Capítulo 3 – DD – Prologo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Enfermedad sin Rostro

Un recuerdo de hace tiempo.

Fue aproximadamente cuando comencé la primaria.

— Papá. ¿Por qué no te casaste con solo una chica?

En ese entonces, aprendí que la monogamia era sentido común en casi todos los países. Y nosotros no éramos la excepción. Es decir, significaba que mi ambiente de crecimiento, al ser inusual, era confirmado a nivel nacional.

— Hijo. Probablemente no lo entenderás, pero hay buenas mujeres por todo el mundo, a pesar de ser raro. Pero más raro que el hecho de que haya hombres buenos. Si una mujer buena y un hombre bueno se encontrasen, entonces sería inevitable que tuviesen sexo.

Mi padre declaró eso sin pena. Siempre lo hacía.

— ¿Oh? ¿Entonces tú fuiste capaz de conocer 5 de esas llamadas ‘raras mujeres buenas’?

— Eso es porque, en mi vida pasada, hice muchas cosas buenas.

— Quizá debería tratar de creer en Alá la próxima vez.

Durante ese tiempo, iba a la iglesia cada semana y oraba constantemente para que la iluminación cayese sobre la cabeza de mi padre. No estaba seguro del por qué, pero él siempre estaba bien. Quizá era porque Dios estaba ocupado con negocios internacionales. Él no creía que las suplicas desesperadas de un niño de 8 años fuesen importantes. Por eso decidí no involucrarme en la industria comercial de Dios.

Dar y recibir.

Siempre había un trasfondo para la razón por la que terminé siendo ateo.

— Mi geniecito. Siempre ten en mente las palabras de tu padre.

— Aunque creo que la razón por la que mi personalidad se volvió un desastre fue un 80% por culpa tuya, padre. ¿Qué pasa?

— Si tienes suerte, encontraras mujeres buenas. Sabrás que lo son solo con mirarlas. Sin importar lo que hagas, nunca, pero nunca las dejes ir.

— ¿Al menos no puedes usar un término en singular en lugar del plural, padre? Gracias a eso, todo lo que escucho son declaraciones de mierda.

— Mierda, ¿eh…? Oh, bueno. Hijo. Estate preparado. Sin importar lo que elijas, vivirás una vida más dura que la mía.

— ¡¿Y por qué yo?! Mi personalidad es muchísimo más madura que la tuya, padre.

— Es porque eres más competente de lo que yo soy –dijo, levantando las comisuras de su boca.

— La gente que es completamente competente no se casará solo con cualquiera. Al final, ellos buscarán una compañera que pueda comprenderlos. La única persona capaz de comprender a un hombre competente es una mujer que sea igual de competente que él. Entonces, ¿qué sucederá?
Mi padre levantó un dedo índice.

— Ya que dos personas competentes están juntas, lo más probable es que logren grandes cosas. Una vez alcances una posición elevada, terminarás conociendo a otra mujer tan competente como tú. Serás capaz de comprender una más, y luego las personas juntas ya serian tres –levantó su dedo medio y continuó–. Ahora que hay tres, llegarás a una posición más elevada. Una vez en la cima, serás capaz de mirar a tu alrededor y encontrar otra mujer competente. Ya con esa hay cuatro. Y antes de darte cuenta, incrementará a 5.

Finalmente levantó sus dedos meñique y anular. Yo estaba atónito y repliqué.

—…en mi vida había escuchado tonterías tan estúpidas como esta. Creí que era imposible que un embarazo entre un perro y un humano se diera, pero cuando te miro, me preocupa que yo haya sido el que haya pasado esa barrera imposible en forma de milagro y nacer.

— Eres un demonio peor de lo que yo soy. El límite que tuvo tu padre fue de 4 mujeres. Eso fue lo más lejos que pude llegar. Independientemente, miro al frente para ver qué tan lejos llegarás.

— Padre de porquería, no saldré con nadie… –lo miré fijamente a los ojos–. Incluso si termino haciéndolo, solo saldría con una sola persona. Nunca haría algo como engañar y herir a la persona que es importante para mí.

— Eso no es sorprendente, viniendo de ti –sonrió.

Que irritante. Incluso como su hijo, esa era una sonrisa fría.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »