Capítulo 21 – DD – El mensajero que conoce la dirección del Infierno [Parte 4]

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Rey de los Campesinos, Dantalian. 71º Rango.

Calendario Imperial: Año 1506, Mes 4, Día 10.

Llanuras de Bruno – Ejército de la Alianza Creciente – Prisión Sencilla.

 

Un altar fue establecido en el fondo de la colina que era visible desde esta prisión. No era uno lujoso, sino uno hecho para que el ejército, quien había enfrentado una pobre derrota, pudiese acallar la ira de los Dioses, la belleza era un lujo que no era digno de ellos. Sin embargo, incluso si eso no era “lujoso”, Barbatos era una mujer que sabía cómo hacer cosas lindas.

— Escuché que el número que tu niñita reunió en un momento alcanzó fácilmente los miles. Si erigimos una torre con esos, entonces sería la decoración perfecta para los ritos ancestrales.

En resumen, era una sugerencia de hacer una torre de cráneos. Aunque era un diseño que pasó de ser extraño a sano que confundiría a la mente de uno, realizar un rito ancestral con las calaveras del enemigo era una justificación apropiada. Encima de todo, Farnesio quedó muy complacida con ello.

— Hmm. Su amante tiene buen gusto, Milord. El cráneo tiene la forma física más hermosa en el cuerpo humano. Cuando se realiza un servicio religioso, ¿no es obvio que sea apropiado mostrar la región más hermosa del cuerpo humano? Esta damisela apoya la torre de calaveras.

— No trates de hacerte la amiguita conmigo, mocosa humana. Tú, una sangre sucia, ¿qué crees que estás haciendo al hablarle descuidada e informalmente a una monarca? Si no fueses la general interina de Dantalian, uff, ya te habría matado cientos de veces con mis propias manos.

Aunque Barbatos se quejó, preparó el escenario. Utilizó sus tropas y acomodó los cráneos en una pila organizada. Farnesio poseía los cráneos de los soldados rasos, de los oficiales no comisionados, de los capitanes y comandantes, separados por categorías; por eso, la torre fue apilada de acuerdo a los rangos. Los soldados rasos al fondo, y los comandantes en la cima. Lamentablemente, esa era la cadena de comandos, era la humillación del personal militar que fue tratado de acuerdo a sus rangos aun después de muertos.

Los humanos llevaron a cabo sus ritos ancestrales al amanecer y los demonios al anochecer. La lluvia había cesado y el sol del atardecer estaba filtrándose en el cielo transparente. Cada cráneo, que estaba completamente limpio, recibía el sol poniente y brillaba de color rojo, y ocasionalmente, color ámbar.

— Hmmm.

Barbatos se estiró.

— Ahora los preparativos están listos. Rociemos algo de sangre sobre la mesa y terminemos con eso también. Tenemos que matar a la Princesa Imperial también, y torturar a esas serpientes que se ocultan en la retaguardia. Gyaaaa, ya que hay muchos malditos a los que tenemos que matar, este año va a ser abundante.

— Barbatos, ¿te dará malaria si pasas un día sin pegarle una obscenidad al final de cada frase que dices? Independientemente de que hay traidores, una vez fueron nuestros seguidores. Por favor, se un poco más solemne.

— Sea que mueran por un maldito solemne o un maldito frívolo, en la posición que están, es decir, que morirán, ellos solo son unos simples hijos de puta y así se quedarán, ¿por qué dramatizas tanto?

— Huh. De cualquier forma, personas como tú… Oh, bueno. Esta dama irá primero, Dantalian. Ella te verá luego.

Las dos Lores Demonio bajaron de la colina lado a lado. Sus sombras se extendieron todo el camino hasta la prisión donde yo estaba.

El tiempo pasó y los Lores Demonio de la Facción Montañosa y la Facción de las Llanuras comenzaron a reunirse allá abajo y tomaron sus asientos. Eventualmente, todos estaban finalmente presentes para cuando la puesta del sol estaba en su zenit. Aunque estaban hablando en susurros y pequeñas charlas, todos cerraron sus bocas cuando el rito ancestral dio inicio. El pie de la colina quedó en silencio.

—………

—………

Varios sacerdotes pasaron al frente y comenzaron a recitar sūtras. El servicio memorial progresó calmadamente. Cada vez que los sacerdotes se arrodillaban, los Lores Demonio se levantaban y hacían una profunda reverencia también. Tras varias adoraciones, cuyo significado no podía ser entendido…

Paso.

Farnesio salió al centro de la ceremonia. Estaba descalza. Pisó el suelo, que aún estaba húmedo, con su piel blanca. Aunque yo estaba lejos en esta prisión y no podía ver su rostro, se sentía como si el sonido de sus pasos resonara cada vez que avanzaba.

Farnesio se sentó frente a un piano sin siquiera saludar a los Lores Demonio. Sentí como si podía escuchar el sonido de una porción de ellos quejándose. De acuerdo a Barbatos, parecía que había un número de personas que consideran blasfemo el simple acto de dejar, no a un demonio, sino un humano, participar en nuestro acto memorial. Barbatos declaró que, ya que esos soldados fueron asesinados por esa pequeña, solo sería correcto si fuese ella quien tocase la melodía y calmara a los Dioses. Ya que esas no eran palabras erróneas, los demás Lores Demonio dijeron que comprendían todo y lo dejaron pasar.

—………

Farnesio colocó lentamente el extremo de sus dedos en las teclas del piano.

No le ofrecí ninguna palabra en particular a ella, quien probablemente debió haber regresado luego de haber matado a su padre ayer. Creía que ella fue capaz de pensar por su cuenta, y también confiaba que sería capaz de superarlo por si sola.

Por eso, mientras este era un recital para purgar a los más viejos traidores…

Al mismo tiempo era un concierto que anunciaba la despedida del pasado de Farnesio.

Descansé mi mentón en mi mano mientras me sentaba en mi silla y miraba a Farnesio. Hoy era el día que oficialmente marcaba el hecho de que he estado en prisión durante toda una semana. Aunque aún seguía aquí, estaba observando a Farnesio más cerca de lo que lo había hecho antes.

—………

Y…

La presentación de sangre comenzó.

La presentación de sangre comenzó.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »