Capítulo 4 – DD – Parte 1

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Tácticas románticas engañosas

 

Lord Demonio más Débil, Dantalian, 71º Posición.
Calendario Imperial: Año 1505, Mes 8, Día 15.
Castillo del Lord Demonio Dantalian.

 

Dejar su propia casa solo trae problemas. Declaré que esa frase era la verdad.

Tradicionalmente, la gente aprendía sus lecciones de vida a través de las biografías de las grandes personas.

La verdad que yo fui capaz de descubrir de navegar por la historia de la humanidad desde tiempos antiguos, fue que cada incidente siempre sucedía cuando uno estaba fuera de casa.

La razón por la que Buda pasó por tales penurias fue porque huyó de casa. La razón por la que César fue asesinado fue porque inútilmente había deambulado por el exterior.

La muerte más memorable fue la de ese filósofo René Descartes. Este hombre originalmente pasó su tiempo durmiendo pequeñas siestas, sin embargo, su superior de repente le ordenó ‘salir a trabajar a las 5 de la mañana’ y por eso

René Descartes murió por exceso de trabajo. Luego de aprender tales tragedias históricas, llegué a una conclusión siendo muy joven. Nunca salgas. Así, tu seguridad estará garantizada.

Los estudiantes de historia probablemente darían con agrado una ovación a tan esplendida solución. Mi nombre seria recordado por siempre como el activista de la teoría en los libros de historia.

Pero, no podría estar feliz.

El mundo está lleno de personas que odian a los genios. Podría ser posible impresionar a los historiadores, pero recibir la admiración del público era increíblemente difícil. Últimamente, he estado experimentando mañana muy sombrías, como un genio siendo comido vivo trágicamente por los celos y la envidia de la gente…

— Su Alteza Dantalian… -la culpable de crear esta tragedia era Lapis Lazuli. Irónicamente, ella era mi primer vasallo–. Ya son las 11 de la mañana. Despierte, por favor.

— Hmm, hmm… ¿acaso a las 11 de la mañana no es el amanecer…?

— Ésta no sabe dónde levantar primero un argumento. Si ésta tuviese que apuntar una cosa, entonces sería que las 11 de la mañana no es el amanecer –Lapis Lazuli habló con calma.

Esta súcubo inflexible, representando a la gente, hizo lo posible para interferir con mi vida de encierro. Creo que ella se ha confundido, y cree que hacer eso es su labor del destino.

Gruñí como si fuera un político siendo asaltado por los fastidiosos medios.

— ¿Quién, con qué derecho, dijo que las 11 de la mañana no es el amanecer…?

— Suena a sentido común decidir eso.

Volví a colocarme la sábana sobre la cabeza. Querer alejarme de esta sensación tan confortable. Si esto no fuera una violencia inimaginable, entonces no sabía lo que era. No solo era que el periodo de la súcubo empeoraba, sino que en su cabeza también había un tornillo suelo, de eso si estaba seguro.

— La mayoría de las personas tienen enfermedades mentales. El sentido común no es más que reglas que esa gente mental ha formado por su cuenta. Por eso, reglas para un hospital psiquiátrico. Como un único individuo sano, es decir YO, no debo ceder ante la presión de esos psicópatas…

— Huh, Su Alteza, usted ha estado durmiendo por 22 horas seguidas. Mostrar algo de moderación y levantarse.

¿Acaso fue por la pequeña advertencia que pude oír de su voz?

Abracé mi almohada con más fuerza, mostrando mi voluntad a resistirme desesperadamente.

— Deja de pensar así. El mundo no se va a acabar. Y como no va a pasar, es mejor tener unos 10 minutitos más de sueño.

— ¿…acaso está mencionado el fin del mundo solo por 10 minutos más de sueño, Su Alteza? Ésta no puede evitar sentirse asombrada por el salto de lógica tan extraordinario que tiene, Su Alteza.

Lapis Lazuli habló como si estuviese atónita.

— Es un cambio conceptual. Vivo mi vida al máximo todos los días como si fuese el último. En resumen, me esfuerzo por ser un vago.

— Ésta nunca imagino que la palabra ‘vago’ y la palabra ‘mejor’ tuviesen una estrecha relación. Sin importar cómo ésta lo mire, el uso de sus palabras siempre es asombroso, Su Alteza.

Tack.

El sonido de un dedo golpeando se pudo oír sobre mi sábana.

Poco después, mi sábana comenzó a moverse agitadamente y luego se levantó por su cuenta. Era magia. Rápidamente me estiré para tratar de agarrar al menos el borde de mi sábana, pero fue en vano.

— ¡Ah, ahh! ¡Espera!

— Por favor, duerma con moderación. No hay necesidad de dormir excesivamente en la vida. Incluso si uno va a morir, entonces ¿no sería capaz de dormir por toda la eternidad dentro de tu tumba?

La sábana fue enviada a volar por toda la habitación.

Miré fuertemente a Lapis Lazuli.

— ¡La magia es trampa!

— Ésta ha creído que usted ama hacer trampa, Su Alteza.

— El único que tiene permitido hacer trampa soy yo. Solo es apropiado para que los demás vivan una vida siendo justos y honestos. ¡De esa forma seré capaz de obtener todos los beneficios que deseo, ¿no es así?!

— Por la forma que se ve, parece que ésta podría haber elegido servir al Lord equivocado… -Lapis Lazuli suspiró–. Su Alteza. La Noche de Walpurgis se llevará a cabo pasado mañana. Si no partimos ahora, entonces no podremos ser capaz de asistir a la reunión.

— No asistir. Eso suena bien. No asistir. Sinceramente, eso tiene un sonido muy hermoso.

— No puede. Si se ausenta de la reunión de contramedidas de la plaga, cuando posee la cura masivamente, entonces usted recibirá pesadas críticas y será regañado, Su Alteza. Si eso significa proteger su honor, entonces ésta está preparada para usar medidas drásticas.

— Ohh, te estás volviendo bastante severa –resoplé–. Lo siento, pero no tengo padres o familia, ni siquiera tengo un amigo de infancia, pues me separaron de él cuando era muy joven. En otras palabras, soy ¡absolutamente fuerte! ¿Cómo piensas derribarme a mí, el Lord Demonio Dantalian, cuando ni siquiera poseo una mínima debilidad? Eso es algo que deseo ver. Adelante, usa esas medidas drásticas de las que pareces enorgullecerte.

— Si. Bueno, como a ésta ya se lo ordenaron.

Tack.

Lapis Lazuli volvió a golpear con su dedo.

La almohada que estaba sujetando con fuerza entre mis brazos se deslizó rápidamente de mi agarre.

— ¡NOOOOOOOOOO!

— Entonces. Ésta solo hace lo que usted le ordenó, Su Alteza.

— ¡¿Por qué estás levantando hábilmente tu mentón con tanto orgullo?! ¡Devuélveme mi almohada de inmediato! ¡Esa no es una simple almohada! ¡Esa es mi alma! ¡PARTE DE MI ALMA!

— Mil disculpas.

Fue entonces, cuando con un ‘puf’, la almohada explotó. Plumas blanca comenzaron a caer cuán lluvia.

— ¡Mi preciosa alma…! –grité.

Al igual que un héroe que acaba de perder a su amiga de infancia (o prometida

– con dos meses de embarazo), que era una maga para el Lord Demonio, mi cuerpo e sacudió con violencia.

— El alma ha muerto.

— ¡Maldito demonio!

— Está bien si llama a ésta un Demonio. Con Demonio como forma, ésta debería hacer que usted se levante, Su Alteza. Incluso si quiere castigarme, ésta solo debe permanecer leal hasta el final.

— ¡¿Por qué es que estás siendo tan presuntuosa?! ¿Acaso nuestras posiciones no cambiaron?

— Mil disculpas. Ya que ésta es, en realidad, completamente el sujeto distinguido para su señor.

— ¡Eso suena como que estas arrepentida, pero también suena molesto…!

— Ha pasado un mes desde que ésta fue designada por usted, Su Alteza Dantalian. Durante ese corto periodo de tiempo, ésta se ha reunido con no más de 72 firmas y vendido la cura para la enfermedad. Con el fin de vender a propósito la hierba negra a un precio elevado, ésta ha liberado el suministro lentamente, eso le permite a ésta vender la hierba a un precio extraordinario de 10 de oro cada pieza. Debido a esto, hay un total de 500.0004 Libra en su bóveda, Su Alteza. Aún quedan más de 25.000 hierbas que se deben vender. Este comercio, sin duda alguna, quedará grabado en la historia.

— ¡¿Realmente eres distinguida…?!

— Así es. Uno podría decir que ésta se encuentra en una dimensión distinta a la de usted, Su Alteza, quien ha pasado todo el mes flirteando con una almohada.

Creía que era más impresionante en otro sentido que Lapis Lazuli pudiese hablar de principio a fin con un rostro completamente estoico. En serio.

Si recordaba correctamente, in «Dungeon Attack», el ingreso anual de los Imperiales en el Imperio de Habsburgo era de 500.000 de oro. Lapis Lazuli fue capaz de generar una cantidad similar en tan solo un mes.

Honestamente, admito que ella tiene una habilidad enorme.

Si ella no hubiese interferido en mi sueño, entonces le hubiese dado una palmadita en la cabeza.

Sin embargo, ella no solo me arrancó la sábana, incluso destruyó mi almohada

– Lapis Lazuli ha hecho algo irreparable, y ha cruzado el Río Rubicón. El compromiso era imposible.

Yo, como un miembro orgullos del consejo de ancianos de la República Romana, sinceramente desprecio al tirano que no conoce su lugar y trata de convertirse en un dictador. Sería una buena idea celebrar tu victoria ahora, Julio Cesa. Al final, fuiste apuñalado a traición por el chico que creías amable y gentil…

— ¿…qué debería hacer? Solo porque he destruido una almohada, él hombre al que juré servir como mi Lord está mirándome como si yo fuese su peor enemigo. Antes de estar preocupada, me siendo sorprendida.

— Lala –le advertí seriamente–. Está bien usar mi nombre con el fin de ganar autoridad. También me parece bien que llenes tus bolsillos traseros mientras ganas dinero. Pero hay una cosa. Independientemente de todo ello… ¡lo absolutamente imperdonable es tratar mi almohada con desdén! ¿Lo comprendes? ¡Esta es una orden muy estricta!

Lapis Lazuli me miró. Tenía los ojos de una persona mirando una basura industrial que no se puede reciclar.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »