Capítulo 223 – KD – Plan de negocios (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al día siguiente, llegó un artículo a la casa y dentro había 30 paraguas plegables baratos. Gyeoul tomó cinco de ellos y hizo un bonito nudo con una cinta.

“…bye bye.”

Yu Jitae le devolvió el saludo.

Hoy estaría un poco más ocupado ya que el Reloj Antiguo le había alertado de la aparición de la segunda hostilidad.

La Autoridad, El [Reloj Antiguo (EX)] advierte de la llegada de la [Segunda Noche].

 

La Autoridad, El [Reloj Antiguo (EX)] afirma que probablemente constará de aproximadamente 30 monstruos y un jefe.

 

A diferencia de antes, el análisis del reloj de la ‘Gran Hostilidad’ alcanzó el 20%, gracias a lo cual pudo notarlo 15 días antes de la llegada.

La Autoridad, El [Reloj Antiguo (EX)] estima que el atributo del jefe es [Aumentación].

Además, las imágenes en su mente se volvieron más claras después de alcanzar el 20%.

La estructura de la Segunda Noche apareció frente a sus ojos. Un grupo grande y extraño de músculos se contraía y relajaba repetidamente mientras desprendía un aura repugnante.

En un mundo sin Yu Jitae, esto habría sido una amenaza bastante grande, pero no sería tan peligroso ya que este mundo tenía un regresor que estaba viviendo su séptima regresión.

Sin embargo, no podía estar demasiado relajado porque la [Hostilidad] de la dimensión lejana puede controlar la realidad misma de la séptima regresión.

La pregunta clave aquí fue el principio detrás de su control sobre la realidad. La [Gran Hostilidad] tarda tanto en llegar y, sin embargo, Ha Saetbyul y Wei Yan habían estado bajo su manipulación desde el principio.

¿Ya descubriste el principio?

 

La Autoridad, El [Reloj Antiguo (EX)] declara que esto aún no está claro.

 

La Autoridad, El [Reloj Antiguo (EX)] notifica que un control instantáneo sobre la realidad no puede resultar en un gran efecto.

El Reloj Antiguo tenía razón.

Wei Yan, el escuadrón de fuerzas especiales de 30 hombres, Ha Saetbyul.

Después de controlar la realidad hasta ese punto, la [Hostilidad en el otro lado del Horizonte] aparentemente notó cómo esos no podían impactar tanto a Yu Jitae. Se estima que la Hostilidad ni siquiera lo ha vuelto a intentar después.

¿Y el análisis sobre la Hostilidad?

Fragmentos de rastros reunidos de la [Hostilidad]: 42,1%…>

El 5% de los fragmentos se habían recolectado de la Primera Noche y Kyalkaophe, a quien el Clon 1 había hecho pedazos. Por ahora esto parecía ser el límite.

En cualquier caso, Yu Jitae alertó al Clon 1 de la misma información y también decidió dirigirse a la Asociación para algunos asuntos. Este enemigo en particular requería un enfoque más cuidadoso porque el jefe tenía el atributo [Aumentación].

En el pasado, la Torre de Magos había elegido a los 3 atributos más difíciles de encontrar. Esos no eran otros que la aumentación, la inmortalidad y la creación.

La creación fue la razón por la cual la quimera de tipo humano que había estado actuando como el hijo de BM era peligroso — ellos se desarrollaron sin cesar, contemplaron y crecieron en direcciones inimaginables.

La inmortalidad se refería a seres eternos.

Pero en verdad, era imposible que existieran ‘seres eternos’. Incluso Yu Jitae definitivamente moriría algún día y eso era simplemente lo que era la Providencia.

Por lo tanto, un ser que no muere cuando se supone que debe hacerlo tiene razones increíbles y complejas detrás. No importa cuán débil sea un monstruo, se consideraba como una bomba de tiempo si era un ser eterno que podía estar ocultando verdades inconcebibles. Así que, cuando se confirmó que un objetivo específico era del atributo inmortal, el ‘Escuadrón de Eliminación de Monstruos Inmortales’ de la Asociación tuvo que partir.

De hecho, el líder de este escuadrón era el anciano que fue aplastado por Yu Jitae, el Rey de los Mercenarios Christoff, uno de los 5 trascendentes de Chaliovan.

Y por último, aumentación.

Este fue un gran dolor de cabeza con el que lidiar.

La aumentación se refería a tomar prestado el poder de otra persona para aumentar el suyo. En la historia de la Providencia del mundo, hubo un tiempo para que algo apareciera, así como un tiempo definido para que algo desapareciera. Como la raza guerrera [Karl-Gullakwa] que había reinado con supremacía sobre la dimensión distante, el [Bosque Antiguo]  — seres que eran demasiado peligrosos y tenían que desaparecer.

La aumentación le permitió a uno tomar prestados los poderes de seres tan antiguos. Por no hablar de su peligro, se sabía que manipulaban habilidades desconocidas y extrañas.

El Clon 1 probablemente no perdería.

Sin embargo, no puede haber ni una pizca de incertidumbre en la protección de la humanidad.

Por lo tanto, Yu Jitae ingresó a la Asociación por primera vez en mucho tiempo.

Fue entonces cuando.

Uuuunng…

Su reloj sonó — era una llamada de la Escuela Primaria Pública de la Guarida.

“Hola.”

— Hola. ¿Con el tutor de Yu Gyeoul?

“Sí. Habla Yu Jitae.”

— Bien. Soy la maestra de aula de Gyeoul, Hikigaya Kanako. Es solo que escuché cómo Gyeoul había traído paraguas a la escuela y los estaba vendiendo en privado a sus amigos de la escuela. Me gustaría consultar con usted sobre este problema. ¿Estarías de acuerdo con venir a la escuela para una breve reunión?

“…”

Parecía que la pillaron con las manos en la masa.

Yu Jitae giró sus pies.

 

*****

 

Tuvo una reunión con la maestra de aula de Gyeoul.

A la pregunta de por qué una niña vendía paraguas, Yu Jitae realmente no podía pensar en nada que decir. “Tal vez ella solo quería hacerlo,” fue todo en lo que pudo pensar, pero recibió una advertencia de que no se permitía ninguna conducta para beneficio privado dentro de las instalaciones de la escuela.

La reunión se llevó a cabo en la sala de profesores. De hecho, era el subdirector cercano el que sudaba y se ponía nervioso por todas y cada una de las palabras de la maestra. El nombre del Hogar Yu era bastante famoso en la Guarida, pero esta joven maestra japones era muy apasionada.

Yu Jitae decidió estar de acuerdo. La maestra no decía nada malo y era culpa de Gyeoul por llevar a cabo un negocio sin aprobación. Yu Jitae se disculpó y Gyeoul también bajó la cabeza.

En el camino de regreso al dormitorio de la mano de Gyeoul,

“¿Cuántos vendiste?”

Preguntó Yu Jitae.

“…Cinco.”

“Te quedan 25 entonces.”

“… ¿Debería reembolsarlos?”

“Si tú quieres.”

Aunque podría ser un método vergonzoso e incorrecto como empresaria, Yu Jitae no era un tutor que guiaba a la niña por el ‘camino moral y correcto’. Su opinión era que estaría bien siempre que Gyeoul fuera feliz incluso si resultaba ser egoísta. Además, los empresarios que hicieron cosas malas tendían a triunfar más a menudo, como lo demuestra la historia.

Sin embargo, después de regresar a su casa ella se dio cuenta de que los paraguas no podían ser reembolsados. Fue porque los había comprado en una pila de 30 y, sin embargo, faltaban 5.

“…¿Por qué, me pasa esto?”

Colocando ambas manos en su gorra, Gyeoul se quejó de su vida. “… ¡Huiing!” Al final, se vio obligada a quedarse con las 25 paraguas como existencias sin vender.

Así era un negocio.

Él miró a Gyeoul mirando un montón de paraguas mientras lanzaba constantes suspiros con una mirada graciosa.

¿Debería burlarme de ella un poco?

“Gyeoul.”

“…¿Sí?”

“Te quedan 12 días para devolver el dinero.”

“Aht.”

La expresión de la deudora se ensombreció.

“Me devolverás el dinero, ¿verdad?”

“…Sí.”

“No te retrases.”

“…”

Preguntó Gyeoul con expresión preocupada.

“… ¿Y si me retraso?”

“¿Huh?”

“… ¿Qué harás si me retraso?”

“Mmm.”

Veamos, ¿qué debo hacer?

Yu Jitae pensó para sí mismo antes de decidir burlarse de ella un poco más. ¿Qué no le gustó a Gyeoul? Fue el protector.

“Tendrás que usar un yelmo hasta que pagues todo.”

“…¿Yelmo?”

“Esa cosa.”

Señaló la cabeza del protector que estaba viendo la televisión en la sala. Después de ser señalado de repente, los ojos del protector se convirtieron en pequeños puntos mientras los miraba a los dos con perplejidad.

La expresión de Gyeoul se volvió seria. ¿Llevando un yelmo extraño como ese?

“… ¿No es pesado?”

“Aún así.”

“… ¿No es feo?”

“Entonces, ¿Deberías llevar algo bonito? Esto es por tu castigo.”

“…”

“Por feo, ¿Se refiere a mí? Joven lady, a pesar de que me veo así, fui bastante popular entre las armaduras viviente…” el protector trató de hablar por sí mismo.

“… Cállate, ahjussi.”

“…”

“… Te lo devolveré.”

Con una mirada seria en su rostro, Gyeoul escribió algo en un pedazo de cartón con un marcador antes de salir del dormitorio. Sin embargo, no vendió nada hasta la noche. Parecía sinceramente triste cuando regresó, así que Yu Jitae decidió dejar de molestarla.

“Hagámoslo juntos.”

“… ¿Nn?”

Él dejó de actuar como un acreedor.

Tomando la mano de la niña, el tutor salió con una bolsa llena de paraguas. Aturdida, Gyeoul salió y comenzó a caminar bajo la lluvia.

Al lugar al que se dirigió fue al Coliseo de la Guarida. La lluvia había comenzado a caer hace alrededor de 2 días y hoy era el día en que los cadetes quienes habían ingresado a una sesión de entrenamiento de 3 días volverían.

Con el trozo de cartón, Yu Jitae y Gyeoul vendieron paraguas a los cadetes.

[Paraguas plegable a 2 $]

“… ¿Se venderá?”

Gyeoul, quien no podía vender un solo paraguas por sí misma durante las últimas horas, le preguntó con dudas.

“Quién sabe.”

Él tampoco estaba seguro. Incluso en sus regresiones repetidas, nunca había vendido paraguas en la Guarida.

“Pero llevarás yelmo si no se venden.”

“… Huingg. No quiero.”

Aproximadamente en el momento en que los cadetes salieron en masa del centro después de su entrenamiento, los cadetes sin sus tutores esperando o aquellos que habían estado planeando jugar solos se encontraron con el aguacero repentino. Luego vieron a Yu Jitae y Gyeoul que estaban vendiendo paraguas cerca de ellos.

“Ahjussi. Tres de estos, por favor.”

“… Uh, eh. 6 dólares por favor.”

“Ah. Sí claro. ¿Dónde quieres el dinero?”

“… A mí por favor.”

Uno de los cadetes le entregó un billete. Gyeoul abrió mucho los ojos en respuesta.

“Oh cielos. Ella es realmente tan linda…”

“Es verdad. Ella realmente es …”

Gyeoul abrió la boca después de recibir cumplidos de los cadetes.

“… No aceptamos reembolsos.”

Los cadetes se echaron a reír.

Su primera transacción fue un éxito. Gyeoul agitó el billete frente a Yu Jitae.

“Lo hiciste bien.”

“… Tú también lo hiciste bien.”

“Gracias.”

Los cadetes no reconocieron a Yu Jitae ya que se había bajado completamente la gorra. A veces, cuando un miembro del personal del Coliseo de la Guarida se acercaba para regular la venta no autorizada de productos, Yu Jitae se levantaba la gorra y mostraba la cara. “Aht … hola señor …?” dijeron los miembros del personal con una sonrisa incómoda después de reconocer su rostro, y rápidamente se alejaron.

Los artículos que habían estado sin vender durante unas horas comenzaron a venderse rápidamente, hasta el punto que Gyeoul luchó por mantenerse al día con la velocidad mientras les daba el cambio. Como también estaba lloviendo, estaba de muy buen humor y la sonrisa que colgaba de sus labios se negaba a salir.

“¿Te gusta tanto ganar dinero?”

“…Sí.”

“Por qué.”

“…Es un secreto.”

Kujiji… Emocionada, Gyeoul se agarró de sus pantalones y golpeó su frente constantemente contra su muslo. Era algo que hacía muy a menudo en estos días con personas cercanas.

Se vendieron más de 20 paraguas en un instante, dejando solo un paraguas para Yu Jitae y Gyeoul. Sin embargo, los cadetes que habían estado participando en el entrenamiento grupal ya se habían ido. Las puertas del Coliseo de la Guarida se cerraron y solo Yu Jitae y Gyeoul estaban de pie bajo la lluvia oscura.

“¿Deberíamos volver ahora?”

“…No?”

“Por qué. Vendimos casi todos. También es tarde.”

“Nnnn.”

Gyeoul negó con la cabeza.

“… quiero vender todo.”

“¿No podemos hacerlo mañana? Ya no hay nadie aquí.”

“… No quiero.”

“Por qué.”

“… No es perfecto.”

Los Dragones eran todos relativamente tercos y Gyeoul también era un Dragon.

Los dos ya llevaban sus propios paraguas. Yu Jitae reflexionó sobre qué hacer, antes de romper el paraguas que estaba usando y tirarlo a la basura.

“…?”

Yu Jitae de repente se quedó sin paraguas, abierto a la lluvia. Sorprendida, Gyeoul levantó los brazos y trató de cubrirlo con su paraguas, pero sus brazos eran demasiado cortos. Con nerviosismo, ella flotó en el aire y le cubrió la cabeza.

Aunque ya estaba mojado, Yu Jitae abrió su billetera con una expresión indiferente y preguntó.

“Cuánto cuesta.”

“… ¿Nn?”

“¿Puedo comprar uno?”

“…!”

Su expresión era la misma de siempre. Una forma coloquial de describirlo sería que parecía inexpresivo como un demonios.

Por lo tanto, Gyeoul en un nerviosismo se preguntó si estaba enojado por su terquedad y rápidamente le dio el articulo restante del paraguas. Al ver eso, Yu Jitae reflexionó sobre lo que había sorprendido a la niña antes de mostrarle una leve sonrisa.

Luego puso 2 dólares en el bolsillo de la niña.

“Gracias.”

Solo entonces Gyeoul entendió lo que él estaba haciendo y una brillante sonrisa apareció en su rostro.

“…Gracias.”

Luego, también plegó su paraguas con una amplia sonrisa y lo tiró dentro del contenedor. “Qué estás haciendo”, le preguntó y ella respondió: “… No hay paraguas ahora.” Era raro que Gyeoul mostrara una sonrisa tan inocente e infantil.

En el camino de regreso, Yu Jitae tuvo que levantarla y colocarla sobre su hombro. Los dos tenían que estar más cerca de lo habitual porque el paraguas plegable era muy pequeño.

Abriéndose paso a través de la lluvia, regresaron al dormitorio.

Shaa …

A Yu Jitae no le gustaba la lluvia.

Shaaaaa….

Pero hoy, el sonido de las gotas de lluvia no sonaba tan mal.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »