Capítulo 5 – DD – Parte 4

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Lord Demonio más Debil, Dantalian. 71º Rango.

Calendario Imperial: Año 1505, Mes 8, Día 21.

Palacio de los Gobernadores, Niflheim.

El banquete no terminó ni siquiera después de medianoche.

Nunca había pensado que los Lores Demonios fueran alcohólicos pesados. Barbatos era especialmente sorprendente. Ella tomó una jarra completa de alcohol y se la bebió de un solo trago.

La gente vitoreó y aplaudió. Era insano. Además, Barbatos pareció haberse encariñado de mí, pues me estuvo forzando a beber. Si trataba de rehusarme ligeramente, entonces ella diría: ‘¿Ahhh? ¿Estás tratando de abstenerte de tomar el alcohol que te estoy ofreciendo?’ –y se enojaría. ¿Acaso no era una persona bárbara, o algo así?

Siendo incapaz de seguir socializando con ella, secretamente me retiré del salón. Sinceramente, quería escapar por la puerta principal, pero existía la posibilidad de que fuese atrapado por Barbatos.

Su apariencia exterior era la de una pequeña, pero ¿hacia dónde iba esa enorme cantidad de alcohol que estaba ingiriendo? No podía entenderlo. En mi opinión, creo que los científicos necesitan atravesar su estómago lo antes posible. Yo tenía la certeza de que allí dentro lo que hay es un agujero negro versión miniatura… el problema era que la ciencia de este mundo no era tan avanzada. Como resultado, era imposible descubrirlo. Era un misterio sin resolver…

Mi mente se sentía vacía. Debo haberme emborrachado. Estaba caminando a través de un pasillo vacío, sin embargo, todo lo que estaba ante mí se sentía como si estuviese palpitando. Maldición. Fue porque esa mocosa, nacida en llanuras de Siberia, dijo: ‘Te mostraré mi tesoro oculto’. Y me forzó a beberme un brebaje todo raro de seis alcoholes distintos. A que se refería con ‘piensa en esto como un honor, no cualquiera puede tomar esto’… ¿ah? Por mí, ahógate bebiendo y muérete de una vez…

Pude escuchar unos suaves pasos detrás de mi. Volviéndome, vi que Lapis Lazuli estaba de pie allí. Cortésmente abrí mis brazos.

— ¡Ohh, Lala! ¡Mi Lala! ¡Tus ojos son como el cobalto y tu voz es como un himno cantado en armonía!

Ejem, en realidad, había abierto mis brazos pero de una manera exagerada. ¿Y qué? Estoy borracho. Esto está más allá de mi control.

—…se movió precipitadamente, Su Alteza.

— ¿Qué? ¿Soy tan grandioso que te has enamorado de mí?

— Lo que ésta dijo es que usted se movió precipitadamente, Su Alteza.

— ¿Hasta el punto de querer darme besitos? ¡Grandioso! ¡Si supieras cuan duro trabajé para ganarme tu afecto, entonces te sentirías tan mal por mí que voluntariamente me ofrecerías tus labios.

— Su Alteza –cerré mi boca. La mirada de Lapis Lazuli me atravesó–. Usted es precipitado, descuidado e irresponsable.

— ¿…no estás profundamente conmovida por mi victoria?

— Si, si lo estoy.

— Eso es un poco sorprendente.

Fue tan sorprendente como la vez en la que recibí una confesión de un chico de mi misma clase durante la primaria.

— Paimon no solo es la 9º Lord Demonio, ella también es la líder de la facción montañosa que es conocida como la facción más grande de las Fuerzas Aliadas de los Lores Demonio. Ella está a cargo de muchos seguidores fieles y tiene una estrecha relación con la gente poderosa en el lado humano. En términos simples, usted ha convertido a una de las figuras más importantes del Mundo Demoníaco en un enemigo.

— E-espera un segundo, Lala –sacudí mis manos con fuerza–. No soy descuidado… no soy irresponsable, y mucho menos precipitado. Esas son palabras que estoy escuchando por primera vez en mi vida. Esto es un gran insulto.

— ¿Ah, sí? Dígame entonces, ¿qué tipo de plan es ese en el que usted ha convertido al hombre más rico y la líder de la facción más grande del mundo demoníaco en enemigos?

— Eh, bueno…

No había utilidad.

Mi mente aún seguía intoxicada por el alcohol, por lo que no podía pensar claramente. No era un escenario simple donde podía simplemente hablar cuando estaba borracho. Esto era como la maquinaria mejor elaborada del mundo.

— Esto es… tremendamente…

— ¿Tremendamente?

— ¡Un tipo de plan… asombroso y terriblemente grandioso…!

— Usted posee una habilidad de persuasión bastante increíble. Ésta estaba tan conmovida que había quedado atónita.

— Mis ojos y mis oídos podrían enamorarse de mí al mismo tiempo, pero tu lengua está completamente conmovida por haber quedado sin palabras.

— Es un alivio que todavía posea la racionalidad necesaria para notar eso, Su Alteza.

— ¡Ohhh!

Al igual que un terrible actor, grité al cielo.

— ¡Lo siento, Lala! ¡Es cierto! ¡Me he vuelto completamente loco! ¡Tras ser acusado por Paimon y ver que ese viejo cretino se reía de mí desde un lado, todo mi auto control terminó explotando! ¡Por eso es que les enseñé una lección! ¡No pudo siquiera comenzar a comprender cómo podría arrepentirme por mi gran error ante nuestra señorita súcubo!

Volví mi cuerpo e hice una reverencia. Era la ubicación completamente opuesta a la que Lapis Lazuli estaba. Claro, no había más nadie. Gracias a la luz de la luna que entraba por la ventana, apenas podía idear la forma del piso.

No, ya que podía ver un poco noté que no estaba completamente vació allí. Un gato gris estaba parado en el borde de la ventana y lamiéndose la pata. Hice una profunda reverencia al gato.

— ¡Mil disculpas, Paimon! ¡Mil disculpas, seguidores de Paimon y apoyadores de Ivar Lodbrok! ¡He refutado y aplastado a esas personas a las que ustedes aman muchísimo! ¡Ellos me acusaron por un crimen que no cometí, levantaron sus narices en alto solo porque tenían una autoridad tan grande como la uña de un dedo de la mano en nuestro universo, y eran individuos que no sabían cómo respetar a otros, pero todos deben, de todas formas, amar a esos dos! ¡Ohh, las Diosas harán caer su ira sobre mí! Si, quizá, ustedes están allá arriba en el cielo… si no están haciendo nada y solo me miran desde sus asientos –miré hacia arriba como un profeta que estaba recibiendo las ordene directas de Dios. Mi cuerpo se movió seriamente y mi voz resonó con esplendor. Parecía como si estuviese recibiendo la recompensa por el mejor papel protagónico del año–. Puedo ser demasiado educado y estar rebosando con delicadeza para creer apropiadamente en las Diosas, por eso, no puedo decir con certeza que ustedes están en el cielo, pero, si por alguna probabilidad astronómica, ustedes realmente están allá… ¡Diosas! ¡No perdonen a este pedazo de basura, a Dantalian, que ha ridiculizado a la líder de la facción más grande y al hombre más rico en el mundo demoniaco castíguenme!

—…………

— Sin embargo, si yo hablase subjetivamente… aunque, no creo que esta opinión subjetiva que tengo sea objetivamente la verdad y no tenga dudas de ello, en cualquier caso, de ser necesario la modestia en frente de las Diosas, hablaré subjetivamente solo por cortesía… si están de acuerdo con mi opinión personal de que Paimon e Ivar Lodbrok son tripas de cerdo podridas terriblemente desafortunadas que se encuentran al límite de convertirse en no reciclable… entonces ¡malditas Diosas! ¡No hagan nada, absolutamente nada, y permítanme vivir mi vida como me plazca! ¡Ya que soy 1000 veces más competente que algunas diosas que se la pasan sentadas y orinando todo el día!

***

Silencio.

El gato gris estaba sorprendido y mirando en mi dirección con ojos desorbitados. El gato debió haber olvidado que estaba limpiando su propia piel ya que su pata frontal se había congelado en medio del aire. No era extraño. Después de todo, él había tenido el honor de ser testigo de mi grandiosa y poderosa confesión de fe. Era como alguien que está descansando en la parte posterior de una montaña y luego de repente Moisés viene descendiendo de la cima. Podía entender como se sentía el gato. Eso demostraba que yo estaba rebosante de entendimiento.

— Uhhh, huuuu…

Calmé mi respiración. Ahora la intoxicación estaba disminuyendo.

Me volví y miré a Lapis Lazuli. Ella estaba mirándome con la misma cara inexpresiva de siempre. Levanté mi dedo índice y apunté al techo.

Mira. No pasó nada.

—……………

— Pensando lógicamente, de esto podemos sacar tres conclusiones. Primero, las Diosas generosamente han perdonado mis actos descuidados, irresponsables y precipitados. Oh, Lala, ciertamente eres una chica muy distinguida, y existe la posibilidad de que sea más distinguida que yo… claro, ese es un tema que requiere mucho debate… pero claramente no eres tan distinguida como las Diosas. Por eso, segundo, ya que las Diosas me han perdonado, tú debes hacer lo mismo. Esto es lo que significa tener una actitud modesta, después de todo. Y finalmente, tercero, las Diosas han admitido que Paimon e Ivar son similares a las tripas podridas de los cerdos. Por eso, el acto de amenazarlos es, teológicamente, jurídicamente y éticamente algo que no se considera un problema. Ahora bien, si tienes algo que decir en contra de mi lógica absolutamente perfecta, adelante…

Un momento de serenidad volvió al pasillo. Nos miramos el uno al otro durante un momento. Luego, Lapis Lazuli abrió su boca.

— ¿Ya terminó de hablar, Su Alteza?

— Hmmm.

— ¿Ésta necesita señalar que usted ha usado la técnica retórica básica de

‘usar una falsa premisa’?

— Nop.

— ¿Hay razón para que ésta le recuerde cuán peligroso es, en el ámbito político, declarar intensamente en un lugar público el ateísmo militante de uno mismo?

— No, no la hay.

— ¿Cómo cree, entonces, que ésta deba reaccionar ante el Lord que es lógica, política y teológicamente culpable?

— No creo nada de eso.

— Ésta si lo ha pensado.

— Lala, soy realmente incapaz de explicar eso de forma apropiada, pues estoy intoxicado, pero te aseguro que ya he ideado un esquema perfecto que te dejará sin palabras. Te lo explicaré luego de un pequeño descanso, y luego, hasta tú lo admiraras. Por eso, por ahora, regresemos a nuestra habitación, tendámonos en la cama, y discutamos el resto…

— Ésta lo sabe.

— ¿Eh?

— Ésta cree que usted está desarrollando un plan muy detallado –parpadeé.

— Esto es… bueno, ¿cómo te diría? Bastante inesperado…

— Ésta sabe que su verdadera naturaleza es como la de un depredador, Su Alteza, una araña para ser exactos. Antes de dar un paso, usted ha visualizado 10, y si no hay certeza de una caza perfecta, entonces usted espera pacientemente. La gente puede pensar que usted es un derrotado bueno para nada cuando ven que usted no se mueve, y luego se ríen para dejarlo en ridículo, pero en realidad, usted simplemente está esperando que su presa sea atrapada en su red.

— ¿…gracias por el cumplido?

Mi cabeza se sentía vacía, por eso no estaba muy seguro, pero creo que era la primera vez que Lapis Lazuli me había elogiado así. Sin saber cómo reaccionar al momento, fruncí el ceño.

— ¿Entonces por qué me maltrataste?

— Ya que su mentalidad está retorcida, ésta juzgó que usted requería un vasallo que constantemente estuviese a su lado y lo reprendiera, Su Alteza.

— Lala, ya estoy bastante grandecito. No tengo razón alguna, en lo absoluto, para tener una nueva figura materna ahora, y escuchar sus quejas…

Fue en eso…

Lentamente…

Lapis Lazuli casualmente me agarró por la corbata…

En mi corta confusión, Lapis Lazuli tiró de mí…

No sabía exactamente qué tipo principio físico estaba oculto dentro de esta acción, pero el resultado fue simple y obvio…

Lapis Lazuli robó mis labios.

 

 

 

 

—………………

—………………

Pude sentir algo suave en mis labios.

Me preguntaba si habían pasado 10 segundos. Gradualmente nos fuimos distanciando.

Cuando dos personas se distancian, se sentiría extraño si fuesen a compartir cientos de conversaciones vagas, pero en este momento de silencio, se sentía perfectamente natural distanciarse. Una vez que el beso terminó y recuperamos la distancia, sentí que esa distancia se sentía increíblemente natural.

Lapis Lazuli susurró.

— Tampoco es que intente actuar como su madre, Su Alteza.

—…Lala –hablé cuidadosamente–. Admito que durante todo este tiempo he dicho muchas líneas salaces como besar. Sin embargo, eso fue simplemente para disfrutar ver tu reacción de vergüenza, y por eso no tenía un significado tan profundo. Si por casualidad, planteé un malentendido debido a eso, entonces debería disculparme sinceramente en este lugar y…

— Lo sé muy bien, Su Alteza –Lapis Lazuli me interrumpió de inmediato–. Por eso, por favor, cállese.

Nos enterramos bajo el pasillo oscuro.

Luego de un segundo beso, el que se movió primero, usó su palma para ser el primero en agarrar el cuerpo del otro, y el que fue el primero en empujar al otro hacia un rincón oscuro del pasillo, no podíamos decirlo. Discutir eso no tendría sentido.

La única cosa que pude recordar vívidamente fue sus ojos azules brillando silenciosamente.

MIAU.

Un gato gris maulló. El gato bañado en la luz de la luna y estirándose cansadamente

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »