Capítulo 18 – DD – La Temporada que no es Mía [Parte 3]

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Rey de los Campesinos, Dantalian. 71º Rango.

Calendario Imperial: Año 1506, Mes 4, Día 3.

Llanuras de Bruno, Ejercito de la Alianza Creciente.

 

Todo estaba saliendo tal como lo había predicho.

Paimon era una traidora depravada. Estaba seguro de que si le mostraba una abertura, entonces ella, sin duda alguna, aprovecharía la oportunidad. Y con certeza, ella se abalanzó hacia Barbatos como un coyote que ha percibido la sangre…

Hacer que me una a la Facción Montañosa probablemente era un simple pretexto. La verdadera meta de Paimon era Barbatos. Al convertir mi error en una falta de Barbatos, ella probablemente estaba planeando que Barbatos perdiese su posición.

Antes, mientras solicitaba mi juicio militar, dije:

— Yo, todo el tiempo, solo me preocupo por su honor y seguridad, Su Excelencia.

Eso era un señuelo.

Como si implicase que un juicio militar era el único método para proteger a Barbatos. Inferí intencionalmente que si yo era ejecutado, entonces la oportunidad de hacer que Barbatos tomase la responsabilidad se desaparecería junto conmigo. Eso no era más que una pequeña implicación, pero parecía que Paimon, quien pensaba una forma de “joder” a la Facción Montañosa, fue capaz de escuchar todo tan claro como el agua.

¿No era esplendido?

Paimon, aunque eres una traidora que vendió a su propia raza, eres una “traidora” con un intelecto inigualable y extraordinario. Si la traición era un talento, entonces, sin duda alguna, te concedieron un talento de primera clase. Esto era algo que lo único que me permitía hacer era reconocerlo. Honestamente, quería aplaudirle.

En primer lugar, en la historia, Paimon originalmente era una existencia parasitaria que traicionaba al Ejercito de los Lores Demonio y se aferraba al héroe.

En el juego «Dungeon Attack», el héroe encuentra a Paimon por casualidad mientras vagaba por la ciudad fronteriza. En ese momento, la Lord Demonio Paimon se enamoró a primera vista, llevándola a aparecer ante él con mucha frecuencia.

– Esta es la primera vez de esta dama conociendo a un hombre como tú.

– Esta dama te concederá el derecho de robarle los labios, Señor Héroe Auto- Proclamado.

Encajando con su título de Reina de las Súcubo, Paimon se acercó perfectamente al héroe. Aunque en ese tiempo, al héroe le había robado el corazón y cedido ante la emoción llamada “amor” por primera vez en su vida, al final, ambos fueron incapaces de superar las diferencias raciales y Paimon terminó muriendo en manos del héroe.

Bastante divertido, incluso después que su corazón fue perforado por la fría espada del héroe, Paimon no alejó sus emociones hacia él.

-…demonios y humanos viviendo juntos. Esta dama ha comenzado a soñar esa posibilidad luego de conocerte. Sin embargo, es algo que no se puede evitar, ¿o sí? Ya que los sueños son similares al ondeo de los frágiles pétalos de las flores, esta dama no puede culparte.

Cuando llegó el final. Paimon sonrió mientras la sangre brotaba de la comisura de su boca.

– Este ya es un cuerpo moribundo. ¿No podrías concederle a esta dama un último beso?

Como si estuviese invocando una maldición.

Como si estuviese concediendo una bendición.

¿Debería llamarla una romanticona ya que fue capaz de lograr su amor luego de haberse sacrificado?

Aunque habría sido un alivio si ella hubiese pagado la pena solo con su vida. Paimon era la cabeza que lideraba la facción más grande en el continente demoniaco. Debido a eso, ya que el héroe no recibió ninguna amenaza por los demonios, todos fueron capaces de entregarse a sí mismos para resolver la división dentro de la humanidad. Y la oposición que tuvo que enfrentar al héroe, el cual fue liberado, no fue otro más que…

— Eso estuvo cerca, Milord. De cualquier forma, esta damisela nunca se aburre cada vez que lo ve desde un lado. De vez en cuando, hay días en los que esta damisela cree que su vida puede que sea solo una gran broma.

—………………

Es cierto.

Esta era una niña ruda que no tenía expresiones faciales.

La Princesa Imperial Elizabeth, quien lideró al Imperio de Habsburgo, llevó al héroe a la vanguardia, y la Reina Henrietta, quien lideró al Reino de Bretaña, apuntó a Farnesio como general. Los dos héroes del siglo se acercaban a la guerra con el fin de hacer que sus naciones ganaran supremacía… esta era una historia que se suponía que se desarrollaría 15 años más adelante. Actualmente, en la forma en la que yo mismo he ubicado a Farnesio, se puede considerar un futuro que absolutamente nunca podría pasar.

— Más que eso, ¿qué fue eso de antes? Seguramente usted no estaba tratando de salvar a esta damisela mediante su propio sacrificio, ¿no? Honestamente, esta damisela solo puede decir que eso fue molesto, Milord. Esta damisela preferiría ser asesinada por un Lord Demonio que ser abrazada por usted. Aunque estada dama juzga su intelecto considerablemente, esta tiene un punto de vista increíblemente objetivo cuando se trata de su físico, Milord. Es decir, su cuerpo es horrible. Algo que se siente, de alguna forma, carente cuando se es abrazado, algo que es poco atractivo cuando permite al cuerpo de uno ser abrazado completamente por ello, hace difícil poder encontrar algo más desagradable que esto, así ese ese tipo de físico. Por eso, si por casualidad, el peligro se acerca a esta damisela, no se sienta innecesariamente inclinado por mostrarlo, sino que deje todo como está y… ¿aah? ¿Oh, ahhh?

Le quité el sobrero a Farnesio y comencé a apretarle la coronilla de su cabeza. Esta niña, solo porque ha aprendido algo de volubilidad de Lapis, ha hecho que su imprudencia realmente esté rozando los aires. Esta mocosa merece un castigo a través del masaje.

Farnesio tembló y sacudió ambos brazos.

— Milord… ¿acaso esta damisela no le ha dicho… no le ha dicho muchas veces…? Uh, ohh… la coronilla no. cualquier otro lugar está bien, pero, ahh… ahh… la coronilla no, todo menos la coroniillaaaaa…

— Derrítete obedientemente, pastelito de arroz.

— Uhh, esta dama se está derritiendo. Ya está damisela se ha convertido en una pulpa.

Para esta chiquilla de cabello rubio, quien actualmente estaba mis brazos y parecía volverse una gelatina, estaba destinada a convertirse en una general famosa, la archinémesis del héroe, y la calamidad de la humanidad que se acercaba lentamente. Aunque ya estaba consciente, este mudo estaba bastante decadente.

Poco después, los capitanes afiliados a la Facción Neutral llegaron para escoltarme. No pude sentir ni una pizca de agresividad o mal temperamento hacia mí. Ellos simplemente me solicitaron que los acompañara. Lo hicieron con cortesía.

— Aunque es humilde, hemos preparado una celda, Su Alteza Dantalian. Si quizá, no es algo descortés, entonces…

— ¿Cómo pueden llamarlo descortesía? Llévenme allí. Los seguiré obedientemente con la mentalidad de alguien que se ha convertido en un prisionero.

Los capitanes de la Facción Neutral bajaron sus cabezas.

Después, literalmente había una celda humilde ubicada en el lugar donde yo había seguido a los capitanes militares. ¿Debería llamarla prisión? Era más parecida a una jaula de hierro usada para contener animales. Solo un fardo de heno estaba ubicado dentro de la jaula de la bestia, realmente no había muebles ni decoraciones.

 

Tras ver el penoso estado de esa celda, Humbaba se echó a reír.

— Jajajaja. ¿Es una broma “divertida”, no? ¿O simplemente una broma pesada? Seguramente no intentan ubicar a nuestro maestro dentro de una caja de mierda tan asquerosa como esa, ¿veeerdaaad? ¿Deberíamos invocar una maldición que los haga vivir como eunucos por el resto de sus vidas? ¿Deberíamos azotarlos con una maldición que simplemente los haga sentir cosas con sus culos? Solo lo pregunto por curiooosidaaaad, pero ¿realmente tienen un gran interés en las vidas sin mujeres, ascetismo, como los monjes budistas?

— M-mil disculpas, pero esto es realmente lo que tenemos por ahora…

— Veo que es su cortesía decirle a la gente que coma mierda amablemente ya que es todo lo que tienen por ahora. Hmm, hmm. Entiendo. Pero, por cierto. En el momento, lo único que podemos darles es una maldición de eunuco, ¿qué piensan de esooo?

Las brujas rodearon a los capitanes mientras sonreían brillantemente. Sus rostros ciertamente reían, pero sus miradas eran violentas. El que se volvía lamentable aquí era el responsable. Si fuese una ofensa transmitir la orden de su superior cuando no tienen autoridad, entonces era su ofensa.

Suspiré.

— Humbaba, está bien.

— Ah, p-pero, maestro…

— ¿No dije que estaba bien? Estoy siendo tomado como prisionero, de todas formas. Sin falta, ¿puedo confiar en el poder luego de haber ido a un espacio tan pequeño? ¿Acaso el lugar será lujoso solo porque digo que estoy inclinado hacia los lujos? Si un rey es incapaz de comportarse como tal, entonces, al final, ¿un prisionero no debería comportarse como uno?

— No, no es eso.

Humbaba habló con preocupación.

— Al final, es necesaria una cama confortable si vamos a estar allí dentro junto a nuestro maestro y disfrutar apropiadamente la relación entre un hombre y una mujer, ¿bien? Si se nos ordena copular encima de un fardo de heno, entonces, es obvio que podemos hacerlo, pero cuando arrastras tu espalda en el heno da mucha comezón…

Las brujas alrededor asintieron mientras decían. Sí, sí. Parecía ser una atmosfera donde estaban aceptado con entusiasmo lo que Humbaba declaraba.

—………………

Toqué calmadamente la mejilla de Humbaba. La mejilla de mi querida líder de la Guardia Real se estiró como queso de pizza.

— ¡Gehuuuuhuuu! ¡Auh! ¿Auuuuh?

Ciertamente, la forma de graznar de una bruja estaba fuera de lo ordinario.

Sin maltratarla, tiré de la mejilla de Humbaba hasta el límite. Me pregunté si era porque esta chica había vivido su vida siendo torturada cada día que no mostró ni un rastro de dolor normal.

— Dejen de soñar, ¿a qué te refieres como ir allí conmigo? Ustedes seguirán inmediatamente a Farnesio e irán a la guerra. Escúchenla bien y también a Lapis, y vuelvan luego que hayan cazado a muchos humanos.

— ¿Cómo puede ser?

Humbaba tenía un rostro que parecía como si el mundo se hubiese acabado.

— Ya que nuestro maestro está en prisión, nosotras queremos disfrutar el confinamiento junto a él…

— No hablen mierdas…

— Ah. Oh quizá, en lugar de actuar como prisioneras, ¿actuaremos como guardias de prisión para encajar mejor con sus preferencias, Maestro? No se preocupe. A pesar de nuestras apariencias, somos completamente capaces tanto en el abuso como en el masoquismo. ¡Sin importar cuán pervertidos sean sus pasatiempos, estamos liiistaaas para servirle sinceramente!

— Santos Lores. Ahora estás hablando mierda.

Tsk. Tsk. Chaqueé mi lengua. Con toda seriedad, estas tipas eran una causa perdida. En realidad, realmente no las tomé y las vestí en vano.

— Farnesio.

— Hm. No se preocupe, Milord. Esta damisela no tiene ni el más mínimo deseo de ser tan cochina e ir a prisión con usted. Esta damisela solo espera que sea obediente en su celda y disfrute su vida de prisionero. Si usted se va, entonces ¿eso no haría que Lady Lapis sea la única que abuse de esta damisela bajo el pretexto de “educación”? Hm. Que placentero. Si es posible, seria grandioso si usted se queda ahí dentro y nunca vuelva a salir.

Farnesio asintió para sí misma.

— Descanse, Milord. Esta dará sus saludos a Lady Lapis. Claro. Esta damisela le será siempre su súbdita leal. Hasta es capaz de tratar con este tipo de problemas tanto como se le requiera.

—……………

Esto, a su manera, es increíblemente molesto…

¿Por qué es que mis “reconocidas” vasallas iban de un extremo a otro? ¿Acaso los hermosos conceptos conocidos como moderación y limitación no habían sido implementados en sus cerebros? ¿Qué tipo de pecado cometí en mi otra vida como para tener que planificar una idea general con este tipo de gente…?

Sin duda alguna, probablemente hay gente con excelentes talentos y gente bien informada en lo que es sofisticado establecidas por el lado de la Princesa Imperial Elizabeth. Por otro lado, mi general interina era una persona loca, psicópata, y la líder de mis Guardias Reales era una pervertida, quien se dejaba llevar por la lujuria y solo tenían el color rosa en su cerebro. Este mundo era injusto…

— Muy bien. ¿Qué más podría esperar por ustedes? Solo actúen bien durante la guerra. Hagan todo bien. Eso es más que suficiente. No vayan a ningún otro lado mientras solo están dando una paliza, ¿bien? Si las golpean una vez, ustedes golpéenlos dos veces. Creo que serán capaces de hacer eso, al menos. ¿Está bien?

Farnesio y Humbaba asintieron con sus cabezas. En orden, ellas regresaron tras dar una respuesta.

— Claro. En todo caso, esta damisela planea cortar los cuellos de todos los enemigos y levantar una torre de huesos. A partir de mañana, el solo hecho de escuchar el nombre de esta damisela hará que el enemigo se moje en los pantalones. Su orina fluirá y fluirá hasta que finalmente, toda la llanura sea cubierta por ese líquido, haciendo que el hedor llegué hasta su prisión, Milord.

Eso es lo que esta damisela más espera. Una cantidad de cola de rata de la lealtad filial de esta damisela quizá esté contenida allí. (NT: No tengo ni la menor idea de qué carajos quieren decir con eso, así que lo coloqué tal cual salió en inglés. Cola de rata es algo a lo que yo le conozco dos significados: un corte de cabello y una broma pesada usando una toalla y torciéndola hasta cierto límite y luego golpeando/azotando a alguien.)

— Incluso si no es logrado, nosotras personalmente iremos y llenaremos cubos y se los entregaremos maestro, así que no se preocupe. Las humildes nosotras, antes de jurarle nuestra lealtad, maestro, tuvimos una vida como mensajeras. Antes llegamos a entregar excremento. Por eso, cargar orina es algo más fácil.

— Ya que he comprendido cuan cercanas están sus existencias a la mierda y a la orina, háganme el favor y se me largan de una vez…

Tanto Farnesio como Humbaba saludaron antes de irse.

Una vez que se fueron, las únicas personas presentes eran los capitanes de la Facción Neutral y yo. Los capitanes estaban robando miraditas en mi dirección con ojos que parecían que hubiesen visto a una persona insana. Aunque consideré hacer una excusa, ya que quedaba claro que hablar solo me hundiría más, no tuve más elección que soportar esa maldita sensación.

— Por favor, enciérrenme ahora.

— Si, Su Alteza.

Como si estuviesen esperando por ello, los capitanes corrieron rápidamente y aseguraron la puerta de hierro. La cortesía inicial que mostraron cuando me escoltaron ya había desaparecido. Pude sentir explícitamente que sus rostros decían: “será un problema si no encerramos rápidamente a este maldito pervertido en prisión”.

—……………

Sip. Así estaba bien.

Después de todo, esta era una estrategia.

Al no estar clavado en los ojos de las personas, y ser recordado como un hombre extraño, con el fin de mover las cuerdas del continente detrás de las cortinas, fue que este plan se elaboró de principio a fin. Era cierto. Estoy realmente bien…

Clank.

El sonido del metal resonó y la celda de animal fue cerrada.

Como si me hubiese convertido en una bestia desconsolada, miré hacia el cielo con impotencia. El cielo que había llovido momentáneamente al amanecer y estuvo claro hasta hace poco, nuevamente estaba oscuro. ¿Acaso intenta suplementar a la tierra, la cual pronto seria cubierta con sangre, con lluvia?

– Uuuuu.

– Buuuuu.

Pude oír el sonido de los cuernos en la distancia. Se sentía como si estos fuesen el sonido del trueno cayendo de las nubes oscuras en el mundo distante de allá. Como rayos rugiendo varias veces, estos se clavaban en lugares desligados de mí y esas personas allá luchaban entre sí mientras no tenían nada que ver conmigo. Aunque era una guerra que yo había empezado, dicha guerra estaba lejos de mí.

—……………

Plop.

De repente, algo cayó del techo de la jaula de hierro.

Era frío.

Miré al cielo.

Entre las aberturas de las nubes negras, varias gotas de lluvia comenzaron a caer. Dichas gotas, las cuales estaba más cerca de ser dispersadas más de lo que descendían, se encontraban con otras hasta que pronto crecían y se convertían en un torrencial.

Creía que la lluvia era igual a los mantos de sangre que provenían de los soldados en batalla, quienes estaban plantados aquí en este campo de guerra mientras su voluntad natural había sido ignorada. Las cosas que fluían aquí no podían evitarse. Sin embargo, ¿cómo no podría ser amargo considerar las cosas que estaban hechas para fluir como algo que era inevitable?

– Woosh, shoooo.

Predije que la historia que yo había comenzado, empezaba a fluir como una tormenta junto a esa lluvia. La guerra que se desarrollaría allá era mía. Sin embargo, al igual que el tiempo mostrado por las agujas de hora y minutos de un reloj y el tiempo separado que era desentrañado extensamente cuando la música era presentada… el torrente y las indiferentes gotas de lluvia que rugían al otro lado de esta celda, simplemente caían aquí gota por gota. A diferencia del tiempo que estaba fluyendo allá, mi tiempo lentamente se filtraba en mi cuerpo.

—…………………

Me quité mi atuendo superior y recibí directamente la lluvia. Dentro de mi ropa había un cinturón y un reloj de bolsillo que había traído conmigo de antemano. Entre ellos, el segundo objeto emitía un ligero tic tac.

Barbatos, Paimon, Elizabeth y Farnesio se moverán libremente en el campo de batalla. Sin embargo, ¿cuándo comprenderán que el tiempo que les han provisto con ese espacio siempre ha sido mío? ¿Quién será la primera de todas en acercárseme? La lluvia continuaba fluyendo y limpiaba el polvo de mi piel, llevándolo a la tierra. La guerra estaba lejos, pero esa guerra distante era mía.

Mientras tanto yo…

Yo estaba aquí en prisión.

**********

– Oye. Si tienes un oído también, entonces escucha lo que tengo que decir.

– Aunque en realidad se siente como si la gente solo necesitase el hueco del culo si quieren escuchar lo que tengas que decir. Ocasionalmente, hay personas en las que creo que seria una perdida de tiempo si uso mis oídos. Desafortunadamente, tu eres de esas personas.

– También lo escuche. Murieron de nuevo, ¿no?

– Laura de Farnesio.

– Últimamente solo he estado escuchando el nombrecito de la puta esa.

– Solo hay dos tipos de personas en la guerra que tienen sus nombres esparcidos por todos lados. Alguien que mate al enemigo o alguien que mate a sus compañeros. Al final, es un alivio que no haya nadie que se haya vuelto famoso por matar a sus aliados.

– Anteayer fue Bretaña, hoy fue Batavia, y mañana puede terminar siendo Habsburgo o Cerdeña. Dicen que la guadaña del segador lúgubre no discrimina a la gente por fronteras ni les pregunta de que nación son.

– Pero dicen que salva a aquellos que se rinden.

– Si. ¡También escuche que regularmente distribuye comida!

– Si, ella te salva y te alimenta, esta bien. Pero eso es después de que te arranque la piel del cráneo. Dicen que puedes ver la torre de cráneos que tiene apilados claramente si vas allá. Escuche que la protuberancia en el horizonte parece como si el suelo tuviese una erección.

– En fin, la forma en la que hablas es cruel…

– Si soy cruel, entonces tu has sido vulgar, maldito.

– Ya sea que ambos sean crueles o vulgares no es un asunto importante. De ser necesario, podría aplicarse a ambos lados. En realidad, existe una probabilidad increíblemente alta de que pueda aplicarse a ambos lados. Lo que importa aquí es que los soldados…

– Los soldados están cagados. ¿Decían que era un asunto de clases? Cada vez que la batalla estalla, escucho que usan magia de amplificación y repiten exactamente el mismo discurso del día anterior. Es por eso que las ocasiones en las que las tropas pierden la moral antes de poder ser capaces de involucrarse en una lucha apropiada contra Laura de Farnesio eran en la mayoría.

– A pesar de eso, ella no es mas que una puta.

– Estoy diciendo esto en caso de que no lo sepas, pero a los soldados les encantan las prostitutas.

– El mundo esta llegando a su fin.

– Y tu eres un hijo de puta.

– Esa puta.

– Como lo dije, la puta.

– Aunque no estoy seguro si ella es cruel, y no estoy seguro de si es vulgar o no.

– En cualquier caso, no seria extraña si la puta esa fuese ambas cosas.

– De cualquier forma, la chica que se siente como si tuviese que ser aplicable a ambas.

– Laura de Farnesio.

– La tipa plagosa que vaga por ahí animando innecesariamente el desorden en nuestro pacifico continente humano.

– La madre de esa puta probablemente se lamento luego de haberla parido. Ah, si yo hubiese dado a luz a una leprosa como esta,. habría preferido tener un puñado de serpientes venenosas.

– Habría sido mejor que ella no hubiese nacido. Si ese fuese el caso, entonces todos habrían quedado felices. No hay una sola persona en el mundo que pueda darle la bienvenida a esa chica.

– Si. Ella probablemente sera desechada por los Lores Demonio luego de ser usada.

– Seria grandioso si se suicidara.

– ¿Por que sigue vida?

– Seria grandioso…

– …si desapareciera.

– Que se desvanezca de nuestra vista.

– …si se muriese ahora mismo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »