Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 85 – DKS – Incontables tesoros

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En lugar de un jardín lleno de flores como Hao Ren esperaba, el Palacio de las Cien Flores era una gran colina. El Premier Xia siguió ansiosamente a Hao Ren, temeroso de que tocara algo que no debería.

Teniendo en cuenta la advertencia del Premier Xia, Hao Ren sólo miró a su alrededor y tuvo cuidado de no tocar nada sin permiso.

El Palacio era enorme, y le era imposible ver todo allí en poco tiempo. El primer ministro Xia le dio un pequeño recorrido antes llevarlo afuera.

Cuando salían del Palacio de las Cien Flores, el Premier Xia tomó dos pequeñas frutas rojas y se las dio a Hao Ren.

“Estas son…” Preguntó Hao Ren.

“Estas son las frutas más comunes en el Palacio de las Cien Flores.” dijo el Premier Xia con una sonrisa complaciente “No son especiales, excepto por el buen gusto. Puede comerlas por diversión.”

No había ninguna razón para que el Premier Xia lo engañara, por lo que Hao Ren puso las dos frutas del tamaño de una cereza en la boca. Masticando tentativamente, descubrió que no tenían núcleo, y se los tragó de inmediato.

Una sensación súper fresca se extendió desde su estómago hacia los acupuntos en todo su cuerpo. Sentía como si todos sus puntos de acupuntura estuvieran purgados y refrescados.

Una fuerza creciente llenó instantáneamente el cuerpo de Hao Ren, e incluso las pulseras del Monte Tai en sus muñecas se sintieron mucho más ligeras.

“Estas frutas realmente no tienen nada especial en ellas?” Hao Ren preguntó sospechosamente cuando salieron del Palacio de las Cien Flores.

El Premier Xie asintió y confirmó: “Son sólo frutas dulces. Su poder es muy débil, una fruta sólo le daría cinco años de progreso en el cultivo de un maestro mortal de artes marciales.”

Hablaba casualmente, pero Hao Ren estaba aturdido.

“¿Una de estas frutas comunes en el borde del camino en el Palacio de las Cien Flores era equivalente a cinco años de cultivo de un maestro de artes marciales? ¿Qué pasa con las hierbas raras?” Hao Ren pensó.

El Premier Xia no le dio mucho tiempo para digerir esta información. Continuó excitado: “Al lado del Palacio de las Cien Flores está el Palacio de las Criaturas Místicas. Allí viven muchas bestias antiguas que se han extinto en el mundo de los mortales. Sin embargo, no tenemos criaturas únicas como al Kirin o el Fénix allí.”

Al escuchar la presentación del Premier Xia, Hao Ren se sintió como si estuviera en una reserva natural donde diferentes animales tenían sus propios territorios y seguían la cadena alimenticia natural. El Premier Xia no se atrevió a aventurarse demasiado adentro con Hao Ren. Después de señalar varios animales hermosos para que Hao Ren los mirara, lo sacó de allí rápidamente.

Luego, fueron al Palacio del Cultivo Profundo, que tenía más guardias que los dos palacios anteriores. Este palacio era una exquisita pagoda de siete niveles con cada nivel en un color del arcoíris; desde el nivel inferior rojo hasta el nivel superior púrpura con naranja, amarillo, verde, índigo y azul en el medio. Soldados con armaduras de oro patrullaban las vallas exteriores alrededor de cada nivel.

Con el Premier Xia como su guía, nadie cuestionó a Hao Ren cuando entró en el Palacio del Cultivo Profundo en forma de pagoda. Los guardias fueron informados de la identidad de Hao Ren, y todos lo saludaron respetuosamente.

Avergonzado por sus saludos formales, Hao Ren siguió al Premier Xia al palacio con prisa.

Esparcidamente decorado, el palacio tenía estanterías construidas alrededor de las paredes circulares. En cada uno de los compartimentos en las estanterías. había libros radiantes que estaban protegidos por formaciones.

En la rara ocasión en que los forasteros ingresaban furtivamente al palacio, no se podían llevar las técnicas de cultivo consigo si no podían romper las formaciones de defensa.

Al ver la confusión en la cara de Hao Ren, el Premier Xia explicó: “Fuma, la fuerza de nosotros los dragones se divide en los niveles de Qian, Kun, Xun, Dui, Gen, Zhen, Li y Kan. Después de avanzar a través del básico Pergamino de Concentración Espiritual e ingrese en el nivel Kan, se pueden cultivar técnicas más avanzadas. El grado de las técnicas se divide en rojo, naranja, amarillo, verde, índigo, azul y púrpura. Las técnicas de cultivo se ubican respectivamente en los siete niveles de Palacio del Cultivo Profundo. El primer nivel más amplio es para las Técnicas de Grado Rojo más comunes.”

Llevó a Hao Ren al segundo nivel y dijo: “El segundo nivel es para las Técnicas Grado Naranja.”

Hao Ren lo siguió por los niveles uno por uno. Cuanto más alto era el nivel, las formaciones de matriz para la protección de los libros eran más complicadas y más poderosas, sin duda con mayores habilidades defensivas y ofensivas. Por supuesto, cuanto mayor sea el nivel, más pequeña será el área, y habrá menos libros.

Cuando llegaron al cuarto nivel, el Premier Xia se detuvo “Fuma, tenemos que parar aquí. Sólo tengo la autoridad para los primeros cuatro niveles. Significa que las Técnicas de Grado Verde son las mejores técnicas a las que tengo acceso. Sin el permiso del Rey Dragón, no podemos ir más allá.” dijo.

Hao Ren no quería causarle problemas al Premier Xia, así que asintió y echó un vistazo al cuarto nivel antes de bajar. Después de todo, él estaba en el segundo nivel del Pergamino de Concentración Espiritual y tenía un largo camino desde el nivel Kan; estas técnicas de cultivo eran inútiles para él de todos modos.

Al ver que el Fuma era tan razonable, el Premier sintió una creciente afección por él.

Cuando estaba bajando las escaleras, Hao Ren repentinamente se preguntó qué tipo de técnica de cultivo usaba Su Han, que había alcanzado el nivel de Qian.

“Premier Xia, en teoría, puedo alcanzar el nivel de Qian con las técnicas de Grado Rojo más básicas, siempre y cuando trabaje duro, ¿verdad?” Hao Ren preguntó cuando estaban fuera del Palacio del Profundo Cultivo.

“¿En teoría?” El Premier Xia se congeló por un momento antes de contestar “Supongo que sí, pero nadie ha alcanzado el nivel de Qian practicando técnicas de grado rojo. Mientras mejores sean las técnicas, mayor será el poder que contienen y más rápido será el cultivo.”

Mirando hacia atrás a la altísima pagoda de siete niveles, Hao Ren se sorprendió de la gran colección de técnicas que el Clan Dragón del Océano Este había obtenido en los últimos miles de años. Una secta ordinaria estaría orgullosa de tener entre tres y cuatro técnicas de cultivo, pero este Palacio del Dragón tenía una colección de cientos de ellas. No es de extrañar que los Clanes Dragón más pequeños tuvieran que venir aquí para tomar prestadas técnicas de cultivo.

El Premier Xia llevó a Hao Ren al Palacio de los Tesoros Divinos, que tenía tres niveles, y cada nivel estaba repleto de todo tipo de tesoros del Dharma. Los brillantes tesoros del Dharma estaban protegidos por sus respectivas formaciones de defensa.

Los tesoros del Dharma se dividían aproximadamente en tres grados: grado superior, grado intermedio y grado inferior; este sistema de clasificación era mucho más simple en comparación con las técnicas de cultivo. Según el Premier Xia, el mejor tesoro de Dharma para un cultivador era el que fuese más apropiado para él o ella. Dado que el Clan Dragón del Océano Este sólo recogía los buenos, el Premier Xia ofreció: “Fuma, si le gusta algo, puede elegir uno. El acceso a los tesoros del Dharma no está estrictamente prohibido como con las técnicas de cultivo. El Clan Dragón del Océano Este tiene el mejor maestro de forja que podría hacer cualquier tesoro de Dharma mientras se le pueda proporcionar los materiales.”

El Premier Xia se paró más alto con orgullo cuando dijo eso.

Hao Ren fue tentado ya que era el único palacio que había visto hasta ahora que no estaba prohibido.

Vio un bonito colgante de plata en forma de corazón.

“¿No se verá mal en mí si le entrego a Zhao Yanzi este tesoro del Dharma como su regalo de cumpleaños? Técnicamente, es de su casa.” pensó Hao Ren.

Al notar el interés de Hao Ren por el colgante, el Premier Xia dio un paso adelante y sugirió: “Este es un tesoro espacia de Dharma a pequeña escala que podría almacenar objetos de menos de dos metros de alto. Sin embargo, no creo que la forma se vea bien en usted.”

“¿Es difícil de hacer?” Hao Ren preguntó.

“Es un simple tesoro de Dharma que tiene poco poder de combate. Le da la comodidad de transportar cosas. Este objeto aquí sería una mejor opción para ti.” Explicó el Premier Xia pacientemente mientras señalaba otro tesoro de Dharma.

“¿Debería darle esto a Su Han como un regalo?” Hao Ren vaciló y pensó: “Ella me ha hecho muchos favores y me ha ayudado con mi cultivación. Le diré que este es un regalo del Rey Dragón.”

Tomó la decisión y dio dos pasos hacia adelante para recoger el colgante.

Bing!

Un destello de luz blanca empujó las manos de Hao Ren.

“¡Pulseras del Monte Tai!” El Premier Xia se sobresaltó “¿Está usando las pulseras del Monte Tai del Inspector? No puede tomar este colgante, ya que las Pulseras del Monte Tai rechazan todos los tesoros del Dharma.”

“¿La Perla Repelente de Agua es un tesoro del Dharma?” Preguntó Hao Ren.

“Es una perla con un poder especial. Sin embargo, no es lo suficientemente bueno para ser un tesoro de Dharma. Sólo aquellos que podrían ser controlados por los hechizos de Dharma son tesoros de Dharma. El colgante que atrapó su mirada necesita un hechizo de Dharma para abrir el pequeño almacenamiento espacio dentro.” explicó el Premier Xia.

“Entendido.” respondió Hao Ren.

“Su Han, Su Han, quise ser amable y quería darte un regalo. Bueno, será mejor que trabaje duro para alcanzar el nivel Kan lo más pronto posible para poder deshacerme de las cadenas en mis muñecas.” pensó.

Frotándose las doloridas muñecas, Hao Ren tuvo que renunciar al tesoro del Dharma y salió del Palacio de los Tesoros Divinos.

A toda prisa, el Premier Xia lo siguió y le preguntó: “Fuma, ¿a dónde quiere ir después? ¿Lo debería al Palacio de los Elíxires Divinos para hacer un recorrido?”

“Vamos al Palacio de Hielo que acabas de mencionar. ¿Está fuera de los límites?” no queriendo debilitar el espíritu del Premier Xia, Hao Ren preguntó después de un poco de consideración.

“No, no lo está. Sin embargo, hace bastante frío allí. Debes activar tu técnica de cultivo para mantenerte caliente.” dijo el Premier Xia.

“Ok.” Hao Ren asintió y siguió al Premier Xia en otra dirección.

En el camino, el primer ministro Xia dijo, “Fuma…”

“Llámame Hao Ren. Me siento incómodo con que me llamen Fuma.” Lo interrumpió Hao Ren.

“No me atrevo a cruzar la línea. Entonces yo…” El Premier Xia pensó por un momento y preguntó “…Lo llamaré Gongzi Hao. ¿Puedo?”

“Está bien.” Hao Ren estaba exasperado. De todos modos, era mejor que ser llamado Fuma.

“Gongzi Hao.” dijo el Premier Xia cautelosamente. Al ver que Hao Ren no estaba disgustado con eso, continuó con cuidado “Escuché que el mundo mortal ahora está lleno de casas construidas con piedras, y tienen cientos de metros de alto. ¿Es eso cierto?”

Hao Ren quedó desconcertado por un momento antes de darse cuenta de que Premier Xia se estaba refiriendo a los rascacielos. Él se rió entre dientes y respondió: “Sí, ahora la gente vive en los edificios de piedra.”

“Y oí que los mortales ya no usan carruajes y caballos. En su lugar, usan cajas de hierro y acero que pueden moverse por sí mismas. ¿Es eso cierto?” después de alguna consideración, el Premier Xia volvió a preguntar con cautela.

Esta vez, Hao Ren no pudo evitar reír “Bien, las personas son tragadas allí, y son escupidas cuando llegan a su destino.”

El Premier Xia levantó la cabeza y pensó por un segundo “Deben ser algún tipo de bestias demoníacas que tienen estómagos débiles.” Murmuró.

Hao Ren se atragantó con la risa.

Pensándolo bien, el Premier Xia manejaba negocios todo el día en el Palacio del Dragón y sólo recibía todas las noticias del Anciano Lu y el Anciano Sun. Era una vida lamentable.

“Si el tío Zhao, digo, el Rey Dragón, está de acuerdo, te llevaré al mundo de los mortales para una mostrártelo.” dijo Hao Ren con simpatía.

“¡No! ¡No! ¡Tengo mis deberes aquí!” El Premier Xia agitó su mano, pero estaba agradecido con el joven Fuma por la oferta.

“Después de recorrer el Palacio de Hielo, Fuma volverá. Es amable y amistoso, realmente inusual…” El Premier Xia se lamentó en silencio y se sintió un poco reacio a que Hao Ren se fuera.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario