supuesto, sé que no he hecho lo suficiente para ser llamado tu maestro. Aun así, ¿Qué puedo hacer? Cuando eras joven, te prometí, recibiendo el dinero de tu padre, que sería tu maestro…]

Pagina Anterior
Pagina Siguiente