Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 98 – DKS – Un experto disfrazado

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando Hao Ren regresó a su dormitorio, encontró a los chicos del dormitorio al otro lado del pasillo en su dormitorio jugando a las cartas, mientras que Zhao Jiayi, un jugador activo de cartas, estaba en la cama a tal hora tan temprana.

 

“Zhao Jiayi, ¿cómo es que no te uniste a ellos?” Hao Ren preguntó mientras ponía sus materiales de tutoría en el escritorio.

 

“Necesito descansar temprano para la práctica de mañana.” dijo Zhao Jiayi “¿Ya terminaste con tu tutoría?”

 

“Sí. Oh, no me esperes mañana por la noche ya que tengo que irme a casa.” dijo Hao Ren.

 

“¿Cuánto ganas por tutoría mensualmente?” Zhao Jiayi preguntó.

 

“Varios cientos de yuanes.” lo inventó Hao Ren.

 

“¡Deja la tutoría para que puedas jugar baloncesto todas las tardes! ¡Seremos los mejores compañeros en la cancha!” Zhao Jiayi instó con entusiasmo.

 

“Lo siento, Point Guard, pero estás solo.” Hao Ren recogió su lavabo y lo sacudió ligeramente en la barriga de Zhao Jiayi antes de ir por el pasillo para lavarse en el baño público.

 

A las cinco y media de la mañana siguiente, Zhao Jiayi se levantó de un salto y despertó a Hao Ren que estaba en la litera superior.

 

Al abrir los ojos somnolientamente, Hao Ren encontró al enérgico Zhao Jiayi parado frente a él. Sabía que éste chico no debió haber dormido debido a la emoción.

 

“¡Es hora de irnos! ¡Llegaremos tarde si no te das prisa!” Zhao Jiayi instó.

 

Sacudido por los tirones de Zhao Jiayi, Hao Ren no tuvo más remedio que levantarse. Cao Ronghua y Zhou Liren también se despertaron por la conmoción y se obligaron a levantarse.

 

Para su sorpresa, los muchachos en los dormitorios cercanos también se habían levantado.

 

“¡Jeez! ¡Son sólo las cinco y media!” Hao Ren estaba asombrado.

 

“¡Vamos a ver cómo practican Zhao Jiayi y Hao Ren!” Yu Rong dijo, saliendo de su dormitorio con un par de pantalones cortos.

 

“¡C * ño! ¡No hay nada que mirar!” Zhao Jiayi gritó.

 

“No te veremos, feo. ¡Nos gustaría ver jugar a Xie Yujia!” Huang Jianfeng gritó de regreso.

 

Hao Ren comenzó a sudar después de entender la razón por la cual los chicos se habían levantado de la cama a una hora tan temprana.

 

Después de tropezar y finalmente lavarse en el baño, corrieron hacia la puerta principal de la escuela. Era la primera vez que salían corriendo de los dormitorios tan pronto como se abría.

 

Xie Wanjun ya los estaba esperando en la puerta con los chicos del Equipo de Baloncesto. Miró su reloj mientras contaba los segundos.

 

Zhao Jiayi, que había estado conversando con Yu Rong y los demás, corrió hacia ellos.

 

“¡Tres!” Zhao Jiayi estaba ante Xie Wanjun cuando éste contaba hasta dos.

 

“Si llegas tarde, no tienes que unirte a nosotros en el futuro.” dijo Xie Wanjun con una expresión severa. Luego, se volteó hacia los otros compañeros de equipo y les dijo: “¡Comiencen a trotar!”

 

Con pasos constantes, comenzó a correr mientras los otros lo seguían uniformemente.

 

Mirando a Zhao Jiayi con cara avergonzada, Yu Rong predijo: “Trabajando bajo un tipo tan estricto, creo que los buenos días de Zhao Jiayi han terminado.”

 

Hao Ren se rió entre dientes antes de cruzar el campus hacia la cancha de baloncesto cerca del estadio. Yu Rong y otros tipos entrometidos lo siguieron de cerca para verlos practicar.

 

Cuando Hao Ren llegó a la cancha de baloncesto, ​​encontró que Xie Yujia, quien llevaba un par de pantalones cortos deportivos y una camiseta deportiva blanca, ya estaba practicando. Su bicicleta estaba estacionada afuera de la cancha.

 

Ella estaba un poco sorprendida al ver el gran grupo de chicos. Hao Ren se acercó y se rascó la cabeza en vergüenza “Ellos… están decididos en venir y mirar.”

 

Los bonitos ojos de Xie Yujia parpadearon, y ella permaneció en silencio. Con el pelo recogido en una coleta larga, lucía extraordinariamente vibrante y juvenil.

 

Sus zapatillas blancas mostraban sus tobillos blancos, que eran incluso más blancos que los zapatos. El color de su piel se ajusta a la descripción de “blanca como la nieve.”

 

Huang Jianfeng y otros, que rara vez se encontraban con la Presidenta de la Clase, estaban con los ojos llenos de estrellas cuando miraban a la brillante Xie Yujia a tan corta distancia.

 

Habían visto a Xie Yujia en clase, pero nunca habían imaginado que la chica digna podría ser tan atlética.

 

“¿Ya has desayunado?” ignorando las miradas de admiración, Xie Yujia le preguntó a Hao Ren.

 

“Todavía no. Vinimos directamente de los dormitorios, y la cafetería aún no está abierta.” respondió Hao Ren.

 

“Uh-huh.” Xie Yujia asintió y corrió hacia su bicicleta. Ella levantó una bolsa de la canasta y se la dio a Hao Ren “Me levanté temprano y compré algo de Baozi” [1] dijo.

 

Hao Ren estaba asombrado.

 

“Deberías comerlos para que tengas la fuerza para practicar. Ya comí.” Xie Yujia empujó los panecillos hacia él.

 

“¡Presidenta de la clase! ¡Queremos comer Baozi también!” Huang Jianfeng gritó.

 

“Esos son los últimos tres Baozi. Además, ¡no están aquí para practicar!” Dijo Xie Yujia, volteándose a mirarlos.

 

“¡Queremos practicar también!” Continuaron con sus demandas.

 

Xie Yujia se giró para mirar a Hao Ren y los ignoró.

 

“Presidenta de la clase, ignórelos.” Hao Ren estaba exasperado. Después de comer el Baozi, inmediatamente se sintió mejor.

 

“Ok. Calienta un poco, y luego te enseñaré cómo jugar.” Xie Yujia asintió enérgicamente a Hao Ren.

 

Hao Ren asintió, aunque todavía se sentía incómodo al dejar que una chica le enseñara cómo jugar al baloncesto.

 

Mientras Hao Ren estaba calentando, Xie Yujia recogió la pelota de baloncesto naranja del suelo. “Te mostraré una de las cosas básicas, driblear. Driblar es más que rebotar la pelota.” dijo.

 

Xie Yujia dobló la espalda y se mantuvo quieta, moviendo su brazo izquierdo ante su cuerpo en defensa mientras su mano derecha empujaba hacia abajo la pelota con destreza. La pelota rebotó de inmediato, y Xie Yujia siguió el impulso y sostuvo la pelota en su palma antes de empujar la pelota hacia abajo con un movimiento estándar de su muñeca.

 

Los movimientos fueron tan suaves como ejercitar Tai Chi en el agua. Excepto por la velocidad más lenta, los movimientos fueron casi tan profesionales como los de los jugadores de baloncesto que eran transmitidos por televisión.

 

Al ver las expresiones atónitas de Yu Rong y los otros muchachos, Hao Ren ya no estaba tan vergonzoso por aprender baloncesto de una chica. ¡La presidenta de la clase era una experta del baloncesto disfrazada!

 

“Pero, espera… ¿Qué están mirando los muchachos?”

 

Hao Ren encontró sus expresiones bastante extrañas y siguió sus miradas. No era la pelota de baloncesto que estaban mirando, sino el escote bajo su camiseta cuando se inclinaba para driblar la pelota.

 

Debajo de la camiseta blanca, una parte de su piel blanca e incluso una parte del contorno de su hermoso pecho quedaron expuestos.

 

Hao Ren inmediatamente la bloqueó de su vista.

 

“Ehm…” Señaló el pecho de Xie Yujia y murmuró “Tu… escote.”

 

Mirando hacia abajo en su cuello, Xie Yujia gritó con vergüenza. Se puso de pie inmediatamente cuando colocó su mano izquierda sobre el escote suelto de su camiseta.

 

Su rostro enrojeció de inmediato. En la neblinosa mañana, su rubor se veía especialmente distinto y bonito.

 

“Ren, ¿dónde está tu moral?” Yu Rong y los otros gritaron indignados.

 

Al escuchar sus gritos desvergonzados, la cara de Xie Yujia cayó, y se mordió el labio instintivamente.

 

“¡Bueno, bueno, váyanse de aquí! ¡No fastidien a la Presidenta de la Clase!” Hao Ren se acercó para echarlos.

 

Yu Rong y otros muchachos fueron expulsados ​​de la cancha de baloncesto mientras protestaban; su vista sería menos clara a través de las vallas.

 

Hao Ren regresó a la cancha y le dijo a Xie Yujia: “Ya los saqué. Presidenta de la Clase, continuemos.”

 

“Ok.” Xie Yujia todavía estaba rosada en la cara, pero continuó “El drible… Uh, ¿dónde estaba?”

 

“Dijiste que el dribleo no es tan simple como rebotar la pelota, y luego me mostraste los movimientos.” dijo Hao Ren.

 

Viendo a Xie Yujia todavía estaba incómoda, Hao Ren continuó “Presidenta de la clase, sólo muéstreme los movimientos. No dejaré que mis ojos se muevan por los lugares que no deberían.”

 

Al escuchar sus palabras de apaciguamiento, Xie Yujia se puso aún más roja, reprendiéndose en silencio por descuidar el escote de la camiseta mientras se inclinaba para driblar la pelota. De hecho, ella había elegido a propósito una camiseta con un escote más pequeño, pero los chicos aparentemente tenían ojos más agudos de lo que ella había previsto.

 

Mientras Hao Ren trataba de consolarla, pensó para sí mismo: “Yu Rong y los muchachos son realmente malos por atreverse a mirar a la presidenta de la clase. Ahora, la vista me pertenece.”

 

Si Yu Rong, que estaba parado lejos de la cancha, hubiera escuchado los pensamientos de Hao Ren, se habría apresurado a darle una buena paliza a Hao Ren por ser tan hipócrita.

 

Xie Yujia levantó el escote de su camiseta antes de volver a inclinarse y explicar: “Te mostraré la posición correcta de goteo. Mantén los pies separados a una distancia cómoda y dobla las rodillas ligeramente. Inclina tu cuerpo hacia adelante y mantén la cabeza arriba para observar la situación en la cancha. Luego, levanta el codo izquierdo para proteger la pelota.”

 

Xie Yujia demostró al explicar los puntos clave.

 

Durante el proceso, Hao Ren observó los movimientos de sus manos y pies y la piel blanca expuesta en el cuello. Aunque vio que el cuello de Xie Yujia se había aflojado de nuevo, mantuvo su mente en el dribleo de sus brazos.

 

Después, Xie Yujia le pasó el balón a Hao Ren para que practicara. Ella movió sus muñecas y bajó su espalda para colocarlo en la posición correcta.

 

Xie Yujia parecía natural guiándolo, pero Hao Ren estaba incómodo con esta linda chica parada cerca de él y deslizando sus suaves palmas a lo largo de su muñeca. Cuando él no estaba siguiendo sus instrucciones, ella incluso movió su brazo con el suyo para corregir sus movimientos.

 

Ella era la hermosa entrenadora privada de Hao Ren.

 

“¡Despreciable! ¡Desvergonzado!” De pie fuera de la valla, Yu Rong y los muchachos vieron el contacto íntimo entre Xie Yujia y Hao Ren en la cancha de baloncesto a más de diez metros de distancia. ¡Estaban ardiendo de envidia!

 

Nota del Traductor

[1]Baozi, o bao, es un tipo de bollo relleno o bola de masa de pan en diversas cocinas chinas.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente