Capítulo 7

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ella vio a la persona detrás de A’Du, que era Pei Zhao. Mi Luo no pudo evitarlo, lo miro fijamente, cuando otras personas ven el par de ojos claros de Mi Luo, se asombrarían, pero a Pei Zhao no parecía afectarle. Después, recordó que la familia de Pei Zhao era de la capital, por lo que han experimentado muchas situaciones que involucren bellezas. La Capital estaba abarrotada, llena de mujeres hermosas que vendían vino en las calles, Pei Zhao, por supuesto, se mantuvo serio incluso en este tipo de lugar. 

Esta tienda de vinos tenía buen vino, su carne también era buena. Mi Luo le ordenó a alguien que cortara un poco de carne para servirnos. Cuando nos sentamos a comer, repentinamente comenzó a llover.

Las lluvias otoñales a menudo ocurrían, creando sonidos al golpear las tejas de bambú. Los clientes que estaban sentados cerca de nosotros eran comerciantes de Persia. En un momento dado, sacaron sus flautas y comenzaron a tocar. 

La melodía era muy extraña pero divertida. Este sonido combinado con el sonido de la lluvia tenía algún tipo de encanto tácito. Mi Luo escuchó el sonido de la flauta, dejó el frasco de vino, saltó a la mesa y bailó descalza. Su figura era muy suave y seductora, la música también era muy encantadora. Las campanas en sus manos sonaban como la lluvia, junto con el sonido de la flauta, era como una danza de serpiente dorada, las personas de alrededor aplaudieron y gritaron “Excelente”, Mi Luo saltó frente de nuestra mesa y bailó frente los tres.

Desde que me fui de Western Liang, nunca antes había sonreído tan felizmente. Los movimientos de Mi Luo eran muy claros y suaves, saco una cinta y la giro alrededor de mi cuerpo, como una mariposa volando aquí y allá. Hice lo mismo que ella, siguiendo la música, haciendo todo tipo de gestos con las manos, pero no tan rápido y hábil como ella. 

Mi Luo giró un par de veces. A’Du me pasó un guan, me emocioné, así que toqué el guan mientras seguía la música. Cuando los mercaderes persas me vieron tocar el guan, también tocaron la flauta. Toqué el guan por un breve momento. Podía oler el tazón de carne frente a mí, así que le pasé el guan a Pei Zhao: “¡Tú juegas! ¡Juegas!” Después, usé mis palillos para recoger los trozos de carne.

 

( NT: El guan es un instrumento de viento chino)

Nunca pensé que Pei Zhao era capaz de tocar el guan, e incluso ser muy bueno en ello. El guan tenía un sonido de tristeza, el sonido de la flauta era muy intenso, estos dos tipos de instrumentos coincidían muy bien. Al principio, Pei Zhao tocó el guan, luego fue seguido por los persas tocando la flauta, la melodía fue triste y luego cambió a intenso. 

La melodía era como si estuviéramos afuera de la puerta Yumen en el desierto, desde una distancia pudimos escuchar débilmente las campanas de los camellos, un grupo de camellos que aparecen en la colina del desierto. El sonido de las campanas en los camellos se fue acercando gradualmente y, de repente, la puerta se abrió, un gran grupo de camellos se acercó mostrando un poder masivo. El sonido de pasos, el sonido del viento, los innumerables sonidos mezclados, fue como una orquesta.

La música sonaba muy triste, como un águila macho volando en el cielo, mirando hacia el desierto, volando más y más alto, una gran ráfaga de viento agitó el polvo y la arena del suelo.

 Cuando terminé comiendo, el águila había volado a la montaña más alta de la nieve, las hierbas de loto de la nieve en la montaña de la nieve habían florecido. El águila había extendido sus alas y pasó volando, un trozo de pluma del águila se cayó, cayendo lentamente, arrastrado por el viento, siguió cayendo hasta que estuvo frente a las hierbas de loto en la nieve. 

El viento había barrido la nieve dispersa y el trozo de pluma. El viento agitó levemente los pétalos de las flores sobre las hierbas. El viento finalmente se detuvo en la cumbre… El sonido del guan y la flauta se había acabado espontáneamente. La tienda de vinos se volvió tan silenciosa que incluso el sonido del agua que goteaba fuera se podía escuchar claramente. Mi Luo estaba acostada en la mesa, no podía evitar respirar profundamente, su par de ojos claros estaban a punto de gotear agua y dijo: “Ya no puedo hacer esto”. Los mercaderes persas se rieron. Alguien sirvió una copa de vino y se la dio a Mi Luo. Con un suspiro, Mi Luo bebió la copa de vino con el estómago vacío. Mi Luo miró a Pei Zhao y sonrió: “¡Lo tocaste bien!”

Pei Zhao no respondió, usó el vino para limpiar el guan y luego me lo pasó. 

sin más hable: “Quien pudiera decir que usted pudiera jugar el guan. En la Capital, no hay mucha gente que pueda saber jugar el guan”.

Pei Zhao respondió: “Mi padre una vez fue a las regiones occidentales y trajo muchos instrumentos musicales, uno de ellos era el guan. Desde la infancia, cuando tenía algo de tiempo libre, me enseñaba a tocar el guan”. 

Aplaudí mientras sonreía: “Lo sé. Tu padre era el general valiente, Pei Kuang. Mi padre ya había luchado con él. Era una persona capaz que podía liderar un ejército”. 

Pei Zhao dijo: “El Khan estaba sobrevalorando”.  

Respondi: “Mi padre no alaba a las personas al azar. Elogió a tu padre porque realmente era capaz de luchar en una batalla”. 

Pei Zhao solo asintio: “Sí”.

En el momento en que dijo ‘Sí’, sentí que ya no era divertido. Afortunadamente, los comerciantes persas cantaban una canción, la melodía era muy triste, muy conmovedora. 

Mi Luo bebió otra copa de vino, sabía que no entendíamos, así que la cantó suavemente en nuestro idioma para que la escucháramos: “La luna era brillante, lejos de nuestra ciudad natal, la luna era redonda pero tampoco redonda, la ciudad natal había desaparecido. Las estrellas brillaban intensamente, lejos de nuestra ciudad natal, el universo era brillando brillantemente, es difícil regresar a nuestra ciudad natal. El viento soplaba suavemente, soplaba en nuestra ciudad natal, el sol brillaba intensamente, hacia nuestra ciudad natal. Entiérrame en las montañas, entiérrame donde…”

Escuchando a Mi Luo cantar algunas frases, no pude evitar sentirme triste. Escuchando a los mercaderes persas cantar tristemente, inconscientemente bebí una copa de vino. 

Pei Zhao asintió levemente con la cabeza y dijo: “La nostalgia, todo el mundo lo experimentaría. Estos comerciantes persas extrañan su ciudad natal, pero ¿por qué no regresan a casa?”

Suspiré: “No todos son como tú. Desde su nacimiento, nunca has estado lejos de tu ciudad natal. Muchas veces las personas no tienen otra opción y se ven obligados a abandonar su ciudad natal”. 

Pei Zhao permaneció en silencio por un momento, vio que estaba a punto de beber otra copa de vino, no pudo evitar hablar: “Gong Zi bebió demasiado”. 

Yo dije apasionadamente: “¿Cómo puedo resolver mis propias preocupaciones? ¡Sólo Du Kang!” Al ver a Pei Zhao mirándome con asombro, saqué tres dedos y dije: “Soy muy capaz, cuando recito un poema, ya se tres poemas de memoria. Este fue solo uno de los versos”.

La Emperatriz había llamado a Li Cheng Yin y yo.

No he visto a Li Cheng Yin por unos días, parecía haber crecido un poco más. Debido a que tenía que entrar al palacio, llevaba una corona con finos jades, emparejado con accesorios dorados y su ropa bien arreglada. En ningún momento me miro, solo se metió en el palanquín. Cuando vi a la Emperatriz, entendi lo que estaba pasando.

Había ocurrido algo muy grave, Xu Niang repentinamente sufrió de un dolor de estómago. El médico imperial descubrió que la comida tenía algo que inducía el parto. La Emperatriz luego ordenó que todos los sirvientes que han servido a Xu Niang sean detenidos. Después, toda la comida y el agua se sellaron dentro de la residencia del palacio para ser examinados. Finalmente, descubrieron que el arroz tenía drogas que causaban abortos. La Emperatriz naturalmente se puso furiosa, ordenando que los sirvientes fueran castigados. Finalmente confesaron que alguien les ordenó hacer esto.

La voz de la Emperatriz se mantuvo suave y calmada: “Había traído a Xu Niang al palacio porque me preocupaba que la madre y el niño tuvieran algunos accidentes, después de todo este niño fue el primer niño en el Palacio del Este. Nunca había pensado que esto sucedería en el palacio. Apenas cierro un momento los ojos y ocurre este tipo de complot. He estado en el palacio durante muchos años, ¡esta situación nunca había ocurrido antes!” 

Aunque su tono de voz fue suave, pero las frases que usó no lo eran, nunca la he escuchado hablar así. No pude evitar sentir temor, incluso tenía miedo hasta de respirar. 

Todas las personas en el salón del palacio eran como yo, conteniendo la respiración para permanecer en silencio. 

La Emperatriz dijo: “¿Sabes quién había sobornado a la doncella del palacio para hacer esto?”

Miré a Li Cheng Yin. No me miró, solo dijo débilmente: “No lo sé”. 

La emperatriz le ordenó a una funcionaria: “Lea la declaración para que el Príncipe heredero y la princesa heredera la escuchen”. 

La funcionaria leyó la declaración de la doncella del palacio, me sentí impactada al escuchar esto, escuchando algunas frases más, no pude evitarlo, pero interrumpí: “¡Emperatriz, no hice esto! No soborné a nadie para que drogara Xu Niang” 

La emperatriz dijo débilmente: “Tenemos un testigo y una evidencia. Si dices que no lo hiciste, ¿tienes alguna evidencia?” 

Acaso seria injustamente acusado, y el castigo seria la muerte, desesperadamente respondi: “¿Por qué la lastimaría? No la conozco, nunca la había visto antes, y ni siquiera sé dónde vive en el palacio…” ¡Simplemente fui acusado erróneamente! No sé qué estaba pasando, pero yo estaba siendo enmarcada.

La emperatriz le preguntó a Li Cheng Yin: “Yin Er, ¿qué piensas?” 

Li Cheng Yin finalmente me miró y luego se arrodilló: “Madre debería juzgarlo”. 

La emperatriz respondió fríamente: “La identidad de la princesa heredera es diferente y ella es la princesa de Liang occidental, pero sin pensarlo hizo tal cosa. Parece que ya no será adecuada para administrar el Palacio del Este”. 

Li Cheng Yin no dijo nada. Estaba tan enojada que todo mi cuerpo estaba temblando, “No hice esto, incluso si me matas hoy, ¡no lo admitiría! En cuanto al Palacio del Este, para ser honesta, no me importa, pero ¡No te permitiré que me acusen así!”

La Emperatriz dijo: “Tenemos un testigo. Yin Er, tú decides”. 

Li Cheng Yin respondió: “La madre debería juzgarlo”. 

La Emperatriz sonrió levemente y dijo: “Ser una pareja casada por un día es como estar enamorado por cien días, ¿no te importa este afecto como una pareja casada?” 

Li Cheng Yin bajó la voz y dijo: “No podría no soporta, pero el país tiene reglas, la familia tiene reglas. Los sentimientos personales no interferirán” 

La Emperatriz asintió con la cabeza y dijo: “Bien, bien. El país tiene reglas de país, la familia tiene reglas de familia, esta es una buena frase” Su sonrisa se desvaneció lentamente, ordenó a la oficial, “Demite a Zhao Liang Di a un estado de plebeyo y la expúlsenla del Palacio del Este”. 

Me sorprendió su decisión, igualmente Li Cheng Yin estaba estupefacto.

“Justo ahora, la declaración no era falsa, pero cuando terminamos de tomar la declaración, la doncella del palacio se suicidó mordiéndose la lengua. Su muerte significo que no podríamos llevarla a testificar, así que continué investigando. Descubrí que, a principios de este año, la familia Zhao ha ayudado a esta doncella del palacio. Originalmente, su muerte significa que solo arrastrarían a su familia, pero a medida que continuaba investigando, descubrí que ella no tiene parientes, solo una madre adoptiva. Encontramos que su casa tiene cien dólares de plata, que son solo para funcionarios de la corte. Capturamos a la madre adoptiva y la castigamos. Ella nos dijo que era Zhao Liang Di quien había enviado a alguien a su casa. Este Zhao Liang Di utilizó un buen movimiento, matando a dos pájaros de un tiro, un buen movimiento para echarle la culpa a la Princesa Heredera, y deshaciéndose de Xu Niang. Su corazón es tan cruel, y odioso”.

No entendía lo que estaba diciendo, Li Cheng Yin se apresuró a decir: “Madre, cálmate. Alguien debe haber enmarcado a Zhao Liang Di. Debemos ordenar a alguien que lo investigue claramente. Madre, por favor, no te enojes, causaría daño a tu cuerpo”. 

Era bueno cuando no decía nada, pero una vez que dice algo, la situación empeoro. 

“¡Debes haber caído en el hechizo de esa zorra! ¡Este Zhao Liang Di lloró cuando Xu Niang estaba embarazada y ahora sobornó a alguien para hacerle daño a Xu Niang! Además, ella trató de echarle la culpa a la princesa heredera, ¡debería ser ejecutada!” 

Li Cheng Yin dijo repetidamente: “Madre, cálmate. Sé que Zhao Liang Di no es ese tipo de persona. Madre, investiga esto con claridad”.
 
“¿Investigar qué? ¿Quien hizo que el niño en el estómago de Xu Niang muera, atraves de manos de otros? Ella ve al bebé como una espina en el ojo, una espina en su carne. Este tipo de persona en el Palacio Oriental es una fuente de calamidad” La Emperatriz se enojó más mientras habla: “Justo ahora, cuando se leyo la declaración de la doncella del palacio, no intentaste defender a la Princesa heredera. Ahora, cuando se reveló la verdad, seguiste diciendo que el zorro fue acusado erróneamente, ahora mismo eres un Príncipe Heredero, pero luego te convertirás en un Emperador, ¿cómo puedes ser afectado por sentimientos personales? ¿Cómo puedes manejar asuntos como este? Si no la mato, entonces ella te forzará ¡Abandonar todo el imperio por ella en el futuro!”

La cara de Li Cheng Yin se puso pálida, todavía estaba arrodillado y dijo: “Madre, cálmate. Zhao Liang Di cometió un error irreflexivo, si ordenaste que la mataran, me temo que… Me temo que…” No supo qué decir después, Li Cheng Yin continuó: “Madre, por favor, piensa con claridad. El padre de Zhao Liang Di trabaja en la corte imperial y mi padre depende en gran medida de Este ministro. Madre, por favor piensa claramente”. 

La emperatriz se echó a reír fríamente: “¡Justo ahora, tú mismo lo dijiste! El país tiene reglas del país, la familia tiene reglas familiares, ¡no puedes dejarte influenciar por los sentimientos personales!” 

La cara de Li Cheng Yin parecía que estaba a punto de morir, seguía arrodillada y gritaba: “Madre”.

La Emperatriz dijo: “Originalmente, se suponía que era la Princesa Heredera la responsable de los asuntos del Palacio del Este. No tengo más remedio que tomar el asunto en mis propias manos. Tengo que lidiar con este tipo de persona malvada” 

Ella ordenó a la funcionaria que pasara la orden. Vi que la situación no estaba mejorando, así que envolví mis brazos alrededor de las piernas de la Emperatriz: “Madre, ¿puedes dejarme decir algunas palabras? Justo ahora, la Madre dijo que soy responsable de los asuntos del Palacio Oriental. Sé que nunca lo he hecho bien, pero madre emperatriz, permítame decir algunas palabras”. 

La emperatriz se calmó un poco y dijo: “Entonces habla”.

“Al Príncipe Heredero realmente le gusta Zhao Liang Di. Si la Madre le ordena que maten a Zhao Liang Di, entonces el Príncipe Heredero no estará feliz por el resto de su vida”. Me sentía ansiosa, así que hablaba de manera desordenada: “El Príncipe Heredero y yo hemos estado casados ​​durante tres años, aunque el Príncipe Heredero no me ha favorecido, pero sé que el Príncipe Heredero no podría hacerlo, vivir sin Zhao Liang Di. Si no hubiera un Zhao Liang Di, al Príncipe Heredero todavía no le caería bien. Además, hay muchas cosas que no puedo hacer, pero Zhao Liang Di me ayuda a hacerlo en mi nombre. Los libros de cuentas del Palacio del Este, lo leí y no pude entenderlo, se lo di a Zhao Liang Di y ella se encargó de ello. Si no hubiera un Zhao Liang Di, entonces el Palacio del Este no estaría tan tranquilo…”

No supe qué decir despues, me di vuelta y llamé a Yong Niang: “¡Yong Niang, se lo dices a la Emperatriz!” 

Yong Niang se inclinó y dijo: “Sí”. Inclinó la cabeza y dijo: “La princesa heredera quería decir que Zhao Liang Di ha estado sirviendo al Príncipe heredero durante muchos años, no fue reconocida por nada y era muy trabajadora. Además, Zhao Liang Di generalmente trata a las personas muy bien, respeta a la Princesa heredera, también ayuda a la Princesa heredera a gestionar el Palacio del Este. Emperatriz, considera esto como un error irreflexivo y trata esto con indulgencia”.

La Emperatriz dijo lentamente: “Este Zhao Liang Di, no puedes quedarse, si la conservamos, el Palacio Oriental sería un desastre. En aquel entonces, cuando estábamos en la ceremonia de coronación de la Princesa heredera, el Emperador había elogiado a la Princesa Heredera por ser una Hermosa mujer y tuvimos la suerte de tenerla en nuestra familia real. Desafortunadamente, ustedes dos han estado casados ​​por tres años y todavía no tienen un hijo y también están los asuntos de Xu Niang. Esto me hace sentir angustiada”. 

Li Cheng Yin estaba mirando al suelo y dijo: “Soy un hijo no filial”. 

La Emperatriz respondió: “Si todavía me tienes algo de respeto, debes pasar más tiempo con la Princesa heredera y distanciarte de esa zorra”. 

Li Cheng Yin bajó la voz y dijo: “Sí”.

Cada vez que quería decir algo, Yong Niang tiraba de la esquina de mi ropa desde atrás, insinuándome que no dijera nada. La esquina de la boca de Li Cheng Yin se movió ligeramente, pero tampoco dijo nada. 

“Puedes levantarte”. Dijo la emperatriz.

Li Cheng Yin todavía estaba arrodillado allí, sin moverse. No tenía otra opción, así que permanecí arrodillada también. 

La Emperatriz no lo miró, solo dijo: “No necesitas sentirte tan mal por los asuntos de Xu Niang, después de todo, aún eres joven”. 

Li Cheng Yin no dijo nada. Pensé que no se sentiría mal por su hijo, si se sintiera mal sería realmente por Zhao Liang Di. 

La Emperatriz nuevamente dijo: “Xu Niang también es muy lamentable, dale un título como Bao Lin”.

Li Cheng Yin parecía descorazonado: “No estoy dispuesto… todavía soy joven, el Palacio Oriental tiene muchas concubinas, creo que es inapropiado”. 

Sabía que le había prometido a Zhao Liang Di que no tendría otra concubina, por eso estaba en contra de esto. 

Como era de esperar, la Emperatriz se enojó nuevamente y dijo: “Te convertirás en un Emperador en el futuro, ¿por qué no entiendes esto?” La emperatriz me miró reprobatoriamente: “La princesa heredera se levanta primero, vaya a visitar a Xu Niang y consuélela en mi nombre”. No era una tonta, sabía que ella estaba tratando de obligarme a irme para dar una conferencia a Li Cheng Yin, todavía me puse de pie, hice una reverencia y salí.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente