Capítulo 194 – KD – Los Sucesos de una Cierta Noche (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La niña de ojos azules estaba muy atenta. Sin embargo, parecía tener algo en mente que tenía que decir.

¿Qué estaba tratando de decir, para que venga a visitarle en medio de la noche en secreto? Yu Jitae contempló, pero pronto se dio cuenta de que la niña todavía lo miraba desde detrás de la puerta, así que le dijo que entrara.

“…”

Él levantó su cuerpo. (Ósea se levanto de su cama)

La pequeña pijama le sentaba bastante bien. Ese era un conjunto de pijama comprado por Bom hace unos días.

Después de entrar con cuidado en la habitación, la niña lo miró tratando de leer su expresión.

“Qué ocurre.”

“…”

“¿Hay algo que quieras decir?”

“…Sí.”

“Qué es. ¿Tienes problemas para dormir?”

“…No.”

“Entonces que es.”

“…Pecera.”

“¿Pecera?”

“… quiero, una pecera, pero,”

“Pero,”

“…La habitación.”

Después de escuchar hasta ese momento, pudo adivinar un poco lo que Gyeoul estaba tratando de decir.

Gyeoul era una Dragon azul — la raza del agua y el hielo; lluvia y niebla. Cada inhalación y exhalación de ella llevaba consigo un denso racimo de maná de atributo del agua. Hace un tiempo, escuchó que la raza azul tendía a crear sus guaridas cerca del océano o de un gran lago. Así de cerca querían estar del agua.

Hasta ahora, ella había estado usando la habitación de Bom. En esa habitación, había algunas flores y plantas que Bom colocó según su preferencia. Tenía flores, cactus, así como pequeños hierbas y árboles.

Pero recientemente, también recordó haber visto una pecera cerca de las macetas.

“Hay una pecera, ¿verdad? ¿De dónde sacaste eso?”

“… Bom-unni, lo compré.”

“Entonces ya tienes una pecera. ¿Cuál es el problema?”

“…Demasiado pequeña.”

“¿Necesitas algo más grande?”

Gyeoul lo miró a la cara, antes de asentir cuidadosamente con la cabeza.

Parecía que esto no se debía simplemente a la presencia de una pecera. Aunque Bom trató de ser lo más reflexiva posible, sería más correcto decir que Gyeoul estaba empezando a añorar su propio lugar personal, después de mudar de piel.

Aunque solo tenía un año, su cuerpo era el de una niña de 10 años y, a veces, parecía incluso más madura que eso.

“¿Por qué tienes que levantarte por la noche para decir eso? Podrías haberlo dicho durante el día.”

“… Bom-unni, puede que se sienta triste.”

Entonces, ¿no está bien decirlo cuando Bom no estuviera en casa? Pensó, pero no se molestó en decirlo en voz alta ya que probablemente ella tenía sus razones.

Pensó para sí mismo.

En este momento, no había habitaciones vacías en el Departamento 301. Sin embargo, había una habitación que estaba siendo utilizada como almacenamiento que de hecho no necesitaban.

Aunque el almacenamiento era pequeño y sucio, las cosas desordenadas podrían limpiarse mientras que el espacio pequeño no sería un problema si el área se expandiera agregando una pequeña dimensión alternativa.

Bien. Lo tengo.

Yu Jitae, que estaba a punto de decir eso, repentinamente tuvo un pensamiento innecesario apareciendo en su mente.

¿Por qué era que no quería simplemente dárselo a ella? No sería un problema para él simplemente escuchar su solicitud sin hacer preguntas, como lo que había estado haciendo todo el tiempo.

Quizás debido al recuerdo de burlarse de Yeorum una vez en el pasado, se dio cuenta de que ‘darles todo sin razón alguna’ era algo bastante aburrido. Siguiendo este extraño rastro de pensamientos, abrió la boca.

“Aunque no quiero.”

“…?”

Al escuchar eso, ella se quedó perpleja.

Los Dragones eran bestias espirituales territoriales, por lo que Gyeoul también comenzó a esperar tener su propia área a medida que crecía. Incluso mientras dormía en la habitación de Bom con pieles en contacto, había una parte de ella que lo encontraba incómodo.

Y cuando escuchó en la escuela que los niños que conocía ya tenían sus propias habitaciones, se sorprendió bastante por dentro.

Sin embargo, se puso un poco nerviosa al intentar pedir algo así. Aunque Yu Jitae casi nunca la rechazaba cuando quería algo, eso era solo para cosas como gomitas. Estaba claro que crear una habitación inexistente no sería una tarea fácil.

Así que, a pesar de que estaba conmocionada por el rechazo, fue un posible giro de los eventos de acuerdo con el cálculo aritmético de la niña.

“…”

Sin embargo, era cierto que se sentía triste por dentro. Ella lo miró con los labios inclinados hacia abajo.

Su mirada decía: ¿Aun no vas hacerlo por mí?

Pero por alguna razón desconocida, Yu Jitae, sin saberlo, evitó sus ojos e ignoró su mirada.

Fue entonces cuando Gyeoul reflexionó sobre algo que había sucedido hace un tiempo. ¿Qué debería hacer uno cuando las cosas no iban como uno quería?

Así fue como.

“…Espera.”

“¿Qué?”

“…Espera.”

Después de decir eso, Gyeoul se escabulló de la habitación de Yu Jitae. Cuando regresó, había una mirada en sus ojos que demostraba su determinación.

“…”

Caminó hacia él y de repente lanzó su mano hacia adelante.

“Qué.”

“…Mano.”

Yu Jitae colocó su mano sobre la pequeña mano de la niña.

Gyeoul miró a los alrededores, antes de colocar con cuidado algo que estaba doblado innumerables veces en su palma. Luego le cerró los dedos encima.

Cuando él abrió la mano, encontró un billete dentro.

Era un billete de 1 dólar.

“…”

Ella aun lo miraba con ojos grandes y agudos y eso hizo que el Regresor mostrara una sonrisa vaga y vacía.

¿Esto era un soborno o algo así?

Estaría bien hacerlo ahora que había recibido un soborno, pero se sentía mezquino hoy por alguna razón.

“1 dólar no es suficiente.”

“…?!”

El asombro apareció en sus ojos muy abiertos. Inclinó la cabeza, nerviosa, antes de rascarse en la nuca.

“…¿Por qué?”

“Es muy poco.”

“…¿En serio?”

Parecía que todavía era mala con el dinero y las finanzas, tal vez porque estaba acostumbrada a usar su tarjeta que nunca se agotaba.

Sobresaltada, tocó las mangas de su pijama antes de mirarlo a la cara.

“… Solo tengo, 1 dólar.”

“¿Es así?”

“…Eso es todo lo que tengo.”

“Mmm.”

“…¿Aún no?”

“Aún no.”

“… ¿Eres, un hombre codicioso?”

“…”

¿De dónde estaba aprendiendo estas palabras?

En cualquier caso, ya era hora de dejar de ser mezquino, viendo cómo ella bajaba la cabeza abatida. ¿Por qué estaba haciendo esto con la niña? Pensando que podría ser algo que aprendió de Bom, estaba a punto de decir que sí.

Fue entonces cuando ella buscó en su bolsillo antes de sacar algo más.

Era otro billete de 1 dólar.

“Qué. Dijiste que solo tenías 1 dólar.”

Ella sonrió avergonzada. Parecía que estaba usando su cerebro tanto como podía para la negociación.

“Así que estabas tratando de engañarme.”

“… Esta vez, es verdad.”

“Dame todo lo que tengas.”

“…En serio. Eso es todo.”

Una vez más, le hizo darse cuenta de cuánto había crecido la niña.

“Pero qué desafortunada.”

“…?”

Su comportamiento lo volvió más mezquino.

“2 dólares tampoco serán suficientes.”

Parecía que 2 dólares eran todo lo que tenía. Ella le insistió y finalmente se desesperó después de darse cuenta de que 2 dólares no serían suficientes. Cuando estaba a punto de estallar en lágrimas, Yu Jitae finalmente prometió que le haría una habitación.

Solo entonces su expresión se volvió brillante. Ella le dio un abrazo antes de regresar a su habitación.

Pronto tenía que hacerle una habitación.

En todo caso,

Esta noche fue una noche extraña.

Por lo general, las niñas nunca lo buscaban por la noche. Incluso si lo hicieran, era como máximo una persona al mes y, sin embargo, hoy venían sin parar 3 en total…

“¿Estas durmiendo?”

… Ahora eran las 4.

Debido al alboroto que Gyeoul creó al salir y entrar en la habitación, la dueña de la habitación debe haberse despertado. Bom llamó a la puerta que Gyeoul había dejado abierta antes de entrar en su habitación.

Descansar estaba fuera de discusión ahora. El Regresor tuvo que levantar su cuerpo nuevamente.

“Por qué estás aquí. En medio de la noche.”

“Por nada. Acabo de despertarme.”

“¿Por nada?”

“Sí. Quizás soy demasiado mayor ahora …”

Como siempre, ella era inexpresiva, pero ahora era descuidada además de eso. Lentamente, caminó hacia él y, naturalmente, se sentó en la cama.

El momento y el lugar no eran los mejores para que los dos solos compartieran una conversación. Estaba pensando en eso cuando Bom se acostó lentamente en la cama.

“¿Gyeoul vino aquí por casualidad?”

“Sí. ¿Cómo lo supiste?”

“Creo que me desperté por el sonido de su regreso a la habitación.”

“Ella vino por un momento.”

“¿Qué dijo ella?”

“Nada. Ella solo habló sobre algunas de sus preocupaciones.”

“Hnn …”

Con indiferencia, ella respondió: “Ya veo”, antes de girar su cuerpo hasta que estuvo cómodamente acostada en la cama. Sus movimientos eran asombrosamente naturales.

Después de cerrar los ojos levemente, pareció como si estuviera a punto de volver a dormirse, pero de repente abrió los ojos después de sentir algo.

“…?”

“Dime.”

“¿Kaeul vino aquí también?”

“Sí. ¿Cómo lo supiste?”

“Ah, pude olerla aquí …”

“Ella también tenía sus preocupaciones. Así que tuvimos una charla.”

Su cabello que fluía desordenadamente sobre la cama se movió un poco, mientras levantaba la cabeza y lo miraba con sus ojos color hierba.

La primera impresión que le dio fue que estaba enojada, pero tras una inspección más cercana, se dio cuenta de que era la misma mirada indiferente de siempre.

“Ah. Acerca del pollito, ¿verdad?”

“Sí.”

“Él es un poco raro, ¿no? Dando vueltas todos los días con un grupo de otras bestias espirituales …”

“¿Has visto algo con la Providencia?”

“Sí.”

“Qué fue lo que viste.”

“Hmm… Había muchos gallos y pollitos. Un montón de pollitos …”

Bom arrastraba las palabras al final de sus palabras mientras sus ojos se volvían vacíos. Esa era la expresión que solía hacer, cuando sentía que la Providencia que veía ya no debía compartirse.

“De todos modos, regresa a tu habitación si no tienes nada. Déjame descansar un poco. Las niñas vinieron durante toda la noche; No pude descansar en absoluto.”

“Pero no tienes necesidad de descansar.”

“Eso es verdad.”

“¿Y por qué no puedes descansar ahora?”

“Porque estás aquí.”

“¿Es porque estoy a tu lado?”

“Sí.”

Ella se levantó de la cama y se dirigió a la silla. Cuando se sentó en la silla y relajó su cuerpo, el respaldo de la silla cayó hacia atrás.

“…… ¿Nn?”

De repente, levantó su cuerpo y parpadeó. Ella preguntó.

“¿Yeorum vino también?”

“Sí.”

“… ¿Por qué vino ella?”

“Ella aparentemente leyó una novela mala.”

“¿Una novela? Ah, cierto. Ella tomó prestada la mía.”

“¿Qué le diste?”

“Una novela de terror. La autora es una que ganó todos los concursos durante 5 años seguidos como autora de romance.”

“Sin embargo, dijo que era un libro de romance paranormal.”

“Sí Sí. La autora es una gran escritora. Aparentemente, está ganando todos los concursos de novelas románticas y de terror.”

“Debe ser una gran autora. ¿No vas a participar en un concurso pronto? Entonces irás contra ella.”

“Sí. Ya es alrededor de ese tiempo. El tiempo realmente vuela …”

Ella se apoyó en el respaldo de la silla mientras su cuerpo volvía a declinar lentamente. El Regresor recordó cómo Bom presionaba el teclado todo el día todos los días. ¿Qué debería decir en una situación como esta ?, reflexionó antes de abrir la boca.

“¿Has terminado de escribir?”

“Aun no. Todavía queda el epílogo.”

“¿Has elegido tu nombre?”

“Mmm. No aún no…”

“¿Y hay algo que te resulte difícil cuando escribes?”

“La hay.”

“Qué es.”

Su silencio puso una pausa a la conversación. Lentamente levantó su cuerpo y se sentó con la espalda recta en la silla. Luego, se volteó hacia Yu Jitae, con una expresión que ocultaba lo que pasaba por su mente.

“Ahjussi.” Ella abrió la boca.

“Sí.”

“Si me gusta demasiado mi novela.”

“Sí.”

“Creo que se volverá realmente difícil escribir.”

“¿Qué quieres decir?”

“Cuando lo suba para que otros lo lean, y a los lectores no les guste tanto una parte de la historia o un personaje, hay que cambiarlo verdad.”

Mmm…

¿Ese era el caso? Aunque no estaba seguro, devolvió un asentimiento, en cualquier caso.

Pronto, Bom se levantó de la silla y volvió a acercarse a su cama. Sus movimientos eran lentos, pero sin reservas. Ella de repente, trató de acostarse en la cama, así que él tiró de su cuerpo hacia la pared.

Después de acostarse en la cama, ella puso ambas manos sobre su estómago.

“Pero, no puedo hacer eso.”

“¿Por qué?” Yu Jitae pregunto.

Mirándolo, continuó con una voz débil.

“Me gusta mi pieza mucho, mucho…” respondió con una voz suave y frágil.

Al escuchar eso, el Regresor pensó para sí mismo que la niña finalmente había encontrado su vocación. Aunque joven, era de la raza verde y escribir una novela parecía haber sido el camino para la niña al que le gustaba hacer cosas nuevas.

Es posible que no haya logrado un gran logro en otras repeticiones, pero incluso en esas repeticiones, probablemente disfrutó escribiendo historias por sí misma.

“No pienses demasiado en eso. Es solo una novela. ¿Es necesario ser tan seria?”

“Lo sé. Al principio, fue solo una pieza de trabajo.”

De repente, ella abrió mucho los ojos y lo miró con una mirada clara. Cuando ella hizo eso, algo extraño comenzó a suceder.

“Yo, lo empecé porque parecía divertido.”

Aunque sus ojos no contenían ni una pizca de picardía, Yu Jitae se sentía cada vez más perplejo por una extraña razón.

“Entonces, ¿por qué mi corazón se siente tan extraño ahora?”

Alguna cosa; alguna cosa que se tambaleó y tembló enormemente como un granizo, entró estrepitosamente.

Mientras decía eso, ella se acariciaba el estómago con las dos manos y al ver ese gesto se duplicó su perplejidad.

Fue realmente extraño. ¿No estaba hablando de la novela? Debe estar pensando demasiado en las cosas. Yu Jitae negó con la cabeza y dejó a un lado la perplejidad que surgía dentro de su corazón.

“¿Que debo hacer?,” preguntó.

“Que más puedes hacer. Tienes que seguir escribiendo.”

“¿Y luego?”

“Una vez que termines de escribirlo, nadie podrá decir nada al respecto.”

“Nn.”

“Puedes disfrutarlo tanto como quieras cuando llegue ese momento.”

Parecía que las palabras que soltó al azar de su boca fueron útiles. La perplejidad se fue como un reflujo y Bom asintió.

“Nn …”

“¿Lo tienes?”

“Por ahora…”

Todo había terminado por el momento.

Nunca supo que Bom estaba tan interesada en escribir, pero, en cualquier caso, quería descansar un poco ahora.

“Si lo tienes, vuelve a tu habitación. Déjame descansar un poco.”

“No puedes descansar.”

“¿Qué?”

Bom chasqueó los dedos. Con un clic, el maná se movió y abrió las cortinas.

El sol salió sin que él se diera cuenta.

Miró fuera de la ventana con ojos nublosos antes de voltearse hacia Bom. Ella se rió como si lo encontrara algo gracioso, antes de levantarse.

“Vamos a comprar el desayuno.”

Con ojos nublados, la siguió fuera de la casa.

Esos fueron los sucesos de una cierta noche.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »