Capítulo 115 – KD – La cosa que se retuerce en las profundidades (5)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Qué quieres decir.”

La Directora del departamento de municiones, Riyachana.

Esta joven superhumana Camboyana de unos treinta y tantos años recibió una llamada impactante durante el informe del departamento de educación.

Ella terminó apresuradamente la conferencia y, al salir, se puso en contacto con el grupo más fuerte de guardias de la Guarida, los Centinelas Centrales, sobre la aparición de un loco.

El director de los guardias respondió: “Está bien. Estoy en camino.”

Oficialmente clasificado 53º en el ranking mundial, ‘Final Wall’, Sillardo Leo.

Se puso de pie junto con su gran escudo.

 

*****

 

“Soy Riyachana, la directora del departamento de municiones. Tutor Yu Jitae.”

Llevaba el traje clásico de una mujer laboral, con el pelo ordenado y el maquillaje sencillo. Aunque era una superhumana bastante fuerte, el aura que desprendía no era la de un soldado.

Había varias personas siguiéndola. A juzgar por la forma similar en que todos eran superhumanos decentemente fuertes, parecía que eran de los Centinelas.

Lo trataban a él como a un terrorista y todos los miembros del personal del departamento de municiones eran rehenes. Aunque no estaba apuntando con un arma a sus cabezas, el cuerpo entero era un arma para los superhumanos arrasadores, por lo que los centinelas no se atrevieron a actuar con prisa.

Para él, eso no importaba.

De hecho, había querido que vinieran.

“Escuché que me has estado llamando. Afortunadamente, parece que lo logré a tiempo.”

Los altos funcionarios de la Guarida eran una de dos. Eran soldados o políticos, y la que estaba frente a él parecía ser el último.

Yu Jitae tiró al líder del equipo que estaba colgado fuera de la ventana y lo arrojó de regreso a la oficina. Mientras tosía desesperadamente para respirar, gateó a cuatro patas y rápidamente se escondió detrás de otros miembros del personal.

“Por favor cálmate. Definitivamente podremos resolver este problema con una conversación.”

“…”

“¿Qué te hizo actuar con tanta violencia en la oficina del departamento de municiones? Si lo comentas conmigo, seguramente podría ayudarlo sin tener en cuenta lo sucedido.”

Con palabras furtivas y una pregunta secreta, indujeron a otros a responderlas. Era la técnica de habla típica de los políticos.

Se harían más preguntas dependiendo de la respuesta del oponente, lo que luego conduciría a más preguntas. Al hacer que el oponente respondiera así, los políticos tendían a recopilar información.

¿Quién se cree que es para atreverse a trepar?

“El artefacto el collar protector de Nivel 1. Cuál es el canal de suministro.”

“… Ya veo, entonces debe haber habido un problema con el collar protector. Me pregunto cuál fue el problema.”

“Pregunté por el canal de suministro.”

“Si escucho cuál es el problema, creo que sería más fácil para mí dar una respuesta más adecuada.”

Yu Jitae era un terrorista.

De modo que pensó compulsivamente que el flujo de la conversación no se podía entregar a un terrorista.

“… Tutor Yu Jitae. Sinceramente, creo que es una pena que le hayamos hecho enojar tanto. Como probablemente sepa, el canal de suministro es un poco largo y debe ser revisado antes de que podamos brindarle información precisa. Así que cálmese por ahora. Los inocentes miembros del personal del departamento de municiones están temblando de miedo.”

“Señorita Directora.”

“…¿Sí?”

“¿No me vas a decir el canal de suministro del artículo defectuoso?”

Los ojos de Riyachana temblaron mucho. Ella no pudo responder a su pregunta durante algún tiempo.

“Por favor, dame un segundo. Primero, pedimos disculpas por lo sucedido. Un artículo defectuoso … realmente es un gran problema. Lamento mucho lo que pasó.”

Pero su preferencia que fue revelada por la voz fue un claro ‘disgusto’.

“Disculpe, pero, cuando dice que hay un defecto, ¿puedo preguntar qué tipo de problema tenía? Aun no conozco los detalles.”

“La gema suplementaria tenía un problema y el maná se dispersó en lugar de crear un escudo.”

“Ahh, tal cosa …”

Justo después de arrastrar las palabras al final de la oración, Riyachana levantó ligeramente la voz.

“Pero, eso es extraño. Todos los artefactos son revisados ​​dos veces por el equipo de inspección antes de ser enviados al departamento de municiones. A todos se les confirma que son genuinos antes de ser entregados a los Cadetes.”

“…”

“Sin embargo, no hay forma de que estés mintiendo. En primer lugar, creo que es una gran pena que haya aparecido un artículo defectuoso. Y proporcionaremos una compensación más que suficiente por lo sucedido. Asumiría que no podrá evitar una acción disciplinaria de la Guarida, pero mientras se calme …”

Ella siguió parloteando.

Yu Jitae cerró los ojos por un segundo.

Fuera lo que fuese, se consolaban y trataban de lidiar con todo con dinero para que otros no profundizaran más y crearan más problemas.

Como había muchos espectadores, los políticos siempre tuvieron credibilidad detrás de sus palabras.

Sin embargo, no estaba interesado en algo así.

“Lo estás poniendo de una manera extraña.”

“… Y, ¿eh? ¿Disculpe?”

“Incluso si lo llamo un artículo defectuoso, no se puede llamar así.”

“…Qué quieres decir.”

“Es un defecto en gemas suplementarias y no en artículos manufacturados al azar. Cuatro de ellos, además. El mismo problema y todos fueron enviados a los cuatro Cadetes de nuestro lado. Y, sin embargo, los números de serie ni siquiera están ordenados.”

“…”

“¿Sigue siendo esto un ‘defecto’?”

En primer lugar, esto no era un defecto. Definitivamente fue tocado por alguien y se había ajustado.

“Espera. Debe haber habido un error …”

“Querías escuchar, así que te lo dije. Y ahora hablas como si estuvieras en una negociación.”

“Ah …”

“¿Crees que estoy aquí para negociar? ¿Aún no entiendes tu posición?”

Su intención asesina se desbordó y voló atravez. El cuello de un guardia superhumano estaba doblado en un ángulo antinatural. “¡Kuhuk!” gritó, a lo que los miembros del personal que miraban reaccionaron gritando y aumentando la distancia.

Podía sentir múltiples presencias fuera de la construcción del edificio. Pero como el herido era un guardia y no la directora, no se movieron.

El shock pintó los ojos de la mujer de mediana edad.

“…!”

“Intenta cortar mis palabras de nuevo con tonterías.”

Los labios de Riyachana estaban cerrados. En ese instante, no pudo controlar el temblor de sus piernas.

“Canal de suministro del collar.”

“…”

“Canal de suministro—”

La voz que se asemeja al gruñido de una bestia salvaje abrió a la fuerza los labios de Riyachana.

“… los traemos del Complejo Industrial de Piedra Mágica Virian. Ya…Ya elaborado.”

“Equipo administrativo.”

“… Todos, todos los artefactos permanecen sellados en el sótano del almacén. El administrador de la sala de almacenamiento, miembros del personal del departamento de municiones y varios gerentes pueden abrirlo en casos especiales.”

“¿Quién entró?”

“…Henry. Por favor, tráigale el registro de entrada.”

Yu Jitae confirmó los nombres de las personas que habían entrado y salido del almacenamiento subterráneo.

“Trae a todos los que están aquí.”

En segundos, los miembros del personal y los oficiales de alto rango del Equipo 3 que estaban escritos en la lista se reunieron frente a él. Afortunadamente, no había nadie trabajando fuera de la oficina.

“Contesten sí o no.”

Cinco personas, incluida Riyachana, no pudieron mirarlo a los ojos adecuadamente con miedo.

“Estoy relacionado con este incidente del collar protector.”

Parecían confundidos, pero después de mirarse furtivamente el uno al otro, respondieron “No”. Sin decir nada, Yu Jitae continuó con la siguiente pregunta.

“Recibí sobornos de alguien.”

Quizás porque se sintieron más tranquilos después de decirlo una vez, la segunda respuesta llegó con prisa. Todos respondieron “No”.

“Yo…yo soy el culpable.”

La tercera pregunta. Todos sabían que lo mismo había sucedido sin problema ya dos veces. Ahora, todos simplemente pensaron en cuándo terminaría esta extraña sesión de preguntas y respuestas.

Por lo tanto, estaban un poco más relajados cuando respondieron.

““No.””

Fue entonces cuando Yu Jitae se acercó a un hombre y se paró frente a él. Desde una cabeza por encima del hombre, lo miró a una distancia donde su frente podría incluso tocarlo. Así podría ser como se sentiría un conejo cuando tuviera un tigre enfrente.

“Eres el único que necesita responder ahora.”

“… ¿Di..Disculpe?”

El líder de equipo del departamento de municiones del Equipo 3; era el mismo que había sido agarrado por el cuello por Yu Jitae, llamado Kang Mungu.

Sorprendido, apartó la mirada de los ojos de Yu Jitae.

Al ver el repentino giro de los acontecimientos, todos los demás también contuvieron la respiración y observaron a los dos.

“Hogar Yong. Gremio Erfan. Familia Brzenk. Una de estas organizaciones hizo el soborno.”

“…”

“Respuesta.”

“No.”

“Sitri. Kanaye. Luna brillante. Secta Heaven-Deying. Hogar Jung. Hogar Pan. Uno de ellos hizo el soborno.”

“…No.”

“Es uno de ellos.”

“¿Dis…Disculpe…?”

“Quién fue.”

La voz del Regresor se volvió aún más grave.

“Estoy preguntando.”

Por el aura que lo asfixiaba, Kang Mungu no pudo hacer nada. Tenía problemas para respirar y ni siquiera podía parpadear.

Sin embargo, dado que la mirada de Yu Jitae permaneció solo en Kang Mungu, Riyachana pudo volver a sus sentidos. Era una superhumana que había experimentado la guerra como hija de un jefe de aldea rural, que también se había mantenido firme durante 20 años dentro de un grupo de soldados despiadados.

Los centinelas aún no se habían movido. Eso fue porque habían sentido un nuevo incidente de la boca del hombre, y porque el hombre no era tan violento como parecía al principio. Si se volvía incontrolablemente violento, entonces los centinelas comenzarían a actuar.

Mientras él no lo hiciera, era su trabajo como directora del departamento de municiones persuadir y calmar al hombre.

“Hay…Hay una pregunta que me gustaría hacer …”

Su voz se estremeció, pero el significado se escuchó. La bestia volvió lentamente los ojos.

“¿Co…Cómo se demostró que el siguiente objeto era un producto defectuoso?”

“¿Qué?”

“Desde la entrega hasta su distribución a los Cadetes, todos los artefactos pasan por múltiples etapas de ‘verificación de circuito’. So…Son analizados por máquinas que cuestan millones de dólares, pero no hay ninguna evidencia que respalde su afirmación, señor tutor. ¿No es posible que solo uno estuviera defectuoso?”

El regresor apartó la mirada de Kang Mungu.

Luego, miró a Riyachana por un tiempo, antes de sacar los collares protectores de su bolsillo. Eran los que habían pertenecido a Sophia, Soujiro y Kim Ji-in excluyendo el collar de Yeorum que había explotado.

“Buenas palabras.”

Colgó los tres collares alrededor del cuello de Kang Mungu.

“¿Uh, ehh …?”

El desconcierto apareció en sus miradas.

“Directora Riyachana. Si tiene dudas, comprobarlo ahora mismo es una opción.”

“Uhh …”

“Qué. Tienes que quedarte quieto. Qué ocurre.”

“¡Es..Eso.. eso est…!”

En estado de shock, Kang Mungu se llevó las manos temblorosas al cuello. Yu Jitae lentamente tomó sus manos y las agarró. Tras un chillido agudo, los huesos se rompieron.

“Quédate quieto. Dijiste que no hiciste nada.”

Algunos de los miembros del personal ya se habían desmayado en el lugar y estaban siendo apoyados por los que estaban a su lado.

Yu Jitae se volteó hacia Riyachana.

“Por favor, venga y destruya el collar protector, directora.”

“Eso es…”

“Entonces, aparecerá un escudo protector y salvará al líder del equipo Kang Mungu.”

“…”

Su duda se desvaneció rápidamente.

Riyachana miró a Kang Mungu y vaciló.

Si realmente estaba defectuoso como había dicho Yu Jitae, sería detonado en el momento en que fuera destruido y mataría a Kang Mungu en el proceso. Si tenía razón, un colega con el que había estado trabajando moriría en sus manos.

Kang Mungu estaba a punto de abrir la boca y decir algo, pero Yu Jitae no lo permitió. Extendió la mano y le tapó la boca. Mientras Riyachana dudaba, Yu Jitae agarró a Kang Mungu por el brazo y le reveló la espalda.

Luego, pateó un arma que había sido arrojada por un guardia y se la envió a Riyachana.

“Ven aquí y destrúyelo. Si el escudo protege al líder del equipo, eso significa que solo soy un idiota loco que hizo tonterías al azar. Asumiré la responsabilidad de todo lo que pasó aquí hoy, y seguiré a todos los que vinieron aquí obedientemente.

La directora que de repente se vio obligada a sostener el arma no sabía qué hacer. No había ninguna evidencia concreta o clara, pero tenía un fuerte presentimiento que la disuadió de destruirlo.

“¿Por qué vacila?”

Pero la voz del hombre era como un veneno pegajoso que la obligaba a tomar una decisión.

“Esto, es un collar protector, ¿verdad?”

Riyachana no podía mirarlo a los ojos.

¡Kwakakang—!

Fue cuando.

El techo del séptimo piso se derrumbó cuando un hombre grande cayó entre Yu Jitae y Riyachana. Con un gran escudo azul y un aura fluctuante de maná, el hombre enorme con una expresión rígida miró a Yu Jitae.

“Por favor, deténgase ahí. Señor Tutor.”

Era el director de los centinelas, Sillardo Leo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »