Capítulo 1 – El Lord Demonio Retornado es Amable

Night mode

‘Ah, me cago en la put**a.’

En un libro de cuentos para niños que Zich leía cuando era pequeño, había un pasaje que describía la caída de un gran héroe. Según el pasaje, incluso los cielos se llenaron de dolor al ver al héroe moribundo, y la lluvia comenzó a caer del cielo. Él no sabía exactamente por qué, pero incluso después de haber pasado muchos años, este pasaje seguía clavado en su mente.

‘Como era de esperarse, los cielos no parecen quererme.’

Mirando el sol brillante sin una nube a la vista, Zich estaba seguro de que los cielos más bien debían despreciarlo, y mucho menos querer a una persona como él.

‘Bueno, es bastante comprensible ya que.’

Zich ni siquiera podía contar el número de personas que habían clamado por su culpa o recordar a cuánta gente había matado. La gente lo llamaba el Lord Demonio, quien había traído el caos y la desesperación a este mundo. No le gustaba especialmente comer sangre o carne, pero tampoco lo rechazaba cuando se la ofrecían; y había vivido un tipo de vida en el que utilizaba cualquier medio para conseguir un objetivo.

Si los cielos lo quisieran de verdad, ellos lo habrían dado una bofetada a Zich en la cara y le habrían dicho que cambiara su forma de ser.

“¿Se acabó?”

Zich escuchó una voz. Esa era una voz tanto heroica y noble que le resultaba irritante. Él bajó su mirada desde el cielo y miró hacia adelante. Un hombre con una armadura brillante miraba a Zich con una mirada altiva. Era el hombre llamado un “Héroe entre Héroes”.

Con un título cutre, casi asqueroso, llamado ‘El Guerrero del Sol’, era el humano llamado Glen Zenard.

‘Tan hermoso.’

Zich deseaba poder escupir en una cara como esa al menos una vez.

‘¿Debería intentarlo?’

Zich consideró el ángulo, la stamina que le quedaba, la velocidad de evasión del tipo, etc —incluso en su estado de aturdimiento, era capaz de calcular este tipo de cosas rápidamente.

‘No, no debería.’

Este era su fin. Zich no quería perder su genialidad en este último momento por algo así. Aún tenía algo de orgullo, ya que la gente de este mundo lo llamaba el Lord Demonio.

‘Ah, pero espera. ¿Cuándo he tenido orgullo por algo así?’

Zich comenzó a mover la boca para lanzar un escupitajo justo en la punta de la nariz perfectamente formada y esculpida de Glen cuando éste exclamó de repente—

“¡Tus maldades llegarán a su fin ahora, Lord Demonio Zich Moore!”

‘Qué frase más cursi.’

Eso fue poco creativo. Realmente poco creativo. Como si fuera realmente un héroe de un libro de cuentos, Glen reiteraba frases que sólo dirían los personajes de una cochina novela de héroes de tercera categoría.

‘¿No debería haber dejado ya de leer libros de cuentos para niños?’

Sin embargo, Zich ni siquiera tuvo fuerzas para responderle. Sólo pudo parpadear ante el glorioso héroe que tenía delante y mirarlo fijamente.

“¡Acabad con él rápidamente! Nuestro oponente es el ‘Lord Demonio de la Fuerza’. No sabemos cuándo recuperará sus poderes.”

“¡Sí! ¡Eso es cierto!”

‘No, no me quedan poderes. Me duele el cuerpo y no quiero moverme.’

Zich quería explicar esto a los compañeros del héroe, que le decían que acabara con él. Pero era agotador incluso abrir la boca. Además, se preguntaba si tenía algún sentido explicarles esto.

‘Pueden estar en guardia si ellos lo desean.’

Pensó que era un poco divertido verlos alborotar su cuerpo moribundo.

Sin embargo, también le hizo sentirse un poco satisfecho. ¿Sus palabras no significaban que él representaba una gran amenaza?

“No, él ya no tiene el poder de hacernos daño.”

La diversión de Zich se evaporó de repente con las palabras de Glen.

‘Este tipo realmente no es divertido.’

‘Debería haber intentado destruirlo primero en lugar de gastar mi tiempo haciendo cosas inútiles.’

Zich no estaba pensando en la línea de, ‘¡Si sólo me hubiera librado de este tipo, yo…!’

Simplemente quería destrozar la cara de este molesto tipo.

¡Slam!

Skydark: Onomatopeya de cuando golpeas algo.

El héroe levantó su espada y la empujó contra Zich. Los bordes de la espada sagrada parecían lo suficientemente afilados como para partir un alma por la mitad.

“¡Escucha, Zich Moore! Antes de que mueras, ¡recitaré todas las malas acciones que has cometido!”

‘¿Qué clase de tonterías son estas?’

El héroe empezó a soltar tonterías, y Zich miró a los compañeros que le rodeaban.

‘Pensar que ellos se juntan con un tipo como él. En efecto, son unos chicos impresionantes.’

En comparación con las gigantescas bolas de fuego que le disparaban, los escudos que bloqueaban sus ataques, las flechas dirigidas a sus puntos vulnerables o los milagros que habían elevado al máximo las estadísticas de las habilidades de sus compañeros o curado al instante las heridas de sus compañías, permanecer cerca de un tipo como éste le parecía a Zich más impresionante que cualquier otra cosa.

‘Bueno, no se puede evitar. Supongo que tendré que escuchar esto.’

Aunque sus oponentes habían formado un grupo para luchar contra él, Zich no podía negar que él, al que llamaban el ‘Lord Demonio de la Fuerza’, había sido derrotado.

‘¿Qué puede hacer un perdedor sino dejar que el ganador haga lo que quiera?’

Zich se esforzó por abrir los ojos y miró fijamente al héroe. Como si estuviera completamente inmerso en su papel, Glen escupió palabras sin siquiera mirar a Zich.

‘¿Vino aquí preparado con todo eso memorizado?’

Si ese era el caso, Zich pensó que debía aplaudir a Glen por sus esfuerzos.

‘No, espera. Si lo pienso bien, ¿no es esto algo que debería herir mi orgullo? Debe haber pensado solo en ganarme.’

Por un momento, las emociones comenzaron a brotar en Zich, pero las reprimió.

‘Olvídalo. Es cierto que he perdido.’

Si hubiera ganado, habría sido diferente, pero enfadarse por algo así después de perder sólo le haría parecer un mal perdedor. Era apropiado que actuara como un perdedor si perdía. Por lo tanto, se acostó sin vida y escuchó sus ‘malas acciones’.

‘Oh, eso es cierto, algo así sucedió. Oh sí, eso también. Esto me hace recordar. Debe haber investigado mucho.’

Como un anciano atrapado en sus recuerdos pasados, Zich escuchó todas las cosas que había hecho. Describían una trayectoria sangrienta que hacía honor a su apodo, ‘Lord Demonio’.

“…Con todos estos pecados en mente, pongo mi juicio de justicia hacia el Lord Demonio, ¡Zich Moore!”

‘¿Qué? ¿Ya termino?’

Zich despertó de su charco de recuerdos y nostalgia que el discurso del héroe revigorizó. Se lamió los labios con pena.

‘Bueno, he recibido un buen regalo al final.’

Este era realmente su final. Zich volvió a escudriñar cuidadosamente las figuras a su alrededor. El joven mago le miraba con desprecio, el espadachín estaba en guardia para proteger al héroe si surgía una emergencia, y el arquero también seguía en alerta máxima con una cara de frialdad. La santa estaba llorando y rezando incluso por un completo desconocido como Zich. Y finalmente, el héroe sostenía con confianza su espada.

La espada del héroe se elevó lentamente sobre Zich, y moriría en el momento en que esta cayera. Zich sabía que no podría escapar de su final. Ni siquiera pensó en luchar por sobrevivir.

‘Pero.’

Comenzó a reunir la última cantidad de poder que le quedaba.

‘Ya que soy llamado el Lord Demonio, no puedo simplemente morir.’

Al igual que los otros Lords Demonio en los libros de cuentos, lanzó una maldición sobre el héroe.

Entre las herramientas mágicas que había recogido mientras viajaba por el mundo, había un objeto que tenía un efecto similar al de una maldición.

Definitivamente decían que se llamaba ‘La llave que Distorsiona el Destino’.

Era el nombre de la pequeña hoja que había introducido dentro de su dedo índice. Le había resultado muy molesto introducir esa cosa dentro de su dedo mientras no experimentaba molestias en su vida diaria. Pero gracias a eso, ahora tenía la oportunidad de dar el último golpe a su molesto oponente — haciendo que la molestia valiera la pena.

‘Esto no será suficiente para matarlo.’

Este item no era para algo así, pero para alguien como Zich, al que le encantaba joder a sus oponentes, le venía muy bien.

‘Es una pequeña hoja que puede cambiar el futuro de alguien cuyo destino ha cambiado. Aunque no sé cómo cambiará su futuro.’

Pero que importa. Todos los demás Lords Demonio ya estaban muertos. No era difícil imaginar que Glen Zenard, quien finalmente había matado al último Lord Demonio, Zich, tenga garantizado un futuro heroico. Incluso si el futuro de Glen cambiaba para mejor, sólo significaba que su ya heroico futuro brillaría un poco más. Pero si su futuro cambiaba para peor…

‘Hagamos una prueba, héroe. Si sigues caminando por un camino heroico incluso si te golpea esto, tú ganas. Pero si el destino que vas a enfrentar está lleno de oscuridad, este será más miserable que el de cualquier otro.’

Zich realmente esperaba que Glen se encontrara con este último. Lo único lamentable era que no había manera de que él viera esto suceder.

“¡Si vuelves a nacer, espero que seas alguien que haga el bien!”

Como un juez dando su juicio final, Glen gritó mientras blandía su espada hacia abajo. Zich, que había estado tumbado sin vida, se levantó de repente.

“¡Si tengo la oportunidad, lo haré!”

“¡Pero no ahora!”

¡Impulsar!

La espada de Glen atravesó el cuerpo de Zich desde su hombro izquierdo.

Incluso mientras su cuerpo estaba siendo rebanado, Zich centró toda su atención en su dedo índice. Entonces, una pieza afilada y dorada salió de forma constante.

Glen pareció sorprendido, y sus compañeros se movieron a toda prisa.

‘¡Pero yo soy más rápido!’

¡Impulsar!

No fue un golpe crítico. Zich estaba en malas condiciones, y la barrera mágica de Glen era demasiado fuerte para que pudiera dar un golpe crítico.

Pero debido al descuido de Glen, la pequeña hoja en la que había vertido todo su poder pudo deslizarse a través de la barrera y dejar un pequeño rasguño.

“¡Bastardoooooo!”

La cara de piedra de Glen se arrugó.

‘¡Jajajajaja!’

Al contrario que Glen, Zich quería estallar en carcajadas. Pero como una marioneta que ha perdido todos sus hilos, no podía mover su cuerpo ni su cara.

¡Swing!

El cuerpo de Glen se movió una vez más y cortó el cuello de Zich. La visión de Zich se volvió oscura. Pero antes de perder completamente la conciencia, le pareció ver algo que brillaba.

“¡Qué! Esto… no… es… posi… finalmente. Aquí…este tiempo…perfecto…!”

Glen murmuraba algunas cosas con terror, pero la conciencia de Zich se desvaneció en la oscuridad.

 

*****

 

¡Chirp! ¡Chirp! ¡Chirp!

“Qué…”

Había mucho ruido fuera. Zich frunció el ceño y se dio la vuelta.

“¡Ah, maldita sea! ¡No puedo dormir con este ruido…!”

Después de murmurar molesto, se detuvo.

Se levantó rápidamente. Mientras observaba su entorno con una mirada estúpida, el temible ‘Lord Demonio de la Fuerza’ no se veía por ningún lado. De hecho, parecía un idiota.

Comenzó a tocarse todo el cuerpo. La herida que había sido tan grave como para cortarlo en dos había desaparecido por completo. No había ni siquiera un rasguño; su piel, que era áspera por la batalla, se sentía ahora suave y tersa.

Luego se tocó el cuello. Había sido cortado por completo; nadie podría haberlo revertido a menos que ellos fueran un dios. Pero, increíblemente, su cabeza seguía unida a su cuerpo.

‘¡Qué demonios!’

Aunque había experimentado el mundo al máximo y había pasado por todo tipo de experiencias hasta el punto de ganarse el título de Lord Demonio, nunca había pasado por algo así. Se preguntó por un momento si sus estadísticas habían desaparecido y trató de calmarse para comprender la situación por ahora.

‘Al menos estoy vivo.’

Aun no podía creer esto, pero eso era lo importante. El futuro que se había cerrado para él se había abierto de nuevo. Aunque había aceptado su muerte a regañadientes, eso no significaba que no se alegrara de volver a estar vivo. Zich se sintió mejor después de volver a revisarse a sí mismo.

¡Flap!

Quitó la cosa que lo cubría.

‘Esta es una manta.’

Era una manta suave y de gran calidad.

Luego, miró a su alrededor. Estaba tumbado encima de una cama en una especie de habitación. Había muchos muebles lujosos y de alta calidad en la amplia habitación. No parecía la típica habitación familiar.

‘De alguna manera me resulta bastante familiar.’

Zich se bajó de la cama y empezó a explorar la habitación. Pasó junto a un espejo que estaba colgado en una pared.

“¿Huh?”

Zich se dirigió hacia el espejo.

‘¡Esto!’

Definitivamente era la cara de Zich, pero también no al mismo tiempo. Se frotó las mejillas y se rascó un grano que había reclamado un lugar visible en su cara.

“¿Me he vuelto más joven?”

Mientras Zich gritaba, la cara en el espejo, que copiaba la forma de su boca, era la de su yo más joven.