Capítulo 177 – KD – El arte de no lastimarse en una Conversación.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La humillación detuvo su voz sollozante. Después, la de la máscara de Conejo no dijo nada y el ensayo llegó a su fin.

‘En algún momento u otro’ se convirtió en la canción de Kaeul.

De camino a casa, las niñas felicitaron a Kaeul y la elogiaron ruidosamente, o maldijeron a la de la máscara de Conejo. Siempre que Yeorum mostraba su descontento, Gyeoul mostraba su acuerdo mientras Kaeul sonreía como un cachorro.

Sin embargo, a veces se quedaba en blanco, aparentemente preocupada por algo. Probablemente estaba relacionado con Jung Yuran.

El Regresor se preguntó si debería tener una charla individual con ella o no. Si tuviera una charla, sería de una manera que cambiaría un poco su vida, así que tenía que ser prudente.

En el dormitorio, siguió pensando en el sofá cuando Bom se acercó y se sentó a su lado.

“¿En qué estás pensando?”

“Sobre Kaeul.”

“Ah …”

“Bom. Puedo preguntarte algo.”

“Sí.”

“¿Debería decirle o no?”

Bom abrió mucho los ojos.

La pregunta estaba demasiado fuera de contexto. Eso podría hacer que Bom se sintiera como una hoja de respuestas para el Regresor.

“¿Qué clase de pregunta es esa?”

“¿Qué elegirías si tuvieras que elegir decirle o no decirle?”

“Tienes que decirle.”

“Por qué.”

“Porque nadie lo sabrá si no dices nada.”

“Aunque sería mejor para mí no decirle.”

“…”

Levantando la cara, ella miró al techo. No estaba claro si estaba pensando en algo o mirando la Providencia, pero permaneció en silencio durante algún tiempo.

“¿Confías en mí?” Rompiendo el silencio, ella preguntó.

“Por supuesto.”

“¿Puedes confiar en nosotras?”

Necesitaba pensar un poco en esta pregunta, pero después de pensarlo, se dio cuenta de que ahora podía.

“Puedo.”

“¿Y si me equivoco? Yo no siempre puedo tener la razón.”

“Está bien si te equivocas. No te culparé de nada.”

“Entonces todo será tu responsabilidad, ¿ahjussi?”

“Sí.”

“…”

Bom lo miró con un leve puchero antes de abrir la boca con un suspiro.

“Creo que es mejor que le digas.”

“¿Enserio?”

“Nn … si estás preocupado, por favor consuélala. Si tiene que cambiar, por favor ayúdala y si la atesoras, por favor dale un abrazo silencioso. Eso será lo mejor que se puede hacer. Creo.”

Aparentemente, algunos Dragones verdes tendían a vivir como adivinos en Askalifa. Quizás por eso, pero, aunque las palabras eran como un acertijo, el Regresor se sintió un poco más seguro.

“Gracias.”

 

*****

 

“Jeje. Chirp chirp ~”

¡Chirp! ¡chirp!

A un paseo por la tarde con el pollito. Cuando Kaeul y el pollito salían de la casa a dar un paseo, él los siguió afuera.

Sentados en un banco, miraron el sol poniente que pintaba el mundo de naranja.

“¿Paso algo? ¿Por qué querías venir con nosotros?”

Cuando llegó el momento de descansar después de caminar durante un largo tiempo, el par de ojos dorados se voltearon hacia él.

“Porque había algo que necesitaba decirte.”

“¿Nn? ¿Qué cosa?”

Mirando hacia el pasado,

La Dragon Dorado de la cuarta repetición también era una niña. Una niña que no sabía nada, que debutó a los 18 años.

El mundo del espectáculo en Estados Unidos fue bastante difícil. Las relaciones interpersonales allí ni siquiera podrían compararse con la Guarida. Antes de que el valor de su nombre aumentara de tamaño, se hicieron preguntas cuando fue invitada a un casting y, después de que se hizo famosa, la gente intentó derribarla.

A diferencia de los comentarios hostiles que siempre se compartían a través de los medios de comunicación, las peleas interpersonales tendían a suceder cerca de ella durante un período de tiempo determinado y la joven BY de 18 años solía llorar con mucha frecuencia.

Podía recordarla sollozando: ‘Yo no entiendo por qué todos me hacen esto,’ al consejero.

Sin embargo, BY continuó contemplando las relaciones interpersonales por sí misma. Ella lo reflexionó y luego fijó sus palabras y su actitud. Cuando cumplió los 25, los demás no la lastimaban fácilmente cuando trataba con otras personas.

Había crecido después de innumerables heridas, eventos y contemplaciones.

“¿Puedes tomar mi mano?”

Yu Jitae se acercó a la niña. Tomarse de la mano era algo un poco más especial para los Dragones, por lo que un signo de interrogación apareció en sus ojos.

“Tu piel es demasiado áspera, pero …”

“Solo sostenlo un momento.”

“¡Está bien …!”

Mientras cargaba al pollito en una mano, ella tomó su mano con la otra. Lenta y naturalmente, el maná del Dragon comenzó a filtrarse en su cuerpo y él no la detuvo.

“¿Estás preocupada?” preguntó.

“¿Acerca de qué?”

“Ella. Jung Yuran.”

“Ah …”

Ella asintió.

“Si…. un poco.”

“¿Por lo que ella podría decir?”

“Sí. Yo no hice nada malo … pero … yo, sí confié en ella.”

“…”

“Aunque ahora sé que ella no es mi amiga, aún existe la sensación de traición … en lugar de enojarme, quiero huir si es posible.”

El suelo se endurece después de la lluvia. Solo después de aceptar innumerables raíces que intentan perforarlas, las personas pueden volverse lo suficientemente fuertes y aprender el arte de no lastimarse en una conversación.

Si ella quería seguir viviendo, tenía que aprenderlo. Sin duda, lloraría mucho y se sentiría muy herida como BY.

Sin embargo, el Regresor no quería que ella volviera a sentir tales cosas. Por lo tanto, estaba planeando hacer un poco de trampa.

“Te contaré una historia sobre una chica que conozco.”

“¿Una mujer? ¿Quién esa chica?”

“No hay necesidad de que lo sepas. De todos modos, ella era una chica de buen corazón. Lloró mientras hablaba con otras personas y no podía dormir por la noche después de que la insultasen.”

“Jeje. Supongo que tenía una mentalidad débil.”

“Lo tenía.”

Yu Jitae trajo de vuelta los recuerdos de ese tiempo. Su conflicto con el manager y el conflicto con la compañía. Conflictos con fans que cruzaron la línea y cantantes masculinos que tenían pensamientos vulgares. Conflictos con cantantes más mayores celosos; Conflictos con el compositor, coreógrafo, entrenador vocal.

— Siéntate. Te digo que te sientes.

— ¿No entiendes? ¿Lo qué, tu empleadora, te dice?

— ¿O también me estás despreciando?

Además del conflicto con él.

Aunque se descarrió un poco al final, BY fue muy buena para entablar relaciones tanto en el escenario como detrás de las cortinas. No se encontró una sola mancha en ella hasta que su loro cometió un error.

Pero eso también significó que los medios crearon rumores falsos y los difundieron para empujar a una persona normal por el desagüe.

“…”

Con una mirada ausente en su rostro, Kaeul se sumergió en su historia. Desde que quedó absorta en sus recuerdos y emociones, Kaeul pudo aceptar la historia a pesar de que las palabras del Regresor estaban por todos lados.

Cuando la historia finalmente terminó, Kaeul le preguntó con una mirada en blanco en su rostro.

“Quien es, esa chica…?”

Soltó la mano de la niña.

“Es solo alguien que conozco. ¿Por qué?”

“Lo siento mucho por ella …”

“¿Lo sientes?”

“Sí. Ella es lamentable y … debió haber sido duro …”

Ella dio unas palmaditas al pollito que se dormía. Su inmersión se reveló detrás de su expresión brillante y Yu Jitae pudo ver un reflejo de la niña de ese entonces, que había olvidado durante mucho tiempo.

En cualquier caso, tenía que hacer un nudo firme en este momento.

“¿Puedes prometerme algo?”

“¿Disculpa?”

“Lo que estás sintiendo en este momento. No lo traigas de regreso alegremente.”

“Uhh … esta es una emoción muy pesada, así que no creo que pueda hacer eso de todos modos, pero … entonces, ¿cuándo debería traerla de regreso?”

“Cuando alguien este tratando de lastimarte, o cuando tienes que decirle algo sinceramente a otra persona. De lo contrario, no deberías reflexionar sobre lo que está sintiendo en este momento. ¿Okey?”

En respuesta a sus palabras, Kaeul lo miró con una expresión en blanco. Luego bajó ligeramente la cabeza en diagonal.

Una mirada condescendiente y una sonrisa decadente aparecieron en su rostro.

Pronto, abrió la boca.

“…¿Por qué debería prometerlo?”

 

*****

 

“¡Ayat!”

Después de recibir un golpe en la frente, ella se rió entre dientes. “¿Era eso obvio? ¡Fue una broma, una broma…! ¡Te lo prometo!” Ella dijo mientras levantaba su dedo meñique. Aunque encontraba esas cosas sin sentido, Yu Jitae aun envolvió su dedo meñique alrededor de su meñique.

Yu Jitae comenzó a prestar más atención a Kaeul después de eso, pero ella era la misma de siempre y también recuperó su brillante sonrisa como antes.

Pero eso no significaba que pudiera evitar el evento inevitable.

Un día, hubo un mensaje de la sociedad que quería que todos se reunieran. Kaeul tuvo que ir al aula del club y Yu Jitae decidió seguirla desde la distancia.

Lo que estaba por venir había llegado y Kaeul parecía un poco ansiosa en el camino hacia allí. Después de llegar al aula del club, se encontró con Jung Yuran que estaba charlando con otras Cadetes.

Él se detuvo lejos en el pasillo y las miró a las dos.

Estaba un poco preocupado. La presión que se siente por un conflicto con otra persona. Ser traicionada por una amiga de confianza y ponerla en una situación en la que podría lastimarse aún más. Incluso si se sumergiera en BY, ¿sería capaz de lidiar adecuadamente con eso?

Yu Jitae observó con la mentalidad de que se iría inmediatamente con ella si algo salía mal.

‘Tienes razón. Era yo.’

Sin embargo, en el momento en que Kaeul abrió la boca y la expresión de confianza del pasado apareció en su rostro, su preocupación desapareció.

La expresión de Jung Yuran se volvió afilada como una espada.

‘Tú … no sabía que eras así. Estoy realmente decepcionada, Yu Kaeul.’

Ella debió haber dicho algo ya a las otras amigas, y las otras Cadetes tampoco parecían muy cómodos.

‘Entonces, ¿debiste haberme despreciado mucho cada vez que te hice cantar? ¿Eso es lo que te gusta hacer? ¿Hacer sentir tontas a otras personas?’

‘Qué estás diciendo. ¿Cuándo hice eso?’

Quizás porque la expresión de Kaeul era inusual y diferente, la gente miraba con una mirada inquisitiva.

‘No me agradaste desde el principio. Deberías dejar de actuar de forma bonita y tonta. ¿Creías que nadie sabía cómo le movías la cola a los chicos?’

Jung Yuran parecía estar pensando que era el momento de decir todo y reveló todo lo que tenía en mente. Sin embargo, Kaeul estaba sonriendo, era una burla como si lo supiera desde el principio.

‘Ya lo sabía. Acabo de enterarme de lo sucia que está tu mente, pero me sorprendió un poco,’ dijo Kaeul.

‘¿Qué?’

Ahora era muy obvio, pero Kaeul era extraña. Las Cadetes que miraban desde un lado con nerviosismo también abrieron los ojos. Su tono de voz brillante todavía estaba allí, pero eso en cambio lo hizo sentir aún más extraño.

‘¿No te agradaba desde el principio? ¿No crees que eras tú quien tenía la mentalidad de víctima en lugar de que yo moviera la cola?’

‘Yu Kaeul. Deja de decir tonterías. ¿Qué es lo que sabes?’

‘Ahh, ya veo, así que fue por eso. ¿Me hiciste cantar porque querías obligarme a hacer algo en lo que eras buena y menospreciarme? Qué triste…’

‘Tú.’

‘Lo siento. Es porque no soy buena para leer el estado de ánimo. Si lo fuera, habría seguido fingiendo ser una mala cantante para ti.’

‘¡Tú—! ¿Puedes cerrar la boca?’

‘Para de gritar. O tu madre en el cielo podría oírte.’

Las repentinas palabras de Kaeul que incluso maldijeron a la madre de Jung Yuran hicieron que las amigas se taparan la boca en estado de shock. ‘Creo que eso es ir demasiado lejos, Kaeul …’ dijo una de ellas.

‘Oh, así que ustedes no saben ¿nada? ¿Sobre lo que pasó entre ella y yo en el departamento de Relaciones Públicas?’

‘Cállate. ¡Te dije que te callaras!’

Ella gritó.

‘Escuchen chicas. Entonces, lo que sucedió hace dos días es …’

‘¡Yu Kaeul! ¡Por que me estás haciendo esto…! ¡¡Qué, qué hice mal!!’

No estaba claro si estaba loca o avergonzada, pero Jung Yuran se agachó y comenzó a llorar en voz alta.

Yu Jitae no sabía por qué de repente estaba así, pero Kaeul supo instintivamente después de sumergirse profundamente en otra persona, que Jung Yuran estaba llorando intencionalmente.

‘Kaeul. ¿Qué te pasó hoy?’

‘Cálmate primero … Yuran está llorando …’

‘Creo que ambas se están poniendo demasiado emocionales.’

De repente, la atmósfera comenzó a convertir a Kaeul en la mala. Sin embargo, no fue más que un juego de niños para BY que tuvo que sobrevivir entre las grietas de las mujeres de voluntad fuerte en el pasado.

¡Tirar—!

Kaeul arrojó su bebida sobre la cabeza de la niña que lloraba.

‘¿Pueden hacerse a un lado, por favor? A menos que quieran verme volver loca.’

La botella de plástico se arrugó y la bebida se derramó. Otras seis chicas que estaban dentro del aula del club estaban nerviosas y no sabían qué hacer.

Antes de que volvieran en sí, Kaeul se acercó a la niña que lloraba y se agachó cerca de ella. Luego le susurró al oído.

‘Yuran. ¿Debería contarte un secreto?’

‘En ese entonces, en realidad estaba grabando todo con mi reloj.’

‘¿Ves mi muñeca izquierda?’

Una mirada de sorpresa se giró repentinamente hacia la muñeca de Kaeul a través de los espacios entre los dedos que cubrían su rostro. Su voz sollozante también se detuvo. La pantalla estaba oscura, pero tras una inspección más cercana, se dio cuenta de que todo se estaba grabando incluso ahora.

La mirada atónita miró hacia arriba y se encontró con el par de ojos dorado condescendientes.

Kaeul la miró con expresión indiferente antes de susurrarle al oído una vez más.

‘Medio año no es poco tiempo, ¿verdad?’

‘No tienes muchas amigas a los que les encanta parlotear. Como tú.’

‘Entonces, ¿a quién crees que debería entregarle la grabación?’

Cuando Jung Yuran volvió a levantar la cabeza, encontró un par de ojos compasivos mirándola.

‘Deja el club.’

‘Y renuncia al concurso de canto.’

‘No vuelvas nunca más, a menos que quieras sentirte desdichada.’

Jung Yuran bajó las manos y había una expresión de estupefacción en su rostro. Con una sonrisa indecente, Kaeul acercó sus labios a sus oídos y le dio un beso.

‘Eso fue divertido.’

 

*****

 

“Uhh … debo haber estado loca … ¡Como, como …! No estaba pensando en decir cosas tan impactantes, ¿sabes?”

En el camino de regreso, Kaeul saltó arriba y abajo.

“¿Qué tengo que hacer? Ahjussi, ¿no crees también que estaba siendo demasiado dura …?”

“No. Lo hiciste bien.”

“¿Qué? ¿Lo hice bien? ¡Le dije cosas súper duras …!”

El Regresor le acarició el cabello dorado. Mientras tanto, la baby chicken seguía balbuceando y preguntando repetidamente si estaba bien o no, y él seguía diciéndole que estaba bien.

No le interesaba en absoluto si otros resultaron heridos o no.

Quería que Kaeul estuviera ilesa,

Y hoy, ella no se lastimó.

“La próxima vez, dales una bofetada también.”

Por tanto, el Regresor quedó satisfecho.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »