Capítulo 125 — KD – Aprendiendo modales

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Pregunta: Desde que te llamaste China, Cadete Yeorum, ha habido personas en el Gremio Erfan que se han convertido en tus fans. ¿Alguna idea al respecto?

Yu Yeorum: Idiotas lol. Soy Japonés desde hoy ~

 

[Oficial de la Asociación Petrovic]

 

Antes de enfocarnos en el uso severo de sus palabras, primero debemos darnos cuenta de sus verdaderos pensamientos escondidos detrás de esas palabras. La siguiente Cadete es consciente de cómo la ve la gente y ha experimentado con qué facilidad se distorsionaron las entrevistas. Por lo tanto, el uso de oraciones cortas permite que sus palabras verdaderas se transmitan mejor. El hecho de que cambie fácilmente de nacionalidad nos permite ver la sabia reacción de la Cadete, ya que desea que las personas no estén reguladas ni se concentren demasiado en las fronteras virtuales llamadas países.

Continuará incorporando sus visiones claras como connotaciones invaluables en respuestas breves. Como lo había estado haciendo todo el tiempo.

 

— Hukk… ¡¡Ya veo !!

— La Cadete Yeorum es inesperadamente muy inteligente.

— La entrevista de nuestra jefe tuvo un significado tan profundo ;;…

— Retrasados, ¿Se creen esto?

ᄂ Es Petrovic. ¿En quién más creeríamos jajaja?

ᄂ ¿Ehh? Ese era Petrovic… Lo siento.

 

Pregunta: Su fancafe, ‘Locos por Yeorum’ comenzó a recolectar donaciones para la Cadete Yu Yeorum. ¿Hay algo que le gustaría?

Yu Yeorum: No lo necesito. ¿Me veo como un mendigo?

 

[Oficial de la Asociación Petrovic]

 

¿Por qué se molesta en referirse a sí misma como un ‘mendigo’? Hasta ahora, había estado insultando a otra persona o se había sentido irritada por los demás. El hecho de que alguien como ella se llame a sí misma ‘mendigo’, nos incita a mirar más allá de la capa superficial de las blasfemias.

Sé que tiene un corazón más cálido que cualquier otra persona cuando se trata del trato que da a las personas que la rodean. Esto se aclara aún más cuando miramos la entrevista de su amiga, Kim Ji-in. ¿Quizás su cálido corazón quiere que esas preciosas intenciones y las donaciones resultantes vayan a las personas que realmente lo necesitan?

Una vez que nos alejemos de su imagen convencional, la brisa cálida pero tranquilizadora del océano de verano seguramente nos llegará a todos.

 

— Hukk… T.T

— Q.Q Entonces eso es lo que significa …

— Tienes razón… T.T Pensé que solo estaba maldiciendo, pero quería decir que deberíamos compartirlo con los pobres.

— Hola. Soy el administrador del sitio, Locos por Yeorum. Teniendo en cuenta la entrevista de la Cadete Yu Yeorum y Sir Petrovic, nuestro equipo decidió, después de una larga discusión, donar todo el fondo recaudado de donaciones a las víctimas de la guerra.

— Woahh Q.Q

— Eso es tan lindo T.T Te amo unni TT.TT

 

“¡Kyaaah!”

Kaeul se rió a carcajadas. Fue porque Yeorum estaba frunciendo el ceño muy profundamente después de revisar la publicación del SNS de Petrovic y la reacción de las masas.

Además, la donación de ‘Locos por Yeorum’ para las víctimas de la guerra se compartió en tiempo real en las noticias. Todavía había varias personas maldiciéndola, pero la mayoría de la multitud la llamó fría y la felicitó.

“Como, qué car*ajo * …”

“¡Ahh es tan divertido! Unni, ¿siempre fuiste una buena persona?”

“¿Eso crees?”

Ella negó con la cabeza con un suspiro. Este lugar llamado Tierra era difícil de entender, murmuró mientras se cambiaba de ropa.

“Esos freakin’ no tienen nada que hacer en sus manos o algo así.”

“Primero debemos centrarnos en el hecho de que ‘no tenemos nada en nuestras manos’ …”

“¿Qué?”

“Quizás ella está elogiando el final de la guerra y la llegada de una era pacífica.”

“… Oi, Yu Kaeul.”

“Ella es muy amable … ¡Kyajajajajajahh!”

Kaeul se burló de ella hasta que fue atrapada por Yeorum. Fue sentenciada al castigo de la llave de brazo. “¡Uaang! ¡lo… lo siento! ¡Mi brazo se va a romper!” Su grito resonó en el Departamento/Unit 301, y el castigo continuó hasta que Gyeoul se acercó y se sentó en el suelo y hizo: “¡Tap Tap Tap!”

“Uhh …”

Después de ser finalmente liberada, Kaeul se dio un masaje en el hombro. Yeorum estaba cambiando su ropa de un uniforme de Cadete a un conjunto de ropa de entrenamiento.

El par de ojos dorados se quedó mirando fijamente el cabello corto de Yeorum, y su mirada viajó hacia los hombros pequeños pero rígidos y su cuerpo equilibrado. La confianza brotó de su espalda.

“Pero unni, deberías estar bastante feliz, ¿verdad?”

“Feliz por qué. Estaré en camino ahora.”

“¿Adónde vas?”

“A un video con el equipo de relaciones públicas.”

“Ah, nn.”

Kaeul miró la espalda de Yeorum mientras salía de la casa. Una vez que la puerta se cerró, sus ojos se volvieron ligeramente deprimidos mientras miraba el reloj.

No pudo apartar la mirada de ella durante mucho tiempo.

 

*****

 

Hoy era fin de semana.

“Ahjussi, ¿hay algo que necesites?”

“No.”

Bom se acercó a él. Habiendo terminado la última ola de frío, llevaba una camiseta sin mangas que dejaba al descubierto sus brazos blancos. Suavemente agarró la camisa de Yu Jitae por las mangas.

“Ahjussi.”

“Si.”

“¿Quieres ir con nosotras?”

Sacudió la cabeza. Había algo que tenía que hacer en casa.

“Hasta luego entonces.”

“¡Hasta luego!”

Bom, Kaeul y Gyeoul salieron a caminar. Al quedarse solo, Yu Jitae se recostó en el sofá de la sala, leyendo un libro.

Era un libro de terror. Bom estaba escribiendo una novela y como tenía que saber algo sobre el género para dar consejos al respecto, el Regresor comenzó a leer una novela de terror. Nunca había esperado que él mismo hiciera esto después de llegar a la séptima repetición.

“…”

Pero no importa cuánto leyera, no podía entender qué era tan aterrador.

“…”

Leyó la historia que estaba destinada a asustar a sus lectores, pero no logró sonar su corazón de ninguna manera.

En un callejón oscuro, si alguien desconocido le toca la espalda, ¿no está bien simplemente despedazarlo? En primer lugar, no podía entender cómo alguien podía tocarle la espalda sin que él lo supiera.

Debido a eso, el Regresor cerró el libro.

Al otro lado de la sala, el pollito comía una montaña de alimento mientras el protector estaba en la computadora.

Mirando más de cerca, descubrió que el protector estaba revisando un sitio de compras en Internet, buscando ollas de cocina.

“Qué estás haciendo.”

“…!”

No era solo una olla normal, sino una olla extremadamente grande para freír.

“¿Un caldero?”

“No… no, no es nada. Estaba pensando que la calidad del metal era bastante buena … jaja.”

Ya veo, pensó para sí mismo y dejó de pensar en eso. Al ver a Yu Jitae, el pollito que ahora era más grande que una pelota de baloncesto le dio un picoteo en los dedos de los pies y chillo.

“Chirp. (Que buen día hace hoy)”

En estos días, el pollito aun salió de la casa y regresó herido, pero las lesiones fueron disminuyendo a medida que pasaba el tiempo. Parecía que su lucha contra las bestias espirituales felinas cercanas al área se volvía más suave a medida que aumentaba de tamaño.

¿Por qué demonios estaba luchando y por qué estaban peleando? El pollito parecía tener sus circunstancias, pero el Regresor no le dio mucha importancia.

“…”

Yu Jitae se quedó quieto y observó cómo el pollito se complacía en su comida.

Las semillas pequeñas desaparecieron una a una cada vez que picoteó mientras consumía diligentemente el alimento. Luego chirrió en voz alta después de tal vez sentir su mirada.

¿Cuánto tiempo se quedaría este tipo aquí? Por naturaleza, las bestias espirituales tenían el instinto de volver a casa, independientemente de la especie.

“Chirp. (Estos alimentos son realmente interesantes).”

“Chirp. (Estoy cansado de ellos, pero aún debo consumirlos).”

“Chirp. (¿Es así la vida?)”

Si el pollo aceptaba este lugar como su hogar, no habría razón para salir y pelear. Quizás era luchar contra los gatos para encontrar el camino de regreso.

En cualquier caso, el pollito tenía derecho a quedarse en este lugar, solo porque a Kaeul le gustaba.

Por la noche, Kaeul abrazó al pollito y se durmió en el sofá de la sala después de regresar de su paseo. Mientras hablaba dormida, se rascó el estómago. El Regresor colocó una fina manta encima de Kaeul, quien estaba durmiendo con su estómago al descubierto.

Una niña de cabello amarillo abrazando una bola peluda amarilla para dormir era bastante agradable a la vista.

El Regresor, a quien le robaron su puesto, entró en el estudio y comenzó a escribir el registro diario como tutor.

Pacíficamente, la vida diaria continuó.

Una vida diaria que era bastante realista, que no había esperado al final de la sexta repetición, lo había rodeado. Los peligros estaban muy separados y las niñas estaban felices. En un tiempo de paz se repitieron buenos recuerdos y experiencias.

El Regresor se sintió satisfecho.

El invierno anormalmente largo ya había pasado.

Ya era primavera.

 

*****

 

“Gyeoul. Tienes que ser cortes.”

“… tes.”

 

“Cortés.”

 

“… CCortés.”

“Nn. ¿No sabes cómo ser cortés?”

“…… Uuing.”

“Hmm… creo que sí. Te he visto copiarnos a veces.”

Si sigues siendo así, la gente pensará que eres como Yeorum, ¿de acuerdo? Después de que Bom dijo eso, Gyeoul también se puso seria. Mirando desde un lado, parecía que algo había sucedido mientras ellas estaban afuera.

Esa noche, Bom entró en su habitación con Gyeoul y comenzó a enseñarle modales.

“Repite después de mí lentamente.”

“… Nn.”

Después de unas horas, Bom se asomó fuera de la habitación.

“Ahjussi. ¿Me puedes ayudarme con algo?”

“¿Con que?”

“Intenté enseñarle modales a Gyeoul y quería probarlo.”

¿Los Dragones necesitan aprender modales? El Regresor no lo sabía, pero pensando en retrospectiva, él también trató de encajar en los marcos de la sociedad y la vida cotidiana mostrando modales.

Aparentemente, por lo que Bom le dijo en adelante, parecía que los Dragones aprendieron la ‘etiqueta de Askalifa’ en su juventud, a excepción de la raza roja. Eso fue porque los Dragones tendían a estar involucrados con los que estaban en el poder, incluidos nobles y políticos.

Como Bom siempre tenía razón, entró en su habitación y se sentó cara a cara con la niña sentada en la cama. Por lo tanto, Gyeoul tuvo que sentarse frente a Yu Jitae y Bom.

“¿Estás lista, Gyeoul?”

“…”

Por alguna razón, Gyeoul asintió con una expresión extremadamente emocionada.

“Ahora, hay un adulto aquí. ¿Qué debes hacer cuando lo veas por primera vez?”

Gyeoul inclinó la espalda en un ángulo de 90 grados.

“…Hola.”

Sus palabras seguían siendo lentas y su tiempo de reacción también era lento, pero eso se debía a que siempre pensaba mucho antes de poner sus pensamientos en palabras.

“Bien. Ahora, ahjussi te dará algo.”

Bom hizo un gesto con los ojos para darle lo que fuera.

No me dijiste esto.

En cualquier caso, tenía que darle algo por lo que Yu Jitae metió la mano en el bolsillo. Encontró el reloj de bolsillo que siempre llevaba consigo, así que el Regresor se lo entregó a Gyeoul.

La Autoridad, el [Reloj Antiguo (EX)] se regocija de alegría.

Por qué estás feliz.

“Ahjussi está… prestándote su reloj por un tiempo. Sabes como responder, ¿verdad?”

“… Nn. Gracias.”

“Bien. ¿Y qué tienes que hacer después de que termines de usarlo?”

Gyeoul miró a Bom y Yu Jitae antes de mostrar una sonrisa brillante. Luego se guardó el reloj de bolsillo en su propio bolsillo.

“¿Vas a aceptar eso?”

“… Nn.”

“¿De quién es ese reloj?”

“…¿Mío?”

Ella le dio una amplia sonrisa a pesar de saber que no era de ella. En otras palabras, quería tenerlo.

La Autoridad, el [Reloj Antiguo (EX)] anima el puro deseo.

“No. Gyeoul. Eso es de ahjussi. Tienes que devolvérselo.”

“…¿Tengo, que hacerlo?”

“Por supuesto. No puedes robar las cosas de otra persona por mucho que las quieras. Tu unni te comprará uno más tarde, Gyeoul.”

“… Hing.”

Gyeoul sacó con cuidado el reloj de bolsillo con sus dos manos, pareciendo arrepentida. Luego lo empujó lentamente hacia Yu Jitae.

Trató de tomarlo, pero sus diminutas manos lo sujetaron con fiereza. Parecía reacia a devolverlo, pero Yu Jitae aún le quitó el reloj de bolsillo de las manos.

La Autoridad, el [Reloj Antiguo (EX)] está deprimido.

“Ahora, ahjussi irá a alguna parte. Saldrá y visitará el supermercado en el camino de regreso. ¿Sabes lo que tienes que hacer?”

“… ¿Nn?”

“Dile adiós y dile si hay algo que quieras.”

“… Ah, nn.”

Gyeoul se puso de pie en la cama y agitó las manos.

Yu Jitae, que había estado mirando esos ojos como el agua, también devolvió un saludo, aunque con torpeza.

Sin embargo, ella no dijo nada.

Tienes que decir lo que quieras, para que yo pueda traerlo para ti. Pensó y esperó.

Murmuró como de costumbre mientras reflexionaba cuidadosamente sobre las palabras a usar, antes de finalmente decidir compartir lo que quería.

“… ¿No puedes, ir?”

 

*****

 

A partir de ese día, Gyeoul comenzó a ser más educada. Después de la lección sobre modales, comenzó a hablar más sobre las cosas que quería. También parecía pensar que despedirse de cualquiera que saliera de la casa era una regla que debía seguirse.

Por ejemplo, el protector tuvo que salir de la casa por un rato, por lo que vestía un abrigo grande, guantes de goma, una máscara y un sombrero, cuando Gyeoul llegó a la entrada con una sonrisa brillante y agitó las manos.

“¿Sí? ¿Te va dirigido a mí, joven señorita?”

Ella parecía indiferente desde hace unos meses, pero ahora Gyeoul saludó y se despidió cada vez que iba y venía de la casa.

El protector se conmovió.

“… Nn. Adiós.”

Pero después de escuchar sus despedidas varias veces, comenzó a sentirse un poco extraño. Gyeoul siempre decía ‘adiós’ cuando el protector se iba. En lugar de eso, el protector quería escuchar ‘hasta pronto’ y ‘cuídate’.

“Voy a seguir mi camino, joven señorita. Parece que han aparecido bestias espirituales felinas cerca, así que iré allí un rato y volveré ‘pronto’. Volveré pronto, kmm, kmm…”

Luego esperó a que llegara la respuesta con una mirada carmesí parpadeante. Esperó y esperó.

Gyeoul miró al protector con una mirada en blanco y preguntó.

“… ¿No vas a ir?”

El protector estaba triste.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »