Capítulo 381 – KD – El Secuestrador de Dragones (5)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Skydark: Capítulo Patrocinado 8/8….


Las palabras de Gyeoul fueron algo extrañas. Escuchar eso cambió ligeramente el contexto de lo que Kaeul había dicho antes que ella.

Kaeul dijo que el secuestro era un crimen. Era cierto y él pensó que ella le estaba diciendo que no secuestrara porque era algo malo, pero después de escuchar las palabras de Gyeoul, comenzó a pensar que esa podría no haber sido su intención cuando dijo eso.

“Por qué.”

Preguntó en respuesta. En respuesta, Gyeoul murmuró una explicación.

“… ¿Puedo salir… de un huevo otra vez?”

Aun no podía entender lo que decía la niña. Naturalmente, era imposible para ella saliera del cascarón de nuevo.

“Eso no será posible. Porque la eclosión de un huevo solo puede ocurrir una vez.”

El dolor se filtró en sus ojos cuando Gyeoul asintió.

“…Cuando ves a alguien… por primera vez… después de salir de un huevo…”

Ella continuó murmurando mientras él esperaba pacientemente a que terminara.

“… ellos se vuelven especiales… como, cómo lo fue, para mí.”

Con otro murmullo, Gyeoul le dijo ansiosamente.

“…No puedo salir de un huevo otra vez.

“…Asi que,

“… Quiero que yo… sea la última para ahjussi también.”

Finalmente entendió lo que Gyeoul estaba diciendo, así como la verdadera intención detrás de las palabras de Kaeul cuando hablaba de que el secuestro era un crimen. Se sentían incómodas de que él aceptara engañosamente a más niñas y los tratara bien.

En otras palabras,

Kaeul y Gyeoul estaban celosas de los ‘próximos niños’ que ni siquiera existirán. Lo que se llama la perspectiva de un niño todavía le resultaba muy extraño, por lo que Yu Jitae le devolvió una sonrisa vacía, pero las niñas hablaban en serio.

“No tienen que preocuparse, porque eso nunca sucederá.”

Él alivió sus mentes como siempre lo hacía.

Gyeoul extendió sus brazos hacia adelante como un hábito y bajando la espalda, la dejó sentarse en su brazo.

En poco tiempo, las niñas se quedaron en silencio como si estuvieran esperando algo y pronto, Kaeul señaló algún lugar en el cielo mientras Bom asentía y le susurraba algo al oído. Mientras tanto, Yeorum seguía fumando un cigarrillo con un puchero hosco.

Esto eran ellas — él se había vuelto tan cómodo y acostumbrado a ellas.

Sin embargo, eran dragones. A ellos era a los que odiaba y detestaba. No confiaba en no golpearlos hasta la muerte y por eso inicialmente había comenzado a engañarse incluso a sí mismo. Pero, ¿cuándo empezó todo? Ya no había necesidad de engañarse a sí mismo; sus lazos se profundizaron; se encariñó con ellas y comenzó a sentirse culpable.

Al final, la despedida final también estará decorada con engaños, pero no había nada más que pudiera hacerse…

No era una razón suficiente para que retrasara la despedida, pero definitivamente era una razón suficiente para que se sintiera desanimado.

Y así había un apego persistente dentro de él.

“¡Está aquí, está aquí…!”

Pronto, las niñas se pusieron de pie y armaron un alboroto. Kaeul llegó a su lado y le dio una palmada en el brazo, diciéndole que viera algo.

“¡Eso es por lo que vinimos aquí! ¡Esa cosa de allí! ¡Esa!”

¿Cuál?

“¡Oh cierto! ¡Limpiador ahjussi!”

El protector que estaba parado en la distancia levantó el cristal de recuerdos y apuntó a Yu Jitae y las niñas, antes de volverlo a girar hacia el cielo.

Por una fracción de segundo, los ojos de Yu Jitae se encontraron con los de Yeorum. Ella frunció el ceño después de verlo y se dio la vuelta para alejarse. Se preguntaba si debería detenerla cuando Kaeul gritó: “¡Está aquí…!”

En ese instante, Yu Jitae abrió mucho los ojos.

Un punto blanco se elevó en el cielo manchado de tinta. El punto comenzó a dibujar una trayectoria detrás de el cuando comenzó a caer y su cola dibujó una línea suave pero sobresaliente.

Como si esa fuera la señal, dos, tres, cinco y diez puntos comenzaron a aparecer rápidamente después de eso y cada uno dibujaba una cola siguiendo la misma dirección. Las estrellas comenzaron a descender como gotas de lluvia.

Ese paisaje bastante majestuoso de estrellas dibujando en el cielo le permitió presenciar la belleza. Era una emoción que no podía sentir al mirar la lluvia de meteoritos algún tiempo después del nacimiento de Gyeoul. Recordó haber asumido que debía ser una vista hermosa al mirar los ojos brillantes de las niñas, pero ahora podía decir por sí mismo que eso era hermoso.

Se había convertido en humano cuando se dio cuenta. Después de recordar a la niña que había estado mirando fijamente al cielo en sus brazos, bajó la mirada hacia Gyeoul y se dio cuenta de que ella lo estaba mirando todo el tiempo. Sus ojos se encontraron cuando una sonrisa apareció en sus labios.

Todos esos momentos quedaron almacenados en el cristal de los recuerdos. El protector mostró su gran pulgar y Gyeoul respondió con un pulgar hacia arriba.

Su pequeña mano pronto alcanzó su rostro cuando la niña lo miró directamente a la cara. No pudieron mirarse el uno al otro por mucho tiempo porque ella pronto entrecerró los ojos y giró la cabeza.

Cuando volvió su mirada hacia el cielo… mientras las innumerables líneas coloreaban el amplio cielo de blanco.

Vio a Gyeoul manteniendo la misma sonrisa en su rostro,

Mientras las lágrimas comenzaban a caer por sus mejillas de nuevo.

 

*****

 

Las dos semanas en el campamento llegaron rápidamente a su fin. Mientras comían, dormían y miraban cosas bonitas juntos, compartían buenas historias, reían, lloraban y, a veces, se enfadaban.

En la séptima iteración, había llevado a cabo varias revisiones intermedias. Le correspondía a él discernir si las niñas vivían bien y si había algo que necesitaban o no.

Y finalmente,

Era hora de la última revisión.

“¿…?”

Temprano por la mañana.

Gyeoul soñolienta se frotó los ojos mientras tomaba su mano y caminaba hacia la montaña. Él fue quien la invitó y ella obedientemente salió con él. Al escalar la montaña de la mano, pronto se dio cuenta de que se alejaban más de lo habitual.

“…¿A dónde vamos?”

Hay una bonita playa en ese lado de la isla.

“… ¿Una playa bonita?”

Sonrió a pesar de medio adormecerse, porque le gustaba todo lo relacionado con el agua.

Siguiéndolo por detrás, encontró una playa que era tan hermosa como él la había descrito. Al levantar la cabeza, pudo ver el cielo azul y las nubes y también pudo ver nubes a través del mar cuando bajó la mirada. “… Uwah”, jadeó con admiración mientras incrustaba el brillante paisaje en sus ojos.

Splash.

Puso sus pies en el mar tranquilo y Yu Jitae se sentó a su lado con sus pantorrillas colocadas de manera similar dentro del agua. La suave ola del océano dispersaba la luz del sol de la mañana mientras iluminaba la playa.

El sonido de las olas del mar, el canto de los pájaros, el aleteo de las alas, la respiración tranquila y el chapoteo de los pies… Esas eran las únicas fuentes de sonido mientras los dos permanecían en silencio.

Gyeoul se aferró a sus manos de nuevo. A diferencia de cómo solía agarrar un solo dedo, esta vez trató de colocar toda su mano sobre la de él.

La niña podría haber sentido ya,

Que la conversación de ahora en adelante sea la última que compartan solo ellos dos.

“…”

“…”

No podía decir nada porque no tenía idea de lo que se suponía que debía decir.

“…”

“…”

Quizás eso era lo mismo con Gyeoul ya que ella también permaneció en silencio.

“…”

“…”

Sin embargo, la temperatura transmitida a través de su mano y el movimiento ocasional de sus diminutos dedos definitivamente le decían algo. Definitivamente estaban tratando de transmitir un mensaje.

“…”

Después de un largo silencio, Gyeoul juntó sus manos. Su agarre fue bastante fuerte.

“…¿Podemos vernos de nuevo?”

Esa fue la primera pregunta que hizo después de 20 minutos de silencio.

“ ⬛⬛⬛”

Incluso en un momento como este, sus palabras estaban siendo censuradas. Estaba mintiendo hasta el final.

“…”

Luego ella continuó mirándolo a la cara, así que esta vez, él le lanzó una pregunta.

“Tú naciste en la Tierra.”

“…Sí.”

“Como fue. ¿Lo recordarás como un mundo decente?”

“…Sí.”

“Escuché que estarás sola cuando regreses.”

“…Aparentemente.”

“¿Podrás hacerlo todo bien?”

“…”

Gyeoul respondió con una sonrisa impotente.

“…lo intentare.”

Era una sabia respuesta a una pregunta tonta.

“… ¿Habrá, una larga noche?”

Fue entonces cuando Gyeoul de repente hizo esa pregunta. Fue bastante abrupto.

“Por qué.”

“… Porque… no creo, aún no ha llegado.”

No entendía de qué estaba hablando la niña. Sin embargo, la [Larga Noche] todavía se acercaba, por lo que decidió ser honesto al menos con esta pregunta.

“Llegara.”

“…Eso no es bueno.”

“Por qué.”

“…Porque será frío,” respondió ella con voz débil.

“¿Te refieres a mí?”

Sin decir nada, Gyeoul simplemente fortaleció su agarre. Sus manos estaban muy calientes.

“…Espero que no hables como si… fuera una despedida.”

“Por qué.”

“…Verás.”

Después de toser un poco para aliviar el nudo en su garganta, Gyeoul continuó.

“… No voy a… pensar en esto como una despedida.”

“Entonces en que.”

“… Definitivamente regresaré… después de convertirme en un adulto.”

No le dijo que estaría demasiado lejos para volver.

“¿Cuándo te convertirás en adulto?”, Preguntó en su lugar.

“¿…?”

“¿Cuántos años tendrás cuando regreses?”

“…Ah.”

Gyeoul pateó un poco el agua.

“…Veinte.”

“Veinte es todavía una niña.”

“…¿Por qué? …Veinte, es un adulto.”

“¿Yeorum te parece una adulta? Ella también tiene veinte años.”

“… Ella es, una excepción.”

“Por qué.”

“…Porque ella no nació en la Tierra.”

Sus palabras fueron como un martillo golpeándolo en la nuca.

Ella añadió tranquilamente.

“…Para mí,…este, es mi hogar.”

“…”

“…Y nuestra casa,…será mi hogarhogar(?).”

“…”

“… Por cierto… ¿hogarhogar es una palabra real?”

“No.”

“… De todos modos… sabes a lo que me refiero.”

Recordó cómo sus labios solían contraerse sin poder expresar palabras reales y, sin embargo, ahora podía hablar de manera muy coherente y lógica.

Cuándo creció tanto… se preguntaba cuándo añadía más palabras.

“…Aquí, veinte es un adulto.”

“Sí.”

“…Cuando cumpla veinte… y sea un adulto… volveré… a mi tierra natal.”

“…”

“…Ahjussi, me estará esperando… y yo… traeré más regalos… de Askalifa.”

No existiré en esa línea de tiempo.

Aunque estaba seguro de ello, no podía decir esas palabras.

“… Cuando llegue ese día.”

Deteniendo sus palabras, Gyeoul lo miró a los ojos.

En algún momento en el futuro, cuando nos volvamos a encontrar…

Cuando llegue ese día…

 

*****

 

Había una palabra que siempre había guardado dentro de su corazón.

Era una palabra que era muy obvia para ella, pero en realidad nunca lo había llamado usando esa palabra. Había tal palabra enterrada dentro del corazón de Gyeoul.

¿Qué clase de persona era Yu Jitae para mí?

Él era el que buscaba cada mañana después de abrir los ojos. Él era quien siempre le proporcionaba comida sabrosa. El que le ayuda generosamente cuando está fatigada; el que siempre desea su bienestar, su felicidad, su seguridad, el que a pesar de toda esa inversión y ayuda no pide nada a cambio salvo su salud.

Así era Yu Jitae.

¿Cómo podría expresarse eso con cualquier otra palabra?

“… Cuando regrese… y me encuentre con ahjussi… enton.. entonces… cuando llegue ese día.”

La única persona que siempre me estará esperando cuando algún día regrese al lugar al que pertenezco.

“……’Daddy’.”

‘… ¿Puedo llamarte,… así?’ Su voz se arrastró cerca del final.

Gyeoul ya no podía mirarlo a los ojos. Aunque ella le dijo que no pensaría en esto como una despedida, ¿cómo podría soportar no verlo durante 15 años? ¿No sería una separación demasiado larga? Las lágrimas brotaron de sus ojos de nuevo. Cuando cerró los ojos, Yu Jitae le dio un abrazo.

“Sí. Voy a estar esperando.”

Como esta no será una despedida eterna, Gyeoul decidió no llorar más.

“…Promesa.”

Ella simplemente cerró su dedo meñique con el de él.

 

*****

 

Después de regresar al campamento, Gyeoul le dio a Yu Jitae el cristal de recuerdos como regalo. El dispositivo de almacenamiento había sido quitado y vuelto a colocar en un collar. Como la vez que envolvió sus propias escamas alrededor de su cuello, le dijo con seriedad que no lo perdiera.

Pronto, cuando salió de la casa,

Al quedarse sola, se arrodilló y juntó las manos.

“…”

Gyeoul oró en su corazón para que no sintiera frío en esta solitaria y larga noche.

“…”

He hecho todo lo que he podido,

Así que por favor protégelo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »