Capítulo 185 – KD – Vitalidad (1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En un entorno abundante en alimentos sin depredadores, las ratas pueden parir cuando tienen seis meses y una rata puede parir un máximo de 40 ratas al mes. Esa vitalidad y velocidad de reproducción abrumadoramente tenaz alcanzaron su apogeo en el siglo XIV cuando la higiene estaba en su punto más bajo y cuando los gatos eran referidos como animales diabólicos.

Las ratas transmitieron gérmenes al reproducirse y cerca de 100 millones de personas en Europa se infectaron y murieron — la Peste Negra.

¿Por qué esa parte específica del libro de texto que escuchó el semestre pasado volvía a ella ahora?

Yeorum sintió ganas de vomitar.

Había un grupo de pelaje negro, con carne de color rojo oscuro incrustada en su interior. Las negras eran ratas adultas, mientras que las rojas eran ratas bebés a las que todavía no les habían dejado crecer las pieles. Sus cuerpos estaban entrelazados y pegados, compartiendo una vena de color negro azulado como uno solo mientras aún se asemejaba a un grupo de muchos animales individuales.

Las ratas estaban conectadas a otras ratas.

Fue una visión horrible que hizo que uno se preguntara cómo podía existir tal existencia. Lo que asustó aún más a Yeorum, fue cómo cientos y miles de cabezas que estaban unidas al bulto se voltearon simultáneamente hacia ella y la miraron a los ojos.

“… Como, ¿qué es esto?”

El Regresor respondió con voz lenta.

“Colonia de Forma Artificial. Alguien estaba experimentando con ratas.”

“¿Qué tipo de experimento?”

Colonias de Forma Artificial, también llamadas Quimeracias. Fue una de las formas de quimeras más peligrosas que se encuentran en la Tierra.

“Un experimento para crear un organismo imperecedero.”

La quimera que tenía un hechizo que le hacía desear vivir eternamente o un artefacto similar, continuaría su embarazo y pariría para aumentar su tamaño con el tiempo.

Eso era lo que era la extraña criatura frente a ellos.

“A juzgar por el tamaño, debe de haber estado aquí durante unos 2 años.”

En el camino hacia aquí, Yu Jitae no había sentido la presencia de otros animales en el bosque y tenía el presentimiento de que las cosas serían así.

“Esto. Vas a decírselo a los centinelas, ¿verdad?”

“Sí.”

“Entonces, ¿qué pasará con eso?”

“Se eliminará.”

“¿Eliminara? Ah …”

Yeorum apretó los puños. Lo que estaba enfrente no era una rata, sino una existencia creada al fusionarlos, pero viéndolo desde otra perspectiva, seguían siendo ratas. Al ver esa apariencia ridículamente cruel y malvada que se vieron obligados a lucir creó un ceño fruncido en su rostro.

En ese momento, de repente estalló en ira.

“Esto no puede ser … Esto, cara***jo, joder … ¿Esto si quiera tiene sentido?”

“…”

“¿Quién fue? ¿Quién es la mal**dita basura que hizo esto? ¿Puedes encontrarlos?”

“¿Y si los encuentro?”

“Los mataré. Girare sus cabezas y aplastare, o partiré su espalda en dos. Les sacaré los ojos.”

“…”

“Por favor. ¡Dime! ¿Huh? ¿Puedes encontrarlos verdad? Puedes decirme quién es la maldita basura humana que hizo esto, ¿verdad? Iré y ma**taré a esa per**ra inhumana.”

¿Le conmovieron el corazón los ojos de las crías de rata que la miraban? Su enfado fue muy abrupto.

Sacudió la cabeza.

Pero después de pensarlo, de alguna manera pudo adivinar la razón — el peso detrás de la palabra ‘Vida’ para Yeorum, y cómo se sentía ella acerca de una existencia que estaba destinada a llevar una vida desafortunada desde el nacimiento.

Podía entender por qué la niña estaba enojada, pero también sabía que no era más que una emoción momentánea. Incluso si se acercara emocionalmente a este incidente, solo se sentiría vacía una vez que todo llegara a su fin, por lo que permaneció en silencio.

Después de entregar el caso a los centinelas, les contó las pistas que encontró sobre la identidad del culpable. Por lo que escuchó más tarde, el culpable era un Cadete — un Cadete desafortunado de la Torre de Magos cuya curiosidad se apoderó de él.

Los centinelas capturaron a dicho Cadete y lo entregaron a la Asociación. La Asociación pediría el precio de ir en contra de uno de los 3 tabúes que se consideraba un problema más grande que las drogas, el asalto y el asesinato con su vida.

Este fue el final de sus 10 horas de servicio comunitario en el campus.

Durante todo el camino de regreso al dormitorio, Yeorum no dijo una palabra.

 

*****

 

El tiempo pasó volando desde el inicio del nuevo semestre.

Solo faltaba un mes para el concurso de escritura de Bom. Ella ya había terminado de escribir un libro completo y estaba listo para enviarlo, pero no dejó de escribir incluso después de eso y terminó alrededor de 4 libros de historias diferentes.

Todas eran historias de terror y se dio cuenta de que incluso los contenidos eran similares después de leerlas todas. Era la historia de una mujer criminal que huía a una cabaña en una montaña, se encontraba con un fantasma y pagaba por sus pecados.

“¿Por qué escribes lo mismo varias veces?”

“Hmm … me gusta la historia, pero no sé qué funcionaría para los lectores.”

Yu Jitae no podía entender la forma de escribir de la Dragón Verde.

“Así que voy a intentar escribirlo por última vez.”

Aunque no podía entenderlo, podía animarla.

“Llámame cuando me necesites.”

“Nn.”

Por otro lado, Kaeul finalmente había encontrado un nuevo pasatiempo.

“¡Sabes! ¡Creo, que la magia es muy divertida!”

Eso no fue otro que magia.

“¿Qué tipo de magia?”

“Uhh, umm, en realidad, Bom-unni comenzó a enseñarme recientemente.”

“¿Bom te está enseñando?”

Bom asintió desde un lado y agregó: “Sí. Pensé que podría necesitarlo, pero a Kaeul le gustó más de lo que esperaba.”

“Nn. ¡Es divertido!”

“¿Qué estuviste aprendiendo estos días?”, Él preguntó.

“¿Estos días, hechizos curativos …?”

Juntó las manos mientras un maná suave y reconfortante se acumulaba en sus manos. El maná contenía un brillo dorado que se parecía al color de su cabello.

“Pero, sabes. No creo que sea tan bueno practicar con el.”

“Por qué.”

“Solo podemos usar magia curativa cuando alguien está herido, ¿verdad? ¡Pero todos estamos demasiado sanos!”

Lo que pensó por un segundo fue que él mismo podría ayudarla con la magia curativa. Eso no era tan difícil — simplemente podría crear una herida en su brazo con un cuchillo y decirle que lo curara.

Sin embargo, el Regresor ahora sabía que cosas como esa se desviaban ligeramente del marco general de la vida normal. Kaeul se sorprendería y no estaría feliz por eso.

“Hmm… lo entiendo. Haz tu mejor esfuerzo por ahora.”

Incluso ahora, había muchas personas heridas. Si seguía interesada en la magia curativa, definitivamente sería útil en el futuro.

“¡Okayy!”

Mientras tanto, Yu Gyeoul.

“…”

Llevaba una mochila.

“…”

Con una mirada extremadamente disgustada en su rostro.

“Cuál es el problema.”

“… No quiero ir a la escuela.”

“¿Por qué?”

“… Me gusta quedarme en casa.”

“…”

No había ninguna razón real para enviarla a la escuela. Sin embargo, la relación interpersonal de Gyeoul era demasiado limitada y en estos días pasaba más tiempo acostada en casa.

A juzgar por la forma en que ocasionalmente se peleaba con Yeorum, el Regresor podía decir que era muy hábil para entablar relaciones a pesar de ser una niña pequeña. Incluso después de ir a la escuela, definitivamente disfrutaría y lo haría bien.

“Intentemos ir por ahora, y si realmente no quieres, ¿puedes hablar conmigo de nuevo?”

“…Sí.”

Esa mañana, Gyeoul tomó su mano y fue a la escuela primaria pública de la Guarida para los hijos del tutor. Como había solicitado por ella de antemano, Gyeoul simplemente se dirigió al aula y, después de entrar al aula, miró a Yu Jitae a través de la ventana durante un largo tiempo hasta que finalmente desapareció de su vista.

“…”

Mientras otros niños susurraban a su lado, Gyeoul apoyó la barbilla en sus manos con una mirada de descontento en su rostro. Desde los alrededores, podía sentir miradas mirando en su dirección.

Gyeoul reflexionó sobre las palabras que Bom le dijo anoche.

‘Gyeoul. Eres un dragón y la mayoría de las personas en la escuela serán humanos.’

‘Nosotros, los dragones, estamos usando polimorfismo para fingir que somos humanos.’

‘Por eso, podemos lucir hermosas por fuera. Le agradarás mucho a la gente y tratarán de mirarte a la cara porque eres una niña muy bonita.’

‘Pero no te preocupes demasiado por sus miradas. No dudes de ellos y observa quiénes son las buenas personas hablando lentamente con ellos. Acércate a ellos y definitivamente sucederán muchas cosas interesantes.’

Gyeoul ahora era consciente de que ella era especial desde un punto de vista objetivo. Pero también sabía que debido a que era especial, tenía que tratar de ser normal para poder llevar una vida normal.

Alguien que se hacía llamar maestra vino y se presentó a los niños y la clase pronto comenzó. Aunque no estaba particularmente interesada, Gyeoul se concentró obedientemente en la lección.

Cuando finalmente fue un receso, un grupo de chicas se acercó con cuidado a ella y comenzó una conversación.

“¿Ho… hola …?”

Gyeoul se volteó hacia ellas y asintió.

“…Hola.”

“Eres muy bonita…”

“Uhh, pareces una muñeca.”

“…Gracias.”

El primer día de clases, los niños usaron sus horquillas, ropa y collares favoritos en clase. Gyeoul inmediatamente se dio cuenta de eso.

“… Tu collar, se ve bonito.”

“Ah, ¿en serio?”

“… Nn. Y tu ropa se ve cool.”

“Uhh, gracias …”

Después de compartir saludos amistosos, las chicas nerviosas le preguntaron vacilantes a Gyeoul.

“¿Quieres ir al comedor con nosotras?”

 

*****

 

“… Esto, para papá.”

Yu Jitae pensó que estaba escuchando cosas.

Sentado en el estudio, se dio la vuelta y encontró a Gyeoul sosteniendo algo en sus manos.

“¿Huh?”

“… ¿Nn?”

“¿Qué fue eso?”

“… Ah, esto. Dijeron que se lo diera a papá …”

“Ah.”

Mientras decía eso, Gyeoul le lanzó miradas, tratando de leer su estado de ánimo. Cuando recibió el papel con indiferencia, ella abrió mucho los ojos.

“Bien. Cómo estuvo la escuela.”

“…”

La niña puso sus dos manos en su regazo. Por primera vez en mucho tiempo, él la levantó y la sentó horizontalmente en su regazo y la apoyó en la espalda para que no se cayera.

“Cómo estuvo la escuela.”

“… Bueno, no demasiado.”

“¿Fue divertido? ¿Cómo eran la maestra y otros amigos?”

“… Sólo regular.”

Era una señal positiva de que no estaba diciendo que lo odiaba, ya que se veía sinceramente incómoda por la mañana. Quizás sucedió algo divertido en la escuela. Curioso, preguntó.

“¿Pasó algo divertido?”

“…”

Pero Gyeoul simplemente negó con la cabeza sin decir nada. Algo como esto se sintió muy refrescante porque hasta ahora, él sabía todo lo que ella estaba haciendo dondequiera que estuviera.

En otras palabras, ella ahora tenía algo de lo que él no sabía.

No se sintió tan mal.

“… Por favor, ven a recogerme mañana.”

Bom había ido hoy, pero, en cualquier caso, asintió con la cabeza.

“Entiendo.”

Solo entonces ella asintió satisfecha.

 

*****

 

Esa noche, las niñas charlaron ruidosamente sobre ver una película de medianoche.

“¡Tienen que ser películas de terror en Verano!” El grito de Kaeul intrigó a Gyeoul y Bom también se fue con ellas después de juzgar que sería un buen material de estudio. Al salir, mencionaron que jugarían hasta que fuera tarde.

Sin embargo, Yeorum no fue con ellos. Ya habían pasado varios días desde el servicio comunitario, pero ella siempre estaba escondida en su habitación a menos que estuviera entrenando afuera.

Hoy fue lo mismo. Se quedó en su habitación todo el día, pero salió y se acostó en el sofá de la sala de estar después de sentirse sofocada por dentro.

Pronto, Yu Jitae le robó su asiento, por lo que tuvo que sentarse incómodamente junto a él en el sofá.

Durante un largo tiempo estuvieron sentados juntos sin decir nada. De vez en cuando, ella lo miraba aparentemente tratando de decir algo, pero vaciló, y él esperó a que abriera la boca para que su tiempo de pensamiento no se interrumpiera.

Ding– dong–

Fue entonces cuando sonó el timbre.

“¿Ya están aquí?”

Yeorum lo encontró incómodo y se puso de pie y se dirigió a la entrada principal, pero en el camino, de repente se dio cuenta de que tanto Bom como Kaeul tenían llaves.

“¿Huh?”

¿Quién era entonces?

Fue cuando. Yu Jitae estaba detrás de ella cuando se dio cuenta, y colocó su mano sobre su hombro.

“Ve a tu habitación.”

Yeorum, que tuvo una mala experiencia hace unos días por no escuchar sus palabras, entró obedientemente en su habitación y asintió con la cabeza. Sin embargo, no cerró la puerta y miró hacia afuera. Lo que encontró extraño fue que el limpiador que estaba en la sala de estar, Armata, había desenvainado su espada.

Yu Jitae abrió la puerta.

Algo parecido a un humano estaba parado afuera.

Cabello despeinado. Un cuerpo alto y delgado. Una camisa de negocios larga monocromática y un par de pantalones largos. La ropa, sin embargo, estaba rasgada y manchada de suciedad y sangre.

Tenía un par de gafas de sol medio rotas en la cara.

La persona que parecía un hombre perdido, no era otro que BM.

“¿Qué te trae aquí a esta hora del día con ese aspecto?”

Yu Jitae preguntó y BM respondió.

“Señor. Señor Yu Jitae.”

“…”

“No son solo los dioses como usted los que pueden lograrlo.”

Una voz tranquila pero sombría. Sonaba la mitad como un humano, mientras que la mitad restante sonaba como si viniera del otro lado de una espesa niebla.

Pero Yu Jitae sintió orgullo en su voz.

“Debes haber hecho algo.”

“Sí, lo hice. Y vine aquí para avisarle antes que nadie. Ven, di hola.”

Tan pronto como dijo eso, un niño pequeño se asomó detrás de BM.

Yeorum miró al niño con el ceño fruncido. El niño parecía tener alrededor de 10 años y tenía el cabello ligeramente rojo oscuro junto con los ojos rojos. Más que una niña, el niño parecía un niño afeminado.

El niño miró a través del dormitorio con una mirada ausente que finalmente se detuvo después de llegar a los ojos de Yeorum.

“Bien. Pasa. Vamos a hablar.”

Yu Jitae los metió a la casa.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »