Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 616 – DMWG – Barriendo a Todos los Diablos (Parte 2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Todo el mundo estaba muy emocionado. Dudaban si las palabras de Jiang Chen eran verdaderas antes, si les daría las Almas Diablo como lo había prometido. Ahora estaban seguros. Jiang Chen era un hombre amable y generoso. La cantidad de Almas Diablo era abundante, cada uno consiguió por lo menos veinte. Si mataran por su cuenta, matar a veinte diablos requeriría su máximo esfuerzo.

Todos se precipitaron hacia los cadáveres y comenzaron a excavar las Almas Diablo de los cadáveres. Se movían de manera ordenada, nadie estaba tomando de más. No tenían la intención de robar las Almas Diablos de los otros. Sabían que provocar la insatisfacción de Jiang Chen no les serviría de nada. Lo primero que conseguirían era ser golpeados y luego expulsados ​​del equipo. Lo cual sería una gran pérdida.

Habían presenciado la monstruosa habilidad de Jiang Chen. Con su poder, podía borrar toda la horda de diablos. Mientras lo siguieran, estarían a salvo y recibirían una enorme cantidad de beneficios. Cómo podrían perderse esa oportunidad?

La batalla había llamado la atención de los otros discípulos que al principio no lo siguieron. Había muchos discípulos que se unieron al entrenamiento en el Desierto Huang Ling. Ellos sintieron una oleada de envidia y admiración al ver que los seguidores de Jiang Chen estaban recibiendo las preciosas Almas Diablo.

Después de comprender la situación, sus reacciones fueron las mismas que las de los discípulos anteriores. Sus ojos se ensancharon y miraron a Jiang Chen, aterrorizados.

Las batallas subsecuentes sucedían de vez en cuando. Con Jiang Chen como el líder, fueron más lejos en la zona que tenía un montón de diablos. Eran imparables. Sus fuerzas se hicieron más grandes. En sólo unas horas, su grupo se acercó a un centenar de personas. La mayoría eran los discípulos de la Secta Nebulosa, incluyendo discípulos principiantes como Jiang Chen. La batalla consistente les trajo enormes ganancias. Jiang Chen era tan poderoso que aplastar a los diablos se sentía como pisar hormigas. Era muy generoso con las Almas Diablo, se las daba a los demas cuando mataba a un diablo.

En cuanto a aquellos que querían robar las Almas Diablos mientras estaban ocupados peleando, todos ellos tuvieron las mismas consecuencias. Todos fueron golpeados por Jiang Chen y fueron arrojados lejos.

Arrogante! Bárbaro! Estas palabras fueron talladas en sus corazones. Pero la escena hizo que todos se sintieran deslumbrados. Todos tenían la intención de seguirlo para que pudieran obtener lo que querían. Ahora se convirtieron en seguidores voluntarios.

“Pequeño Chen, has formado tu propio grupo antes de entrar en la secta. Haha…”

Big Yellow se echó a reír.

“Sólo se ofrecieron como voluntarios. Las Almas Diablo no me sirven. Sin embargo, es exactamente lo opuesto para ellos. Pueden llevar las Almas Diablo a la secta e intercambiarlas por recursos o cosas que necesiten. Pero para mí, no estoy interesado en los recursos de la Secta Nebulosa.”

Jiang Chen se rio. Su único propósito al llegar a la Secta Nebulosa era para el fragmento de la Espada Santa Celestial. No necesitaba ningún recurso de cultivo, ya que su Técnica de Transformación Dragón podría proporcionarle una cantidad interminable de energía. A los ojos de otras personas, la Secta Nebulosa era un lugar perfecto para avanzar en su grado, un buen lugar lleno de recursos para cultivar. Sin embargo, para él, no era nada especial ya que su cuerpo siempre había sido un medio insustituible para avanzar en su grado.

Lejos de la batalla, unas cuantas siluetas miraban con expresiones vengativas. Uno de ellos fijó su mirada en Jiang Chen mientras apretaba los dientes.

“Ese bastardo. Él ya tiene tantos seguidores incluso antes de entrar en la secta. Pero, mi hermano llegará pronto, nos ayudará a tratar con él.”

Esa persona no era otra que Hu Lai, quien antes fue golpeado por Jiang Chen. Jiang Chen era un nuevo recluta arrogante. En pocas horas, su nombre se hizo popular. No encontrarías a una persona que no lo reconociera en esta área. Era aterrador que sus seguidores se hubieran convertido en un centenar de personas. Sus seguidores lo miraban con admiración. Sin embargo, Hu Lai no pudo lograr esto, haciéndolo muy envidioso.

……….

“Hermano mayor, ahora estamos asesinando arbitrariamente a los diablos. Esto llamará la atención del líder diablo?”

Preguntó Zuo Ling Er.

“No importa. Estoy aquí por el líder diablo después de todo. Si se revela a sí mismo, me ahorrará tiempo. Vamos a seguir matando. Tenemos que borrar todas las fuerzas diablo antes de mañana.”

Dijo Jiang Chen. Siempre perseveraba hasta que alcanzaba su objetivo. Una vez que hubiera decidido hacer algo, lo lograría por cualquier medio necesario.

*How!*

Una tormenta de arena aullaba continuamente, las batallas sucedían por todas partes. Jiang Chen sostenía su Lanza Afilada Ardiente y dirigía el ejército de discípulos como si fuera un gran general. Su cuerpo emanaba una luz dorada, brillando en medio de la horda de diablos. Eran invencibles. Aquellos que lo siguieron fueron inspirados por su espíritu de matar y sangre caliente, haciéndolos más emocionados por matar a los diablos.

“Haha… Fantástico, luchar al lado de Jiang Chen es realmente electrizante!”

“Estoy de acuerdo, Jiang Chen es un talento raro. Es muy feroz. Nuestra secta tendrá un verdadero genio.”

“En el Dominio Misterioso, escuche de una persona llamada ‘Jiang Chen’ antes. Él es un Rey de Combate que causó un desastre en la Provincia Liang, causando caos en el lugar. Podría ser que el hermano Jiang es él?”

“Probablemente. Un Rey de Combate que puede iniciar un desastre? Es un genio que difícilmente aparecería cada diez mil años. Si ese “Jiang Chen” es realmente el hermano Jiang, no sería imposible. Mira, el hermano Jiang es simplemente un Rey de Combate de Octavo Grado, pero su poder es suficiente para derrotar a todos los Reyes de Combate. Me temo que esos genios en el Ranking Tierra no son aptos para ser sus oponentes”.

…… ..

Las continuas batallas convirtieron las dudas de los seguidores en convicción. Jiang Chen se hizo más influyente.

El sol había caído, el cielo se oscurecía. Vientos fuertes aullaban en el desierto acompañados por los rugidos de los diablos como si fuera el fin del mundo. Para un Rey de Combate de alto grado, la noche y el día no tenía ninguna diferencia. Sus ojos eran lo suficientemente afilados como para atrapar una mosca incluso por la noche.

Otra batalla acababa de terminar. Todos se acercaban a la región más profunda del desierto. Los diablos eran cada vez más poderosos. Montones de cadáveres yacían en el suelo, sangre derramada por todas partes. Cuando los discípulos recuperaban sus recompensas con alegría, unas cuantas siluetas aparecieron en el cielo de repente. Había de siete a ocho personas. Llevaban el uniforme de la Secta Nebulosa. Había tres líderes, sus Qi eran fuertes, y sus rostros estaban llenos de arrogancia. Uno de los que estaba detrás de los líderes era Hu Lai. Tenía una sonrisa fría en su rostro como si estuviera aquí sólo para ver un espectáculo.

La mayoría de ellos pararon sus acciones al ver la llegada del nuevo grupo. El ambiente se hizo silencioso y pesado. Todos levantaron la cabeza para mirarlos y sintieron miedo en sus corazones. Estaba claro que estas tres personas eran de alto estatus en la Secta Nebulosa.

“Hermanos mayores, son ellos. El que está vestido de blanco es Jiang Chen.”

Dijo Hu Lai con ferocidad mientras señalaba a Jiang Chen.

“Humph!”

Un hombre joven dejo escapar un resoplido frio y fijó su mirada en Jiang Chen.

“Eres Jiang Chen?”

“Quién eres tú?”

Jiang Chen no tenía miedo en absoluto, sus ojos se encontraron con los del joven. Era simplemente un discípulo de la Secta Nebulosa. Ciertamente, no había nada de qué preocuparse.

“Hermano Jiang, él se llama Guo Xudong, el genio número tres en el Ranking Tierra. Su fuerza de combate es poderosa, y un enemigo difícil. Los otros dos son Zhang Da y Zhou Hong, uno es el número cinco y el otro es el número nueve. Todos son figuras famosas en la Secta Nebulosa que están en el pico del Reino Rey de Combate de Noveno Grado”.

Lan Yi susurró.

Jiang Chen finalmente se dio cuenta de por qué estos tres habían creado tanto miedo en otros. Estos eran los genios que estaban en el Ranking Tierra. Parecía que Hu Lai tenía una buena relación con ellos. Por eso estaban aquí por Jiang Chen.

Por desgracia para ellos, Jiang Chen no los temía en absoluto… Si estos tres trataran de pelear con él, se meterían en problemas.

“Jiang Chen. Tú eres un novato, y te atreviste a formar un grupo aquí? Estás intentando establecer una alianza? Sabes lo que significa eso?”

Guo Xudong señaló a Jiang Chen y exclamó.

“Una persona ciega se atreve a hablar con mi hermano mayor de tal manera? Sabes lo grosero que es eso?”

Zuo Ling Er puso una mano en su cintura mientras señalaba con un dedo a Guo Xudong. Si una persona estuviera comiendo, la comida sería escupida al instante. Esta niña era demasiado brusca. No había duda de que los tres genios estaban sin palabras por sus acciones.

Sin embargo, después de presenciar cómo luchó en la batalla, nadie sintió que era arrogante. No sabían si podía luchar contra esos genios, pero su habilidad ya fue demostrada.

“De dónde vino esta chica? Como te atreves a hablar con el hermano mayor Guo de esa manera?”

El genio número cinco en el Ranking Tierra, Zhang Da, ensanchó sus ojos.

Zuo Ling Er quería continuar su discurso, pero fue detenida por Jiang Chen. El volteo la cabeza a los tres y dijo sin emoción, “No tienen derecho a decirnos qué debemos hacer. No me importa si están en el Ranking Tierra. Si están aquí para vengar el orgullo dañado de Gran Barba, entonces son una vergüenza como él.”

El tono de Jiang Chen era contundente y orgulloso. No los consideraba dignos de su atención.

“Hermano Jiang, no son personas que deban ser ridiculizadas”.

Lan Yi le recordó, pero Jiang Chen le dirigió una mirada feroz. Estaba muy claro. El tampoco debía ser trivializado.

“Indignante!”

Gritó Guo Xudong. Una ola de Qi surgió y se liberó de su cuerpo, “Chico, no seas demasiado arrogante. Un principiante que no sabe sobre reglas simples? Has atacado a uno de los discípulos de la secta. Te sugiero que te disculpes con Hu Lai ahora y le ofrezcas algo como compensación. Si no, usaré mis manos para enseñarte una lección. Por supuesto, esto es por tu propio bien. Si el hermano mayor Hu Song estuviera aquí, no será tan simple. Supongo que tú mismo puedes calcular las consecuencias.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente