Capítulo 2 – DD – Parte 5

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Lord Demonio más Débil, Dantalian. Rango 71.

Calendario Imperial: Año 1505, Mes 4, Día 4.

Castillo del Lord Demonio Dantalian.

Los aventureros se dieron ligeras palmadas en los hombros los unos a los otros. Luego, dividieron sus caminos por las tres sendas.

— Mueran, malditos.

— Tú serás quien muera. Me aseguraré de cogerme a tu esposa en tu lugar.

El que los aventureros se maldijeran entre sí simplemente era un método adaptado. Sabían que si sus despedidas eran pesadas, entonces sus pies también lo serian.

El líder de la unidad en la que yo estaba habló.

— Deberíamos irnos también.

— Si.

Yo, nuevamente, estaba en la espalda del novato.

La unidad en la que me encontraba era la que tenía cuatro miembros. Era porque ellos tenían equipaje extra que llevar. Es decir, yo. La persona que temporalmente actuaba como líder era el anciano calvo y tuerto. Es decir, el que le refutó a Riff antes.

—………

—………

Pasos sombríos hicieron eco en la caverna.

Nadie dijo nada. La sombra de la gente se reflejaba en la pared de la cueva debido a las antorchas. Ondulaban como un espejismo.

Cuando Riff sugirió dividir el grupo en 3, honestamente quería salir brincando en una pata. Esa era la idea principal que propuse. Temía por un grupo de 10 aventureros juntos, pero no me daba miedo un grupito de tres y cuatro.

Ellos eran tontos.

Riff sugirió dividirlos con el fin de aumentar sus probabilidades de sobrevivir tanto como fuese posible, sin embargo, malinterpretó la idea. Creyó por completo las palabras de un Lord Demonio. Normalmente, los aventureros y los Lores Demonio se suponían eran hostiles unos con otros, pero ellos fácilmente confiaron en lo que yo dije.

¿Estaban siendo descuidados, o yo realmente parecía ser tan lamentable? Si fuese la última, entonces era un alivio. Era prueba de que mis habilidades de actuación aun no estaban oxidadas. El precio a pagar por ser tan descuidado debe ser enorme, Riff.

Miré el espacio vacío ante mí. Un mapa semitransparente estaba siendo proyectado. Punto rojos se habían dividido por los tres caminos y se alejaban los unos de los otros.

Entre las funciones del sistema, estaba la habilidad de ver un mapa. Convenientemente, los aventureros eran mostrados como puntos rojos e incluso revelaba sus posiciones.

Había una densa pared cavernosa entre las rutas. Había sendas que conectaban las rutas a unos cuantos lugares, pero solo yo, quien tenía el mapa del sistema, sabía esto. Los aventureros no tenían medios de comunicación de todas formas.

Incluso si una masacre fuese a ocurrir.

‘Pestaña de Empleo’

Hablé mentalmente.

Un ding ridículamente alegre sonó.


Monstruo Aguante Ataque Defensa Precio
Slime F F E 4 Libras
Hada Débil F E F 8 Libras
Duende Desertor E E F 12 Libras
Duende Débil D D C 20 Libras

Por un breve instante. Quizá solo un momentito, hubo duda en mis ojos.

Los aventureros se habían dividido en tres grupos. Ellos confiaron en el Lord Demonio Dantalian cuando debieron haber sido hostiles con él. No solo bajaron sus habilidades de batalla, sino que no estaban mentalmente preparados.

Un requisito óptimo para un ataque sorpresa.

Pero la razón por la que dudé momentáneamente… no la sabía.

Si contrataba monstruos y atacaba a esos aventureros, entonces estaría cruzando el Río Rubicón. Que los aventureros mueran, o morir yo. Solo uno de los dos futuros existía. No había retorno.

—………

El interior de mi boca se sintió seco. Era imposible regresar una vez que tomara la decisión.

Ya comprendía el peso de mi elección.

Luego, la segunda caja de opciones, desde que llegué a este mundo, apareció.

[1. Aniquilar a los aventureros.]

[2. Ser tomado por los aventureros.]

……tal como lo pensé. Ya había descubierto en qué situaciones aparecerían estas opciones.

Cuando mi vida estaba en peligro, o cuando la vida de otras personas estaban en riesgo. Esas cajas emergían en esos puntos inmensamente vitales, era como si me dijesen que pensara cuidadosamente en mi decisión.

Al final de todo, mi opción más obvia era la numero 1.

Un futuro lleno de esperanza para un Lord Demonio capturado por humanos era algo que no existía. Incluso si no decidían matarme, era inútil. Los aventureros me enviarían a la ciudad con el fin de cobrar la recompensa, y luego mi cabeza seria mostrada en la plaza para demostrarle a la gente que tan bien fue hecho el corte.

Por eso elegí la numero 1.

Mataré hasta al último hombre ante mí.

‘Contratar Golem Débil’.

[Has contratado un Golem Débil.]

[¿Quieres invocar al Golem Débil?]

Toda mi fortuna de 21 Libras se redujo a una mísera Libra en un instante.

Al mismo tiempo, el piso de la cueva fue cubierto por luz.

— ¿E-ehh? ¡¿Qué está pasando?! –dijeron los aventureros, entrando en pánico.

La luz causada por el círculo de invocación encendió la oscura caverna por un breve segundo. En el momento en que la mirada de todos se centraron en el círculo, mostré mis dientes.

¡CRUUUUUNCH!

Sonó como una bolsa de plástico siendo rasgada. Sin embargo, era algo mucho más raro que una bolsa de plástico. Con mis dientes, tuve que morder fuertemente la oreja del aventurero novato.

— ¡Ahhhhhh!

El aventurero gritó y sacudió su cuerpo. Yo, que estaba en su espalda, caí en el suelo. Ya estaba preparando una forma segura de caer, por lo que el impacto no fue fuerte.

— ¡¿J-Jack?! ¡¿Qué te pasó?! ¡¿Qué pasa?!

— Ugh, ahhh, ¡oreja! ¡Mi oreja!

La visión que estaba centrada en el círculo de invocación se movió hacia acá. Con una expresión genuinamente de miedo, apunté hacia el otro lado.

— ¡Oigan! ¡Detrás de ustedes! ¡Miren detrás de ustedes!

En el lugar que apuntaba estaba un brazo hecho de piedra que se extendía de la tierra.

El brazo de piedra agarró el suelo y, como un demonio saliendo del mismísimo infierno, un cuerpo protuberante emergió. Un incómodo ‘Grrrmmm, grmmm’ resonó. Era el sonido de las rocas rozándose entre sí. Los aventureros miraron la magia de invocación, boquiabiertos.

— D-Dios mío…

— ¡Levanten sus escudos! ¡Saquen sus espadas! –los aventureros se movían al punto de estar confundidos. Sin embargo, el hombre calvo y tuerto, demostrando que no solo era sub-capitán por nombre, les dio órdenes a sus camaradas. Aun así, su enemigo no era solo el golem que acababa de aparecer.

— ¡¿Hmmm…?!

Salté en la espalda del novato y le cubrí la boca. El chico abrió sus ojos de par en par.

Sus ojos parecían gritar: ‘¡¿Oye, pero qué haces?!’.

Él tenía una daga en su cadera que yo había estado viendo desde un principio. La retiré y la pasé por su garganta. Una, dos, tres, y finalmente, cuatro veces. Ni siquiera le di oportunidad de resistirse.

— Egh… guhh… hgmmm….

El novato gritó, pero el sonido fue amortiguado por mi mano, haciendo que solo sonara como un gemido.

Pronto, los graznidos se tornaron rojo sangre, muy brillante por cierto, y tiñeron pegajosamente mi mano.

— Uugh… ehg…

Miré silenciosamente a los ojos del novato. Finalmente, su cuerpo cedió.

Eso solo me tomó 8 segundos.

Los demás aventureros no tenían ni idea de que el novato había sido asesinado detrás de ellos.

Con eso, mi primer asesinato fue cometido, pero no tuve tiempo de andar con sentimentalismo. La situación aún era terrible. Escondí inmediatamente la daga en mi ropa y volví mi cabeza.

— ¡………………!

Justo a tiempo, el golem ya había salido por completo.

Como si celebrara el hecho de haber escapado de ese sofocante mundo subterráneo, el golem levantó su cabeza y dejó escapar un rugido. El techo de la cueva se sacudió, haciendo que las estalactitas también temblaran. Incluso si fuese llamado ‘golem débil’, en ese momento, el que dominaba ese espacio era ese monstruo.

Era un monstruo. Un demonio.

Parecía tan diferente de los humanos y esa apariencia exterior tan atroz era suficiente para plantar miedo en el corazón de la humanidad.

— ¡Hiiiiik…!

Los aventureros saltaron hacia atrás. Los brazos de un hombre temblaban tanto que dejó caer su antorcha. Ya que la luz del circulo de invocación se había ido, la caverna volvió a ser oscura – eso incrementó el miedo de los aventureros hasta su límite. La luz de la antorcha dio un brillo rojizo, mostrando solo una ligera imagen de ese cuerpo masivo en la oscuridad distante.

La gente que solía hacer trabajo de granja por una vida en su hogar natal…

…Esa gente pudo haberlo comprendido por primera vez.

Ser aventurero era una ocupación desacreditada que normalmente enfrentaba cualquier terror mítico como este.

— E-euuuu……

Los tres aventureros se reunieron. Ese era un instinto implantado en los humanos, unirse con sus camaradas cuando enfrentaban una gran bestia. Sin embargo, en esta situación, ese instinto los había llevado a cometer un gran error.

— ¡……………!

Como el golem era demasiado grande, sus pasos eran lentos.

Si los aventureros se hubiesen dispersados en lugar de agruparse, habrían podido ser capaces de derrotar al golem. Pero esos hombres carecían de experiencia. La experiencia de batalla contra varios tipos de demonios.

Al igual que un tanque, el golem avanzó hacia los hombres. Sus pies caían con un golpe seco y sacudían el suelo. Los temblores agitaban violentamente la oscuridad.

Los aventureros no podían hacer más que sujetar sus escudos de madera. Todos sus cuerpos se habían vuelto rígidos. Probablemente estarían quejándose por no haberse alejado del sitio.

— ¡E-esta persona está muerta!

Sacudí con intensidad a los aventureros ya desordenados, llevándolos a otro nivel. Sujeté el pecho del novato y grité:

— ¡Cayó de repente! ¡Es magia negra! ¡Alguien desconocido para mí nos está asaltando a todos! ¡Por favor, aléjense rápido!

— ¡¿Qué…?!

Fue un momento turbulento. Sin embargo, que dudaras aunque fuese un mísero segundo mientras el golem estaba frente a ti, significaba el tiempo suficiente para que todo llegar a un final trágico.

La atención de los aventureros se dispersó. Buscando la oportunidad, el golem osciló su puño. El objetivo era el hombre calvo y tuerto. Como la persona responsable de esta unidad, cuando escuchó que el novato estaba muerto, él se volvió por un breve instante. El pesado puño de piedra del golem chocó en su cuerpo rápidamente.

Ni siquiera hubo un grito.

Su cráneo fue aplastado, haciéndolo morir instantáneamente.

El escudo de madera que el herrero de la aldea había hecho no le fue útil.

— ¿…..uh, ahhhh?

Los sobrevivientes reaccionaron, pero muy tarde.

Para ser honestos, decir que era una reacción apropiada era algo miserable.

Un aventurero, como si desistiera de toda esperanza, cayó sobre sus rodillas.

El otro decidió lo contrario y estuvo a punto de escapar. Lanzando su antorcha y espada, se deshizo de todo lo que le proporcionaba peso y corrió.

Seria problemático si perdiera a una persona aquí.

— ¡Por aquí! ¡Corre por este lugar!

— ¡Uh, ah! ¡Ahh!

Dándome una oscura respuesta, el aventurero corrió hacia mí. Era como el comportamiento tomado inconscientemente por la gente durante un incendio. Cuando se les decía que escaparan por una dirección, ellos corrían hacia allí frenéticamente.

Tiré del hombre, lo acerqué, y susurré.

— Calma tu respiración. Los golems carecen de buena vista y oído. Si te ocultas calmadamente en la esquina de la cueva, entonces estarás a salvo. Créeme. Soy un experto en características demoníacas.

— D-de acuerdo. Lo entiendo.

— Ahora, sígueme y respira con lentitud. Uno. Dos. Huh.

— Huh… Huuuh.

— Bien. Así es. Inhala y exhala lentamente.

El aventurero calmó su respiración. Sujeté su mano con fuerza. Ya era bastante conocido el hecho de que la gente se calmara cuando un profesional le tomaba su mano durante una crisis.

— Uno…

El aventurero respiró mientras seguía mi orden. Y sigilosamente saqué la daga.

— Dos…

Fue en el momento en el que iba a exhalar. Con el arma, le corté la garganta. Una respiración calmada nunca más volvería a salir de su boca. La sangre llenó su esófago y su respiración no pudo transformarse en palabras. El único sonido que salió fueron gorjeos y tosederas. Poco después, el hombre se murió.

Casi al tiempo en que el hombre dejó de respirar en mis brazos, el golem ya se había encargado de la persona restante.

El golem simplemente levantó su pie y pisó al último hombre. El cuerpo humano era más duro de lo que esperaba. El cuerpo de un hombre no era aplastado de inmediato.

Un grito terrible llegaba del aventurero cada vez que los pies del golem bajaban. Estos se fueron debilitando conforme el pisoteo continuaba. En cierto momento, los quejidos se detuvieron completamente. Solo el sonido de los huesos quebrándose hizo eco lentamente. La sustancia pastosa pegada al pie del golem probablemente eran los intestinos del hombre.

Fue una horrenda conclusión.

—…uuff.

Me senté contra el muro de la cueva.

El cansancio aplicó peso en todo mi cuerpo. El calor aún no había cesado. Ni siquiera sabía que la calidez podía ser tan desagradable. Por otro lado, el frio que pasaba por la pared era bueno. Para mí, era la temperatura perfecta.

Era temperatura parcial.

Parcial.

—…aún no ha terminado –murmuré para mí.

Me sentía tan cansado como si hubiese permanecido despierto cuatro noches seguidas. Independientemente de eso, tenía muchos manuales tallados en mi cráneo. Tallados como los antiguos jeroglíficos en Egipto. Los instintos, esos que me fueron implantados de niño, me susurraron.

‘Acaba con todo. Si no quieres que tu crimen sea descubierto más adelante, acaba con lo que empezaste. Si no quieres que la malicia y la aprensión queden’.

—………

Calmadamente fruncí el ceño.

Mi pecho palpitante se calmó.

Mi respiración se ajustó y recuperé la compostura.

Los humanos eran bestias por instinto.

Si creas un instinto para cada situación posible, no importa el momento ni el lugar en el que estés, serás capaz de arreglártelas como una bestia de rapiña.

No había necesidad para la prueba y el error.

En ese sentido, las palabras de mi padre eran ciertas.

En realidad, yo, ‘cuya vida estaba en peligro’ respondí por ‘deshacerme de los humanos que me amenazaban’ sin dudarlo ni un momento. Podrías decir que era gracias a eso que aun podía vivir.

— De cualquier modo, papá sigue…

Incluso después de la muerte, él estaba cazándome como un fantasma fastidioso.

Me levanté y comencé a revisar los bolsillos de los cadáveres. Eso no era robar. Simplemente estaba recuperando lo que me pertenecía. Luego de revisar todos y cada uno de los bolsillos y zapatos, mi fortuna aumentó a 34 monedas de oro.

Era suficiente para invocar a un golem más y también a un duende.

— Ventana de Mapa.

El mapa interno de la cueva emergió en medio del aire.

Me pregunté si era porque ellos se movían cautelosamente, pero los demás grupos no habían avanzado mucho. Decidí ir y esperar en las ubicaciones de destino. Usando un atajo desconocido para los aventureros, me les adelantaría.

*************************************

— ¡Mierda, ¿por qué aún queda un monstruo?! –la segunda batalla había comenzado.

El plan era sencillo.

 

El golem estaba sentado en un rincón oscuro del túnel. Como la mayor parte de su cuerpo estaba hecha de piedra, en un túnel oscuro, era imposible diferenciarlo de las demás rocas. Por esa razón, justo cuando los aventureros estaban transitando, lancé un ataque repentino.

El ataque sorpresa funcionó a la perfección.

En el primer golpe, la cabeza de un aventurero fue destrozada. Otro fue sujetado por la mano del golem, y luego, este le aplastó el cuerpo con facilidad.

Tomó unos sencillos cuarenta segundos para que la unidad de tres miembros se redujera solamente a un hombre de pie.

— ¡¿Guuh?!

Apuñalé la espalda del aventurero restante que solo estaba centrado en el golem.

Esta vez no fue una daga sino una espada. La hoja perforó completamente su pecho.

— Imposible…

El aventurero bajó la mirada hacia su pecho. Tenía una expresión facial de no poder creer que una espada lo hubiese atravesado.

El aventurero giró su rostro, unos ojos llenos de sangre brillante me miraban.

— Lord Demonio, maldito… ¡nos traicionaste…!

—………

Retiré la espada. El hombre cayó en el piso. Me preguntaba si la hoja había cortado sus pulmones. Su último aliento fue simplemente un ahogo. Al igual que el sonido del aire escapándose de la rueda perforada de una bicicleta. Ese fue el último grito que ese hombre dio.

— Traición, ¿eh?

Estabas equivocado. Nunca los traicioné. Al contrario, fue diferente. Tus hombres fueron los invasores y este era el hogar de Dantalian. Si no hubiesen asediado este lugar, entonces no habrían tenido que morir.

— Haaah.

Comencé a revisar los bolsillos de los cadáveres. La sangre roja había manchado las monedas de plata y bronce. Sujeté esas monedas con fuerza.

Siempre y cuando estuviese atrapado en el rol del Lord Demonio Dantalian, los demás grupos aventureros vendrán a capturarme en un futuro. Con el fin de prepararme para ese día, tenía que recaudar fondos.


Fortuna del Castillo del Lord Demonio

Cantidad a Retirar: XX Libras

Balance Total: 58 Libras

※ Advertencia: Si retira mucho a la vez, podría quedar en bancarrota.


Deposité el dinero en la bóveda del castillo.

Si incluías las 20 Libras que había gastado al invocar al golem, entonces casi habría recuperado la cantidad original con la que comencé. Ahora todo habría terminado una vez que acabase con el grupo de Riff. Escalé hacia el hombro del golem y me dirigí hacia el siguiente escenario.

En un instante, llegué a la entrada del castillo.

Hice que el golem quedara en espera y se parase en posición digna en la entrada de la cueva.

Cerca de 20 minutos pasaron. Desde el otro lado del túnel, un grupo salió. Era la unidad de Riff.

— ¿Hm? ¿Acaso no es usted el honorable Lord Demonio? –Riff me reconoció y enarcó sus cejas.

— ¿Cómo logró llegar por su cuenta? ¿Dónde están los demás? –no le respondí.

Me pregunté si habían notado que la atmosfera era sombría. El grupo dejó de caminar al instante. Bueno, si tuvieses ojos, entonces era normal sentir que algo era extraño. Todo mi cuerpo estaba agotado.

— Su Señoría, le pregunté qué donde estaban los demás.

Riff volvió a preguntar. La impaciencia comenzó a mostrarse en su rostro. ‘Todos están bien. Se han ido a hacer algo con prisa’. Probablemente estaba esperando ese tipo de respuesta. Pero lo que hice fue cortarle despiadadamente esa esperanza.

— Muertos.

— ¿…eh?

— Todos han muerto. No solo el grupo que estaba conmigo. Excluyendo tu unidad, los siete hombres han muerto. Probablemente están disfrutando una buena cerveza allá en el más allá, todos juntos.

Una voz tan fría salió de mi boca, que hasta yo me sorprendí. No fue simplemente fría, sino que también estaba mezclada con un sentimiento de burla tan fuerte. Podrías decirlo por la mirada distorsionada en el rostro de Riff.

— No me diga… ¿los enemigos atacaron por ambos lados?

— Sir Riff. Por favor, deja de hacerse el tonto cuando ya comprendes lo que ha sucedido. Si lo que dices fuese cierto, entonces yo no habría tenido oportunidad de pararme en este lugar –me burlé, y continué–. No hay fuerzas invasoras enemigas en ninguna parte del castillo. Eso fue una mentira. UNA GRAN MENTIRA.

— ¿Qué?

— ¿Aun no lo comprendes? Esa fue simplemente una estrategia hecha para matarlos a todos y cada uno de ustedes.

Los rostros de los aventureros cambiaron dramáticamente.

Fue de la bienvenida a la sospecha. Y de la sospecha a la cólera.

Pero eso no era suficiente. Mi meta era convertir su cólera en ira. Torcí las comisuras de mis labios y sonreí ampliamente.

— Todo es gracias a ti, Riff. Estoy honestamente agradecido de que hayas creído en mí tan fácilmente. ¿Aventureros creyéndole a un Lord Demonio? El protagonista que convirtió esta comedia sin gracia en un éxito no fui yo, sino TÚ.

— ¿E-entonces esto fue un engaño…?

— Si. Maté a siete personas con estas manos.

Saqué la daga que tenía oculta en mis ropas. Podrías distinguir fácilmente la sangre en la hoja.

— Todos no fueron más que unos imbéciles. Cada vez que los degollaba con esta daga, reaccionaban con ojos desorbitados. ¿De verdad creían que un Lord Demonio como yo cooperaria obedientemente? Por eso es que unos aventureros aficionados carentes de experiencia son una burla.

—………

— La reacción del novato fue realmente asombrosa. Me miró y murmuró: ‘Imposible’ aunque la sangre brotaba de su garganta. Por eso, delicadamente lo degollé una vez más. Su esposa quizá se sienta aliviada en casa. Ella estaría mejor sin un bueno para nada como él…

[El afecto del Aventurero Riff desciende por 21.]

[El afecto del Aventurero Zed desciende por 23.]

[El afecto del Aventurero Zack desciende por 20.]

El afecto de esos tres instantáneamente cayó a 0. Y entre esos 3, alguien me lanzó una piedra tanto como pudo. Con un thuck la piedra golpeó mi frente. La roca contenía mucho instinto asesino. Probablemente trató de acabarme con eso. Pero, desafortunadamente, la puntería estuvo ligeramente desviada, por lo que después de arañarme un poco la frente, pasó volando por un lado mío.

—…eso no es cierto.

Lamento decirlo, pero esa fue tu última oportunidad de golpearme. Si la hubieses lanzado un poco mejor, podría haber muerto. Pudiste haber recibido el final feliz de ’los aventureros derrotaron al Lord Demonio’. Podría haber sido una ligera oportunidad, pero tal ocasión existía.

— No al lado de mi cabeza, sino aquí.

Toqué el centro de mi frente con mi dedo.

— ¡………………!

Fue en ese momento en que el golem los atacó por detrás. El golem, que estaba agachado como una roca hasta hace un segundo, estiró sus brazos.

Era la batalla final.

Por favor, esfuérzate por resistir, Riff. Eres el primer humano en pisar mi cabeza contra el suelo en estos últimos 10 años. He estado prometiendo devolverte ahora todo lo que has hecho en todo este tiempo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »