Capítulo 5 – DD – Parte 3

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Lord Demonio más Débil, Dantalian, 71º Rango.
Calendario Imperial: Año 1505, Mes 8, Día 20.
Palacio de los Gobernadores, Niflheim.

 

La daga perforó fácilmente el cuello del viejo goblin.

La hoja se clavó por su delgado cuello y pasó hasta el otro lado.

El pequeño cuerpo del goblin colapsó en el piso con un ruido seco.

Una quietud cayó sobre el salón.

Sangre roja fluía por el salón de baile.

— ¿Ah…? Paimon estaba…

— ¿Ah…ahh…?

Paimon simplemente estaba mirando el cadáver del goblin.

Ese goblin era un comerciante en el que Paimon confiaba sin ninguna duda. Estaba claro que esos dos se conocían el uno al otro desde hace mucho, mucho tiempo.

 

 

Me pregunto si sus rodillas habían cedido, pero Paimon había colapsado al suelo. La sangre fluyendo del cuello del goblin formó un charco y el extremo de la falda de Paimon se había teñido con esa sangre.

— Ah… ah…. Ahhhhh….

Al igual que una grabadora rota, ella dejó escapar pequeños gemidos de forma repetitiva.

Era una conclusión de que ella no pudo haber predicho, hace treinta minutos, lo que sucedería. Paimon solo podía haber estado gimiendo, pero yo instintivamente comprendí las emociones que estaban aferradas en su corazón.

Fue por eso que le di una advertencia.

Que no cruzara el Río Rubicón y que nos reconciliáramos con una copa de vino. Pero sin ser capaz de lograr algo, Paimon había levantado un cáliz envenenado. Esto probablemente era lo que significaba una tragedia.

Murmuré con una voz que yo solo podía oír.

— Arruinando el humor…

«Has provocado este caos, maldito goblin.»

Originalmente estaba planeando dirigir una comedia. Ivar Lodbrok y Paimon estaban culpándose el uno al otro. Ellos se comportarían desgraciadamente y seguirían lanzándose la responsabilidad entre sí hasta que la conferencia terminara.

Al final, un lado eventualmente tendría su honor destrozado y caería. Ese era el escenario que yo había escrito. La gente enviaría aplausos sin reservas a la presentación circense de un león y un tigre luchando entre sí. Sin embargo, este viejo goblin fue una variable que no pude haber esperado…

Torukel había cargado con todos los errores de Ivar Lodbrok y Paimon por su cuenta, y se los llevó con él. El malentendido de Paimon debido al engaño de Torukel, y la excusa de Ivar Lodbrok fue por el engatusamiento de Torukel.

Los dos como víctimas. El otro como el acosador. Excepto, que las palabras no saldrían de un cadáver. El día en que la verdad seria revelada finalmente, nunca llegaría.

Sinceramente te doy mis respetos por esa resolución tomada, goblin.

Ivar Lodbrok y Paimon habían ido contra mí con una mentalidad torpe. Ellos no arriesgaron sus vidas. Pero tú fuiste diferente. Viniste hacia mí con todo lo que tenías. A diferencia de esos dos, no olvidaste la etiqueta apropiada.

Eso fue esplendido. Debo admitirlo. La gente como tú está más calificada para interferir con mi confortable vida.

—…debemos proceder con la muestra de manos para la audiencia –dijo Marbas. El único testigo se había suicidado y Paimon había perdido su voluntad. Él debió haber juzgado que ya no quedaban motivos para continuar con esta audiencia–. El primer asunto es el caso de asesinato. El caso donde el 72º Lord Demonio sin Nombre, Andromalius, fue asesinado por el 71º Lord Demonio sin Nombre, Dantalian. El acusador ha demandado 100.000 Libra como compensación del asesinato de Andromalius por parte de Dantalian, y que éste último sea encerrado en la Prisión Helada por 15 años.

Marbas miró alrededor del salón.

— Aquellos que crean que Dantalian es culpable, levanten su mano derecha, la gente que crea que es inocente, que levante la izquierda, y la gente que se abstenga, no mueva sus manos. Las dos personas que están involucradas directamente, y yo, que actuó como mediador, no tendremos derecho a votar.

La gente rápidamente movió sus brazos luego que Marbas terminara de explicar.

Entre los 29 Lores Demonio, los que votaron culpables fueron 9 personas. La gente que votó por inocente dio un total de 19.

Marbas asintió.

— Declaro que Dantalian es inocente con respecto al primer caso.

Excluyendo a los seguidores de Paimon, casi todos los Lores Demonio votaron inocente. En realidad, esa era una victoria abrumadora. Sin embargo, el sabor de boca seguía siendo amargo. Eso fue por el noble sacrificio de ese viejo goblin.

No me sentía tan emocionado como antes…

— El segundo caso es sobre la Muerte Negra. El acusador ha clamado que Dantalian es el verdadero culpable de propagar la plaga. Aquellos que crean que es cierto, levanten su mano izquierda, y los que crean que es falso, levanten la derecha.

La gente que votó culpable fue igual, 9 personas.

La gente que votó inocente, esta vez fue de 15 individuos.

— Ya que se ha superado la mayoría, declaro a Dantalian inocente con respecto al segundo caso. Por eso, en nombre del 5º rango, el Lord Demonio a cargo de la nobleza, yo, Marbas, garantizo que tú, Dantalian, eres libre de todos los cargos que te fueron impuestos. Aquellos que tengan objeciones ante este veredicto tengan presente que estarían retando mi honor.

Un aplauso brotó de uno de los Lores Demonio. Era Barbatos, otra vez. Ella incluso estaba silbando mientras celebraba el veredicto.

— ¡JAJAJA! ¡Te lo mereces, PUTA! ¡Ya que comenzaste levantando tu nariz creyendo que era grande y poderosa, yo estaba anhelando ver como esa naricita que tienes era aplastada! ¡Viendo como ha terminado todo, ¿por qué no juegas un ratito7 con ese goblin?! ¡Probablemente ustedes serian la pareja perfecta en la cama!

…aunque bueno, la dirección de la celebración fue asquerosamente vulgar.

Justo ahora, Paimon, con ojos desconcertados, estaba mirando distraídamente el cadáver de Torukel. Ser capaz de reírse abiertamente ante una mujer en ese estado no significaba un descaro normal, sino una brutalidad inmensa. Era impresionante en otro sentido. Tenía la certeza de que si quería mantener una vida pacifica, entonces sería una buena idea no involucrarme con Barbatos.

Además, era muy plana.

Era tan plana como los campos de Siberia. Era importante enfatizarlo dos veces.

Si fueses una persona lógica con delicadeza, entonces sería obvio preferir a las maduras en lugar de las inmaduras, la abundancia por encima de la escasez. EL  COMPLEJO  DE  LOLI  ES  UNA  ENFERMEDAD  MENTAL,  SÉPANLO. Espero que sean capaces de ir al hospital más cercano que tengan y obtengan un chequeo suicida.

— Ahora, discutiremos el castigo de Paimon, Dantalian. A pesar de tu inocencia, Paimon trató de acusarte. Uno debe pagar el precio de su error. Sugiere lo que creas que sea el nivel de castigo más acorde.

— Un castigo, ¿eh? –miré al piso.

En el pasado, la controversia judicial tenía un significado parecido al de un duelo. Arriesgando su honor, ambas partes luchaban por lo que era inocente y lo que no. si el acusador perdía, entonces este recibiría la sentencia que había declarado para la otra persona. Significaba que si querías maldecir a otro, entonces tenías que cavar tu tumba de antemano. Era un legado rudo proveniente del periodo medieval.

En esta situación, Paimon tendría que pagar los 100.000 de oro y ser encerrada 15 años en prisión.

Una vez más, comprendí que tipo de ardua determinación cargaba Paimon mientras avanzaba hacia la audiencia. Asi era. Podría no haber sido tanto como el goblin, pero Paimon también, en su propia forma, se había preparado para tomar la responsabilidad…

En eso, una caja de opciones repentinamente apareció ante mí.

[1. Perdonar a Paimon.]

[2. Reprender a Paimon.]

Viendo aparecer esa caja, me di cuenta que era una decisión crucial.

Parecido al haber elegido asesinar a Andromalius, esto era algo que cambiaría grandemente la dirección del mundo.

Marbas me presionó en voz baja.

— Dantalian.

—……………

Miré el cadáver del goblin.

Torukel. No dejaste una voluntad. Pero lo que querías decir fue transmitido claramente. Sin importar qué, no dejar a Ivar Lodbrok o a Paimon preocuparse. Esas probablemente fueron las palabras finales que no pudiste pronunciar. La parte de la vida conocida como pena.

Como una formad e expresarte mis condolencias, esas palabras finales tuyas, las respetaré.

— Está bien.

— ¿Disculpe?

— Dije que está bien, honorable Marbas –levanté mi cabeza y miré al Lord.

Yo tenía una débil sonrisa en mis labios. Era con el fin de mostrar una expresión cansada. Bueno, también había pasado mucho tiempo desde la última vez que usé tanto mi cerebro, así que realmente yo estaba cansado.

— Incluso si yo me encontraba bajo una falsa acusación y difamación, Su Alteza Paimon también, en la triste posición de haber sido arrastrada a un complot, ¿no lo estaba? Ya ha sido demostrado ante todos los presentes, que el verdadero culpable detrás de todos estos incidentes fue ese goblin tirado en el suelo. Él fue un villano incomparable. Sin embargo, ahora que está muerto, no hay razón para que otro tome la responsabilidad.

— En otras palabras… ¿estás diciendo que no demandaras ninguna acusación?

— Así es, Su Majestad. Como la persona involucrada directamente en la audiencia, y como la persona que ha sobrevivido al juicio de la ley obteniendo la victoria, con todos mis derechos solicitaré esto. El 71º Lord Demonio, el Sin Nombre, Dantalian, por la presente, solicita, que Su Alteza Paimon no sea castigada de ninguna forma debido a este incidente –sonreí–. En primer lugar, esta es la sagrada Noche de Walpurgis. Este no es un lugar para palabras tan vulgares como castigo o penalización.

La gente a mí alrededor se conmocionó. Probablemente no imaginaban que la persona que fue acusada terminara siendo agradable. Todos tenían la misma expresión de sorpresa. Por el contrario, una vez que mi al goblin suicidarse, no podía haber estado más calmado.

No quería convertirme en una persona que fuese hablando de ‘reconocimiento’ y ‘respeto’ todo el tiempo. Había pensado en reconocer a Torukel el goblin. Había decidido respetar su voluntad. Por eso, debía mostrarlo con acciones.

Perdonar a Paimon aquí era, sin duda, una decisión políticamente peligrosa. En el mundo de la política, solo el simple hecho de que fueses enemigo, se podría seguir tomando acciones hostiles. Hoy, ignorando la verdad, la relación entre Paimon y yo se había convertido claramente en una ‘enemistad’. Cambiar la relación a una forma distinta, probablemente tomaría una considerable cantidad de trabajo agotador. Incluso sería imposible.

Eso era lo que significaba el respeto.

Proteger las palabras de otro incluso si significaba que tuvieses que soportar el daño.

Estaba confiado de que no me sentiría angustiado incluso si fuese a pasarla difícil por respetar a otro.

Si usaba el juicio de mi segunda media hermana como base, entonces yo estaba en posesión de un cerebro demoniaco.

Si usaba mi propio juicio como base, entonces yo era un estudiante modelo que sabía de etiqueta.

— Honorable Marbas. La única cosa que éste quiere es una simple y cálida copa de vino de miel.

[1. Perdonar a Paimon.]

[2. Reprender a Paimon.]

Tan pronto como terminé de hablar, la caja de opciones se desvaneció. Pronto, dicha caja fue reemplazada por nuevas líneas.

Cada letra individual era desmantelada y se juntaba para formar palabras nuevas. Eso dio un placer sutil como si se observara piezas de lego juntarse por su cuenta.

[¡Una decisión amable y piadosa!]

[El continente está impresionado por tu magnanimidad.]

[La fama se ha incrementado substancialmente.]

Las frases brillaron fuertemente en medio del aire.

Las palabras se esparcieron en partículas brillantes. Poco después, tras viajar por el aire como un montón de pétalos, estas silenciosamente se desvanecieron en alguna parte.

—…………

Marbas estaba mirándome. Sus ojos azules hacían que uno pensara en un océano sereno. No evité a Marbas y calmadamente lo miré a los ojos.

— Pensar en labor por encima del resentimiento. En palabras, eso suena fácil, pero las palabras tienden a ser difíciles de adherirse si son cortas, y se vuelven fáciles de mantener si son largas. No es algo que alguien pueda hacer. Adicionalmente, la cantidad de personas que desechan la oportunidad de dar rienda suelta a su maldad son hermosamente pocas –Marbas me dio una palmada en el hombro. Su confianza fue transmitida a través de esa mano–. Eres sorprendente, Dantalian. Como el anfitrión de la Noche de Walpurgis, me gustaría darte las gracias. Anhelaba el día en que fueses capaz de deshacerte de tu estatus de Lord Demonio sin Nombre y convertirte en un monarca poseyendo un gran título.

[El afecto del Lord Demonio Marbas ha aumentado por 9.]

En lugar de responder con palabras, bajé mi cabeza.

Marbas había dicho hace poco, que él no confiaba en palabrerías. Por eso, ir más allá de las palabras cortas y responder con el silencio era apropiado para llevarse bien con la creencia de Marbas. Él parecía haber comprendido mi intención. Asintió y una vez más me dio una palmada en el hombro.

— Sin embargo, incluso si no hay un castigo oficial, seria irracional no tener una palabra de disculpa… Paimon.

Marbas se volvió para ver a Paimon. Ella aún estaba conmocionada a un lado del cuerpo del goblin. Ella parecía una muñeca a la que le habían cortado sus cuerdas. Marbas habló con un rostro lleno de dolor.

— Discúlpate aquí con Dantalian. Paimon se estremeció.

¿…dis…culpar…?

— Si, es la responsabilidad que debes cargar.

— Mintió… Torukel… min…tió.

Paimon movió su cuerpo para levantarse, pero no pudo. No había fuerza en sus rodillas, por lo que simplemente se deslizó hacia atrás. Paimon levantó su cabeza un poco para mirarme.

— ¿T-Torukel…traicionó a esta dama?

— Así es, Su Alteza –asentí.

— ¿Inocente…?

— Si, yo no cree la Muerte Negra. Tampoco la propagué a propósito. Esa fue una mentira creada por ese comerciante, Torukel.

Paimon lentamente bajó su cabeza. Hubo un momento de silencio. Yo no tenía métodos de saber lo que ella pensaba. Poco después, con hombros temblorosos, ella murmuró en voz muy baja.

—…lo…ento…

Al principio, no pudimos comprender lo que ella dijo. Al igual que un radio roto, sus palabras salieron, se detuvieron y luego fueron dichas de nuevo. Esto se repitió. El sonido del llanto era extraño como la estática. Sin embargo, Paimon repitió las misma palabras una y otra vez, hasta que eventualmente pudimos oírlo claro y fuerte.

— Lo….si…ento…

Esas fueron palabras de disculpa.

Una piscina de sangre se había formado en el suelo en el que Paimon había caído. Allí también estaba cayendo algo. Eran las lágrimas de Paimon. Cada vez, una lágrima chocaba contra el charco de sangre, como una piedra que caía en un lago, suaves ondas con formas de anillo eran esparcidas.

—…lo siento. —…………

— Lo siento… lo siento…

Un silencio peculiar bañó el salón de baile.

La voz de Paimon ciertamente era baja, pero se sentía como si todos los presentes podían oírla.

Debía ser difícil seguir observando. Un Lord Demonio mujer, de la que asumí era una de las seguidoras de Paimon, corrió comenzó a apoyar a la débil mujer. Paimon fue arrastrada hacia afuera débilmente por la Lord Demonio. Un grupo de 15 personas siguió a esa Lord fuera del salón de baile.

Nadie trató de detenerlos.

— Hubo demasiadas complicaciones, pero –Marbas, queriendo cambiar el tema, habló–, eso no cambia el hecho de que hoy sigue siendo la Noche de Walpurgis. Aunque todavía quedan muchos puntos a tratar en la agenda, la retrasaremos hasta mañana. Tomaré la sugerencia de Barbatos y les ofreceré un lugar para que beban todos.

Con un clap, Marbas juntó sus manos.

Al instante, varias hadas llegaron y comenzaron a servir todo tipo de comidas y bebidas. Elfos llevando uniformes de dama y fracs entraron en la habitación cargando mesas y sillas. El salón de baile rápidamente cambió a un salón de banquetes. Yo también tuve el honor de recibir una copa de vino de miel, directamente de Marbas.

La gente poderosa era rara. Pero ese tipo de gente con sentido común era más rara aun, tanto, que ellos serían anunciados como la próxima especie cerca de quedar extinta y tachada de EX en los tableros. Yo, con el deseo de preservar las especies raras de la naturaleza, acepté decentemente la copa.

Por el resto del día, no hubo ocasión en la que Paimon volviera a mostrar su rostro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »