Capítulo 6

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Escuché que mi gente empujó a un niño inocente al río, vine a la corte para ver por mí mismo”. 

“¡Sí, sí! ¡General, por favor tome asiento!” 

“Esta es la corte de magistrados. Por favor, continúe con el caso, solo estoy aquí de visita”.

 “¡Sí Sí!” El magistrado del condado de Wannian solicitó al demandante que explicara todo de nuevo. Sentí que esto ya no era divertido.

El magistrado continuó, “Las personas son egoístas, atesoran su vida. No se conocen y no puede nadar ¿Te sentías culpable de algo, por ello lo salvaste? Si no empujabas al niño, entonces no deberías sentirte culpable. Ya que te sientes culpable, entonces no hay duda de que fuiste tú quien empujó al niño”

Lo miré y puse los ojos en blanco. Una vez más, los dos niños dijeron que fui yo quien empujó al hermano al agua y obviamente lo negué. El magistrado deliberadamente le dio un mal momento a Pei Zhao y le preguntó: “General Pei, ya ve…” 

Pei Zhao respondio: “Solicito que alguien traiga a la niña al patio de atrás y le dé galletas para comer. Llamare a su hermano para interrogarlo y luego la convocaré más tarde.

El magistrado estuvo de acuerdo. Cuando se llevaron a la niña, Pei Zhao comenzó a preguntarle al niño: “Justo ahora, dijiste que estabas jugando con agua a lo largo del río, pero alguien te empujó al río” 

el niño dijo audazmente: “Sí”

 “¿Te empujó por la espalda?”

“Sí.” 

“No tienes ojos en la parte posterior de tu cabeza. ¿Cómo supiste que esta persona te empujó a ti y no a otra, si te empujó desde atrás?” 

El chico quedo sin palabras, luego de un rato hablo: “Lo recordé incorrectamente. Me empujó desde la parte delantera. Estaba boca arriba cuando caí al agua”.

“Oh, entonces te enfrentaste hacia arriba cuando caíste al agua”. Pei Zhao terminó de preguntar y se dio la vuelta: “Magistrado, llévese al niño y cambie su ropa. Su cuerpo está todo mojado. Si no se cambia la ropa, se enfermará”. 

El magistrado ordenó que alguien se llevara al niño. Pei Zhao luego ordenó a alguien que trajera a la niña a la corte. Pei Zhao me señaló y le preguntó a la niña: “¿Es esa la persona que empujó a tu hermano mayor al río?” 

“¡Es él!” 

“Tu hermano mayor estaba jugando al lado del río, ¿cómo lo empujó al río?” 

“Simplemente lo empujó. Empujó a mi hermano y luego mi hermano cayó al agua”. 

Pei Zhao preguntó: “¿Cómo empujo a tu hermano mayor?”

La niña pensó por un momento, con certeza hablo: “Él empujó la espalda de mi hermano” 

“¿Pensaste con claridad? ¿Fueron de frente o la espalda?” 

La niña dudó un momento y dijo: “Si no fue de frente, entonces es de espalda. Mi hermano estaba agachado allí, empujó a mi hermano de a tras” 

Pei Zhao levantó la mano: “magistrado, terminé de preguntar. Las declaraciones de los dos niños son diferentes con muchos puntos cuestionables, por favor juzgue este caso con cuidado “.

La cara del magistrado siguió cambiando de rojo a blanco durante mucho tiempo, y dijo repetidamente: “¡El general Pei lo ha dicho correctamente!” Golpeo constantemente el martillo, ordenando a alguien que traiga al niño y luego regañó al niño por qué había dicho una mentira. Al principio, el niño se negó a admitirlo, pero luego, cuando el magistrado amenazó con golpearlo con un gran palo de madera, finalmente gritó en voz alta. Resulta que sus padres, que vivían cerca de la orilla del río, han estado usando este truco durante mucho tiempo.
  
Él y su hermana son buenos para nadar, con frecuencia simulan caer al agua para engañar a las personas para que los salven, y cuando la gente los salva, los acusan de empujarlos al agua. La pareja Jia aprovechando de esta oportunidad obtienen dinero de ellos. Típicamente, las personas que los salvaron solo pagarían dinero para resolverlo en privado, porque la mayoría de las personas creían que los niños no podían decir mentiras y no usarían este tipo de truco absurdo. 

Estaba a un costado escuchando esto, aturdida. Nunca pensé que habría este tipo de padres usando este truco. 

Pei Zhao dijo: “Ahora, la verdad ha sido revelada. Mis subordinados salvaron inocentemente a alguien, pero inesperadamente fueron culpados. Magistrado, por favor juzgue claramente ya que traeré de vuelta a las dos personas”.

El magistrado se mostró avergonzado y levantó la mano: “General Pei, por favor, haga lo que desee”. 

Rápidamente hable: “También tengo algo que decir, ¡Tengo la conciencia limpia! Quiero decirles que, aunque esta vez me encontré con un estafador, la próxima vez, si me encuentro con esta situación nuevamente, ¡aún salvaría a la persona primero!”

Cuando me di la vuelta para irme, las personas de alrededor aplaudieron inesperadamente, también algunas personas me miraron y gritaron “bien”. Mi rostro estaba lleno de sonrisas, mirando alegremente a la persona que gritaba ‘bien’, levantó mi mano en señal de respeto. Pei Zhao me miró, solo saqué la lengua y seguí adelante. Originalmente, venía montando a caballo. Cuando miré al caballo enérgico, no pude evitar sentir energía: “General Pei, déjeme montar en este caballo por un momento”. 

Al salir de la corte, Pei Zhao dijo cortésmente: “Gong Zi, el genio de este caballo no es bueno, no pude conseguir un buen caballo para que montes…”

Sin esperar a que termine de hablar, ya me di la vuelta y me senté en el caballo. Las orejas del caballo bajaron, parecía completamente inofensiva. 

Pei Zhao se sobresaltó un poco y dijo: “Buena jugada de Gong Zi, el genio de este caballo es extremadamente feroz, la mayoría de las personas no pueden lidiar con eso, y no le gusta estar cerca de otras personas. Esto pareció inesperado”. 

“Este caballo debe ser de Liang occidental”. Palmeé el cuello del caballo y su larga melena, y dije: “En Western Liang, tengo un caballito rojo de 7 años”. 

Pei Zhao le ordenó a alguien que comprara dos caballos, uno para A’Du y otro para él. Cuando lo vi girado y sentado en el caballo, no pude evitar sorprenderme. Nuestros hombres de Western Liang prestan especial atención a las habilidades de montar a caballo.

Como había mucha gente en la calle, los caballos no podían correr, solo podían frenar lentamente cuando avanzaban. La capital tenía un clima de otoño claro y refrescante, las calles estaban ocupadas, la gente iba y venía. Pei Zhao originalmente nos seguía por detrás, pero como mi caballo era demasiado bueno conmigo, no iría más rápido. Un momento después, estábamos de lado a lado mientras viajábamos. 

Suspiré y dije: “Hoy, descubrí un mundo nuevo, nunca pensé que habría tales padres y con este tipo de truco”. 

Pei Zhao sonrió: “El corazón de la gente es cruel, Gong Zi debería tener más cuidado”.

“Soy incapaz de tener cuidado… Hay demasiadas personas con diferentes mentes en la Capital. Nosotros, las damas de Western Liang tenemos el mismo carácter, felices o infelices se nos muestran en la cara. Si quieres que sea como la gente en la Capital, entonces solo toma mi vida”. 

Pei Zhao sonrió de nuevo. Pensé que debía haber dicho algo mal, así que rápidamente dije algo para compensarlo: “General Pei, usted es diferente de otras personas, es una buena persona, podría ver a través de eso”. 

“Gong Zi, me has elogiado demasiado”.

En este momento una ráfaga de viento sopló, mi ropa estaba originalmente mojada, pero antes, nos quedamos en la cancha durante medio día, por lo que ahora mi ropa está medio seca. Mi ropa interior todavía estaba mojada, cuando el viento sopló, la frialdad se podía sentir incluso desde el corazón, no pude evitar estornudar. 

Pei Zhao hablo: “Hay una posada en el frente, si a Gong Zi no le importa, ¿qué tal si te ayudo a comprar algo de ropa y te permites cambiarte y luego irte? Te enfermarás si continuas con ropa mojada en este tipo de clima “. Recordé que A’Du todavía llevaba ropa mojada, así que estuve de acuerdo.

Pei Zhao nos llevó a una posada y consiguió una habitación. Después de un tiempo, él personalmente nos trajo dos bolsas de ropa y dijo: “Las personas que traje aquí se han ido, les dije que se fueran para evitar que alguien conozca nuestro movimiento. Dos de ustedes, por favor, hagan lo que deseen. estare afuera de la puerta, si necesitan algo, solo házmelo saber “.

Salió por la puerta y A’Du cerró la puerta. Abrí la bolsa de ropa. Incluía calcetines, zapatos, ropa interior y accesorios. Todos eran nuevos, limpios y ordenados. Después de usar la ropa seca, A’Du me ayudó a arreglar mi cabello. Esta vez me sentí muy refrescado.

Abrí la puerta, grité: “General Pei”. Fuera de la puerta se suponía que era un pasillo, Pei Zhao estaba allí de pie. No nos vimos por un momento y ya se había cambiado a ropa normal con el pelo atado, como un erudito. Él estaba mirando por la ventana, mirando a la calle. Cuando me escuchó llamarlo, se dio la vuelta, aparentemente aturdido, miró a A’Du y a mí. No sé qué estaba pensando porque su mirada era un poco extraña. Sin embargo, su mirada se alejó rápidamente, con la cara hacia abajo, “Debería acompañar a Gong Zi de vuelta”. 

“Me escapé con gran dificultad, ¡no quiero volver ahora!” Me incliné cerca de la ventana, viendo las calles abarrotadas y concurridas, “Deberíamos ir a beber vino, conozco un lugar con shao dao zi,

“Todavía tengo deberes, Gong Zi, discúlpeme, Gong Zi también debería regresar”. 

“Hoy en día, no tienes ningún deber. Por lo tanto, hoy no eres un general de alto rango y tampoco soy la princesa. Además, hoy tengo mucha mala suerte, casi me ahogado hasta muerte, y fui acusado por error por ese tonto magistrado. Si no bebo un poco de vino para calmarme, entonces me sentiría mal “. 

Pei Zhao respondió: “Con el propósito de su seguridad, debería acompañarla de regreso”.

Estaba muy enojada, inclinada junto a la ventana, pero era demasiado perezosa para preocuparme por él. En este momento, mi estómago comenzó a hacer ruidos retumbantes. recorde que no comí el almuerzo, esto me dio hambre hasta el punto de que mi pecho estaba pegado a mi espalda. Pei Zhao debió haber oído el ruido de mi estómago porque su cara estaba roja. Originalmente, se encontraba a una distancia de mí, pero la ventana reflejaba un rayo de luz en su rostro, por lo que podía verlo muy claramente. Nunca he visto que la cara de un hombre adulto se vuelva roja, no puedo evitar pensar que fue muy divertido, reí: “General Pei, ¿podría venir conmigo a comer algo?” 

Pei Zhao murmuró: “Sí”. 

No me gusto su tono de voz, tratándome como si fuera un extraño. Pero el me salvo dos veces, asi que lo dejare pasar.

A ‘Du y yo lo guiamos por un callejón estrecho, finalmente llegamos a la tienda de vinos de Mi Luo. Una vez que Mi Luo me vio, se acercó a mí con cariño, las horquillas en su cabeza hicieron un ruido fuerte, los accesorios en su pierna hicieron ruidos de susurros. Mi Luo me abrazó y bromeó: “Te daré dos frascos de buen vino”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente